viernes, 6 de mayo de 2011

Fuerte de São Jorge de Oitavos


Distrito de Lisboa
Coordenadas: 38º 41' 59" N // 9º 28' 05" O
Acceso desde España: El fuerte de Oitavos se encuentra en Cascais, a pie de carretera siguiendo la EN247

Este pequeño fuerte fue edificado a mediados del siglo XVII por orden de don João IV para defender las playas de Guincho y de Guia, cruzando fuegos con los fuertes de São Brás, situado hacia el NO, y el de Nossa Senhora de Guia, al SE. Su misión no era otra que la de defender la desembocadura del Tajo, inmenso coladero de posibles tropas enemigas, especialmente las procedentes de España que, en plena Guerra de Restauración, no paraban de hacer de las suyas por mar y tierra a fin de aplastar la resistencia portuguesa.
Como ya se comentó en una entrada anterior, la costa portuguesa dispone de pocas playas lo suficientemente amplias como para llevar a cabo un desembarco de envergadura, y precisamente este fuerte defendía dos de ellas. Concretamente la playa del Guincho, situada a su derecha, era especialmente susceptible de verse invadida por tropas enemigas. Para ello, aparte del fuerte, disponía en su exterior de una tenaza de más de 150 metros de larga ante la mencionada playa que, durante la bajamar, era fácilmente accesible. La tenaza disponía de un parapeto y banqueta para fusileros que podían rechazar a posibles agresores apoyados por las cuatro bocas de fuego que emplazadas en el fuerte.
Su guarnición era en sí misma mínima, apenas las dotaciones de sus cuatro cañones: tres maestros artilleros y dieciocho soldados, todos al mando de un cabo. Su uso militar se extendió hasta finales del siglo XIX cuando, en 1889, fue cedido a la Guardia Fiscal. Actualmente está perfectamente restaurado, y en sus dependencias han instalado un pequeño museo. La entrada es libre.
Pasemos a verlo con más detalle:
El fuerte tiene forma poligonal irregular de cinco lados, y está edificado a un solo nivel: En la zona trasera es donde se encontraban las dependencias habituales como cuartel, comedor, cocina, casa del comandante, capilla y pañol, y en una terraza delantera orientada hacia el mar es donde estaban emplazadas las bocas de fuego. Cuenta con cuatro garitas en sus vértices. La entrada, situada en la fachada este, da acceso a un pequeño patio de distribución que vemos en la foto:

Las escaleras dan acceso al parapeto que circunvala el recinto. Como se ve, los paramentos se encuentran enlucidos con mortero de cal y arena, que es como en realidad estaba en su época, y no con la piedra vista. Este revoco era, obviamente, para protegerlo de la intemperie, y más en un ambiente saturado de salitre. Tanto las escaleras como las jambas de la puerta de acceso están labradas con sillería de granito muy basta.








Aquí vemos la terraza con sus cuatro cañones. Se podrá observar que el parapeto cuenta con más cañoneras, abiertas para, moviendo las piezas, cubrir más ángulos de tiro y poder así cruzar fuegos con los fuertes que tenía a cada lado. La solería está formada por grandes losas de granitos, muy resistente al peso de las piezas de artillería y al brutal retroceso que desarrollaban al ser disparadas.







En esa foto podemos ver la letrina, un mero nicho abierto en el muro que da al mar, donde desaguaba. Como se ve, la guarnición disponía de todo tipo de...comodidades de tipo sanitario. Bueno, en realidad es así, ya que en la mayoría de este tipo de fortificaciones, las necesidades fisiológicas se hacían donde buenamente se podía.
Merece la pena detenerse un rato a visitar este fuerte, entre otras cosas por su magnífico estado de conservación. En esa zona de litoral hay varios que formaban una línea defensiva que bajaba desde Cascais hasta Lisboa. No todos están en tan buen estado, pero por su facilidad de acceso y sus peculiaridades, merece la pena patearlos uno a uno.
Conviene tener en cuenta los horarios de las mareas, ya que algunos de ellos, literalmente embutidos en salientes rocosos en el mar, no se pueden ver bien por fuera cuando está la marea alta. Lo digo porque las vistas que ofrecen desde sus zonas frontales suelen ser a veces impresionantes, como se puede ver en la foto interior.








MAS INFORMACIÓN Y MOGOLLÓN DE FOTOS EN WWW.CASTILLOSNET.ORG