lunes, 6 de enero de 2020

Pistolas de repetición I. La pistola Volcanic


Pareja de pistolas Smith & Wesson, las que podríamos denominar como Volcanic de 1ª generación

Qué menos que dedicar un artículo para que, a modo de regalo de Reyes (no olviden que los Reyes son los padres), puedan chingarle bonitamente la tarde/noche a sus cuñados mientras sus pequeños orcos se patean las espinillas con saña bíblica con sus adorables primitos por pillar el vídeo-juego más anhelado de la temporada, en el que se pilota un dron capaz de vaporizar a todos los profes del colegio con un realismo absolutamente asombroso. Así pues, trataremos de un tema que estoy seguro que sus hermanos políticos 💣💩desconocen por completo: las pistolas de repetición. Sí, pistolas de repetición. No, no hablamos de pistolas semiautomáticas, sino de repetición. O sea, pistolas que funcionan mediante la manipulación manual de un mecanismo. Y no, no son revólveres porque, como vemos en la foto, ese chisme tan raro carece de tambor, por lo que es una pistola. 

Maxim haciendo una demostración con su máquina en 1884. Obsérvese el
montón de vainas servidas que se ven delante de la misma
Pero, ante todo, tengamos claros los conceptos: un arma automática o semiautomática es aquella que aprovecha la presión generada por la combustión del propelente para, activando una serie de mecanismos, extraer la vaina servida, expulsarla e introducir un nuevo cartucho en la recámara. La diferencia entre automática y semiautomática se basa en una sola pieza: el desconector, que hace que, aunque mantengamos apretado el gatillo, el fiador y la nuez del martillo queden separados, ergo el martillo no caerá ni percutirá el cartucho. Así pues, un arma automática disparará mientras tengamos el gatillo apretado hasta agotar la munición, mientras que en una semiautomática deberemos soltar el gatillo y volver a apretarlo para disparar de nuevo. Pero antes de que esta mortífera virguería de la mecánica fuera puesta en escena por obra y gracia del señor Hiram Stevens Maxim con la fabricación y entrada en servicio de su ametralladora automática en 1884, el resto de armas ligeras se basaban en sistemas monotiro o de repetición manual mediante mecanismos de palanca o de tambores rotativos que, no obstante, permitieron aumentar de forma notable la potencia de fuego de las tropas. Pero centrémonos en las armas cortas, que son las protagonistas de hoy.

Cargadores (o inyectores) para cartuchos de calibre .44 Mg,
.38 Sp. y .357 Mg. con una canana de muestra
En los primeros años del último cuarto del siglo XIX, los revólveres eran las armas más extendidas y, de hecho, adoptadas por todos los ejércitos occidentales. Eran precisos, con una capacidad de munición bastante aceptable, entre 5 y 7 cartuchos dependiendo del calibre y el modelo y, de forma mayoritaria, con munición lo suficientemente potente como para dejar en el sitio a cualquier enemigo con un balazo bien colocado. Pero tenían un defecto que en aquella época era complicado resolver: la lentitud de su recarga. Un arma militar que consume sus seis cartuchos de media en un periquete suponía que su dueño solo tenía dos alternativas: llevar encima más de un revólver o bien encomendarse a San Judas y Santa Rita, patronos de las causas chungas para que lo sacasen vivo del lance, y meter mano a su espada o sable de oficial para acabar palmando como un auténtico y verdadero héroe. Simplemente no tenía tiempo de recargar. Los revólveres de armazón basculante, como los Schofield (su nombre real era Smith & Wesson nº 3) o los Webley, que entraron en servicio en 1870 y 1887 respectivamente, facilitaban al menos la extracción instantánea de las vainas servidas al abrir el armazón, pero la recarga seguía siendo lenta como un purgatorio, cartucho a cartucho, mientras que el comanche o el sikh de turno se le echaba encima y le daba un mínimo de 46 puñaladas al atribulado oficial. Aún estaban por inventar los cargadores rápidos con los que se introducen los seis cartuchos a la vez con suma rapidez ya que algunos incluso están provistos de un muelle que los empuja cuando tocan el tetón de retención del tambor.

Por este motivo, los magines del personal echaban humo para idear algún mecanismo que permitiera dos cosas: una, disponer de un arma con una cadencia de tiro aún más rápida que la de un revólver. Y dos, aún más importante, que no solo pudieran cargar más munición, sino que la recarga de la misma fuese cuestión de unos instantes. Obviamente, no era un tema baladí y, de hecho, a mediados del siglo XIX ya hubo intentos para producir algo con unas prestaciones similares, pero de momento sin el éxito deseable. Veamos como se desarrolló esta curiosa historia...


