miércoles, 8 de abril de 2020

PANZERSCHRECK. Despliegue y uso táctico


Miembros de un Panzer-Zerstörer-Truppe con jeta de estar contentitos por los evidentes elogios y palmaditas en el lomo
que están recibiendo de su jefe. Obsérvese la enorme longitud de los tubos, en algunos casos más altos que los propios
tiradores y eso que los tedescos siempre han presumido de ser ciudadanos altos

Bueno, dilectos malvados, con este artículo damos término a la pequeña monografía dedicada a los lanzagranadas tedescos, que espero les haya resultado no solo ilustrativa, sino extremadamente letal contra sus abyectos cuñados. 

Fotograma de "Salvar al soldado Ryan" en el que el abnegado sargento
Horvarth pretende acabar con un Tiger I con un bazooka que ha encontrado
no se sabe dónde. Con ese chisme no haría gran cosa contra el tedesco,
cuyo blindaje frontal superaba holgadamente la capacidad de perforación
de la carga hueca que disparaba el M-1
Por lo general, cuando salen a relucir este tipo de armas el concepto que se suele tener en el magín es que los servidores de la misma eran dos probos homicidas que iban a su bola y que se limitaban a freír el primer carro enemigo que se les ponía a tiro sin más historias. Esta imagen, propalada por el cine como está mandado, es totalmente errónea. Los cazadores de carros estaban integrados de forma reglamentada en todos los ejércitos con un determinado número de armas por compañía, batallón, regimiento, etc. en función de sus necesidades. Obviamente, un regimiento de intendencia no tenía las mismas probabilidades de toparse con una unidad acorazada enemiga que uno de infantería, por lo que el reparto se realizaba en función del, digamos, riesgo o probabilidades de tener que enfrentarse a esas terroríficas máquinas. No obstante, a lo largo del conflicto la distribución de armas anticarro en todos los ejércitos que las usaban fue cambiando según las circunstancias y la disponibilidad de las mismas. Los yankees, por ejemplo, empezaron enviando tres unidades del M-1 por compañía en marzo de 1943 para, apenas un año después, cuando la producción lo permitió, aumentarlas a ocho. Los paracaidistas tenían cuatro por compañía y los que iban embarcados en planeadores cinco. En cuanto a la dotación de proyectiles, eran de seis unidades por arma divididas en dos bolsas de lona. Como vemos, cada cual se lo montaba como mejor podía o sabía.

En el caso de los tedescos se hizo lo mismo, como ya podemos suponer. Eso de la pareja con su tubo a cuestas paseándose por el frente en busca de un T-34 es una chorrada, y los cazacarros estaban divididos en unidades que fueron cambiando a medida que la situación en el frente y la disponibilidad de armas evolucionó a lo largo del conflicto. 

Unidad de cazacarros armados con Pazerfäuste y Panzerschreck
Curiosamente, los Panzerfäuste no estaban sujetos a las asignaciones específicas que marcaba el Kriegsstärkenachweisungen o, abreviado, KStN, que podemos traducir como Directiva para las Fuerzas de Guerra, o sea, el número de armas que debía distribuirse por unidad conforme a unas tablas. En estas listas se incluían fusiles, pistolas, subfusiles o ametralladoras, pero no figuraban las armas consideradas como desechables, o sea, granadas de mano, munición o, en el caso que nos ocupa, los Panzerfäuste, por lo que en una compañía podía haber media docena o uno por hombre, lo que no dejaba de marear al enemigo porque nunca sabían qué era lo que se iban a encontrar, y el Panzerfaust, a pesar de sus limitaciones, a lo tonto a lo tonto acabó con mogollón de carros y posiciones fortificadas. Lo único que sí se tenía en cuenta era la Ausstattung, o sea, la dotación de armamento de las unidades en base a tres días de combate normal o uno intenso pero, como decimos, las tablas podían decir una cosa y en la realidad suceder otra. En cualquier caso, sirva como referencia que dicha dotación era de 36 unidades por compañía de infantería, 18 las de unidades acorazadas y 27 las de granaderos acorazados. Pero, insistimos, estas cifras eran siempre sobre el papel, y no necesariamente se cumplían a rajatabla. En resumen, que a pesar de lo puntillosos que eran los tedescos para estas cosas no lograron normalizar la situación.  

Página del manual para señalar la efectividad del arma
sobre un T-34
Respecto al Panzerschreck, las primeras unidades fueron enviadas al frente junto con un manual bastante básico publicado el 30 de septiembre de 1943 en el que, aparte de una página con lo mínimo que se debía saber sobre el arma, el resto eran unos croquis de los carros T-34 A (sic), T-34 B (sic)- imagino que se referirían a los modelos T-34/76 A o B-, KV-1 A y C (sic), KV-2, Matilda, Valentine, Churchill y, finalmente, el M-3 y el M-4 yankees. En dichos croquis venían tres vistas de cada carro, frontal, lateral y trasera donde, como vemos en la ilustración, se marcaban las zonas más vulnerables de cada uno de ellos. En negro era donde un impacto tenía un efecto destructivo. Rayas en blanco y negro, efectos incapacitantes o destructivos, y en blanco donde un impacto no tendría efecto. Los hijos del padrecito Iósif tuvieron constancia de la presencia de los Panzerschrecke en el frente de Ucrania a finales de diciembre de 1943 por parte del 30º Cuerpo de Fusileros de la Guardia, informando que habían sufrido algunos desagradables cambios de impresiones con "unos cohetes de alto explosivo y termita", lo que puso un poco inquietos a los soviets que, inmediatamente, dieron orden de intentar apoderarse de algún ejemplar y, sobre todo, de apresar a sus dotaciones para sacarles información sobre las nuevas armas.

Un Panzerjäger Bren  731 equipado con tres Panzerschrecke y
varios Panzerfäuste. En primer término se ven las cajas de munición
Bien, para agilizar al máximo el despliegue de los Panzerschrecke y ayudar a su arma acorazada a tener a raya a los T-34 y los KV-1, entre septiembre y octubre de 1943 el ejército organizó diez Panzerzerstörer-Bataillone (mot), batallones de cazacarros motorizados numerados desde el 470 al 479. Posteriormente se formaron seis más, dos de los cuales, el 485 y el 486, fueron desplegados en el Frente Occidental en el otoño de 1944, o sea, un año más tarde. Este dato nos corrobora que, en efecto, donde más falta hacían los lanzacohetes era en el Frente Oriental, mientras que en Francia aún podían aviarse con los Pak de 50 y 75 mm., aparte de los carros desplegados en esa zona. Estos batallones estaban formados por tres compañías con 54 Panzerschercke cada una más 18 de reserva con una dotación de 540 cohetes. Para desplazarse con la mayor rapidez posible recurrieron al uso de vehículos ligeros como Kubelwagen, vehículos semi-oruga Sd.Kfz 251 o incluso material capturado como se hizo en el Frente Occidental con los Bren Carrier de los british (Dios maldiga a Nelson), rebautizados por los tedescos como Panzerjäger Bren 731.

