miércoles, 18 de mayo de 2011

Fuerte de São Bruno


Distrito de Lisboa
Coordenadas: 38º 41' 53" N // 9º 16' 26" O
Acceso: Se encuentra a pie de carretera, en el lado izquierdo de la EN6 si vamos desde Lisboa en dirección a Cascais.

Este pequeño fuerte costero fue edificado en 1647 por orden de don João IV, en plena Guerra de Restauración, formando parte de la línea fortificada de la barra del Tajo. Las obras, como las de los demás fuertes de la zona, fue supervisada por el entonces gobernador de Armas de la Plaza de Cascais, Antonio de Meneses. Cruzaba fuego con el fuerte de Nossa Senhora do Vale, situado al este y actualmente desaparecido, y con el de Nossa Senhora de Porto Salvo al oeste, cubriendo entre ambos la playa de Caxias. Entre ambos fuertes apenas hay unos 650 metros, por lo que es más que evidente que un desembarco en ese tramo de playa era tener todas las papeletas para verse literalmente machacado por el fuego cruzado de ambas fortificaciones.
Su estructura es en forma de estrella, estando formado por un hornabeque en dirección al mar y, mirando hacia tierra, por un bonete con parapeto a barbeta (o sea, sin cañoneras) y banqueta para fusilería. Dispone de dos baterías situadas a dos niveles: una rasante, con dos plataformas de tiro en el bonete y cuatro cañoneras en cada medio baluarte del hornabeque, de las cuales dos apuntan hacia el mar y las otras dos a cada lado del fuerte, y una plataforma superior, en el cuerpo central del hornabeque, con dos cañoneras hacia tierra, una a cada flanco para apoyar a las piezas de la batería inferior, y un parapeto a barbeta mirando al mar. Todo el recinto se cimenta sobre un afloramiento rocoso que, cuando la pleamar es fuerte, queda casi aislado de la orilla.
Este fuerte, a lo largo de su historia, a pasado por diversas vicisitudes de lo más variopintas, siendo usado, además de para su fin original, como vivienda particular, puerto de guardia fiscal, e incluso como blanco para ejercicios de tiro por el infante don Francisco en la década de 1830. En su momento de mayor esplendor, tras ser activado y desactivado varias veces, contó con 11 bocas de fuego en 1802. Actualmente es sede de la Asociación de Amigos de los Castillos de Portugal, siendo la visita el interior libre.
Vamos a verlo con más detalle:

La foto de la izquierda muestra el flanco oeste del recinto. A la derecha de la imagen se ven las dos cañoneras para fuego cruzado del medio baluarte, así como el parapeto a barbeta del bonete, situado a la izquierda. En el centro emerge el recinto principal, en cuya planta inferior estaban las dependencias habituales de los fuertes (casa del comandante, cuartel de tropa, pañol, cocina, etc.) y en la de arriba la batería superior. Como se ve, el estado del edificio es inmejorable, estando perfectamente restaurado y ofreciendo el aspecto que debió tener en su época operativa.


En la foto de la derecha se ve el acceso al recinto, situado en una de las caras centrales del bonete. Sobre la puerta, en segundo término, se ve la lápida que corona la puerta que permite la entrada al edificio central. Como es habitual y ya se explicó en su momento, las puertas suelen casi siempre estar dispuestas de forma que no queden una tras otra para impedir que el fuego enemigo alcance el interior del edificio. Está de más decir que, en su día, no había una reja sino una gruesa puerta de madera. En este caso no disponía de foso ya que, quedando casi rodeado de agua con la pleamar, carecía de sentido este tipo de defensa.

Abajo podemos ver la puerta principal. La lápida, habitual complemento de estos edificios junto al blasón real, nos informa de quién y cuando fue construido el fuerte. Dice así:

Dom João 4.º rei de Portugal mandou fazer esta obra sendo governador das armas da Praça de Cascais o Conde de Cantanhede dos conselhos de Estado e Guerra de Sua Majestade. Vedor de sua Fazenda a cuja ordem cometeu o feito dela. Ano 1647.

Este conde de Cantanhede que se menciona en la lápida es el Antonio de Meneses del que hablamos al comienzo, III conde de Cantanhede para ser exactos. La fecha se refiere al comienzo de las obras, ya que el fuerte no estuvo activado y artillado hasta dos años más tarde, en 1649. A la izquierda de la imagen, al fondo, se aprecia el parapeto a barbeta del bonete, así como la plataforma de tiro. En estas era más habitual emplazar carronadas que cañones con cureña normal ya que, no habiendo cañoneras, la pieza podía girar libremente en cualquier dirección. Por lo tanto, eran más manejables las carronadas que, pivotando sobre la parte trasera, podían ser apuntadas en cualquier dirección con un mínimo esfuerzo. (Ya explicaré con detalle lo de las carronadas, tranquilos).

En esa última foto aparece uno de los medios baluartes que miran al mar, concretamente el situado en el lado este del fuerte. Como se ve, está literalmente metido en el agua, y conste que cuando tomé la foto la marea estaba baja. Cuando sube es imposible llegar hasta esas rocas como no sea a nado.
En la foto vemos la cañonera que defiende la cortina del hornabeque, y otra que apunta al mar. Hay otras dos más en el lado opuesto que apuntaban al fuerte de Nossa Senhora do Vale. Tanto este fuerte como el de São Jorge de Oitavos, del que ya he hablado, son dos de los mejor conservados arquetipos de fuerte costero junto con el de Ponta da Bandeira. Y por su estado de conservación merece la pena visitarlos y estudiarlos a fondo. La playa desde Lisboa hasta más allá de Cascais cuenta con varias fortificaciones que pueden verse tranquilamente en un día. Ya las iremos viendo una a una...

MAS INFORMACIÓN Y MOGOLLÓN DE FOTOS EN WWW.CASTILLOSNET.ORG