El 10 agosto de 1848, un probo neoyorkino llamado Walter Hunt obtuvo la patente Nº 5.701 para desarrollar y producir lo que denominó como "rocket ball", la bala cohete, un ingenioso sistema que eliminaba el soberano coñazo de tener que recargar mordiendo el cartucho de papel, atacar la carga y la bala, etc. ya que todo lo necesario estaba dentro de la bala, un generoso tocho de plomo de calibre .54 del que, al parecer, se hicieron prototipos en tres longitudes: 22, 24 y 26 mm. Como vemos en el gráfico, era una bala ojival cuyo interior estaba hueco como una minié, pero con la diferencia de que la carga de pólvora iba dentro de ese hueco, lo que permitía prescindir de cartuchos de papel o incluso de las incipientes vainas de latón. Como vemos, la bala/cartucho quedaba sellada mediante un disco de corcho en cuyo centro había un orificio que se sellaba con sebo para que no se derramase la pólvora. La ignición se llevaba a cabo mediante un pistón convencional de avancarga, o sea, tras cada disparo había que reponerlo. Este proyectil solo adolecía un defecto insuperable: la carga de pólvora era muy escasa para proporcionarle la velocidad y, por ende, la energía cinética necesaria para hacerlo verdaderamente eficaz.





Walter Hunt (1796-1859). Este probo inventor
desarrolló mogollón de ideas de lo más variopintas,
incluyendo algo tan conocido y usado como los
imperdibles, que patentó el 10 de abril de 1849
Obviamente, Hunt no desarrolló este proyectil porque se aburría y no tenía nada mejor que hacer ya que, en aquel momento, no había ningún arma en el mundo capaz de dispararlo. La idea era que fuese la bala para el fusil de repetición que también estaba desarrollando y que podemos ver en la foto superior, un rifle de retrocarga con depósito tubular y sistema de repetición por palanca. El 21 de agosto de 1849, un año después de patentar el proyectil, le fue concedida la patente del arma con el número 6.663 bajo el nombre de "Volition Repeater", que podríamos traducir como arma de repetición a voluntad. Su funcionamiento era bastante simple: se introducían las balas cohete en el depósito tubular que había bajo el cañón, se accionaba la palanca y un proyectil era introducido en la recámara. Solo había que añadir el pistón que, con la ayuda de una pistonera, el proceso de carga se agilizaba enormemente comparado con las armas de la época. A estas alturas, puede que más de uno se pregunte qué leches tienen que ver las pistolas de repetición con los rifles inventados por el tal Hunt, pero la cuestión es que, ciertamente, este sujeto fue, por decirlo de algún modo, no solo el padre de ese tipo de pistolas, sino también de los rifles de palanca Henry y Winchester de los que se han vendido y se venden millones hasta el día de hoy.


Lewis Jennings
Con todo, el "Volition Repeater" estaba aún bastante verde, así que Hunt se asoció con otro inventor llamado George Arrowsmith para desarrollarlo adecuadamente. Hunt le cedió los derechos de sus patentes, se supone que a cambio de algún tipo de compensación, y encargó mejorar el diseño a uno de los mecánicos de Arrowsmith, Lewis Jennings, que estuvo años implicado en este interminable proyecto. No obstante, apenas seis meses después de constituirse la sociedad, Jennings ya había mejorado de forma notable el arma de Hunt, patentándola el 25 de diciembre de 1849. Arrowsmith se dedicó a promocionar el invento en busca de posibles compradores o socios capitalistas acompañándose de un prototipo para veinte disparos nada menos. No tardó mucho en dar con un inversionista interesado, Courtlandt Palmer, un hombre muy activo en el mundo de los negocios que ya había sido presidente de la Stonington & Providence Railroad y líder del ramo de la ferretería en Nueva York. Palmer, que debía tener buen olfato para los negocios, no dudó en meterse en el ajo, comprar los derechos de las patentes  y, en 1850, llegar a un acuerdo con la firma Robins & Lawrence, de Windsor, Vermont, para empezar a fabricar 5.000 unidades sin tener siquiera compradores a la vista, por lo que está claro que el tal Palmer debía ser también un optimista de primera clase. Y aquí entró en escena otro de los grandes hombres que han pasado a la historia por su intervención en el desarrollo de las armas de repetición de palanca: el supervisor de la Robins & Lawrence, Benjamin Tyler Henry, un sesudo maestro mecánico que por aquella época apenas tenía 29 años.


Rifle rediseñado por Jennings y patentado en 1849. Fabricado en calibre .54 por Robins & Lawrence entre 1851 y 1852



Horace Smith (1808-1893)  y Daniel Baird Wesson (1825-1906)
Pero, además de Henry, también se unieron a la empresa los que verdaderamente dieron empuje a la versión de arma corta del primigenio invento de Hunt: Daniel Wesson y Horace Smith, que ya habían acaparado una gran experiencia en el desarrollo y la fabricación de armas de fuego. En agosto de 1851, Smith presentó y obtuvo la patente de las mejoras efectuadas en el diseño de Jennings registradas apenas seis meses antes pero, por no alargar demasiado el tema de las andanzas comerciales de toda esta tropa, que fue interminable, abreviaremos diciendo que la empresa se fue al garete un año más tarde. Ni el sistema de repetición era aún lo bastante sólido ni encontraron clientes dispuestos a adquirir su rifle de repetición, debido también, como se ha dicho, a la escasa potencia del proyectil que disparaba. La quiebra le costó a Palmer un verdadero pastizal, que para eso era el que había puesto los dólares, mientras que el resto se quedaron bastante mohínos al ver frustradas sus esperanzas para seguir avanzando en el desarrollo de lo que parecía un arma de lo más prometedora. 

