jueves, 28 de noviembre de 2019

Mitos y leyendas: la cabeza del rey don Pedro


Casa nº30 de la calle Cabeza del Rey don Pedro. La calle de la izquierda es
Augusto Plasencia, que da a la iglesia de San Isidoro. La que se ve al fondo
hacia la izquierda es Candilejo
El otoño ha llegado. Lo percibo con más precisión que un astrónomo porque el cambio de estación me sienta como una patada en el páncreas, me invade una profunda melancolía, me duele la cabeza con más insistencia que una teleoperadora que te machaca hasta la extenuación para que te cambies de compañía y, lo que es peor, me acomete una molicie que me deja convertido en un despojillo. Así pues, y dado que la enjundiosa entrada que llevo tres días elaborando tardará un poco debido a mi lamentable estado de pseudo-ectoplasma evanescente, a que si abuso del metamizol magnésico me puede dar un chungo y, en resumen, a que no puedo permitir que mi apreciada y valiosa sesera se cueza en su propio jugo, pues narraré una curiosa leyenda que me sé de memoria como sebiyano de pro que soy, qué carajo. Ojo, aunque es muy conocida y aunque parezca mentira, muchos de mis paisanos no la han oído mentar en sus vidas de la misma forma que nunca han entrado en nuestra fastuosa catedral, el mayor templo gótico del mundo, o jamás han subido a la altiva Giralda, convertida en enana endémica por obra y gracia del eximio Monteseirín, el mismo bellaco que profanó el paisaje hispalense con el tótem falocrático de la torre Pelli y las abominables setas, que más que setas parecen una micosis propia de pie de atleta. En todo caso, esta curiosa historia es seguramente desconocida para los forasteros, de modo que les vendrá de muerte para, si acuden a la trimilenaria urbe, asombrar a la parienta, humillar al cuñado que se cuelga en todas las escapadas y, lo más importante, dejarlo tan hundido que no dudará en arrojarse al paso del tranvía que pasa ante la sede catedralicia para dar término a su abominable existencia de zote azote de bodegas y despensas ajenas. Y si no se anima, pues lo empujan y un miserable menos en el mundo, sangre de Cristo.

Primer plano del medio cuerpo actual
Bien, esta leyenda, como todas, tiene su base real y ciertamente procede de un suceso acaecido durante el reinado de este controvertido monarca, alabado, temido u odiado según quién cuente su vida que, como decía el licenciado Esteban González de Muñana, "...más debió su muerte a la vendible pluma de Ayala que al puñal de don Enrique". Naturalmente, se refiere al canciller Pedro López de Ayala, ferviente partidario del Trastámara y autor de la crónica del reinado del último retoño de la Casa de Borgoña. Sea como fuere, lo cierto es que, como suele pasar, la leyenda superó a la realidad y, aunque jamás sabremos cuánto hay de cierto y cuánto de falso en esta historia, la cosa es que estos misterios son los que enriquecen a las ciudades añejas. Por eso los yankees nos tienen tanta envidia, porque no han tenido monarcas gloriosos, ni reyes locos, ni nobles esforzados, o traidores, o villanos valerosos que empujados por la miseria fueron capaces de crear el mayor imperio que jamás viose. Su única leyenda es la Comisión Warren, y con eso está todo dicho.

Bueno, no me enrollo más. Pasemos pues a la leyenda y, al final, a la parte real que prueba que todas las leyendas tienen su parte de verdad, y que cuando el río suena agua lleva.

EL ORIGEN

Don Alfonso XI aupándose en su bridón mientras un paje le sostiene el
estribo (Crónica de Froissart, vol. 1)
Don Pedro odiaba a los Guzmán de la misma forma que los Guzmán odiaban a don Pedro. El motivo era evidente: su padre, el fiero Alfonso XI, se limitó a engendrar dos retoños en su legítima, la reina María de Portugal: un birrioso primogénito, por nombre Fernando que palmó antes de un año, y después a Pedro; por el contrario, a su amante Leonor de Guzmán le fabricó nada menos que diez, y encima hasta tuvo la desfachatez de que nueve fueron varones. El monarca echó a su reina de la corte, refugiándose según decían en el sebiyano Real Convento de San Clemente, fundado por el santo monarca Fernando para conmemorar la reconquista de la populosa Ixbiliya precisamente el día de la onomástica del santo en cuestión, 23 de noviembre. Y mientras doña María urdía mil venganzas contra la que la había expulsado de la piltra regia, la Guzmán era tratada como reina por todos los pelotas de la corte y, mientras paría como coneja, la portuguesa ardía de cólera por no haber sido capaz más que de dar un único hijo aprovechable, lo que casi le costó verse repudiada y salvada in extremis al quedar preñada de don Pedro a principios de 1334.

Sepulcro de la reina María. Curiosamente, en el azulejo
que se ve delante informa que contiene sus restos, así
como los de dos "tiernos infantes de Castilla, sus hijos".
No se tenía noticia de ese tercer infante, cuya existencia
se supo al abrir el sepulcro en 1813. Posiblemente se
tratase de un niño nacido muerto
Está de más decir que la mancebía de Leonor con el monarca hizo subir la influencia de su ya de por sí poderoso clan como la espuma de un zumo de cebada mal tirado. Pero el fogoso rey no pudo palmarla de viejo en su catre, sino de peste bubónica durante el férreo cerco que mantenía en Gibraltar en 1350 con apenas 38 años, por lo que las acciones de la familia Guzmán cayeron en picado como el Ibex-35 cuando ganan las elecciones los partidos de izquierdas. La portuguesa, cuyo odio acumulado ya le debía producir sarpullidos, salió de su pseudo-exilio y plantó sus ovarios de reina de Castilla con un hijo rey que apenas tenía 15 años y la voluntad sometida a su ayo, el taimado y ambicioso Juan Alfonso de Alburquerque. La reina María no tardó mucho en resarcirse del desdén marital haciendo prender a la amante cuando se dirigían hacia la capital hispalense a dar tierra al difunto en su primer alojamiento  funerario- posteriormente fue mudado de sitio dos veces más-, siendo enviada al alcázar del Carmona y, poco después, al castillo de Talavera de la Reina (Toledo), sutil recochineo de la portuguesa hacia su enemiga ya que la coletilla "de la Reina" se debió precisamente a que el señorío de la población fue regalo de bodas del rey Alfonso a doña María. Allí fue asesinada por orden de la portuguesa apenas un año más tarde.

Osario de la cripta de la Capilla Real. En el centro, en primer término, están
los restos de don Pedro A la izquierda, en una caja pequeña, su amantísima
María de Padilla
Bien, ese es el verdadero origen de las malquerencias entre los Guzmán y don Pedro. Los Trastámara eran fruto de la simiente de la poderosa familia andaluza y, como es lógico, cuando Enrique, el mayor de la prole espuria, empezó a dedicarse a estudiar para conspirador, el apoyo familiar fue para él y no para el legítimo soberano que, por cierto, a los pocos meses de ser proclamado rey contrajo una grave enfermedad- algunos afirman que una fiebre cerebral- que le dejó la sesera un poco averiada. Este hipotético desajuste mental, unido a sus añejos rencores, a una desconfianza patológica y a un carácter desmedido y colérico hicieron que la siempre levantisca nobleza castellana empezara a plantearse mandar al paro al iracundo e imprevisible don Pedro en favor del bastardo, que deseoso de sentir el dulce peso de la corona estaba dispuesto a repartir mercedes- de ahí su mote adquirido posteriormente- como político en campaña electoral para ganarse el favor de los descontentos y ambiciosos nobles castellanos.

LA LEYENDA

Fachada del Palacio del rey don Pedro en el alcázar de Sebiya
Sebiya fue quizás la ciudad más querida de don Pedro. En su alcázar vivió su desaforada pasión con María de Padilla, y pasaba temporadas en la ciudad cuando sus guerras y sus constantes líos con sus medio hermanos se lo permitían. Pero Sebiya era también la "capital" de los Guzmán, que junto a los Ribera y los Ponce de León también se disputaban la preeminencia entre lo más granado de la aristocracia castellana en la Andalucía. Estaba el ambiente chungo, para variar, porque los Guzmán, encabezados por el patriarca del clan, Tello de Guzmán, conde de Niebla, aprovechaban la más mínima ocasión para hostigar al monarca sabiéndose respaldados por sus numerosos partidarios y por los odios que don Pedro, llevado por su desmedido carácter, se había sabido ganar a pulso.

Escudo de armas de la Casa de Guzmán
Al parecer, uno de los hijos del conde tenía la lengua más larga y afilada de lo recomendable, y no se privaba de ser un maldiciente diplomado al ir por toda la ciudad contando dimes y diretes, ciertos o no, en contra del rey. Hay diversas teorías de cómo acabó la malquerencia: unos afirman que se buscaron una noche para desafiarse y acabar de una vez. Otros dicen que fue un encuentro casual y se enzarzaron en una riña en plena calle. Y otros, entre los que me apunto, a que el alevoso Guzmán, sabedor de la afición del rey a salir de noche sin más compañía que su persona a darse un garbeo por las tabernas y putiferios donde acudía de incógnito- la promiscuidad de este hombre era legendaria, y sus apetitos de hembra insaciables- le hizo un aguardo para atentar contra él y matarlo sin testigos que pudieran delatarlo.

Así, una noche del año de 1354, cuando nuestro hombre contaba solo 20 años pero que ya llevaba vividas cuatro vidas al menos, salió del alcázar a solazarse con su ronda nocturna. Nada en su persona denotaba que era el rey, y ni su manto ni sus ropas indicaban que fuese nada más que un caballerete que iba en busca de diversión. Imaginemos las calles de Sebiya de aquella época, oscuras como boca de lobo y con alguna que otra lluvia de oro cuando un vecino lanzaba el contenido de la bacinilla por la ventana sin molestarse en avisar con el tradicional "¡Agua va!" dando por sentado que, a aquellas horas, las calles estarían desiertas. Solo un detalle delataba quién era a quienes le conocían: al caminar le crujían las canillas. Aunque se dice era a consecuencia de una caída de caballo de mocito, al parecer, y según se comprobó en un estudio realizado por el doctor González Moya en sus restos que reposan junto a los de su amada María de Padilla en la Capilla Real de la sede hispalense, era un defecto adquirido durante su infancia. En el silencio de la noche cualquiera oiría llegar de lejos al monarca con sus chasquidos a cada paso que daba.

