miércoles, 1 de enero de 2020

Guerras, profetas y agoreros


Los british presentaron desde primera hora una imagen diabólica de sus enemigos, especialmente del káiser, al que no
dudaron en identificar con el Anticristo. Ahí lo vemos junto a Satanás con el "parte mensual" de asesinatos: 164 bebés,
178 niños, 292 mujeres y una cifra oculta por el brazo diabólico de no combatientes. Aunque hoy día ese tipo de
propaganda se prestaría más bien al cachondeo, en aquellos tiempos era sumamente eficaz
"Samuel dijo a Saúl: el Señor me envió a que te ungiera por rey sobre su pueblo, sobre Israel. Ahora pues, está atento a las palabras del Señor. Así dice el Señor de los ejércitos: Yo castigaré a Amalec por lo que hizo a Israel, cuando se puso contra él en el camino mientras subía de Egipto. Ve ahora y ataca a Amalec, y destruye por completo todo lo que tiene, y no te apiades de él. Antes bien, da muerte tanto a hombres como mujeres, a niños como a niños de pecho, a bueyes como ovejas, a camellos como asnos." (Libro de Samuel, 15: 1-3) 

Saúl, bastante acojonado por haber desobedecido a Yahvé al no dar muerte
a Agag, rey de los amalecitas, intenta retener a Samuel, rompiéndole el
manto. "Hoy, el Señor ha arrancado de ti el reino de Israel, y lo ha dado a
un prójimo tuyo que es mejor que tú
", replicó el profeta. Nada mejor que
las amenazas divinas para tener al personal más derecho que una vela
Acojona, ¿que no? Y se supone que semejante cafrada la dijo Yahvé por boca de uno de sus profetas, que era aún más cafre. Como vemos, eso de recurrir a las deidades, a profetas, adivinos y demás agoreros de todos los pelajes para influir en el desarrollo de las guerras es más antiguo que la tos. Los ejércitos griegos y romanos no empezaban una batalla sin el visto bueno de sus augures, y los monarcas medievales no daban un paso sin el beneplácito de la Iglesia; nuestros gloriosos Tercios combatían por Dios y en el nombre de Dios, cosa que, casualmente, también hacían nuestros heréticos enemigos luteranos y anglicanos. Las partidas de guerrilleros que emboscaban bonitamente a los gabachos durante la francesada (Dios maldiga al enano corso) solían ser alentados por algún belicoso fraile que, además de rezar, no dudaba en echar mano a un trabuco bien atiborrado de posta lobera para dejar a los saqueadores de tumbas y violadores de monjas del enano convertidos en un amasijo de carne picada para alimento de perros, y desde entonces hasta nuestros días aún se recurre a Dios para que el personal no se amohíne demasiado al saber que van a palmarla sí o sí. Más aún, actualmente ya vemos que sigue habiendo tontos de babero que se creen a pie juntillas que si se inmolan llevándose por delante a varios infieles irán al Cielo a refocilarse eternamente con 72 pibones sin miedo a que una andropausia feroz les desplome el miembro viril tras varios siglos de fornicio continuado. 

Millán Astray, admirador del bushido y
dotado de un valor temerario, instauró un
culto a la muerte que hizo de la Legión
un cuerpo verdaderamente temible
Cuando se acude a la llamada de las armas, hasta los ateos contumaces se sienten reconfortados sabiendo que el Dios en el que no creen está con ellos, y rezan fervorosamente para que las municiones lleguen a tiempo o la artillería enemiga se confunda con las coordenadas y sus proyectiles pasen de largo. Al cabo, el hombre es un animal miedoso al que la perspectiva de entregar la cuchara le acojona mucho a pesar de los "¡Viva la Muerte!" de Millán Astray o el "Ya hablaremos de capitulación después de muertos" que espetó el maestre de campo Bobadilla a los cantamañanas de los holandeses en Empel. En resumen, que una cosa es tener elevadas dosis de testiculina para afrontar el trance supremo sin que se te mueva un músculo de la jeta y otra que, a pesar de ello, uno no deje de sentir cierto repullo ante semejante perspectiva. Por todo lo dicho, lo que está claro es que cuando hay guerra los dioses están con uno, y el enemigo es un lacayo del mal, ya sean espíritus malignos, dioses del inframundo con mala leche o, por supuesto, el malvado entre los malvados: Satanás.