Durante dos o tres años, nuestros prolíficos inventores se tuvieron que conformar con darle al papel y al lápiz, al menos mientras Palmer se recuperase de la costalada financiera. El 14 de febrero de 1854 les fue concedida a Smith y Wesson la patente de una pistola de retrocarga con sistema de repetición de palanca cuyos planos podemos ver en la lámina de la derecha. Era la primera pistola que pondría en el mercado la celebérrima firma. En puridad, el chisme este era una versión acortada del rifle de Jennings cuyo sistema de repetición de palanca era el mismo, así como la munición que disparaba que, aunque difería de la bala cohete diseñada originariamente por Hunt, era básicamente el mismo concepto según veremos un poco más adelante. En cuanto a la apariencia general del arma, era muy similar a las pistolas monotiro sistema Flobert, que disparaban un cartucho de pequeño calibre con vaina pero sin pólvora, por lo que la bala era proyectada únicamente por la presión que generaba el fulminante. Estas pistolas estaban muy de moda por aquella época para el tiro de salón, para lo que no se necesitaba más potencia que la necesaria para atravesar una diana de papel colocada a 1o o 15 metros como actualmente se hace con las pistolas de aire comprimido. De hecho, en la descripción de la vista lateral del arma especificaron que era la misma que se usaba en las armas que "...generalmente se denominan “pistolas de salón”, siendo, como creemos, una invención francesa.


En el detalle podemos ver el punzonado de la firma en la cara superior del
cañón. Obsérvese que se informa de que está fabricado con "cast steel",
acero fundido. Esa misma frase se punzonaba en la cara derecha del cañón
Por fin, el 20 de junio de 1854, Palmer, Wesson y Smith lograron formar una nueva sociedad radicada en Norwich, Connecticut, para sacar provecho al montón de patentes que previamente había adquirido Palmer de los diseños de Hunt, Jennings y el mismo Smith. Aunque no figurase en la sociedad, Henry también estaba en el ajo y, al parecer, la idea era dividir la producción de armas cortas y largas, las primeras bajo la marca que se haría famosa en el mundo entero: Smith & Wesson. Como vemos en la foto, inicialmente los armazones de estas armas eran de hierro fundido, llevando en las pletinas laterales un grabado con motivos florales para darles un toque de distinción. Se ofrecieron en dos tamaños y dos calibres. La más pequeña (denominada como Nº 1 aunque se empezó a fabricar en segundo lugar) tenía un cañón de 4 pulgadas de calibre .30, si bien por las tolerancias que se le daban al ánima para disparar la bala cohete se la considera como un calibre .31, y su depósito tubular tenía capacidad para seis balas, que no cartuchos. La grande, denominada Nº 2, era de calibre .38 aunque por los mismos motivos que la anterior es considerada como un calibre .41, y se servía con cañones de 8 pulgadas- aunque se fabricaron algunas unidades de 6 pulgadas- y capacidad para 8 proyectiles. Como podemos ver, en estos modelos los cañones eran cilíndricos en sus dos últimos tercios, siendo ochavado solo el primero. Estas armas estaban marcadas como "Smith & Wesson", no como Volcanic porque esta empresa no existía aún, y se fabricaron unas 700 unidades más, posteriormente, otras 500 por la Volcanic Repeating Arms Company con piezas sobrantes (luego lo detallaremos), mientras que del modelo grande se acabaron unas 500 unidades. O sea, que la producción de ambos modelos bajo la firma de Smith & Wesson apenas llegó a las 1.200 armas, 1.700 si incluimos las 500 manufacturadas por la Volcanic.

En lo tocante a los cambios efectuados en la bala cohete original, podemos verlos en el gráfico de la derecha. Ante todo, hubo que añadirle un pistón ya que en un arma que pretendía ser de repetición no era de recibo tener que seguir reponiendo los pistones cada vez que se cargaba. Por lo tanto, y según vemos en la figura A, se diseñó un contenedor que se componía, si lo miramos de fuera adentro, de una copa de latón (fig. C) con un orificio por donde debía entrar el percutor del arma. Dentro de dicha copa se colocaba un disco de corcho o material similar también con un orificio, pero en este caso para mantener en su sitio el fulminante. El contenedor quedaba cerrado por una copa convexa en forma de cruz (Fig. D) fabricada de hierro o acero que hacía de yunque. Al parecer, inicialmente el contenedor de la substancia fulminante- a base de fulminato de mercurio como era habitual- se fabricaron de vidrio para, al poco tiempo, pasarse al cobre. En la figura B vemos la secuencia de disparo: el pistón detona y la deflagración sale por los cuatro espacios libres que deja la lámina cruciforme que cierra el contenedor, iniciando la carga de pólvora. Por lo demás, las balas estaban provistas de entre 6 y 8 bandas de engrase para lubricar el cañón en cada disparo e impedir o retrasar el emplomado de las estrías. En la figura E podemos ver el aspecto de una bala original. Esta munición, a pesar de estar en uso desde 1854, no fue patentada hasta dos años más tarde, concretamente el 22 de junio de 1856. En cuando a las prestaciones de estas balas cohete, eran simplemente patéticas. El proyectil de calibre .41 pesaba solo 100 grains y alcanzaba una velocidad en boca de 80 m/seg., menos que el saque de un simple aficionado al tenis. En cuanto a su potencia, apenas daba para apiolar a un cuñado canijo a medio metro: 80 julios, menos de la que se obtiene de un misérrimo 6,35 mm. 