Leonor de Guzmán despidiéndose de su hijo Fadrique en presencia de la
reina María, que estaría relamiéndose de gusto por su venganza. La obra es
de Antonio Amorós (1887)
Al llegar a una encrucijada que llamaban los Cuatro Cantillos le salió al encuentro el hijo de Tello de Guzmán, que lo reconoció de inmediato gracias al palilleo de las regias piernas. Empezaron con palabras que rápidamente degeneraron en malas palabras y al poco la cosa acabó llegando a las manos. Don Pedro metió mano a su estoque y el Guzmán hizo lo propio, enzarzándose en una terrorífica reyerta donde debemos desterrar la imagen de hábiles esgrimistas lanzando estocadas y esquivándolas con ágiles fintas. La realidad sería más bien una serie de tajos y puntazos casi a ciegas, guiados por el ruido y los movimientos del adversario porque allí no se veía ni a un mamut con sobrepeso a medio metro. Aunque la gente no solía prestar atención a estas riñas callejeras por lo frecuentes en una ciudad que, como todas las de su época, carecían de guardias que velasen por el buen orden, una mujer que vivía cerca de donde estaba teniendo lugar el violento cambio de impresiones entre el rey y su enemigo se asomó a ver qué pasaba. Para intentar ver algo llevaba en la mano un candil de sebo y, quizás aprovechando aquella mortecina luz que en la oscura calle sería como un rayo repentino, el rey pudo despachar al Guzmán con una certera cuchillada que lo dejó listo de papeles. La mujer, asustada por el espectáculo, dejó caer el candil mientras que la negra silueta del vencedor se perdía en las tinieblas haciendo sonar las canillas. Y, mira por dónde, eso hizo que la mujer también reconociese al rey en aquel energúmeno que acababa de apiolar bonitamente al fulano que, emitiendo sus últimos estertores, farfullaba pidiendo confesión antes de palmarla en el arroyo, bañado en una abominable mezcla formada por su propia sangre y los meados que el vecindario había lanzado a la calle a lo largo del día.

Casa de la calle Candilejo donde un probo vecino a
colgado un candil de la ventana a modo de recordatorio
de la leyenda. Los guiris le hacen fotos a mansalva
A la mañana siguiente, toda Sebiya ya sabía la noticia. El hijo del conde de Niebla había aparecido muerto en los Cuatro Cantillos. Tello de Guzmán se personó en el alcázar hecho una fiera clamando venganza y pidiendo justicia para el matador de su amado retoño. Cabe suponer que, sabiendo la malquerencia entre su hijo y el rey, debía sospechar que don Pedro estaba en el ajo, aunque no podría imaginar que el asesino estaba ante sus propias barbas. A lo más que llegaría sería a imaginar que, como diría Quevedo, aunque "el impulso fue soberano", la mano era de uno o más matasietes a sueldo, pero obviamente eso no podía decirlo sin más porque acusar al rey de un asesinato era la mejor forma de acabar con la cabeza en el tajo, víctima de las prontas justicias a las que tan aficionado era don Pedro. El rey, muy en su papel de gobernante escandalizado por la nula seguridad ciudadana, le prometió hacerle justicia, y empeñó su palabra en que la cabeza del asesino acabaría emparedada en el muro de la casa ante la que se cometió el crimen para ejemplar escarmiento y, del mismo modo, demostrar que no dudaba en aplicar las leyes incluso a los que de forma involuntaria favorecían a sus intereses matando a un enemigo político. 

Más o menos así sería el famoso candil.
Funcionaban con una mecha metida en el depósito,
que contendría aceite o sebo en función del poder
adquisitivo del dueño
De inmediato se lanzó un bando que los pregoneros recitaron con su salmodia monocorde en todas las plazas y encrucijadas de la ciudad, haciendo saber que el asesino del hijo de Tello de Guzmán era muy mala persona, malvado como un cuñado en Nochebuena y que se ponía precio a su cabeza: cien doblas de oro, o sea, un pastizal de los buenos. Y mientra tanto, la mujer que lo había visto todo no sabía dónde meterse. Ignoraba si el rey se había dado cuenta de que había habido un testigo, y si lo sabía su vida no valdría ni una blanca. Ignoraba también donde había ido a parar el candil, que se lo llevaron los mismos que recogieron el cadáver del Guzmán porque lo relacionaron con el crimen en el sentido de que fue el que usaron el o los asesinos para identificar a la víctima y matarlo, por lo que su vida tampoco valdría un foluz raspado si los Guzmán iban a pedirle explicaciones. De hecho, el puñetero candil trajo cola precisamente porque fue a lo que se agarró el conde de Niebla para asegurar que el crimen había sido un atentado preparado de forma minuciosa cuando, en realidad, era una "prueba circunstancial", como dirían ahora. Desesperada y acojonada en grado sumo, le contó lo visto y oído a su hijo.

-¿Qué jasemo, miarma?- inquirió angustiada-. Si er rey s'entera de que lo ví tó me manda corgá der pescueso en'er llano de Tablada.

El hombre, más animoso y listo como una raposa, vio la solución de inmediato.

-Tú no diga ná a nadie. Yo m'encargo de solusionarlo tó y de que'l rey se calle como una puta.

-¿Pero qué va'jasé, miarma?- lloraba la pobre-¡Mira no me vaya a buhcá una ruina!

