martes, 3 de mayo de 2011

Castillo de Beja


Distrito de Beja
Coordenadas: 38º 01' 02" N // 7º 51' 55" O
Acceso desde España: Si vamos desde el sur de España. cruzar la raya por Rosal de la Frontera (Huelva) y seguir recto por la IP8 hasta Beja. Si salimos por Badajoz, tomar la IP7 hasta Évora, y allí derviarnos hacia el sur tomando la IP2 hasta Beja.

Varios kilómetros antes de llegar a la ciudad ya vemos en la lejanía la fastuosa silueta de la torre del homenaje, la más alta de Portugal, con 40 metros de altura. Como vemos en la foto de cabecera, es un edificio de estilo gótico que, además de disfrutar de un interior palaciego, no por ello deja de disponer de elementos defensivos de primer orden, como los matacanes esquineros en la azotea del primer cuerpo de la torre. Sólo veremos una parecida en todo Portugal, y es la de Estremoz, que sería casi su hermana gemela.
El castillo de Beja es una mezcla de diferentes estilos, consecuencia de las diferentes reformas sufridas a lo largo de su historia desde que, allá por 1159, fue tomada por primera vez por don Alfonso Henríques, el primer monarca portugués. Y digo por primera vez porque Beja cambió de manos varias veces a lo largo de unos 60 años. Capital de una importante koura andalusí, fue tomada y reconquistada varias veces hasta que, finalmente, en 1253, casi un siglo después y ya definitivamente en manos portuguesas, don Alfonso III mandó edificar el primer castillo gravando con impuestos a los vecinos, así como con los dos tercios del diezmo eclesiástico, algo parecido a la moneda de guerra de Castilla, mediante la cual, un quinto del diezmo era reservado por la corona para necesidades de tipo militar.
El castillo, tiene forma pentagonal, y no es de grandes proporciones. Su acceso se lleva a cabo por una pequeña barbacana situada en la cara sur, dando a un patio donde está la puerta principal, protegida por dos torres de flanqueo de planta cuadrangular, y de ahí podemos pasar al patio de armas, donde actualmente hay un edificio estilo manierista adosado al flanco NE y, en el vértice del pentágono, mirando hacia el norte, la imponente torre labrada con sillería de mármol y paramentos de mampuestos en sus dos primeros tercios.
Para llegar a ella hay que acceder por una escalera que se abre en una pequeña camisa que rodea el edificio. Tiene tres plantas en el primer cuerpo. Luego, la terraza, por la que se accede al segundo cuerpo, que tiene una planta más y la azotea. Veamos cada parte del recinto, que una imagen vale más que mil discursos descriptivos:

Ahí tenemos la barbacana con la puerta de acceso. Como se ve, es un edificio gótico, añadido posteriormente a la muralla principal, de estilo románico. La fábrica es de mampuesto con sillería esquinera para darle resistencia a los paramentos. Los cubos circulares, dotados de troneras arcabuceras, deben ser un añadido porterior, a raíz de reformas llevadas a cabo en el siglo XVI para adaptarlo al uso de armas de fuego.Curiosamente, la barbacana cuenta con dos puertas, una a cada lado, lo que imagino sería debido a que, anteriormente, una daría a la villa y la otra al interior del recinto abaluartado edificado en el siglo XVI por don Manuel I. 


Ahí vemos el patio de armas y, al fondo, la torre, mandada construir en 1310 por don Dinis, que debió ser algo así como el creador de la burbuja inmobiliaria, porque no paró de edificar fortificaciones durante su reinado. Previamente, en 1307, ya llevó a cabo varias reformas más en el castillo y en la cerca urbana, dotándola de mejores torres. Como se ve, una pequeña camisa defiende la entrada a la misma. La camisa era un muro de escasa altura y grosor, destinado a aislar lo que era el último reducto defensivo de un castillo, la torre del homenaje. Para su mejor protección, en la primera planta se abre un matacán sobre la puerta. Y al final del primer cuerpo, como antes se dijo, vemos los cuatro matacanes esquineros que impedían la aproximación de cualquier enemigo al edificio. La sillería de mármol, obviamente, carece del fulgor y la prestancia que debió tener en su época, cuando debía ser todo un espectáculo ver una torre fabricada casi por completo con éste material, procedente quizás de las canteras de Vila Viçosa.

Esa es la imagen que ofrece el patio de armas desde el matacán de la primera planta. Aparte del entarimado con las sillas que no sé qué leches pinta ahí, vemos los adarves y la escalera que conduce al mismo, así como la disposición de la puerta de acceso, defendida por dos cubos. Toda esta zona del edificio, como se ve, está fabricada a base de mampuesto, material mucho más barato que la sillería y que, además, requería personal menos especializado para su elaboración. En el ángulo inferior izquierdo vemos una parte del edificio manierista que actualmente es usado como tienda de recuerdos, el bar que atiende a los veladores de marras y dependencias de turismo.


En la siguiente foto, una imagen de la bóveda de crucería de la primera planta, que nos da una idea del aspecto palaciego del interior. Las nervaduras están apoyadas sobre ménsulas en cada una de las cuales podemos ver un motivo diferente. Los aficionados a temas relacionados con la vertiente esotérica de los canteros se lo pasarán pipa elucubrando el significado de cada escultura. Como se ve, es evidente que el destino de esta torre era servir de residencia palaciega además de su uso militar. El acceso a las plantas superiores se realiza mediante unas escaleras de caracol labradas en sillería sobre un baquetón central. La más modesta de todas es la última planta, destinada como alcoba. El acceso al castillo y a la torre es libre, si bien tiene unos horarios y, como está mandado, cierran los lunes (segunda feira en portugués), pero ya dedicaré una entrada dedicada a explicar el tema de los horarios de esta gente, bastante diferentes a los nuestros. Ah, y hay que recordar que allí llevan siempre una hora menos que nosotros.
Por cierto que una señora bastante gorda, que es la que abre la torre, quizás porque no cabe por la angosta escalera de caracol, no tiene a bien abrir la parte del segundo cuerpo, así que nos quedaremos sin poderlo visitar ni admirar las vistas que se deben disfrutar desde semejante altura. A ver si la cambian por una señora canija y es posible coronar la torre. Si alguien va y lo logra, por favor, que me avise.

MAS INFORMACIÓN Y MOGOLLÓN DE FOTOS EN WWW.CASTILLOSNET.ORG