Oliver Winchester (1810-1880)
Bien, estos fueron los primeros pasos de la que se había convertido en la primera pistola de repetición. Sin embargo, la vida operativa de la empresa fue más corta que la de un pavo en Navidad, porque en julio de 1855 y por motivos que no se conocen con exactitud, la Smith & Wesson pasó a la historia para ser reciclada en la Volcanic Repeating Arms Company, radicada en New Haven, Connecticut, donde aparece como uno de sus principales accionistas un fabricante de ropa para hombres llamado Oliver Fisher Winchester, de Boston, que metió pasta gansa en la nueva empresa. La Volcanic compró todos los activos de la firma anterior, las patentes y las piezas ya terminadas para fabricar las 500 unidades del modelo nº 1 de la Smith & Wesson que mencionamos anteriormente. Estos dos probos inventores se desentendieron de la Volcanic porque lo que de verdad tenían en el punto de mira era la inminente caducidad de la patente Rollin White que les permitiría fabricar revólveres convencionales con cartucho metálico, que era donde de verdad estaba el pelotazo como quedó claro. Solo Wesson permaneció un breve período de tiempo vinculado con la Volcanic como supervisor de la nueva empresa, seguramente para adiestrar al personal y ponerlos al corriente de la producción, que hasta 1856 se siguió llevando a cabo en la fábrica de Norwich. Posteriormente, cuando se trasladó la fabricación a New Haven, fue sustituido por William Hicks.


Como dato curioso y aunque no tenga relación con este artículo, el acuerdo de venta de la empresa a la Volcanic suponía que todas las patentes y tal pasaban a su propiedad como hemos dicho, incluyendo una cláusula por la que Daniel Wesson, que había estado trabajando en un cartucho metálico desde hacía tiempo, no podría beneficiarse del desarrollo que los nuevos propietarios hicieran de dicho cartucho para sus armas. Este cartucho estaba basado precisamente en el sistema Flobert, pero añadiendo una carga de propelente. Constaba de una vaina con reborde fabricada con una fina lámina de cobre que contenía una bala esférica. En el reborde se distribuía la composición fulminante, obteniendo así un cartucho de percusión anular. A continuación iba la carga de pólvora tapada por un disco metálico perforado y, finalmente, la bala con el espacio vacío interior relleno de grasa para lubricar el cañón a cada disparo y retrasar el emplomamiento del mismo. Este cartucho se convirtió en la munición más vendida de la historia y que aún sigue produciéndose por millones todos los años: el .22 de percusión anular, y fue el que permitió a Henry y luego a Winchester fabricar mogollón de calibres para sus celebérrimos rifles de palanca. 


Bien, retomando el tema pistoleril, la Volcanic aprovechó como es lógico la patente de la pistola de repetición si bien con una serie de cambios de tipo estético, porque en lo tocante a lo mecánico permaneció prácticamente invariable. Aunque se siguió ofreciendo en los mismos tamaños y calibres, el cajón de mecanismos dejó de fabricarse de hierro para hacerlo con bronce, un material más barato, fácil de trabajar y que era insensible a la oxidación, o sea, un acabado propio de las armas destinadas a equipar a la marina. Además, el lomo de la empuñadura se hizo enteramente curvado, sin el pequeño resalte del modelo original que impedía que el arma resbalase hacia atrás al disparar. También se optó por usar una empuñadura igual para los dos modelos, grande y pequeño, que como vimos antes en el segundo caso era con forma de plátano. Otro cambio lo vemos en el cañón, que pasó a ser enteramente octogonal y, por último, tenemos la palanca, de cuyo anillo se eliminó el espolón para apoyar el dedo anular.