PaK 40 de 75 mm. Con una dotación de seis hombres y una cadencia de 14
dpm, solo los modelos más pesados de los aliados se le resistían. Pero el
problema era precisamente ese, que se les resistían
Las unidades de cazacarros también recibieron progresivamente los Panzershrecke a medida que la producción lo permitió. Inicialmente fueron asignados 25 unidades por división, considerando que ya disponían de artillería contracarro en cantidad. Los regimientos de infantería fueron dotados de una Panzerjäger-Kompanie que, por norma, se le daba el número 14, que tenía como dotación una batería con seis cañones PaK 40 de 75 mm. y dos secciones con 18 Panzerschrecke. Cuando entraban en combate, una de estas secciones se sumaría a un batallón de infantería, siguiéndolos a retaguardia. Solo cuando hacían acto de presencia carros enemigos se adelantaban para prepararles emboscadas aprovechando el terreno o parapetándose en edificios en ruinas, fortificaciones, etc.

En diciembre de 1944, las Panzerjäger-Kompanien fueron reformadas como Panzer-Zerstörer-Kompanien (compañías de destructores de carros). Su dotación de armamento anticarro era similar a la de los antiguos Panzerzerstörer-Bataillone: 54 Panzerschrecke por compañía más 18 de reserva, pero a ese material le añadían nada menos que 90 Panzerfäuste. O sea, que iban armados hasta los dientes. Como excepción, se daban casos de compañías con dos secciones armadas con Panzershrecke y una tercera sección con tres cañones Pak 40 de 75 mm. para hostigar al enemigo a larga distancia. Sea como fuere, la cuestión es que, como se ha dicho, lo que figuraba en el papel era una cosa y la realidad otra, siempre en función del material disponible que, a aquellas alturas de la guerra, escaseaba cada vez más.

Miembros de un Panzer-Zerstörer-Gruppe preparándose para entrar en
acción
Estas compañías contaban con dos Panzer-Zerstörer-Gruppen (Grupos  de Destructores de Carros) formados por un Gruppenführer (líder de la unidad, por lo general un suboficial), un Pferdführer, el encargado del caballo que tiraba de los dos Infanteriekarren 8 (If 8) donde se transportaban las armas y la munición, y dos grupos de tres parejas, doce hombres en total, con un Panzershreck por  pareja. Estas estaban formadas por el Richtschütze (tirador) y el Landeschütze (cargador). En cada trío, uno de los tiradores actuaba también como líder del grupo. Como armamento personal, los tiradores iban armados con una pistola, el Gruppenführer con un subfusil y el resto con las K98 Kar reglamentarias. Y aparte de los lanzadores añadían cinco Panzerfäuste o minas magnéticas HH.3, una bocacha para granadas de fusil y 20 botes de humo. Estos últimos los usaban para cegar a los carros enemigos y ocultar sus desplazamientos en el campo de batalla, o bien despistarlos para cazarlos como conejos parapetados tras unos escombros o un pozo de tirador. 

En la foto de la derecha podemos ver el carro de infantería donde se colocaban seis Panzerschrecke en una estructura de madera. En este primer carro podían acarrear también nueve cajas de munición (recordemos que cada caja contenía dos cohetes y un cristal de mica de repuesto para el escudo). En el segundo carro, enganchado en tándem, se apilaban otras doce cajas más de munición, lo que sumaban un total de 42 cohetes, más el material complementario: Panzerfäuste, botes de humo, minas HH.3, granadas de mano, etc. El If 8 era un pequeño remolque metálico con dos ruedas que, según el fabricante, podían tener radios de madera, discos de acero con neumáticos de goma o ruedas con radios de acero y neumáticos de goma maciza, todos con sus amortiguadores. Sus medidas eran de 1,19 x 99 cm y su capacidad de carga era de 350 kilos. 

Como ya se anticipó en la entra anterior, la lanza del remolque podía ser sustituida por una barra en T para desplazamientos cortos cuando llegaba al hora de acercarse a las posiciones, no fuese el penco a ponerse a relinchar y los delatase. No obstante, también podían ser remolcado por una Kettenkrad o una moto normal, como las BMW R75 o las Zundapp K750 del ejército. Sí, esas motos chulísimas de la muerte con sidecar y una MG-34 para abrirse paso en los atascos y abrasar taxistas y repartidores faltones. Caso de que el terreno no permitiera avanzar al If 8, la munición se colocaba en los Aufsetzgestell für Munition (armazón para municiones) para cinco cohetes que, como vemos, se colocaban en dos hileras de tres y dos en una balda con orificios para las ojivas. Los tubos se sujetaban mediante clips metálicos. Para colgarlos se recurría a los atalajes de la Rückentrage 42 (mochila modelo 42). Conste que no había una estandarización de estos armazones ya que se fabricaban a nivel de unidad. No obstante, los diez cohetes de dotación por arma podían ser transportados entre el tirador y el cargador aunque hablamos de una carga notable. Cada cohete pesaba 3,3 kilos, lo que hacen 16,5 kilos más el peso del armazón- unos 3 o 4 kilos más- y el resto del equipo. A eso, el tirador debía añadir los 11 kilos del Panzershreck. Ni las mulas de Mario, vaya...

En cuanto a su despliegue en el campo de batalla sobre posiciones estáticas, cavaban unos pozos formando un triángulo con una distancia de 150 metros entre uno y otro, dos al frente y un tercero en retaguardia. Como vemos en la figura superior, el pozo tenía forma de L invertida. En el lado corto se agazapaba el cargador- véase marcado con la flecha blanca en la foto inferior- para que el rebufo no lo achicharrase, mientras que el tirador se apalancaba en el extremo sobre una banqueta cavada en la tierra. El rebaje circular era para ofrecer el mínimo blanco posible al enemigo, de forma que apenas asomase parte de la cabeza para hacer puntería y zambullirse de inmediato mientras que su cargador introducía un nuevo proyectil en el tubo para mandar al paraíso comunista a otros cuatro o cinco hijos del padrecito Iósif. En el gráfico inferior veremos su disposición en el campo de batalla, ideada para no dejar un solo resquicio libre y, no lo olvidemos, disponían de armamento para, caso de tener la oportunidad, freír a un T-34 que pasase cerca o por encima del pozo con una HH.3 o, si convenía salir echando leches porque la infantería de acompañamiento los podía aniquilar, lanzar los botes de humo y escaquearse bonitamente sin dejar ni rastro.


