sábado, 14 de mayo de 2011

Castillo de Elvas


Distrito de Portalegre
Coordenadas: 38º 52' 60" N // 7º 09' 46" O
Acceso desde España: El castillo de Elvas se encuentra en la misma ciudad, a apenas 18 Km. de Badajoz

Antes de nada, concretar que esta entrada estará dedicada al castillo medieval, núcleo de partida del posterior sistema de fortificaciones que dió lugar a la plaza fuerte de Elvas, que tendrá su entrada propia por tratarse de obras de época posterior, basadas en un patrón diferente y totalmente independientes de lo que es el castillo.
Pos su posición estratégica, en la cima de un cerro que domina el Guadiana, Elvas fue desde tiempos muy remotos un enclave estratégico de primer orden. Ya en tiempos de los romanos, Elvas fue fortificada por estos, siendo los árabes los que le añadieron la cerca urbana a la villa a raíz de su ocupación en 714.
En 1166 ya fue reconquistada por Geraldo Sem Pavor (Sin Miedo), un personaje legendario similar a nuestro Rodrigo Díaz, que tomó varias plazas más, incluyendo Évora y Juromenha entre otras. Por su importancia estratégica, los árabes no se avinieron a darla por perdida, recuperándola nuevamente, y así estuvo cambiando de manos hasta que, entre 1226 y 1229 (no se conoce con exactitud la fecha), don Sancho II la tomó definitivamente para Portugal. Tras ello, fueron varios los reyes que invirtieron cuantiosas sumas de dinero en ir mejorando constantemente sus defensas ya que no sólo pesaba sobre la zona la amenaza árabe, sino la de Castilla, ávida por hacerse con el enclave.
Para ello, aparte de reforzar el castillo con la torre del homenaje en 1488, se dotó a la villa de un triple cinturón de murallas defendidas por veintidós torres. A partir del siglo XVI fue cuando se comenzaron las obras para modificar las defensas medievales al uso de la artillería, dando lugar a uno de los complejos fortificados más completos de Europa. De hecho, Elvas lleva tiempo intentando que la Unesco la declare Patrimonio de la Humanidad, cosa que, por lo visto, aún no ha logrado debido al mal estado del fuerte de Graça, abandonado recientemente como instalación militar y del que aún no se ha decidido su destino.
Hasta inicios del siglo XIX, Elvas ha sido testigo de las constantes agresiones por parte de España, pero eso ya pertenece a su historia como plaza fuerte. Así pues, nos centraremos en el castillo.
Se trata de un edificio de planta trapezoidal, en cuyo flanco SO se abre la puerta que vemos en la foto de cabecera, defendida por la torre del homenaje, una torre de flanqueo y un matacán corrido sobre ella. En el extremo sur de esa cortina hay una torre exagonal cubierta por una cúpula, habilitada como capilla, y junto a la cual se abre una puerta que da acceso a la misma. Sobre la puerta principal se ve el blasón de don João II, que fue el que hizo construir la torre del homenaje. El recinto, dotado de una potente muralla provista incluso de paradós en su adarve, el cual recorre todo el perímetro de la muralla. Su fábrica es de mampuesto con sillería esquinera en las torres. Solo podremos ver troneras en la torre exagonal, concretamente de orbe y palo. En el resto del castillo solo hay aspilleras convencionales.

El resto del edificio está defendido por otras dos torres de flanqueo, situada en el flanco NO, donde se abre una poterna a la que se accede por un pasillo subterráneo. En el patio de armas podemos ver restos de antiguas dependencias del castillo, así como un edificio habilitado como pequeño espacio museístico (detesto ese palabro) que, en su día, fue residencia del alcaide de la plaza y que se encuentra en el extremo SE del recinto. En la foto de la izquierda se ve la escalera que conduce al pasadizo de la poterna. Entrando por la puerta y girando a la derecha, al fondo tendremos la misma. Obsérvese la rangua en el ángulo del arco quebrado de la puerta, que denota que esa abertura contaba con sus puertas de madera para cerrar el acceso al patio de armas en caso de que el enemigo franquease la poterna.


En la foto de la derecha se puede ver una de las cámaras de la torre del homenaje. Cuenta con una bóveda con crucería gótica sustentada por baquetones, y accesos tanto a la planta inferior como al adarve. Hasta la construcción de las dependencias del patio de armas, esa cámara fue la vivienda del alcaide. Para su defensa tiene en sus muros varias aspilleras con derrame hacia abajo desde las que se puede batir tanto el exterior como el patio de armas.


En la foto de la izquierda se ve la zona del patio de armas donde persisten restos de las antiguas dependencias del castillo. A la derecha de la imagen vemos el brocal del aljibe que abastecía de agua al recinto. Las pequeñas arcadas del muro de la izquierda me dan la impresión de que eran pesebres para caballos y acémilas, siendo esa dependencia por lo tanto una cuadra habilitada como tal en un algún momento de su historia. Pero eso es una deducción mía, que quede claro.
En el escudo de armas de Elvas figura el siguiente lema:  Custodi nos domine, ut pupilam oculi (Guárdanos, Señor, como la pupila del ojo). Dicha invocación parece hecha, además de a Dios, al castillo que, celosamente, guardaba la villa de las incursiones de sus enemigos que, como hemos visto, fueron la tónica dominante durante siglos hasta que, una vez concluida la guerra contra las tropas de Napoleón, la paz por fin reinó en la zona.
Acabar indicando que el castillo tiene horarios de visitas. El acceso al patio de armas es libre, pero para visitar el adarve, la torre del homenaje y demás zonas altas hay que pagar 1,50 €. Merece la pena, por supuesto. Total, es casi lo que vale un café, ¿no?

PARA VER MAS FOTOS, PICA AQUÍ

No hay comentarios: