lunes, 31 de octubre de 2011

Fuerte de Ponta da Bandeira



Distrito de Faro

Coordenadas: 37º 05' 45'' N // 8º 40' 87'' O

Tras finalizar la Guerra de Restauración se llevó a cabo un vasto proyecto a fin de mejorar las fortificaciones costeras del Algarve, debido ante todo a las constantes incursiones por parte de piratas y corsarios que, como ya he comentado en otras entradas, se dedicaban a saquear a conciencia las poblaciones del litoral peninsular. La zona que nos ocupa en esta ocasión se trata de la defensa de una amplia playa de unos 15 km. de longitud, comprendida entre Lagos y la desembocadura del río Arade, situada al este de la población. Casi en el centro, se encuentra el estuario del Alvor. Para cerrar con llave un sitio tan proclive a desembarcos de intrusos, se creó una poderosa línea defensiva compuesta por los fuertes de Ponta da Bandeira y el de Meia Praia, con el que cruzaba fuegos, más las baterías de Zavial, Pinhão, Nossa Senhora da Piedade, Porto de Mós, Figueira y São Luis de Almádena.

Su vida operativa perduró hasta inicios del siglo XIX, siendo objeto desde aquel entonces hasta los años 60 del siglo XX de una serie de restauraciones que lo han convertido en el que quizás sea el fuerte mejor conservado de Portugal. Conserva todas sus dependencias sin alterar para nada su morfología, incluyendo una capilla consagrada a Santa Bárbara decorada enteramente con azulejos y que data de la época de construcción del edificio. Actualmente está abierto al público, y visitarlo supone hacerse una clara idea de la morfología de este tipo de fortificación, ya que, como se ha dicho, esta no ha sido alterada en lo más mínimo. Vamos a verlo con más detalle...


El fuerte de Ponta da Bandeira, que defendía el puerto de Lagos, se edificó en la entrada a la barra de la Ribera de Bensafrim, a apenas 80 metros de la Porta da Vila y del baluarte del Palacio de los Gobernadores. Las obras dieron comienzo en 1680 bajo la dirección del capitán de ingenieros Inácio Pereira, concluyéndose en 1690. Su morfología se corresponde a lo más avanzado tecnológicamente hablando de la época. Como vemos en el plano, su planta es cuadrangular, de 30x31 metros aproximadamente. Cuando sube la marea queda rodeado de agua  excepto por el lado de tierra, al este (está orientado conforme a los puntos cardinales), para lo cual fue dotado de un foso de 4 metros de ancho, provisto de un pequeño dique, como se ve a la izquierda del mismo, para evitar su vaciado al bajar la marea.


El acceso se realiza por su única puerta, provista de un puente levadizo por contrapeso, realizada en cantería y con el blasón de Portugal sobre la misma. Como se ve, el parapeto no dispone de cañoneras, y por su altura no serviría para un emplazamiento a barbeta. Ello es debido a que, por la cercanía con la muralla urbana, su zaga estaba perfectamente protegida por las bocas de fuego emplazadas en la misma. Lo que si tiene son banquetas para fusileros que, caso de tener lugar un desembarco, podrían hostigar a los asaltantes cruzando fuego con el procedente de la muralla urbana, cerrando así el paso a cualquier agresor.  
Como se puede apreciar, la fábrica del edificio es enteramente de mampuesto, excepto la puerta, las garitas, la sillería esquinera y una zapata de sillares sobre la que se asienta el edificio, muy adecuada teniendo en cuenta el firme arenoso sobre el que está cimentado.



Una vez en el interior, nos encontramos con un patio de 17x8 metros que sirve de distribuidor a las distintas dependencias: cuerpo de guardia, cuartel, cocina, casa del gobernador, pañol, almacenes y capilla. En total, son diez dependencias con las que cuenta. Desde el mismo patio parte la rampa de 12 metros de largo que nos lleva a la batería. La solería del patio la conforman grandes lajas de piedra caliza, el mismo material usado para las jambas y dinteles de las puertas y ventanas que dan al exterior del patio. En el pasillo de entrada, en la parte superior, se aprecia parte del contrapeso del puente.

La batería, como se ve en el plano, dispone de un amplio espacio para las piezas. En este caso, el fuerte contaba con cuatro bocas de fuego, todas orientadas hacia el mar, protegidas por un parapeto de unos 1,75 metros de grosor. En caso de necesidad, podían moverse para batir la playa que queda al norte, o para cruzar fuegos con la batería de Pinhão, al sur del edificio. Toda la zona comprendida bajo la batería, contando desde unos 6 metros a partir de la rampa, es completamente maciza, lo que le proporcionaba una resistencia a toda prueba ante un posible cañoneo por parte de naves enemigas. Así mismo, además, de la rampa, junto al parapeto norte se abre una pequeña escalera, supongo que para agilizar el acceso al pañol en caso de necesidad.

Por cierto que, además del nombre con que aparece en la entrada, se le conoce como: fuerte do Pau da Bandeira, de Nossa Senhora da Penha de França y fuerte del Registro. Nunca he entendido tanto nombre para el mismo edificio, costumbre muy habitual en Portugal.

En fin, no creo que se me olvide nada relevante. Solo resta insistir en que es una fortificación de visita obligada por su magnífico estado de conservación, que nos permite poco menos que retroceder en el tiempo 300 años.

Bueno, he dicho...




MAS INFORMACIÓN Y MOGOLLÓN DE FOTOS EN http://www.castillosnet.org/