Bien, hecho este introito, inauguraremos el año con una nueva serie de artículos que dedicaremos precisamente a la relación entre la guerra y el uso de la astrología, el ocultismo, las viejas profecías e incluso eventos paranormales para usarlos contra los enemigos porque de todo ello ha habido a lo largo del tiempo, y la supuesta intervención de elementos o entes ajenos a los humanos ya vienen de largo desde que Josué mandó al carajo las murallas de Jericó con solo tocar las trompetas. Porque, en realidad, estas historias no han dejado de ser una sutil forma de guerra psicológica con dos únicos fines: subir la moral de las tropas convenciéndolos de que cuentan con la ayuda de una entidad omnipotente- Dios, Yahvé, Alláh, Júpiter, Tutatis, etc.- y asimilar a los enemigos como unos seres infrahumanos, unos lacayos del mal a los que hay que exterminar como sea para librar al mundo de su maligna simiente.

La invasión de Bélgica, parte inicial de Plan
Schlieffen para atacar Francia, ya dio material
en cantidad para la propaganda. La imagen
muestra a un tedesco sonriente sobre cadáveres
de críos y mujeres con el siguiente titular:
"Su forma de hacer la guerra"
Aunque pueda parecer mentira, la Gran Guerra fue increíblemente prolífica en la divulgación de estas cuestiones que, por lo general, no suelen ser mencionadas en los textos donde se narra el desarrollo de la misma. A lo más, sucesos supuestamente paranormales como los famosos ángeles o los arqueros ingleses que sacaron las castañas del fuego a los british (Dios maldiga a Nelson) en Mons en agosto de 1914. Ya sabemos que estos isleños son maestros consumados en la propaganda, y desde el primer momento vieron un filón en la cosa sobrenatural para convertir a los tedescos en esbirros del Maligno y al káiser en el Anticristo nada menos. Publicaciones de todo tipo, incluyendo la prensa seria, se hacían eco de innumerables chorradas, predicciones, profecías y, en menor grado, de los que afirmaban que la guerra era el Armagedón, el Apocalipsis anunciado por Juan. A estos les hacían menos caso porque, lógicamente, afectaba a ambos bandos por igual. Así pues, todos estos camelos, debidamente adobados con el apoyo de la Inteligencia militar e incluso de los curas desde los púlpitos, ayudaban a propalar las invenciones más dispares en unas poblaciones que, en aquel momento, aún eran devotas, iban a misa los domingos, eran creyentes de forma mayoritaria ya fuesen tanto católicos como protestantes y, sobre todo, crédulas y susceptibles de creerse cualquier memez porque el nivel cultural de los ciudadanos de la época era más bien escaso y al alcance de solo unos pocos