-¡Que te calle, cohone! Tú, chitón. Ehto lo dejo arreglao hoy sin farta.

Y sin perder ni un momento se largó al alcázar, donde pidió ser recibido por el mismísimo rey.

-¿Vé al rey, joío mamarrasho?- le espetó el guardia de la puerta- ¿Pero tú quién t'ha creío que ere, so mamón?

-Dile al rey que yo sé quién ha matao al Gusmán, so giliposha. Y no te ponga shulo que me queao con tu cara y como te pille por ahí te fohtio vivo. ¡Tira pa dentro, so cagao!

Es más que evidente que el rey tardó en recibirlo el tiempo que un gorrión tarda en zamparse una miga de pan. Recibió al hombre en uno de los salones del alcázar con la mosca detrás de la oreja, intrigado por saber si verdaderamente aquel tipo sabía algo o era el típico cuentista que solo buscaba la recompensa acusando a su cuñado de lo que fuese con tal de perderlo de vista. Tras hacerle una reverencia como para provocarse cuatro hernias discales, el hombre se acercó al sitial donde el rey lo esperaba con gesto ceñudo.

-Me han dicho que zabez quién fue el vil azezino que dio muerte al hijo del conde de Niebla- dijo el monarca con voz así de como diciendo "ten cuidado donde te metes o de aquí no sales vivo" (N. del A. Según la Crónica de Ayala, el rey ceceba al hablar)

-Así é, altesa. Mi mare lo vió tó. Ella reconosió al asesino.

Don Pedro levantó la ceja que se suele levantar cuando uno se queda perplejo pero no debe demostrar sorpresa o el ánimo turbado para que nadie sospeche nada.

-¿Y quién ez?

-No lo pueo desí delante de to´l mundo, altesa- se excusó el hombre mirando alrededor y viendo que el personal que acompañaba al rey estiraban los pescuezos y afilaban las orejas para enterarse de todo-. É arguien mu importante, demasiao pa que se sepa, y si se corre la notisia pué pasá de tó.

-¿Tan importante cómo para que miz allegadoz y concejeroz no puedan zaberlo?- preguntó el rey cada vez más mosqueado porque se deba cuenta de que, en efecto, aquel tipo lo sabía todo-. Confío mi vida a eztoz hombrez, azí que no veo por qué no deben zaber quién ez el azezino.

-Altesa, solo a vóz diré'r nombre der mataó del Gusmán. Si lo sabe arguien má se lía parda.

El rey se levantó de su sitial y se llevó a un lado al hombre. Estaba clarísimo que el fulano aquel no mentía, y sabía que cualquiera de los presentes tardaría un avemaría en ir al conde a contarle la historia para ganarse su favor. Cuando llegaron a un extremo del salón y vio que los presentes estaban a una distancia prudencial reinició el interrogatorio.

-Mira, villano de mierda- le amenazó amablemente-, deja de chulearme o jurovoz que te hago degollar aquí y ahora, y a tu madre la meto en una mazmorra del caztillo de Triana y no ve máz la luz del zol, hideputa. Habla ya.

El supuesto testigo se giró señalando un espejo que había en la pared opuesta.

-¿Vei a ese hombre que s'asoma por esa ventana, altesa?

Don Pedro volvió la cabeza y se vio a sí mismo. Luego miró al hombre asintiendo en silencio.

-Ese ha sido er'ca matao al Gusmán, altesa. Ese é er asesino.

Don Pedro volvió a su sitial observando como los cortesanos tenían jeta de estar a punto de sufrir una apoplejía por la intriga, pero se iban a quedar con las ganas.

-Ezte hombre ha hecho un buen zervicio a Dioz y a mi perzona delatando al matador del Guzmán. Y, como bien ha azegurado, ze trata de una perzona muy relevante cuya identidad debe permanecer en zecreto por el bien del reino, por lo que aquí y ahora mando que, conforme prometí al conde, zea puezto en cuztodia y ajuzticiado como caztigo a zu abyecto crimen, y que zu cabeza zea colocada donde tuvo lugar el azezinato para ezcarmiento de traidorez y alevozoz. Y a ezte hombre, que ze le paguen laz cien doblaz prometidaz, y deje aquí zu promeza de que nadie máz que él y yo zeremoz loz conocedorez del nombre del azezino. ¡Júralo, por tu vida!- reclamó echándole una mirada que podía fundir una barra de hielo si el hielo se hubiese podido fabricar en aquella época en la cálida y ardiente Sebiya.

El hombre juró por sus muertos, por las barbas de sus antepasados y hasta por todas y cada una de sus muelas, faltaría más. Trincó las cien doblas y se largó sumamente contentito porque aquello acababa de solucionarle la vida. Aunque la leyenda no lo menciona, imagino que no tardaría ni dos días en poner tierra de por medio con su madre, porque es obvio que los Guzmán, sabedores de que hubo un testigo y no fiándose un pelo del rey tras tantos misterios con el supuesto "azezino importante", no tardarían en hacerle una visita para sacarle el nombre, pero esta vez sin doblas de oro y sintiendo en el gañote el filo de una lujosa daga de orejas. Ancha era Castilla para largarse enhorabuena con la bolsa atiborrada de oro e iniciar una nueva vida de incógnito. ¿Ven como la fama no trae más que disgustos y el anonimato es lo mejor del mundo?