Un Panzer-Zerstörer-Gruppe de las SS apeándose del camión para partir
al frente.
Como vemos, a lo largo de la zigzagueante trinchera dos grupos han abierto cuatro pozos de forma que se cubren unos a otros. 150 metros más atrás han colocado otro en la trinchera de enlace y uno más aislado, a la derecha, por lo que cada grupo controlaba un sector de 450 metros de ancho y 450 de profundidad. Como se puede apreciar, los T-34 que intentan superar la posición se ven pillados en todos los casos por, al menos, dos Panzerscherke, e incluso por tres que los abrasan por los costados o bien, dejándolos avanzar un poco más, por la zaga, destruyéndoles los motores e inmovilizándolos. En ese caso bastaría esperar a que los tripulantes abandonaran los carros o, si no ardía y decidían continuar la lucha allí mismo, acercarse por un ángulo muerto, endilgarle una HH.3 en el casco y adiós muy buenas, camarada Iván. Como vemos, con un despliegue de este tipo bastaban unas pocas unidades para neutralizar un ataque de carros. Por otro lado, los componentes de cada Panzer-Zerstörer-Gruppe no estaban desamparados. Sus compañeros de infantería ya se encargaban de tener a raya a la infantería de acompañamiento con fuego de fusil, ametralladora o incluso de mortero si había alguna batería disponible. En resumen, no era nada fácil para un batallón de carros cruzar una línea defensiva si la defendían uno o más de estos grupos de cazacarros. Incluso cuando los rusos atacaban de noche recurrían a una ingeniosa táctica para descubrir su posición: las ametralladoras disparaban largas ráfagas de izquierda a derecha, llenando el espacio con las balas trazadoras. Cuando impactaban con un carro veían como salían despedidas en cualquier dirección, por lo que ya tenían uno localizado. De inmediato salía un cohete en busca de su víctima para iluminar el campo de batalla con un carro ardiendo como una tea.

Grupo de cazacarros formados por miembros de las Juventudes Hitlerianas
en Frankfurt. Para desplazarse con rapidez se les proveyó de bicicletas con
un par de lanzadores. La foto data de la primavera de 1945, y aún tenían
humor para seguir dando guerra. Le echaron huevos, las cosas como son
A finales de 1944, cuando el otrora arrollador ejército alemán pasó a ser el arrollado y con los carros rusos, yankees y, en menor grado, british, empujaban hacia Alemania con una fuerza irresistible, ya no quedaban muchas opciones para llevar a cabo virguerías tácticas. Se empezó a recurrir a todo el personal disponible armando a las Volksgrenadier-Divisionen, unas divisiones formadas con personal del Volkssturm, las Juventudes Hitlerianas y hombres de unidades aniquiladas o disueltas para que, equipados con Panzerfäuste o Panzerschrecke, se enfrentasen como buenamente pudieran a los carros enemigos. Está de más decir que cayeron como moscas a pesar de su loable entusiasmo, especialmente los mozalbetes de las Juventudes Hitlerianas deseosos de palmar como héroes por el ciudadano Adolf, la Gran Alemania y el Reich de los Mil Años que apenas pasó de diez.

Estas unidades actuaban como apoyo a las muy mermadas divisiones de infantería y de ingenieros que apenas podían ya contener la avalancha en ambos frentes. Como hemos visto en la foto anterior, se les proveía de una Truppenfahrrad 38 (bicicleta para tropa modelo 38) para que pudieran acudir con presteza donde fuera necesario con dos Panzerfäuste o, como en la foto de la izquierda, con un Panzershreck y tres cohetes en el transportín. Estos grupúsculos, que aunque no lo parezca hicieron más daño del que se suele pensar, estuvieron dando guerra literalmente hasta el último momento, moviéndose por un Berlín lleno de rusos cabreados y despachando sus JS-2 y sus T-34/85 entre las montañas de escombros. No obstante, pagaron un precio muy alto por su empecinada resistencia.

Bueno, con esto concluimos. No creo que haya olvidado nada, así que se acabó lo que se daba.

Hale, he dicho

ENTRADAS RELACIONADAS:




Tras descargar el material, el Panzer-Zerstörer-Gruppe se dirige al frente. El del caballo se queda haciendo compañía al
animalito, no sea que le de por tomar las de Villadiego. Obsérvese que, además de los Panzerschrecke, también van
equipados con algún que otro Panzerfaust. Cada Gruppe se dividía a su vez en dos Panzer-Zerstörer-Truppe formado
por un líder- que era uno de los tiradores-, o sea, seis hombres en total y tres Panzerschrecke

domingo, 5 de abril de 2020

PANZERSCHRECK


Servidores de un Panzerschreck en plena acción. Obsérvense en sus mangas los distintivos de haber destruido tres carros
enemigos, las Panzervernichtungsabseichen de plata. Cuando se alcanzaban cinco victorias se cambiaban por una de
oro. Solo 421 de estas fueron concedidas.

Tras consultar con el augur, la sibila e incluso al vecino y meditar profunda y largamente durante dos o tres minutos he llegado a la conclusión de que la pequeña monografía sobre los Panzerfäuste quedaría coja si no incluimos el Panzerschreck, la versión tedesca del bazooka M-1 que tan perplejos dejó a sus cuadriculadas seseras teutónicas. Con todo, como creo que ya se comentó en su momento, el Panzerschreck sí era un auténtico lanzagranadas tanto en cuanto su proyectil contenía la carga necesaria para funcionar, y no como el Panzerfaust, que era impulsado por una carga de proyección dentro del lanzador. Pero, contrariamente a este último, su origen no estaba en un pequeño tubo de poco más de un palmo de largo, sino en un simpático cañoncito que, a pesar de nacer ya obsoleto, aún tuvo ocasión de dar guerra. Bueno, no nos adelantemos, que las prisas son malas y tampoco tenemos nada mejor que hacer en estos atribulados tiempos que nos toca vivir.