Joséphin Péladan (1859-1918)
No tuvo que pasar mucho tiempo desde el comienzo de las hostilidades para que el primer agorero sorprendiera a propios y extraños con una revelación de lo más sorprendente. Hablamos del famoso caso de llamado hermano Johannes, un supuesto clérigo de principios de siglo XVII que dejó una serie de predicciones que ríase vuecé de Nostradamus. Estas profecías fueron publicadas en Le Figaro entre el 10 y el 17 de septiembre de 1914, o sea, menos de dos meses después de empezar la guerra. Su difusor fue un peculiar personaje llamado Joséphin Pédalan, apodado a sí mismo como "Le Sar Mérodack" o el Vidente, un tipo que tendría un futuro sumamente prometedor en la telebasura de nuestros días. Prolífico novelista, crítico de arte, aficionado a la magia negra, la videncia y el ocultismo, había nacido en Lyon en 1859. Como vemos en la foto, también gustaba de ofrecer un aspecto estrafalario de pseudo-místico e incluso recurría a trucos fotográficos para que sus ojos aparecieran con las pupilas dilatadas y ofrecer así una mirada de esas que los crédulos de turno piensan que son capaces de leer el alma. Su progenitor, Adrien Pédalan, era un escritor de temas religiosos y recopilador de profecías que en 1871 había incluso publicado un libro titulado "El nuevo "Liber Mirabilis" (Libro Maravilloso), o todas las profecías auténticas de los tiempos presentes". Y de su colección de profecías debió extraer las del misterioso hermano Johannes, que antes de palmarla en 1890 había legado a su retoño. Según afirmaba, Pédalan padre había obtenido los documentos por un monje premonstratense de Saint Michel de Trigolet que a su vez los había recibido de un tal abate Donat. Obviamente, nadie vio jamás los originales y solo tenemos la más que cuestionable palabra de Pédalan acerca de su autenticidad.

Pédalan informó a sus lectores que las profecías en cuestión eran solo una parte de una larga retahíla de augurios- como siempre bastante horripilantes porque no hay un solo agorero que profetice algo benéfico como la cura del cáncer o el descubrimiento de una energía limpia e inagotable- que se extendían desde el siglo XVI al XX. Entre ellas mencionaba la entronización de Benedicto XV, que ascendió al solio pontificio el 3 de septiembre de 1914. Obviamente, si las profecías del Johannes este hubiesen sido comprobadas habrían sido una verdadera revelación, ya que se anticipaba más de doscientos años al suceso. Pero el Vidente se limitó a publicar un fragmento de 17 profecías en referencia al Anticristo por venir que, francamente, parecían hechas a medida. Veamos algunos ejemplos por no alargarnos demasiado:

Fragmento de un fotograma perteneciente a una
película de 1914 en el que se puede apreciar
claramente la diferencia de tamaño del brazo
izquierdo del káiser, que en esta ocasión lleva
la mano en el bolsillo para intentar disimularla
2. El verdadero Anticristo será uno de los monarcas de su tiempo, un hijo de Lutero. Invocará el nombre de Dios y se entregará para ser su mensajero. Obviamente hace referencia al káiser por lo de hijo de Lutero, o sea, un rey tedesco.

4. Será un hombre con un solo brazo, pero sus soldados sin número, cuyo lema será "Dios con nosotros", se parecerán a las legiones del infierno. Esta es aún más evidente. El káiser Guillermo nació con el brazo izquierdo más corto, motivo por el que siempre aparece en las fotos empuñando el sable, con el puño apoyado en la cadera, cubierto por un capote o metiendo la mano en el bolsillo a fin de disimular ese defecto. Y "Dios con nosotros", "Gott mit uns", era el lema de Prusia desde 1701 y que prosiguió tras la Unificación alemana. Dicho lema aparecía en las hebillas del ejército tedesco incluso cuando el ciudadano Adolf cortaba el bacalao. 

11. Sus palabras engañosas serán como las de los cristianos, pero sus actos se parecerán a los de Nerón y los perseguidores romanos. Habrá un águila en su escudo de armas, como también en la de su lugarteniente, el otro emperador malvado. En este caso hace también una clara referencia a la bandera alemana o al águila de Prusia, así como la que aparece en el escudo del imperio Austro-Húngaro del emperador Francisco José.

Benedicto XV, coronado papa justo una semana antes de
que Le Figaro publicase las profecías del hermano
Johannes. Ya era casualidad, ¿no?
12. Pero este último es cristiano, y morirá de la maldición del Papa Benedicto quien será elegido al comienzo del reinado del Anticristo. Esta es la más sugerente, porque el Benedicto anterior, catorceavo de su nombre, reinó entre 1740 y 1758. En todo caso, deja claro que es un Benedicto el que será elegido al comienzo del reinado del Anticristo, o sea, el inicio de la Gran Guerra. En cuanto a la muerte del "lugarteniente", el emperador Francisco José, tuvo lugar en 1916 cuando tenía ya 86 años, así que no había que ser un lince para intuir que en 1914 ya le quedaba apenas un telediario. Además, era ya un hombre derrotado por sus múltiples desgracias personales: el asesinato de su mujer, el suicidio de su hijo Rodolfo, el atentado que le costó la vida a su otro heredero, etc.

15. Antes de que el Anticristo sea derrocado, habrá que matar a más hombres que los que se encuentran dentro de los muros de Roma. Todos los reinos tendrán que unirse en la tarea, porque el gallo, el leopardo y el águila blanca nunca obtendrían lo mejor del águila negra si las oraciones y los votos de toda la humanidad no llegaran a su apoyo. En esta profecía hace referencia a los aliados: el gallo es Francia, el leopardo Inglaterra y el águila blanca a Rusia. No contó con que el águila blanca se volvería extremadamente roja en 1917.

Posteriormente publicó otra serie titulada "La batalla de las bestias" formada por otras 17 profecías para el siglo XXI que obviaremos por no venir al caso salvo dos que, curiosamente, podrían ser aplicables a la 2ª Guerra Mundial:

21. El águila negra, que vendrá de la tierra de Lutero, sorprenderá al gallo desde otro lado e invadirá la mitad de la tierra del gallo. Es obvia la coincidencia con la invasión alemana de 1940 contra Francia, cuya mitad del territorio quedó ocupado por los tedescos, pero se adelantó 60 años.

Horatio Bottomley (1860-1933). Editor, orador,
parlamentario, defraudador... Un figura, vaya
31. El Anticristo perderá su corona y morirá abandonado y demente. Su Imperio se dividirá en veintidós Estados, pero ninguno tendrá una fortaleza, un ejército o naves de guerra. Lo de los veintidós estados no cuadra, pero es evidente que Hitler, el Anticristo de esta serie, perdió su corona y murió abandonado y demente o, al menos, un tanto inestable a nivel psicológico. En fin, estos augurios, como suele pasar, siempre se pueden hacer coincidir con algún suceso o personaje notable ya que su misma ambigüedad facilita las cosas. De hecho, el editor de "John Bull", un famoso dominical patriotero y sensacionalista, Horatio William Bottomley, intentó buscar notoriedad afirmando que tenía constancia de la existencia de certificados médicos que diagnosticaban que el káiser estaba loco. "El potencial chiflado de Postdam" lo titulaba. Lo pusieron a caldo al pobre hombre, carajo...

Bien, esta fue, como decimos, la primera "revelación" que convertía a los tedescos en siervos del mal y a su emperador el Anticristo tantas veces anunciado a lo largo de los siglos. Pero los augurios del hermano Johannes solo fueron el  comienzo. Hubo más, y de algunos sumamente curiosos sobre todo por parte de esos probos ciudadanos tan aficionados a echar mano a un lápiz y pasarse dos semanas sin moverse de la butaca buscando fórmulas o combinaciones que hagan coincidir la fecha nefasta con algún detalle aleatorio. Eso así, siempre a toro pasado como ocurrió con el tristemente famoso 11-S, que a partir del cual desde los códigos de barras de los preservativos a la fecha de caducidad de una lata de berberechos podían coincidir con tan siniestra fecha si se aplicaba la fórmula o el algoritmo adecuado. 