Retrato del rey don Pedro basado seguramente en su efigie
orante por su evidente parecido.
A los pocos días, un séquito encabezado por un heraldo, varios músicos haciendo tronar el cielo hispalense con cajas y añafiles y dos albañiles llevando en una civera una caja de madera y los útiles de su oficio salían por la puerta del alcázar. Finalmente, una nutrida escolta de hombres de armas cerraba la comitiva que desfiló hasta los Cuatro Cantillos. El heraldo anunciaba con poderosa voz que, cumpliendo lo prometido, la cabeza del asesino sería depositada en el lugar del crimen. Media Sebiya iría tras la vistosa y sonora comitiva, devorados por la curiosidad. ¿Quién sería el matador del Guzmán, cuya cabeza iba en aquella caja? Cuando llegaron al lugar señalado, los albañiles abrieron un nicho en el muro mientras el heraldo anunciaba que, siendo el criminal un personaje muy relevante en el reino, convenía que su identidad permaneciese oculta, por lo que la cabeza sería depositada en el nicho dentro de la caja. El personal, muy desilusionado, se decepcionó aún más cuando vieron que, tras depositar la caja, los albañiles condenaron el nicho con una fuerte reja trabada para que nadie pudiera hurgar allí, e incluso para más seguridad quedó una guardia de dos hombres de armas por si a alguien, especialmente un Guzmán, se le ocurría presentarse a las tres de la mañana con una escalera, un cincel y un martillo y sacar la puñetera caja. Pero nada de eso ocurrió. El tiempo pasó, y nadie se atrevió a poner las manos donde no debía.

Don Pedro y el Tartámara acuchillándose sañudamente
ante el castillo de Montiel. Miniatura de la obra de Alonso
de Cartagena "Genealogía de los Reyes de España" (1463)
Quince años más tarde, don Pedro era traidoramente acuchillado en Montiel por el Trastámara. En cuanto la noticia llegó a Sebiya todo el clan de los Guzmán salió echando leches para sacar la caja del nicho por si existía la posibilidad de, a pesar del tiempo transcurrido, reconocer al asesino. Desempotraron la reja, sacaron la caja, la abrieron y se quedaron con la jeta a cuadros cuando pudieron ver el contenido. Dentro de la misteriosa caja había la cabeza de una estatua del rey don Pedro, que fiel a su palabra colocó la cabeza del azezino del Guzmán en el lugar del crimen. Lo que no especificó era si la cabeza debía ser de carne y hueso o piedra, por lo que no se puede decir que mintió o que faltó a lo prometido. Más corridos que una liebre, los Guzmán se tuvieron que conformar con dejar la cabeza donde estaba para que todos supieran la verdadera identidad del azezino, pero esta vez a la vista de todo el mundo.

Bien, así fue la leyenda. Chula, ¿que no? Pero, como decíamos al principio, toda leyenda tiene su parte real, y esa es la que veremos a continuación porque, además, es lo que casi nadie dice cuando se cuenta esta peculiar historia. Hay que considerar que si unas calles adoptan un nombre desde hace la torta de años es por algo, de modo que veamos como era y como es la escena del crimen porque, como ya podrán imaginar, la morfología de la ciudad ha variado un poco desde aquellos tiempos hasta nuestros días. Veamos...

LA REALIDAD

Las calles Candilejo y Cabeza del Rey don Pedro se encuentran en lo que, ya en tiempos de los romanos, eran vías adyacentes al DECVMANVS MAXIMVS, o sea, la que transcurría en dirección este-oeste. En este caso, la Puerta de Carmona era la que daba acceso por el lado oriental hasta el foro, situado en la actual plaza de la Alfalfa. Bien, esto nos indica que era una zona que desde muy antiguo era bastante transitada, con mogollón de tabernas, posadas, timbas y lugares de esparcimiento... masculino, como ya podrán imaginar. Observen la ortofoto inferior, cedida amablemente por los señores de Google:


La X señala la posición de la hornacina donde se conserva el busto del monarca


La parte sombreada en verde es la calle Candilejo. Antaño era, según Gestoso, una calle muy estrecha que, a lo largo del tiempo ha sufrido muchas reformas. La más reciente data de los años 20 del pasado siglo, cuando se llevaron a cabo una serie de derribos para ampliar un poco la calzada. Se tiene constancia de que ya en el siglo XVII albergaba mancebías para defogue de los humores viriles y era tanta la demanda que, por lo visto, los dueños de los putiferios se quejaron al cabildo de que había putas que iban por libre buscando clientes en la calle, lo que les perjudicaba el negocio. No sería raro pues que ya en tiempos del mizteriozo azezino fuera un sitio de ambientillo nocturno, y más sabiendo que el monarca era un auténtico y verdadero pichabrava. Pero, ojo al dato, lo más significativo es que se tiene conocimiento de que esta calle ya era denominada como Candilejo desde fechas tan tempranas como 1429, o sea, apenas 75 años después del suceso, y posiblemente fuese llamada así desde años antes. La foto de la derecha nos permitirá hacernos una idea de su aspecto antes de los derribos antes citados. La casa que aparece en la foto hacía esquina con la calle Cabeza del Rey Don Pedro. Para entendernos: la angosta calle que se abre a la izquierda es Candilejo, y la que vemos a la derecha es Cabeza del Rey don Pedro. Su solar, que ya no existe, estaría junto al nº 3o de esta última calle, precisamente dónde se ve el busto del monarca en su hornacina. ¿Sería esta la casa desde donde la mujer presenció la reyerta? Quién sabe...