Pak 36 en acción. Precisaba de una dotación de cinco hombres: jefe de
pieza, tirador, cargador y dos acarreadores de munición. Su alcance
efectivo era de 700 metros, y su máxima penetración a 100 metros era
de apenas 64 mm.
Como ya vimos en los artículos anteriores, tras la invasión de la URSS los tedescos pudieron corroborar que la artillería anticarro convencional había quedado obsoleta. El único cañón capaz de hacer frente de forma exitosa a los carros de combate soviéticos era el Pak 8,8, un armatoste que no era precisamente fácil de emplazar o de poner en movimiento con rapidez si las cosas se ponían chungas. Así surgió la idea del Fauspatrone que dio paso al Panzerfaust y, del mismo modo, el Panzerschreck que, como está mandado, tuvo su antecesor hasta dar forma al lanzagranadas que conocemos. Ya vimos que los inicios del Faustpatrone no fueron precisamente alentadores, y hasta llegar al Panzerfaust hubo que recorrer un largo camino que, en plena guerra, se antojaba interminable. 

El ciudadano Adolf dando mogollón de pésames a los familiares de los
empleados de la WASAG que palmaron en una explosión acaecida en la
fábrica en junio de 1935
Debido a la escaso alcance del Faustpatrone, a principios de 1942 el Heereswaffenamt contactó con la Westfälisch-Anhaltische Sprengstoff Aktiengesellschaft de Reinsdorf, que para no acabar con agujetas en la lengua denominaremos por sus siglas, WASAG, para que desarrollase un cohete de carga hueca de 8,8 cm. para una nueva arma: el Raketenpanzerbüchse, palabro extenso que podemos traducir de forma comprensible en nuestro idioma como cañón de cohetes para blindados (textualmente sería más o menos "fusil cohete para blindados"), y que fue apodado como Püppchen, muñequita. La idea era, a pesar de su morfología similar a la de una pieza de artillería convencional, convertir el Püppchen en una solución anticarro eficaz por dos motivos: uno, era muy manejable. De hecho, pesaba mucho menos que el Pak 36, el anticarro más ligero del ejército tedesco; y dos, la capacidad perforante de su proyectil superaba con creces a los cañones de 50 y 75 mm., que era aún más grandes y pesados que el Pak 36 con el que ya solo se podían destruir carros como el T-26 o los BT rusos, el M-3 o el M-5 yankees o vehículos acorazados ligeros y transportes de tropas.  Sin embargo, la Raketenpanzerbüchse-Granate 4312 de 8,8 cm. que disparaba el Püppchen podía aniquilar cualquier carro aliado incluyendo los más pesados como el KV-1 ruso o el Churchill de los british (Dios maldiga a Nelson). 

Vista lateral del Püppchen. Delante del mástil podemos ver el proyectil
que disparaba
El Püppchen, diseñado por Erich von Holt, estaba listo para comenzar la producción en septiembre de 1942 para sustituir a los fusiles anticarro que aún estaban operativos aunque ya no servían de nada en la práctica. El envío inicial fue de 2.863 unidades a lo largo de 1943 y otras 288 a principios de 1944 más un total de 420.000 cohetes de los que solo se fabricaron 303.000 unidades. A pesar de su rechoncho aspecto era un arma relativamente ligera, ya que pesaba solo 149 kg., poco más del doble de una MG-08 de la Gran Guerra con su afuste y el bidón de agua, y menos de la mitad que los 327 kilos del Pak 36. Como vemos en la foto, su aspecto era el de un cañón mondo y lirondo salvo por la bocacha cónica que se ve en el extremo del tubo. Al final de su único mástil se puede ver un travesaño para que los dos hombres de su dotación pudieran manejarlo con facilidad o incluso realizar pequeños desplazamientos. Las ruedas podían ser removidas y apoyar el arma sobre unos patines que llevaba ya colocados en el eje para ofrecer un perfil mas bajo al enemigo o incluso colocarle unos pequeños esquíes para ser remolcado cuando nevaba. Su peculiar diseño llegaba al extremo de que, si se daba el caso de que por las condiciones del terreno no podía ser remolcado por un vehículo, se podía desmontar en siete piezas con un peso tal que podían ser transportadas por hombres o acémilas, aparte de la munición, lógicamente.

En cuanto a su manejo, era sumamente básico. Aunque la carga se efectuaba mediante un sistema de cierre convencional de retrocarga, carecía de mecanismos para posicionar el cañón. Para ello solo disponía de dos asas como si de una ametralladora se tratase, por lo que el tirador movía el cañón en busca de su presa sin tener que estar girando manubrios. La puntería era directa, y se efectuaba mediante un simple punto de mira situado en una ventana en el lado izquierdo del escudo. Así pues, el cargador introducía un cohete, cerraba la recámara y el tirador hacía el resto. Al recargar no salía eyectada ninguna vaina ya que, al ser un cohete, todo el proyectil abandonaba el ánima. La cadencia de tiro era más que aceptable, diez disparos por minuto, con un alcance efectivo de unos 230 metros para objetivos en movimiento y de 500 para objetivos estáticos. Su penetración era de 160 mm. Por lo demás, el Püppchen carecía de sistema de amortiguación para el retroceso, que era absorbido por el conjunto del arma, y el sistema de disparo no era la típica ignición eléctrica de los cohetes, sino mediante un percutor mecánico normal.

Pero mientras que los tedescos andaban afinando las prestaciones del Püppchen y el Panzerfaust en marzo de 1943, fueron enviados al campo de Kummersdorf unos cuantos bazookas M-1 de 2,36" capturados a los yankees en Túnez en el mes de noviembre anterior. Cuando vieron que aquel tubo era más potente, fiable y preciso que el Panzerfaust y, por supuesto, muchísimo más práctico y manejable el Püppchen cambiaron rápidamente de parecer y decidieron que lo más adecuado era un chisme similar y relegar a un segundo plano el cañón. La HASAG, la misma empresa que diseño y fabricó los Panzerfäuste, recibió el encargo de fabricar algo que se asimilase al bazooka con la condición de adaptar el proyectil de Püppchen, el RPzBGr 4312, para que en vez de funcionar con un percutor mecánico lo hiciese mediante encendido eléctrico. Siendo las ojivas idénticas solo había que cambiar la cola para darle más capacidad a la del futuro lanzacohetes ya que, al perderse parte de los gases de la combustión por la parte trasera del tubo, necesitaba más presión. De hecho, el RPzBGr 4312 tenía una cola de 490 mm. mientras que el adaptado a la nueva arma, denominado RPzBGr 4322, alcanzaba los 650 mm. En la foto de la derecha tenemos ambos ejemplares para que podamos apreciar la diferencia de tamaño, así como la similitud de sus respectivas ojivas, capaces de perforar hasta 160 mm. de blindaje.