Entre junio y julio de 1915, algunos periódicos británicos anunciaron que un estudiante canadiense había descubierto de forma matemática e irrefutable que el káiser, pobrecito, era la Bestia del Apocalipsis. El fulano este habría sido un genio de los sudokus esos, porque ya le echó imaginación. Para su genial revelación tomó la palabra KAISER, y dio a cada letra del alfabeto un valor numérico empezando por la A = 1 y terminando por la Z = 26, añadiendo al valor de cada letra un seis ya que KAISER tiene seis letras. El resultado lo vemos a la derecha. Como vemos, la cifra final es el terrorífico número 666. Hay que ser retorcido y/o estar aburrido para llegar a semejante conclusión, y habría que ver cuántos lápices y cuantos folios gastó para obtener ese número que venía de muerte a la propaganda para, una vez más, corroborar de forma "irrefutable" que el káiser era un sujeto extremadamente malvado, una mala persona, y sus tropas una caterva de orcos cabreados. 

Número de septiembre de 1918 de "The Occult
Review", publicada por Ralph Shirley. En este
ejemplar aparece un artículo de Trefusis sobre "las
vibraciones" en el que afirmaba que Francisco de
Asís tenía mejores vibraciones que Nerón, tócate el
níspero
Otra lacra que le endilgaron al denostado káiser fue nada menos que considerarlo la reencarnación de Nerón. Como ya sabemos, el nefando hijo de la perversa Agripina la Menor y Lucio Domicio Ænobarbo estaba considerado un monstruo de perversidad por las persecuciones llevadas a cabo contra los proto-cristianos y, además, por incendiario y por tocar la lira de pena. Bien, pues si no eran suficientes la afirmaciones del estrafalario Péladan o los enjundiosos cálculos del canadiense, un escritor sobre temas ocultistas llamado Arthur Trefussis, que por cierto solía publicar sus neuras en la revista "The Occult Review", tomó como referencia a Lucio Cecilio Firmiano Lactancio, un escritor y apologista que escribió a principios del siglo IV una predicción según la cual Nerón volvería como un mensajero y precursor del Maligno para devastar la Tierra. El tal Trefusis se devanó la sesera para establecer paralelismos entre los excesos cometidos por los tedescos en Bélgica con la maldad de Nerón, añadiendo que el hundimiento del Lusitania en mayo de 1915, los gases asfixiantes y los lanzallamas ya figuraban en la mente de Nerón por lo que la cosa estaba clara: Guillermo de Hohenzöllern era Nerón reencarnado. Pero, al igual que el nefasto emperador, el káiser sería derrotado y vería su reino destruido, tras lo cual una revolución se ensañaría con su pueblo. En esto sí acertó, las cosas como son, porque ya sabemos que lo del Armisticio sentó fatal a los tedescos, y la República de Weimar solo sirvió para caldear aún más los ánimos.


Está de más decir que, como no podía ser menos, los tedescos también tenían sus astrólogos y profetas al servicio de la causa. Como contrapartida a la virguería numérica del canadiense, la revista "Zentralblatt für Okkultismus" publicó en 1916 otra enjundiosa combinación alfanumérica con el número de letras de káiser y fechas astrales relevantes, llegando a la conclusión, como no podía ser menos, de que Su Majestad Imperial no solo no era el Anticristo sino que, en realidad, era un instrumento de Dios destinado a exterminar a los enemigos de la Gran Alemania, que para eso Gott mit ihnen. Es evidente que esta profecía resultó un fiasco enorme, pero al menos sirvió para elevar un poco la moral a los sufridos súbditos del último Hohenzöllern. Por otro lado, la propaganda alemana estaba por lo general más encaminada a enaltecer los valores patrios, sus símbolos y tradiciones y, por supuesto, la figura del káiser que a demonizar o despreciar al enemigo. La mayoría de los carteles solían ofrecer imágenes de soldados victoriosos acompañados de valkirias y cosas así. Al cabo, su población civil no tuvo que padecer los abusos habituales de un ejército de ocupación, así que no era plan de poner mocitas tedescas violentadas por gabachos o british porque eso jamás ocurrió.