En cuanto a la zona sombreada de amarillo es la actual calle Cabeza del Rey don Pedro. Su denominación data de finales del siglo XVIII. En la imagen izquierda tenemos un fragmento del plano de Olavide de 1771 en el que vemos la calle Candilejo que hemos sombreado de verde, y la del rey don Pedro que anteriormente se llamaba Mesones, lo que corrobora la abundante presencia de ese tipo de establecimientos desde tiempo atrás. Así pues, aunque la ubicación de la hornacina es la calle Cabeza del Rey don Pedro, originariamente era la calle Candilejo, haciendo casi esquina con el callejón que iba a dar a la iglesia y plazoleta de San Isidoro. El círculo señala el emplazamiento original del cabezón  regio.

Pero la hornacina y el busto que contemplamos hoy no son de la época, sino posteriores. Basta echarles un vistazo para ver que su estilo es muy posterior, lo que daría que pensar a a más de uno  que, simplemente, se trata de un mero artificio colocado por la cosa de la tradición como la tumba de don Quijote o algo por el estilo. Pero la cosa es que la cabeza original existió, y estuvo en la calle del Candilejo hasta la década de los 30 del siglo XVII. Según Gestoso, en unos manuscritos que se conservan en la Biblioteca Colombina y que aparecen titulados como "Memorias Históricas Sevillanas, recogidas en este tomo Primero para la librería del Dr. D. Antonio de la Cuesta y Saavedra, canónigo de la Santa Iglesia de Sevilla", se dice que 
"Don Joan de Pereda, jurado desta ciudad cuyas eran las casas donde está puesta la cabeza [de Don Pedro] que las heredó del jurado Pereda su padre [...] me dixo: que amenazando ruina la pared de la casa donde estaba puesta la cabeza, y siendo necessario el reedificarla, su padre [...] dió cuenta de la obra que se avia de hazer en el Cabildo para que por su acuerdo se mandase lo que se avia de executar. Y la Ciudad acordó que se hiciese una efigie de piedra, que represéntase la persona del rey don Pedro en traje é insignias reales, y que se pusiesen las armas de Castilla y León en un escudo á costa de la Ciudad, y se colocase en un nicho en el mesmo sitio donde la cabeza estaba, porque esta memoria no se perdiese, y se puso en execucion, lo que la Ciudad mandó, colocando en un nicho el busto del rey en medio cuerpo, como oy se vée."
De todo ello podemos colegir que, en efecto, antes de esa época ya había una cabeza, y que aprovechando la obra se decidió colocar algo más adecuado a la categoría del personaje, fabricándose la hornacina que ha llegado a nuestros días con un busto de medio cuerpo del rey, todo ello elaborado por el maestro Matías Figueroa y terminado hacia el segundo cuarto del siglo XVIII.


Entonces, ¿qué fue de la cabeza original? Al parecer, no era de piedra, sino de barro, y había estado policromada. Mostraba un rostro del monarca muy similar al de la estatua orante que se conserva en el Museo Arqueológico de Madrid, que según se dice se copió de la mascarilla funeraria del rey. Presenta una mandíbula ancha y prominente, rostro totalmente afeitado y con un corte de pelo según la moda de la época. La cabeza estaba cubierta, al igual que la imagen orante, con un bonete redondo. En resumen, algo muy parecido al personaje que vemos en la foto de la derecha. De hecho, la descripción que el jurado Pereda dio de la cabeza que había en la fachada de la casa es la que hemos anticipado: "El pelo corto que solo le cubría el cuello cortado alrededor y cercenado por la frente, como entonces se usaba, sin bigotes ni barbas, el rostro algo abultado y en la cabeza un bonete redondo". 

Así pues, es cierto que el rey don Pedro mandó colocar su propia cabeza en el lugar donde había tenido lugar la reyerta y había dado muerte al Guzmán. No sabremos nunca los motivos de la misma, pero intuyo que no andamos descaminados con las conjeturas anteriores. En aquellos tiempos el personal no se cortaba un pelo a la hora de afrentar a la persona del mismo rey si con ello obtenía un beneficio, empezando por el favor del sustituto regio. Pero, ¿qué fue de esa cabeza primigenia? La información también nos la da Gestoso.