Dos meses antes siquiera de efectuar las pruebas de los M-1 yankees, el HWA ya había encargado a la HASAG que se pusiera las pilas y fuera inventando algo decente. La criatura recibió inicialmente el nombre de Raketenpanzerbüchse 54 de 8,8 cm. si bien a nivel administrativo de la empresa se le llamó Gerät 6030 Erntekranz o más familiarmente, Ofenrohr, tubo de estufa. No obstante, fue el ciudadano Adolf el que, como al Panzerfaust, le dio el nombre con que todo el mundo lo conoce: Panzerschreck, el Terror de los Blindados. Qué imaginativo era este hombre, carajo... Bien, en la foto de la izquierda podemos ver la primera versión, que empezó a ser distribuida en octubre de 1943. Estaba formada por un tubo de 91 mm. de calibre, 165 cm. de largo y un peso de 9,5 kg. Como vemos en la foto, estaba provisto de miras regulables, una correa de transporte y, debido a que el cohete aún no estaba perfeccionado, el tirador debía cubrirse las manos con guantes, la jeta con la máscara antigás a la que quitaban el filtro y una capucha o el casco para no quedarse moreno de por vida. En los detalles superiores vemos a la izquierda la corona de protección trasera junto con la caja de contactos y el retén para bloquear el proyectil. A la derecha vemos la boca de fuego con el soporte con que se les equipó en febrero de 1944 para evitar apoyar el arma en el suelo y que entrase porquería. Lo más reseñable son las tres acanaladuras longitudinales obtenidas por estampación que vemos marcadas con flechas. Cada una tenía 1 mm. de altura y 15 mm. de ancho. De este modo se reducía el calibre del tubo a los 88 mm. reales y, de paso, permitía alojar proyectiles con la suficiente tolerancia para que no entrasen a martillazos. Además, permitía ampliar el tiempo entre limpieza y limpieza del tubo porque la mugre no estorbaba a las acanaladuras y reducían el desgaste de forma que la vida útil de cada tubo era de 1.000 disparos. 


El tema del rebufo traía de cabeza al personal porque el combustible del cohete ardía hasta dos y tres metros después de salir por la boca de fuego, problema que también tuvieron los yankees si bien no hasta el extremo de achicharrar al tirador. Los tedescos no tuvieron más remedio que, mientras no se solucionase este asunto, recurrir como hemos dicho a protecciones de circunstancias que nunca llegaron a ser oficialmente reglamentarias.Como vemos en la foto, procedente de un manual de la época, se daban ideas para que cada cual se buscase la vida con lo que tuviera a mano: máscaras antigás inservibles pero que daban el avío para proteger la cara, las gorras de campaña que estaban provistas de orejeras que podían abotonarse al cuello, guantes de soldador, capuchas de tejido grueso, el casco o, en resumen, cualquier cosa que impidiera que el chorro de gas incandescente los alcanzase de lleno, que debía ser extremadamente desagradable. No fue hasta principios de 1944 cuando por fin se empezó a distribuir un escudo que podía desmontarse fácilmente si bien algunas unidades ya habían optado por fabricar algunos en plan artesanal. En todo caso, a aquellas alturas había alrededor de 80.000 unidades en activo que habían tenido que buscarse la vida para resguardarse del puñetero rebufo.


En la foto de la izquierda podemos ver un ejemplo de los muchos escudos de circunstancias que se fabricaron a nivel de unidad, en este caso de paracaidistas. Por su aspecto, da la impresión de que lo sacaron de la tapa de un bidón o algo por el estilo. Otros tenían forma cuadrangular, o bien de trapecio con una o dos piezas unidas por burdas bisagras y, en todos los casos, la correspondiente abertura en el lado izquierdo para poder apuntar el arma. A medida que se fueron distribuyendo los nuevos escudos bastaba eliminar los artesanales y colocarlos, para lo cual bastaba con cerrar la abrazadera provista de un clip de cierre, lo que permitía montarlos o desmontarlos en un periquete.


Pinchar para ver con más detalle
El escudo en cuestión se empezó a distribuir en febrero de 1944. No obstante, cuando se recibieron los Schutzschild (los escudos, vaya) vieron que había olvidado un detalle importante. Si observamos la foto de la derecha nos damos cuenta de que la mano derecha del tirador sigue aún expuesta al rebufo, por lo que debían seguir usando un guante al menos en esa mano. Con todo, estaba bastante bien concebido. Era una chapa estampada de 36 x 47 cm en cuya parte delantera traía tres presillas para fijar camuflaje, y como visor una pantalla de mica fácilmente sustituible si se rompía o acababa hecha una birria de tanta llamarada. En el detalle vemos la parte trasera, y en la caja inferior se llevaba una de repuesto. Aparte de eso podemos ver la abrazadera que fijaba el escudo al tubo y el Handschutz, el pequeño escudo giratorio que idearon para acabar de una vez con los problemas del rebufo que, no obstante, no fue un accesorio incluido de forma generalizada, por lo que muchos tiradores tuvieron que seguir usando el guante para no quemarse la mano. Para quitar el escudo bastaba girar el Handschutz hacia arriba y soltar la abrazadera. Para fijarlo, pues justamente la operación opuesta. Por cierto que en las cajas de munición solían incluir un cristal de repuesto, por lo que colijo que su vida operativa debía ser más bien breve. La adición de este accesorio supuso un aumento del peso del arma hasta los 10,8 kg. 


Otro accesorio interesante era el sistema de puntería, que pasó en poco tiempo de un punto y un alza básicos similar al de los Panzerfäuste al que vemos en el gráfico de la izquierda. Como vemos, el punto viene graduado a tres distancias, 100, 150 y 200 metros. Debajo tenemos el alza, con una muesca rectangular para disparos frontales. Pero a los lados vemos sendas parejas de muescas triangulares para avanzar el tiro según la dirección y la velocidad aproximada del carro enemigo. Para entendernos: si viene por la izquierda con un ángulo de unos 45º y a una velocidad de unos 15 Km/h, apuntaremos por la primera muesca de la izquierda. Si va a 30 Km/h, por la segunda, la que está en el extremo derecho del alza. De ese modo, el tirador no tenía que calentarse la cabeza adelantando la puntería de forma intuitiva, lo que lógicamente aseguraba el disparo. Se fabricaron versiones que traían un reglaje fino para calcular con más precisión según la temperatura ya que, obviamente, a más calor la presión era mayor, ergo el tiro iría más alto y viceversa, de forma que el punto se regulaba desde los 20º a los -25º.