Harold D. Lasswell (1902-1978)
En fin, sirva esta pequeña muestra de cómo los agoreros, más o menos creíbles, se valieron de la credulidad del personal para propalar sus camelos. Curiosamente, en 1915 el presidente de la Sociedad Universal de Estudios Psíquicos, Edmond Duchatel, propuso que al término de la contienda se celebrase una especie de congreso para cotejar todas las profecías que se iban propalando a medida que avanzaba la guerra y, de ese modo, poder comprobar si verdaderamente tenían una base real o eran fruto de la imaginación de los listos de turno. Las conclusiones extraídas fueron que la práctica totalidad de ellas carecían del más mínimo rigor, y que su validez como evidencias psíquicas o científicas era simplemente inexistente. No obstante, años después de terminar la guerra el entonces joven sociólogo yankee Harold Dwight Lasswell, pionero de la teoría de la comunicación, publicó en 1927 su primera obra, "Técnica de Propaganda en la Guerra Mundial", en la que hizo especial hincapié en el valor de las profecías para reforzar la moral de los propios y en socavar la de los extraños. Su teoría, bastante lógica y llena de sentido, era que los estratos de la población con un nivel cultural inferior, ergo más crédulos y susceptibles a las supersticiones, recibirían estos augurios de buen grado y les ayudarían a soportar mejor las penurias de la guerra; mientras tanto, las personas con un nivel superior pasarían de esas chorradas, pero al serles indiferentes no se preocuparían de rebatirlas.


Mdme. de Thèbes (1845-1916) en su elegante salón de la Avda.
de Wagram, en París. 
De entre toda la pléyade de adivinos y profetas circunstanciales, señaló en especial la influencia ejercida por Anne Victorine Savigny, cuyo "nombre artístico" era Madame de Thèbes. Esta prójima fue una famosa clarividente y quiromántica que en las Navidades de todos los años publicaba un almanaque con las profecías del año venidero por el módico precio de 1'5 francos, costumbre que aún perdura en los cuentistas de turno con sus adivinaciones y horóscopos de Año Nuevo. La Savigny, que gozaba de una gran fama y que recibía a todo tipo de personajes incluida la realeza en su salón parisino, ejerció una gran influencia con sus predicciones entre el público más crédulo si bien no tuvo tiempo de profetizar demasiado ya que palmó en 1916. No obstante, le dio tiempo a elaborar sus augurios para el año siguiente, último en el que se publicó el almanaque. Por cierto, todo hay que decirlo, sus predicciones fueron publicadas tras su muerte en el New York Times, y en las que anticipaba que estallaría una guerra y que "Francia se involucraría en ella, que Bélgica sería devastada con fuego y espada, que parte del territorio de Francia se separaría por un tiempo del resto, y que los eventos sangrientos tendrían lugar en Varsovia" si bien esta siniestra profecía casa con la que vimos anteriormente del hermano Johannes y coincide más con la 2ª Guerra Mundial que con la Primera.

En fin, criaturas, con esto terminamos. Esperemos que el 2020 no sea tan chungo como se presenta porque, aunque no suelo ser agorero, lo veo bastante negro, para qué mentir. Suerte y buena salud para todos, amén de los amenes.

Hale, he dicho


Tarjeta postal gabacha con todo tipo de amuletos. "Buena suerte para los poilu", dice el texto. Como vemos, hay de todo:
herraduras de la buena suerte, tréboles de cuatro hojas, el nº 13 que para algunos es buena fortuna, la Mano de Fátima para
los moros, el edelweiss para las tropas de montaña y el elefante, augusto bicho que, además de buena suerte, favorece la
longevidad, don muy importante en un sitio donde la gente caía como moscas a diario. Por cierto que ese animal era el que
aparecía en los almanaques de Mdme. de Thèbes sobre el lema "Je ne trompe pas j'avertis" (Yo no engaño, advierto)

8 comentarios:

dani dijo...