Incluso se fabricaron versiones con cañones extralargos de 16, 20 y 24 pulgadas en calibre .41, aunque también se experimentó con los calibres .40, .44 y .50. Por su mayor longitud podían montar un depósito de mayor capacidad, de hasta 20, 25 y 30 proyectiles respectivamente. Como es obvio, semejantes bicharracos tenían como finalidad usar la pistola como una carabina, costumbre que ya hemos visto en otras firmas si bien la ridícula potencia de su munición hacían impensable que su uso no fuera otro que pegar unos tiros a botellas viejas en el patio trasero de casa o en cualquier descampado. En la foto de la derecha podemos ver un par de modelos provistos de culatas de madera y de varillas de hierro, las cuales eran fijadas mediante una muesca y un tornillo. En fin, un juguete molón y poco más si bien sus precios no eran precisamente baratos, sino todo lo contrario. El modelo de calibre .31 con cañón de 4" y capacidad para 6 proyectiles costaba 12 $. De este mismo calibre se fabricó una versión de tiro al blanco con cañón de 6" y 10 proyectiles de capacidad por un precio de 13,5 $. La pistola de armazón grande se ofrecía con cañones de 6 y 8 pulgadas y una capacidad de 8 y 10 proyectiles, ambas por 18 $. En cuanto a los modelos de carabina costaban 30, 35 y 40 $. Valga como comparación el hecho de que un Winchester modelo 1894 costaba 40 años más tarde entre 13,16 y 15,53 $ dependiendo del calibre. Como extra se ofrecía la posibilidad de que el cajón de mecanismos fuese plateado y grabado como las antiguas pistolas de Smith & Wesson por un importe de 1,50 $ para el modelo pequeño, 2 $ para la grande y 3 para las carabinas. La munición era también bastante cara: 10 $ el millar de calibre .31 y 12$ para el calibre .41.


Vista lateral del croquis de la patente de 1854 que nos permite ver la
colocación de los proyectiles en el depósito, así como el mecanismo elevador
de los mismos y el muelle/empujador que los hace retroceder en el depósito
tubular. Obsérvese como las puntas de las balas se apoyan peligrosamente en
el fulminante de la que tienen delante
Pero la trayectoria de la empresa tampoco acababa de encauzarse adecuadamente, porque en agosto de 1856, cuando apenas llevaban unos meses funcionando, ya comenzaron a tener dificultades económicas. Finalmente, a principios del año siguiente tuvieron que venderla a Winchester para cubrir las deudas que habían contraído con él ya que fue el que puso el dinero para ir saliendo al paso. Cabe pensar si la quiebra no fue en realidad un astuto complot de Winchester para quedarse con la compañía por cuatro duros ya que solo las patentes valían un pastizal, sobre todo la que amparaban el mecanismo de palanca y el cartucho de fuego anular diseñado de Wesson, ambas piezas angulares de los futuros rifles de palanca que lo harían millonario.


Volcanic de bolsillo con cañón de 4" en un estado cuasi flamante. Por su
rareza, una de estas armas puede costar hoy más de 35.000 $ sin problema
El 25 de abril de 1857 nació la enésima empresa, denominada en esta ocasión como The New Haven Arms Company, que se estableció en la misma fábrica de la Volcanic y donde siguieron manufacturando los mismos productos que la extinta empresa con la salvedad de que, lógicamente, se cambió el punzonado, que pasó a ser NEW HAVEN CONN. PATENT FEB. 14, 1854, o sea, la fecha de la patente nº 10.535 que concedieron a Smith y Wesson para el mecanismo de palanca que había inventado Hunt, mejorado Jennings y finalmente desarrollado por los dos socios. Las pistolas Volcanic se fabricaron en la nueva empresa entre 1858 y 1860, desconociéndose el número de unidades manufacturadas. La Volcanic era un arma que, en realidad, no podía tener futuro ante la rivalidad del revólver de cartucho metálico. De entrada, su principal inconveniente era, como hemos dicho, su birriosa munición que, además, tenía el inconveniente añadido de que, al tener un depósito tubular, existía el riesgo de que la punta de una bala percutiese en el pistón de la que la precedía, produciéndose entonces una descarga en cadena con las consecuencias que podemos imaginar. Y, además, parece ser que ocurrió más de una vez. Sí, podrían haber sustituido esa munición por cartuchos metálicos, pero ya vimos que la patente de Wesson había pasado a manos de Winchester, así que no había nada que hacer al respecto.