La calle Candilejo actualmente. Al fondo confluye con Cabeza del
rey don Pedro
Un buen día se presentó en casa del jurado Pereda padre don Fernando Enríquez de Ribera, duque de Alcalá, preguntando qué se había hecho con la dichosa cabeza que, como es lógico, se la quedó Pereda tras las obras. El jurado, al que por lo visto la reliquia no le parecía digna de ser conservada adecuadamente, le respondió que estaría en cualquier rincón de la casa, ordenándole a su hijo que la buscara. Que todo un duque se presente en tu casa a pedir un favor no era cosa cotidiana, y no era plan de contristarlo. La cabeza apareció en un sótano, de donde la sacó y la entregó a don Fernando que la recibió de muy buen grado. El jurado no tuvo inconveniente en regalársela, así que el duque se la llevó la mar de contentito ya que tenía la cabeza como la verdadera efigie del monarca. ¿Y dónde está la puñetera cabeza? No se sabe. Quizás no exista hace siglos. Cabe suponer que el duque la puso en algún lugar preferente en su palacio, pero pudo romperse o, simplemente, tras su muerte fue uno de tantos chismes que consideramos valiosos pero que nuestros deudos toman por baratijas inútiles y acabó en una escombrera o sirviendo de calzo para los carruajes de la casa. Pero aunque la cabeza que don Pedro mandó poner en el nicho para cumplir su promesa a Tello de Guzmán haya desaparecido vete a saber cuándo, al menos sabemos que existió, y si existió eso solo quiere decir una cosa: la leyenda de la cabeza del rey don Pedro tiene mucho más de realidad que de mito. Los pormenores de esta historia, como los motivos de la reyerta o la presencia del delator que lo hizo mirarse en un espejo quizás sean un añadido para darle morbillo al tema o para tapar lagunas en el relato, pero una calle que desde principios del siglo XV se llama del Candilejo es por algo, y si un rey manda poner su cabeza en un nicho no lo hace para intrigar al personal. En resumen, que más bien hay poca leyenda y mucha historia en estos sucesos.

Bueno, para estar al borde de la muerte ya me he enrollado bastante. 

Hale, he dicho

16 comentarios:

luis dijo...

Aunque ya conocia el relato, como buen sebiyano que ha degustado licor de cebada cienes de veces por la zona, simepre es un placer volver a escucharla, narrada con tan excelente prosa e bien documentada. Muy a gusto he quedado, gracias por el padazo de historia.

Amo del castillo dijo...

Celebro que haya sido de su agrado, Sr. Luis. Si pincha la etiqueta TEMAS SEVILLANOS podrá encontrar algunos artículos que le resultarán de interés sobre nuestra añeja y gloriosa urbe, como el dedicado al Patín de las Damas o la Piedra Llorosa

Un saludo y gracias por su comentario

Javier dijo...

Como Granaino y andaluz que soy, no puedo sino descubrirme ante esta maravillosa y desconocida(para mi al menos) historia que hace que consigamos revivir un poco de nuestro pasado. Muy pero que muy interesante si señor. Solo hay que darse un paseo por los sinuosos cascos históricos de nuestras ciudades (sobre todo Granada, Sevilla, Córdoba y demás) para sentir que andamos sobre los mismos adoquines de personajes históricos y también de anónimos. Con razón los Yankees se corroen de envidia con estos relatos dignos de la mejor de las películas de alto presupuesto. Pobres, serán los reyes del mambo, pero nunca tendrán ciudades con el encanto de nuestras capitales llenas de magia, que aún hoy día conservan los fantasmas de aquellos que vivieron antes que nosotros. Viva Andalusia cohoonee! Un saludo Amo del castillo, y de nuevo gracias por hacernos conocedor de este singular pedazo de nuestra historia.

dani dijo...

Muy interesante y muy bien contado.
Hay quien dice de Don Pedro "el justiciero" que si hubiera seguido en el trono el desarrollo de Castilla hubiera sido mayor, ya que el se apoyaba en las burguesías ciudadanas y en el comercio, y no en los grandes nobles y terratenientes, pero eso ya no volverá.
Tengo familia en Sevilla, les voy a mandar el enlace de este artículo, a ver si conocían la historia.

daniel dijo...

cuantas historias en esas calles creo que ya milenarias sr amo.
por aqui en venezuela se dice: "cuando el rio suena, piedras trae"

garcy15 dijo...

Me ha encantado. Por aquí un vallisoletano que no conocía la historia. Alguna tenemos nosotros también sobre cierto nacimiento y bautizo de un tal Felipe II :)

Amo del castillo dijo...

Celebro que le haya gustado, Sr. Javier. Los yankees, los pobres, solo pueden hablar de Custer, Toro Sentado y Búfalo Bill...

Un saludo y gracias por su comentario

Amo del castillo dijo...

No se engañe, Sr. Dani, don Pedro no carburaba fino y perpetró muchas burradas. Por cierto que el mote de Justiciero fue una idea de Felipe II, al que no le hacía nada de gracia que un antecesor suyo fuera tachado de cruel. Por otro lado, lo de justiciero no se aplicaba en aquella época a ser justo, sino más bien a aplicar de forma expeditiva las justicias, ya me entiende...

Un saludo y gracias por su comentario

Amo del castillo dijo...

Más que milenarias, Sr. Daniel. El fenicio Melkart fundó Spal hace ya unos 3.000 años nada menos

Un saludo y gracias por su comentario

Amo del castillo dijo...

Me alegro que haya sido de su agrado, Sr. Garcy. En realidad, todas las ciudades españolas, por pequeñas que sean, albergan interesantes historias y leyendas de todo tipo

Un saludo y gracias por su comentario

César dijo...

Que pena q no publicó la entrada unos días antes. Estuve en su bonita ciudad del 18 al 22 de noviembre y habría podido explicar la historia a mi novia in situ. Por cierto, como llueve en Sevilla, y lo dice uno de Bilbao

Amo del castillo dijo...

Vaya por Dios... Bueno, siempre le puede contar la historia con efecto retroactivo o bien dejarla de reserva por si alguna vez vuelve por estos lares. En cuanto a la lluvia, una mera coincidencia. A veces caen unos chaparrones tremendos, pero luego pasan semanas o meses antes de que caiga una sola gota. Aquí na má caló y má caló, y má seco c'un ripio, cagüendié...