Raketenpanzerbüchse 54/1
Y mientras el RPzB 54, o sea, el primer Panzerschreck, se terminaba de pulir, a finales de 1944 se desarrolló una nueva versión más corta reutilizando unidades del primer modelo ya fabricadas. La idea partió de las quejas del personal para manejar un chisme que medía lo mismo que la novia, y resultaba bastante engorroso en muchas ocasiones para colocarse en una posición de disparo ventajosa. Por lo tanto, se decidió acortar en 34 cm. la longitud total del arma por la recámara. Aparte de recolocar y/o redimensionar todas las piezas situadas desde le empuñadura hacia atrás, solo se modificó la corona de refuerzo de la recámara, a la que se le añadieron entre siete y diez radios según el fabricante (el modelo inicial usaba solo seis) y se modificó la posición del retén y la caja de contactos. El retén, situado originariamente encima del tubo, fue desplazado hacia la derecha, a las 2 si nos guiamos en una posición horaria para situarnos. La caja de contactos, que estaba a las 10, pues fue recolocada a las 12. Esta versión fue denominada como RPzB 54/1, y aparte del acortamiento de longitud supuso una reducción de peso del orden de 1,5 kilos que, aunque parezca poca cosa, cuando se va cargado como un mulo se agradece.

En lo tocante al sistema de disparo era el mismo para ambos modelos. Veamos en las imágenes inferiores el proceso de carga.




En la imagen superior tenemos un Panzerschreck completo para no perdernos a la hora de situar las piezas. Solo hay que tener en cuenta un detalle: da la impresión de que el arma tiene dos empuñaduras, pero no es así. La delantera, que aparece inclinada, es en realidad la palanca de seguro. La empuñadura es el tocho recto que aparece detrás. Aclarado esto, empecemos.

Foto A: En primer lugar había que accionar el seguro. De no ser así, en el momento en que el cargador introdujese el cohete y el cilindro de cola tocase el borne de contacto se encendería el motor con las consecuencias que podemos imaginar. Para ello, se presionaba la palanca hacia atrás (flecha roja) hasta engancharla con el guardamanos mediante un resorte (flecha blanca). En ese momento, la barra que contactaba con el generador de tensión se separaba del mismo, cortando la corriente (círculo amarillo). En el detalle podremos verlo más de cerca. La flecha azul señala el disparador.


Foto B: Tras dejar la barra de contacto separada (círculo amarillo), se presionaba el resorte del seguro (flecha blanca) y se volvía a poner en su posición original (fecha roja), quedando el mecanismo amartillado. A partir de ahí era seguro iniciar el proceso de carga sin dejar al fulano de atrás como un bonzo cabreado por la guerra de Vietnam. Veamos ahora la ilustración de la derecha. Cuando el proyectil ya había sido cargado, el tirador solo tenía que apuntar y presionar el disparador (flecha roja), que liberaría la barra de contacto y sería impulsada hacia atrás por su muelle (flecha blanca) hasta chocar con el generador de corriente, cerrando así el circuito y produciendo la chispa que encendería el motor del cohete. El generador constaba de un simple imán y una bobina de cobre.

Foto C: Antes de nada, el cargador retira el pasador de seguridad de la espoleta y, a continuación, introduce el proyectil. Previamente ha soltado la cinta adhesiva que sujeta el taco de madera (flecha roja) con el borne de contacto (eso lo explicamos luego). Con la mano izquierda presiona el retén (círculo amarillo) que bloqueará el cohete una vez introducido. 


Foto D: Finalmente, conectará el borne en la caja de contacto, momento en que el arma estará lista para abrir fuego. En el círculo amarillo vemos como la pestaña del retén ha bloqueado el proyectil para impedir que se caiga hacia atrás y forme un estropicio. En el gráfico de la derecha podremos ver con detalle el sistema eléctrico. La caja de contacto tiene tres piezas: el tope, que marca el límite de introducción del proyectil. Si se pasa de ahí cabe el riesgo de que el cable de masa, conectado desde el iniciador al interior del cilindro, no haga contacto y se produzca un disparo fallido. Ese cable de masa es el que va al disparador y cerrará el circuito cuando se apriete. Y el taco con su borne lo que hace es sujetar el cable que encenderá la chispa que hace que el iniciador inflame la carga de proyección del cohete, que alcanzaba una velocidad de unos 100 m/seg., valor este que variaba en función de la temperatura. Esto lo veremos con detalle cuando expliquemos el proyectil. En fin, básicamente era el mismo sistema que el usado por el bazooka pero con la salvedad de que solo había que conectar un cable, el del taco, y no los dos que llevan esas armas. 

Veamos ahora el proyectil...




Caja de munición. Se embalaban con dos cohetes, cada uno con un peso de
3,29 kg. El peso total con el embalaje era de 11 kg. Además del cristal de
mica para el escudo, en la etiqueta de la tapa vemos todos los datos de
interés: fecha de producción, fabricante, tipo de explosivo, etc, todo ello
con la numeración clave habitual en todos los ejércitos. Las cajas solían
suministrarse en crudo, aunque en ocasiones se pintaban de ocre o gris
Helo ahí. Para no tener que enrollarnos demasiado he nombrado las piezas principales. El resto, como la espoleta, la ojiva o la carga explosiva creo que cualquiera que me lea las conoce de sobra. Bien, empecemos por el tubo, que es donde está la enjundia. Dicho tubo, de 40 mm. de diámetro, tenía en su extremo seis estabilizadores dentro de un cilindro y el iniciador, que iba dentro de un contenedor de baquelita de donde salían dos cables: el de masa se soldaba a la parte interna del cilindro que rodeaba los estabilizadores, mientras que el otro terminaba en el borne antes citado que iba en el taco de madera. Este, como vemos en la figura superior, se fijaba al cilindro con cinta adhesiva. El rebaje que lleva en el centro era para no dañar los cables. El contenedor de baquelita venía de fábrica introducido en el venturi, que es la pieza cónica por donde salía el chorro de gas que impulsaba al cohete. Esta pieza salía despedida más de 30 metros cuando prendía la carga de proyección. A continuación vemos una arandela hueca y una rejilla separadora tanto al final como al principio de la carga de proyección. Su misión no era otra que permitir un mínimo de aire para facilitar la combustión. Por lo demás, en el detalle superior vemos la conexión del iniciador en su casquillo de baquelita al cono del venturi.