En cuanto a su funcionamiento, era bastante básico pero requería el uso de ambas manos, una empuñaba y la otra accionaba la palanca. Podía amartillarse y hacer avanzar la palanca con el dedo corazón, pero eso solo estaba al alcance de hombres con manos grandes y fuertes, y aún así solo para el modelo pequeño. Como es obvio, amartillar un revólver era mucho más fácil. El tema de la recarga no era el peor problema ya que era al menos igual de lenta- o rápida, según se mire- que la de un revólver de armazón basculante teniendo en cuenta que, caso de usar cartuchería metálica, la vaina servida sería expulsada al accionar la palanca. Veamos su funcionamiento. En la foto superior tenemos una serie de piezas sombreadas con distintos colores que nos ayudarán a entenderlo sin problemas. La palanca acciona una leva (amarillo) en cuyo extremo vemos un tetón que hace oscilar una biela (azul), la cual desbloquea otra leva (verde) que hace avanzar y retroceder el cierre que contiene el percutor (recordemos que se puede amartillar a mano o bien mediante el empuje del cierre). Al mismo tiempo, un elevador que queda oculto en la parte delantera del cajón de mecanismos sube un proyectil desde el depósito y lo enfrenta a la recámara. Al cerrar la palanca el cierre avanza, empujando el proyectil y quedando el arma a punto para disparar. En la foto inferior vemos el arma ya cargada, pero hemos resaltado un detalle que aparece dentro del círculo rojo: es la posición de las levas que bloquean el cierre y, como se puede comprobar, no es un mecanismo especialmente sólido ni mucho menos. Basta que la presión sobre la palanca se afloje un poco para que las levas cedan por su propio peso y, en el momento del disparo, la presión haga salir despedido hacia atrás el cierre. Esto sería muy raro con la bala cohete y sus paupérrimas prestaciones, pero con un cartucho de más potencia sería un peligro potencial a cada disparo e incluso hacer que el cierre saliera del cajón de mecanismos para incrustarse en la frente del tirador. Esta fue otra de las razones por las que las Volcanic no acabaron de ganar popularidad. 


Cargar el arma no tenía ninguna complicación, y es similar al de cualquier arma moderna con cargador tubular. Veamos las fotos. En la A tenemos una vista inferior de depósito en la que se aprecian el muelle y el empujador, provisto en este caso de una bola para comprimir el muelle y poder abrir el depósito. En la B hemos comprimido el muelle hasta liberarlo del tubo del depósito y giramos el casquillo que lo contiene. Este casquillo es un simple manguito cilíndrico que gira sobre el cañón. En la foto C podemos ver el casquillo girado unos 45º, dejando expedita la entrada del depósito. En la foto D vemos el tubo y el casquillo con más detalle. La flecha señala la pletina que impedía que el casquillo se saliera de su sitio. Una vez lleno de munición basta girarlo y dejar que el muelle se expanda hasta que el empujador toque el culote del último cartucho. 


La bola del empujador corresponde al modelo inicial de la Smith & Wesson/Volcanic inicial. En las armas con armazón de bronce se sustituyó por una pieza de ese mismo material con forma de corazón, como vemos en la foto. Esta nos permite además apreciar el sistema de fijación del casquillo al cañón que, aunque visualmente era octogonal en toda su longitud, en realidad tenía el extremo cilíndrico para acoger el casquillo, al que sí se le daba forma ochavada para no romper la línea estética del arma. El bloqueo de esta pieza se efectuaba mediante un manguito que, a su vez, era fijado al extremo del cañón, pudiendo ser removido en caso de avería o rotura del muelle. Por lo demás, las Volcanic, fuese cual fuese el fabricante en su corta vida, era un arma muy bien acabada, con un ajuste entre las piezas de un nivel superior y propio de un arma de muy buena calidad. Pero, como es lógico, eso no servía de nada a la hora de repeler una agresión, y una simple Derringer de calibre .41 era mucho más eficiente que estas armas a pesar de su enorme tamaño y su intimidatorio aspecto si bien, eso sí, siempre podían usarse como una maza empuñándolas por el cañón e incrustando la culata en la testuz del adversario.


Matar, mataban poco. Pero al menos acojonaban, ¿que no?
En fin, criaturas, con esto no creo que me haya dejado nada relevante en el tintero. Añadir solo que los artífices de estas armas tomaron cada cual su camino mientras que las Volcanic acababan de extinguirse tras su exigua vida operativa. Smith y Wesson se dedicaron a fabricar revólveres, inaugurando su extensa producción con el famoso modelo Nº 1 con cartucho de calibre .22 de percusión anular del que vendieron decenas de miles de unidades, mientras que Henry y Winchester hicieron lo propio con sus rifles de palanca y, todos a una, se forraron a base de bien. Voluntad le echaron, las cosas como son. No obstante, la Volcanic sirvió de punto de partida para diseñar otras pistolas de repetición que, finalmente, dieron lugar a la creación de las pistolas semiautomáticas, de ahí comenzar por esta peculiar arma que, al cabo, se puede decir que fue la que marcó el camino. De todo ello ya iremos hablando, palabrita del Niño Jesús.

Bueno, pues con esto terminamos. Espero que hagan llorar amargamente a sus cuñados y se libren de su abyecta presencia durante una temporada, al menos hasta que en Semana Santa les entre el ansia de devorar pestiños y torrijas de pescuezo.

Hale, he dicho

ENTRADA RELACIONADAS:

Pistolas de repetición II. La pistola Laumann


Pareja de Volcanic en sus dos presentaciones de calibres .31 y .41

19 comentarios:

dani dijo...

Esta vez si que me ha sorprendido, no tenía ni la más mínima noción de estas pistolas. Le felicito, muy interesante el artículo.

Amo del castillo dijo...

Pues si le ha sorprendido a vuecé, ni imagine los devastadores efectos que puede ejercer sobre cualquiera de sus cuñados. No tenga piedad.