Muy interesante, hay que ver lo que mueve el magín la gente para ........ jaajj
Yo cuando era niño y crédulo, pensé que una guerra se podría adivinar si los videntes veían muchas muertes violentas entre sus clientes. Porque guerras con tanta mortandad como la primera o la segunda guerras mundiales debían notarse jajjjaj En fin, inocencia infantil.

Amo del castillo dijo...

Bueno, es cosa sabida que muchos líderes y reyes han recurrido a videntes para consultar sobre el devenir de sus guerras. En la 2ª GM también, por supuesto. Hay gente que cree en esas cosas a rajatabla

Un saludo

CSF dijo...

Probablemente uno de los "místicos" que más impacto causaron en la historia fue Grigori Yefímovich Rasputín, su implicación política en el gobierno ruso, a través de su influencia en la zarina, precipitó la revolución que haría pedazos al Imperio Ruso.
Y por cierto en su asesinato parece ser que intervino el Servicio de Inteligencia de la perfida Albion, que Dios maldiga a Nelson.

Amo del castillo dijo...

Ciertamente, el nefasto Rasputin fue un personaje clave en esa época. Sin embargo, no me consta que los british tuvieran nada que ver. Cuando elaboré los dos artículos dedicados al asesinato de este nefando sujeto no se mencionaba para nada a los isleños en las fuentes que consulté. La cosa partió de los nobles que estaban hasta el gorro de soportar las excentricidades de la zarina, el entreguismo del zar y, sobre todo, de ver a tan sórdido individuo por encima de ellos, aparte de darse cuenta de como el pueblo también estaba un poco bastante harto del místico borrachuzo aquel.

Un saludo y gracias por su comentario

Unknown dijo...

Buenas tardes, me preguntaba si en algun momento publicó usted algun articulo relacionado con EOD (lo que viene siendo desactivacion de explosivos) y si no fuera asi si estaria interesado en hacerlo o tiene planteamiento de hacerlo, disculpe que lo comente en este articulo que no tiene que ver pero no sabia como contactarle.
Reciba usted un cordial saludo y feliz 2020.

Amo del castillo dijo...

En su momento se publicaron dos entradas acerca de la chatarra bélica, o sea, lo que uno se puede encontrar en el campo de restos de la guerra civil, y lo que se debe hacer en ese caso: marcar el lugar y salir echando leches a dar aviso a la Benemérita, aparte de los peligros que entraña la manipulación de material de ese tipo. Pero en lo tocante a desactivación de explosivos no tengo ni idea del tema, y aunque la tuviera este es el último sitio donde se me ocurriría detallarlos por razones obvias, Sr. desconocido.

Un saludo e igualmente le deseo un feliz año






Marcos dijo...

Buenas tardes señor amo, aprovecho este artículo para preguntarle a usted si me puede sacar de una duda en lo referente a la guerra de Malvinas, ya que segun tengo entendido los británicos manipularon los datos para reducir su número de bajas, debido a que no se podían permitir para su propaganda de pontecia invencible que un país tercermundista le provocará más bajas de los que ellos causaron. Algunos de los argumentos que respaldan esta teoría son el hecho de que los ingleses solo reconocieron los muertos directos, no contaron las tropas de otras nacionalidades que pelearon bajo su bandera (como los chinos o los mercenarios Gurkas), el número de bajas no se corresponden con los daños aceptados en las naves de guerra , etc, usted que opina ?

Amo del castillo dijo...

Pues la verdad es que no tengo ni idea, Sr. Marcos. Con todo, no sería ninguna insensatez dar por sentado que maquillaran sus bajas- cosa habitual de cara a la opinión pública ante todo-, y más conociendo la incurable arrogancia de esos isleños. Para colmo, en aquella época cortaba el bacalao la Thatcher, que adolecía de la ancestral soberbia británica pero multiplicada por mil. Lo del Sheffield le debió sentar peor que una indigestión de budín de nabos. En todo caso, lo lógico habría sido que Argentina ganase esa guerra. Fue lastimoso.

Un saludo