Quitando el pasador de la espoleta y la cinta
que sujetaba el taco al cilindro estabilizador
A continuación tenemos la carga, formada por un paquete de seis barras más una séptima en el centro de diglycol, un compuesto a base de nitrocelulosa. Estas barras tenían 193 mm. de largo y 11 de diámetro. La barra central estaba perforada de lado a lado por un orificio de 5,6 mm. por donde transcurría  un tubo de ignición de celulosa con una bolita de pólvora negra en cada extremo. El motivo de esta disposición era la siguiente: el iniciador encendía la bolita de pólvora colocada al final de la carga de proyección. Esta a su vez prendía la celulosa, que ardía prácticamente de forma instantánea y encendía la otra bolita cuyo fuego se transmitía al iniciador de la carga situado al principio del tubo, también a base de pólvora negra. Este iniciador era el encendía las siete barras de diglycol al mismo tiempo, ardiendo de adelante hacia atrás para generar más presión. A partir de ahí el cohete salía proyectado emitiendo un potente chorro que, como ya se ha comentado anteriormente, podía seguir ardiendo dos o tres metros una vez que abandonaba el tubo. La búsqueda de una carga de proyección más rápida fue un quebradero de cabeza durante toda la vida operativa de estos chismes. Veamos ahora qué pasaba en la ojiva...


Cuando el cohete impactaba, la espoleta, una AZ 5095/1 (gráfico de la derecha) que dio bastante problemas porque en realidad estaba destinada originariamente a granadas de fusil, proyectaba una explosión en forma de chorro hacia el vértice de la ojiva donde había un detonador Zündladung 34 que, a su vez, iniciaba el multiplicador que hacía detonar los 700 gramos de cyclonit y trinitrotolueno en una proporción de 60:40. Tras el multiplicador vemos un separador de madera cuya finalidad era simplemente que el fuego de la carga de proyección no alcanzase la carga explosiva y detonase todo dentro del tubo, lo que dejaría al tirador en un estado francamente lamentable y, por supuesto, de baja absoluta perpetua. Como ya se dijo antes, previamente a la introducción del proyectil en el tubo había que extraer el pasador de seguridad que venía de origen con un sellado de plomo. Si al coger el cohete el cargador veía que faltaba el pasador o, simplemente, que el sello había desaparecido, lo más sensato era tirarlo todo a un agujero bien hondo porque podía exlotar sin más. No obstante, si por un problema en la ignición el disparo resultaba fallido se podía sacar el cohete, volver a colocarle el pasador y guardarlo por si el fallo se debía a una rotura de un cable o a un defecto eléctrico en el Panzerschreck.


Dos tedescos en acción con su Panzerschreck en pleno invierno. Obsérvese
que, en este caso, el cargador también lleva puesta una máscara antigás,
por si acaso 
Pero el tema de las problemáticas cargas de proyección iban más allá del chorro calcinante. De entrada, los cohetes no debían estar a pleno sol, y menos en verano porque al calentarse se podría producir un pico de presión bastante peligroso y, al arder más rápido, variar sensiblemente la trayectoria del tiro. Pero si por el contrario hacía más frío que pelando rábanos pues ardía muy despacio, y el disparo resultaba un churro. Por lo tanto hubo que diseñar una variante para las bajas temperaturas del frente ruso ya que los originales solo eran fiables hasta los -10º. En el Frente Oriental, a esa temperatura los siberianos se ponían en calzoncillos a tomar el sol, pero los cohetes no funcionaban adecuadamente así que se diseñó una carga idónea para su uso en el más crudo invierno, operativa entre los -40º y 30º. 


Este tipo de proyectil fue denominado como Wintermunition 1943/44, y para diferenciarla de la normal llevaba pintada en el tubo la palabra "Arkt", abreviatura de Arktisch (Ártico). La munición de verano, operativa entre -5º y 40/50º y de la que ya se habían fabricado 15.000 unidades se dejaron en principio para entrenamiento, si bien cuando los Panzerschercke fueron también enviados al Frente Occidental se usaron con normalidad. Recordemos que, en principios, estas armas tuvieron como destino preferente el frente ruso. Finalmente, para la campaña de 1944/45 se diseñó una carga más racional, sin buscar temperaturas extremas, que era operativa entre los -25º y 25º. Estos cohetes venían marcados en la cola con la leyenda "Arkt 44/45", y su denominación oficial era RPzBGr 4992. Era un modelo mejorado al que, como podemos apreciar en la figura inferior, traía un anillo de cobre en el cilindro estabilizador para facilitar la operación de carga y el encendido. Sin embargo, parece ser que no llegó a entrar en producción, o si lo hizo fue en cantidades muy pequeñas. 


Cargador con un soporte de madera para cinco
cohetes. Ya los veremos más
adelante con detalle
Bueno, criaturas, con esto creo que ya nadie podrá vacilarnos de saber más que nosotros sobre los Panzerschrecke. Para concluir, comentar que, aunque el diseñador fue la HASAG, la producción se repartió con otras firmas como la Enzinger Union Werke AG de Mannheim- que también fabricó los escudos-, la Schricker & Co. y la Fürth-Vach, más alrededor de una docena que se dedicaron a fabricar componentes mediante subcontratas. La producción comenzó en 1943 con 50.835 Panzerschrecke, seguidos de 238.316 en 1944 y 27.744 en 1945 hasta un total de 314.895, con un precio por unidad de 70 marcos. En cuanto a los proyectiles se fabricaron un total de 2.218.400 incluyendo cohetes con cabeza inerte para entrenamiento. 

Por cierto que, para otra ocasión, detallaremos el uso táctico de este tipo de armas en el campo de batalla a lo largo del conflicto porque, aunque se suele pensar que cada tirador iba a su bola, la realidad es que cuando eran destinados a posiciones estáticas llevaban a cabo una concienzuda planificación de su despliegue para apurar al máximo la eficacia de sus Panzer- zerstörer-truppen

Bueno, ahí queda eso. Manténgase alejados del bicho coronario y de los cuñados, que son aún más peligrosos.

Hale, he dicho




Un Panzershreck entre los escombros era definitivamente mortal cuando los carros entraban en poblaciones ocupadas por
los tedescos. Disparos a corta distancia que no se solían fallar y adiós muy buenas. Tras el disparo, los servidores eran
lógicamente localizados de inmediato por el enemigo, pero cuando batían la zona de donde había salido la humareda
ellos ya habían cambiado de posición esperando a su siguiente presa

martes, 31 de marzo de 2020

PANZERFAUST. Variantes y evolución


Un impacto de un Panzerfaust en un lateral del casco y a esa distancia te freía sí o sí

Prosigamos...