Un saludo y gracias por su comentario

Espartero africano dijo...

Muy interesante, Señor Amo, no conocía este tipo de ¿armas?
Por su escaso alcance y potencia me ha parecido algo para uso de aficionados a practicar el tiro al blanco de forma barata y ¿poco peligrosa?
Por otra parte, no sé si habré comprendido bien el funcionamiento pero me parece que hacían falta las dos manos para sucesivos disparos, una para sujetar la empuñadura y otra para manejar la palanca ¿es así? Para un fusil también se necesitan las dos manos pero en este caso la potencia de fuego resultante es mucho mayor.
Comprendo que estas pistolas "volcánicas" no tuvieran mucho éxito a pesar del nombrecito.
Claro que a corta distancia quizás podrian usarse contra algún cuñado que se ha puesto pesado, pero estas pistolas me da la impresión no pasaban de ser una cosa similar a las pistolas de aire comprimido que hasta hace poco (no sé si se ahora también) se podían encontrar y comprar fácilmente con muy pocos trámites. Algunos modelos de pistolas de aire comprimido son muy molones y con el cartucho de CO2 se consiguen efectos de repetición tirando bolitas de acero que permiten emular a las pistolas de verdad. Y con un cierto peligro sobre todo en los rebotes si se tiran en sitios inadecuados.
Cuando me refiero a las pistolas de aire comprimido no incluyo las de soft air que lanzan bolitas de plástico con colorantes, que son las que utilizan los aficionados a los juegos de guerra.
Un saludo, señor Amo, espero que las musas le sigan inspirando para continuar con artículos tan interesantes.

Carlos fdez barba dijo...

al decir verdad yo ya conocia esta pistola por medio de los videojuegos de play station 2 y 3 , el de la 2 se llama GUN y esta basado en 1880 y los de la 3 RED DEAD REDEMPTION . no la he visto en ninguna pelicula iconica del far west .

Carlos fdez barba dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=FyRatla521U tambien en uno llamado call of juarez a partir del minuto 1:02

Gerardo FQ dijo...

Una cosa que jamás he podido entender, es el motivo por el cual no alargaban el cuerpo de esa dichosa "bala-cohete" de modo que tuviera más propelente. Y más peso, de paso. Seguro que habrá un motivo técnico, pero... vaya a saber cual será! Saludos y siga ilustrándonos a, la par que entreteniéndonos!

Draugkarak dijo...

Una bellísima a la par que poco útil arma..por falta de potencia, poco aporte al tiempo de recarga y necesidad de utilizar ambas manos para accionarla, no me extraña que el revólver se acabara imponiendo. Por cierto, que hasta leer este artículo, pensaba que sí podía utilizarse a una sola mano, volteándola tal y como hace Arnold Schwarzenegger con la escopeta Winchester 1887 en Terminator 2, aunque he de reconocer que era demasiado peliculero para ser real.

Amo del castillo dijo...

Como comento en el artículo, Sr. Espartero, un hombre con una mano grande y fuerte podría accionar la palanca del modelo pequeño, pero no sería lo habitual. Las armas de este tipo, y como esta ha habido cientos y cientos, no han triunfado pero, al menos, han servido de base para otros diseños que sí lograron la aceptación e incluso alcanzaron la fama.

Un saludo y gracias por su comentario

Amo del castillo dijo...

No sabría decirle, Sr. Carlos, nunca me ha dado por los vídeo-juegos si bien la segunda imagen es evidente que procede de uno de ellos. La encontré en San Google y me decidí a ponerla para que, al menos, se viera el aspecto del arma empuñada, porque no hay una sola foto real donde aparezca alguien disparando con ese chisme

Un saludo y gracias por su comentario

Amo del castillo dijo...

Pues entre otros una excesiva dilatación de la bala que provocaría un emplomamiento de las estrías, Sr. Gerardo. Aparte de eso, el plomo es un material demasiado maleable y susceptible de deformarse por cualquier golpe, produciendo interrupciones o mil historias más.

Un saludo y gracias por su comentario

Amo del castillo dijo...

Se puede, Sr. Draugkarak. Hasta John Wayne lo hacía en sus pelis pero, si se fija, generalmente tienen la palanca sobredomensionada en forma elípitica o circular para facilitar el volteo. No obstante, hay quien lo hace con la palanca original si bien hay que sacar al menos dos dedos para no retorcérselos al voltear el arma. Si pone en Youtube "spin cocking" saldrán escenas donde podrá verlo con detalle.

Un saludo y gracias por su comentario

Marcos dijo...

Excelente articulo Sr. Amo del castillo. La verdad que estéticamente, es un arma soberbia y quien la portara en el campo de batalla dejaría un cadáver muy elegante

Amo del castillo dijo...

Ciertamente. Incluso palmaría poniéndose de perfil, que queda como más aristocrático.

Un saludo y gracias por su comentario

Mr. Gatsby dijo...