Un saludo y gracias por su comentario

CESSKAR dijo...

Gracias por la entrada. Esta leyenda está colgada en muchísimos sitios pero la mayoría simplemente copia al anterior, a diferencia de aquí. Bien, dado que he estudiado un poco a Pedro I intentaré aportar algo.

Primero, sobre un detalle de los comentarios al respecto del apodo de justiciero. En los ordenamientos de las Cortes de Valladolid que hizo este rey el encabezado en primera persona dice: "los reyes y los príncipes viven y reinan por la justicia, en la cual son tenidos de mantener y gobernar a sus pueblos". Ayala en su Rimado de Palacio escribe: "el rey por matar hombres no le llaman justiciero, pues sería nombre falso, más propio es carnicero". Posteriormente, y desde Juan II, la memoria del rey podía ser defendida, como hacen varios y sobre todo los Castilla, descendientes del rey, que buscaron en tiempos de Felipe II una "crónica verdadera" que habría escrito un obispo a escondidas frente a la "fingida" de Ayala "por disculparse de los yerros que contra él fueron hechos" . Pero también Isabel I había ordenado que no se le llamase Cruel, y por su orden se preparó un mejor sepulcro al que había construido la nieta en Madrid. La estatua orante es de esa época si bien la cabeza es muy probablemente más antigua.

Dicho eso, los restos que hay en Sevilla difícilmente son del rey, y especialmente el cráneo conservado (en el que se basa el estudio de la "parálisis cerebral infantil por lesión del hemisferio derecho" que en cualquier caso es una conjetura arriesgada). La cabeza, se dice, en varias crónicas, fue cortada, según algunos "echada a la calle", según otros, al río "donde nunca más apareció", y según otras fuentes, exhibida de sitio en sitio. Aunque la leyenda -y las leyendas en general- es interesante y bonita, la primera aparición historiográfica de la misma es del XVI, y hay historiadores que han pensado que muy posiblemente la cabeza del rey fue exhibida en Sevilla y de allí arrojada al río. Y de este suceso vendría la posterior leyenda.
Que el rey "ceceaba un poco en la fabla" lo dice el mismo Ayala, pero nada de rodillas ni canillas. Del material legendario, lo más antiguo y quizá fiable es la historia del zapatero (un alto cargo religioso mata a un zapatero y por su importancia sólo le condenan a no dar misa un año, el hijo del zapatero mata al asesino y el rey le condena a no hacer zapatos durante un año), que parece estar basada en un ordenamiento registrado de este rey.

Salud y gracia (como se decía en la época).

Amo del castillo dijo...

Muy agradecido quedo por su interesante aporte, Sr. Cesskar

Un saludo

CESSKAR dijo...

Ésta quizá es la primera vez que se llama justiciero a Pedro I en un poema de 1518 de Francisco de Castilla (aunque hay muchas menciones anteriores que lo asocian con "amar la justicia"):

"El gran rey don Pedro, que el vulgo reprueba
por serle enemigo quien hizo su historia,
fue digno de clara y famosa memoria
por bien que justicia su mano fue seva.
No siento ya como ninguno se atreva
decir contra tantas vulgares mentiras
de aquellas locuras, cruezas e iras
que su muy viciosa crónica prueba.
No corro de aquellas, mas yo me remito
al buen Juan de Castro, prelado en Jaén,
que escribe escondido por celo de bien
su crónica cierta como hombre perito.
Por ella nos muestra la culpa y delito
de aquellos rebeldes que el Rey justició,
con cuyos parientes Enrique emprendió
quitarle la vida con tanto conflicto.
Pues sumo los reyes preclaros, no quiero
caer en la culpa de malos jueces
que privan la fama de buenos a veces,
juzgando por malo lo que es valedero.
Don Pedro en Castilla, por ser justiciero,
mató ciertos Grandes así inobedientes;
contrario al juicio vulgar de las gentes,
usó de la regla de justo y severo".

De forma sorprendente, después de su muerte no se quitaron las inscripciones del alcázar de Sevilla, como la de la fachada de la Montería: "El muy alto et muy noble et muy poderoso et muy conqueridor don Pedro por la gracia de Dios rey de Castilla et de León, mandó fazer estos alcázares et estos palacios et estas portadas que fue fecho en la era de mill et quatrocientos y dos años".
O inscripciones en cúfico dentro (donde a veces se le llama sultán), como ésta: "Gloria a nuestro señor el rey don Pedro, ayúdele Dios".

También en la sinagoga del Tránsito en Toledo hay una inscripción sobre él:
"Halló gracia y favor a los ojos de la gran águila,
grande de alas, hombre de guerra y hombre de batalla,
cayó su terror sobre los pueblos,
su nombre es grande entre las naciones,
el gran rey, nuestro señor y dueño, el Rey don Pedro".

Por cierto, hay un busto en la casa de Pilatos que se ha asociado a este rey pero obviamente no es la de barro que se comenta aquí.

Amo del castillo dijo...

Ciertamente no. Obviamente, la que se expone en la Casa de Pilatos pretende hacerse pasar por la auténtica, pero es de mármol y, en realidad, sus abotagados rasgos no se asemejan a los del monarca.

Un saludo y gracias por su aportación