Jeje, me ha hecho gracia ver que ha empleado vuecé imágenes del Red Dead Redemption 2, pues justamente lo compré por Reyes y lo estoy jugando ahora mismo con enorme gozo. Tal como se ve en la imagen, la Volcanic está presente en el juego, al igual que otras tantas armas del periodo, si bien por razones de jugabilidad sus propiedades no son históricamente correctas. Por ejemplo, en el juego causa un daño que no es equiparable al calibre de juguete que disparaba -desconocía que fuera tan poco potente, suponía que disparaba la misma munición del Henry- y eso está hecho así para compensar la poca velocidad de recarga. Que también esta acelerada por motivos jugables, ya que en el juegos basta un ligero movimiento de mano, en lugar de utilizar ambas manos como se hacía realmente.

Suele pasar en los juegos dirigidos al gran público, como es este caso, que su ambientación histórica es primorosa y digna de una superproducción de Hollywood, pero hacen concesiones en lo jugable para que la gente no se desespere. Por ejemplo, en el juego también sale el Springfield Trapdoor reglamentario de infantería, pero le han acortado mucho el proceso de recarga, para que sea un poco más lento que el de un rifle de cerrojo. Lo mismo con la carabina Spencer, que con una sencilla animación se resuelve el coñazo de sacar el cargador tubular de la culata, rellenarlo de balas, e introducirlo de nuevo.

Y así con todas las armas, a excepción de las pistolas semiautomáticas y los fusiles de cerrojo, que ya son de por sí rápidas de recargar. El juego está ambientado entre 1899 y 1907, es un western crepuscular, y a nivel de ambientación histórica y poderío visual, es de lo más alucinante que se ha hecho en el mundo de los videojuegos en años.

Lo único eso, que por razones de jugabilidad y de público, el funcionamiento de las armas más antiguas del juego está muy simplificado. Para eso hay que acudir a verdaderos simuladores de la época como el War of Rights, donde el funcionamiento de estas armas si está reproducido al milímetro.

Pues nada, como siempre un placer leerle. Desconocía que la Volcanic fue un fracaso comercial y que tenía una munición tan poco potente, ha sido interesante descubrirlo.

Un saludo.

Carlos fdez barba dijo...

A la estimada atención del señor amo del castillo y administrativo de esta pagina , buscando en youtube aparte de los citados videojuegos he encontrado este vídeo de tal arma. https://youtu.be/0Dn9YK8HfH4 supongo que le servirá de su interés. Saludos desde Almadén (CR)

Amo del castillo dijo...

Ya sabe, ilustre ilustrador, que de video juegos estoy pez si bien en este caso encontré un fragmento del que menciona (imagino que es el mismo) y en el que se ve como el personaje introduce más munición de la que admitía esta pistola, aparte de recargar con una sola mano en plan John Wayne. Y por lo demás, pues lo que vuecé comenta: fue un fiasco que, al menos, marcó el camino a seguir, que ya es algo.

Un saludo y gracias por su comentario

Amo del castillo dijo...

Se le agradece su aportación, Sr. Carlos. No obstante, el arma del vídeo es una réplica que dispara munición convencional. Observe como salen despedidas las vainas tras cada disparo, por lo que podemos deducir que los mecanismos no corresponden al modelo original ya que este carecía de uña extractora y eyector.

Un saludo y gracias por su interés

Josemi dijo...

Super intersante, mucho mas detalle que otras descripciones de la historia que nombran a Hunt o Jennings pero sin muchos detalles.

La pistola Volcanic esta aparece raras veces y dan a entender q es una variedad derivada de los rifles Henry, que vemos q no es asi. Parece desde luego una castaña pilonga, pero hay que tener en cuenta que los revolveres Colt de entonces no eran los que vemos en las peliculas.

Los revolveres Colt hasta el año 1870 mas o menos no usaban cartucho metalico, con lo que cargarlos era mucho mas doloroso de lo que podemos suponer, ya que habia que meter un cartucho de papel, empujarlo con un atacador y luego con mucho cuidado poner una capsula de fulminante, y repetir el proceso 6 veces. ¡como para hacerlo viniendo los enemigos a saludarte!

Asi que inventos como la Volcanic tenian su interes, aunque luego S & W cambiaron de tercio y se forraron haciendo un revolver similar a los de Colt pero con cartucho metalico, el 22 que comenta el Sr Amo

Creo q ademas de los problemas q dice el Sr Amo, la Volcanic tenia una fuerte tendencia a inutilizarse por que la bala muchas veces se expandía demasiado y se atoraba en medio del cañon. No olvidemos q era una bala de plomo. Me imagino ademas que cada dejaria el cañon lleno de residuos de plomo y polvora.

Amo del castillo dijo...

Ciertamente, Sr. Josemi, el emplomado era una de las lacras de ese tipo de munición, y bastante complicada de solucionar porque el plomo se agarra a las estrías como la broma al casco de un barco. Hoy día lo habitual es llenar el ánima de mercurio durante varios días hasta que éste lo acaba disolviendo.

Un saludo y gracias por su comentario