Como decíamos en el artículo anterior, junto al Panzerfaust 30 klein se desarrolló de forma paralela un modelo más potente apellidado en un alarde de ingenio como groβ, o sea, grande, lo cual era una obviedad teutónica ya que su ojiva era más gorda que la de su hermano menor. Curiosamente, nadie le añadía el adjetivo, siendo denominado por el personal como Panzerfaust 30 a secas, mientras que el pequeño sí conservó el klein aparte de los cariñosos motes con que fue bautizado por los abnegadas tropas del ciudadano Adolf. Bien, como ya se avanzó, la ojiva de este chisme estaba basada en la HH.3, la mina magnética de carga hueca que lo fundía todo pero que requería acercarse a menos de medio metro del vehículo enemigo y que, junto a otras armas similares, fueron las que hicieron que a Heinrich Langweiler, el ingenioso ingeniero que ingenió estos artefactos producidos por la HASAG, se las ingeniase para poder alcanzar los carros enemigos a una distancia razonable.

Tropas finlandesas a la espera de hacer un recibimiento por todo lo alto a
los carros del padrecito Iósif. Los tres están armados con Panzerfaust 30
groβ
y, si observamos el cerrojo, están listos para abrir fuego
El Panzerfaust 30 groβ solo tenía en común con su hermano el sistema de disparo que ya vimos detalladamente en el artículo anterior, pero el resto era totalmente distinto. Ante todo, para impulsar una cabeza de guerra más pesada- 3,4 kilos de los que 1,58 eran de la ojiva y, de ella, 800 gramos eran de pentolita- hubo que aumentar la carga de proyección hasta los 96,3 gramos de pólvora negra para obtener un alcance y una velocidad similares a los del klein, 30 metros y 30 m/seg. Sin embargo, donde se notaba la diferencia más notable era en la capacidad de penetración, que llegaba hasta los 200 mm. para un objetivo con un ángulo de inclinación de entre 0 y 30º (esta inclinación era el baremo por el que se regían los tedescos para calcular la penetración en todos sus lanzagranadas). En cuanto al tubo, se alargó hasta los 809 mm. y los 44 mm. de diámetro. En marzo de 1943 fueron probados ambos en el campo de Kummersdorf obteniendo el visto bueno del Heereswaffenamt y puestos en producción de inmediato porque la guerra estaba tomando un cariz un poco chungo para las otrora arrolladora Wehrmacht.

Pero aparte de todos los cambios llevados a cabo, quizás el más significativo era el que podría pasar más desapercibido. Como recordaremos, el klein daba bastantes problemas a la hora de roscar la cabeza a la cola del proyectil cuando se cargaba con el iniciador y la espoleta. Este problema también se remedió en el groβ de una forma más que eficiente: como vemos en las fotos, la ojiva se fijaba a la cola del proyectil mediante un fleje (flecha roja) que se encajaba en un tetón (flecha negra). De ese modo, bastaba tirar del fleje, sacar la ojiva, introducir el iniciador y la espoleta tal como se ve en la foto de la derecha, y volver a colocarla en su sitio. Este sistema permaneció invariable en las demás variantes que estuvieron en servicio y, de hecho, las fotos son en realidad de un Panzerfaust 60 aunque valen para este caso porque el sistema es, como decimos, idéntico.

Otra modificación respecto al klein fue el alza que, como vemos en la foto, se fijaba con el pasador de seguridad a una orejetas colocadas en el mismo proyectil y no en el tubo de forma que este quedaba bloqueado de forma que siempre se colocara en la misma posición. Estas orejetas entraban en una muesca practicada en el tubo, tal como vemos en la foto de la izquierda. Por otro lado, se amplió el rango de distancias que, como recordaremos, en el klein se limitaba a solo 30 metros. En el alza que vemos en la foto tenemos que, además de la muesca graduada a 30 metros, se le añadieron dos alcances más- en este caso en sendos orificios- de 20 y 40 metros si bien el segundo correspondía a una distancia más acorde para meterle un pepinazo a una casa antes que a un carro de combate, y menos estando en movimiento. No olvidemos que estas cargas huecas no solo se fundían una coraza como quien mete un cuchillo al rojo en mantequilla, sino que eran sumamente eficaces para incinerar enemigos que los hostigasen desde casas o posiciones rudimentarias. Un grupo de hombres parapetados en una casa a los que costaría tiempo y bajas propias desalojar se los podía aniquilar disparando contra la pared sin más historias, abrasando a todo aquel que estuviera a unos metros del orificio de salida en el interior de la habitación.

Veterano tedesco practicando con un
Panferfaust 30 groβ en las postrimerías de la guerra
Su bajo precio y las enormes cantidades que se suministraron ya no obligaban, como antaño en el ejército tedesco o como a los yankees con sus bazookas, a desplegar un determinado número de unidades por compañía o batallón sino que, llegado el caso, cada hombre podía ser portador de uno o más de estos artefactos, lo que suponían decenas o cientos de Panzerfäuste en un frente relativamente pequeño acechando en busca de carros para calcinarlos en un periquete. De hecho, la ojiva chata del groβ resultó más eficiente a la hora de asegurar la detonación respecto a la del klein, siendo efectiva contra cualquier carro aliado salvo, a veces, el escudo del cañón o en frontal del casco, y no ya por la angulación del mismo, sino por la posición del tirador. Hay que tener en cuenta que si un objetivo ya de por sí fabricado en ángulo se añade que el tirador está a nivel del suelo, dicho ángulo es mayor que cuando lo hace, por ejemplo, de pie, o menor aún si lo hace desde una posición elevada como el primer piso de una casa o un montículo. Sea como fuere, lo cierto es que prácticamente no había carro de combate que resistiese los efectos del Panzerfaust 30 groβ, cuya penetración teórica era, como se ha dicho, de 200 mm. A todo esto, quizás la principal ventaja que ofrecían esta gama de armas era su simplicidad, que permitió que chavales de apenas 13 o 14 años, abuelos con más de 65 e incluso amas de casa aprendieran a manejarlo en menos de una hora y mandasen al paraíso comunista a mogollón de hijos del padrecito Iósif mientras ellos partían al del ciudadano Adolf acribillados a tiros, porque para escabullirse de una infantería armada hasta los dientes, cabreada a tope y con cuatro años de guerra a cuestas hacía falta algo más que echarle cojones a la cosa.

Proyectil del Panzerfaust 30 groβ y 60 (eran iguales). Podemos apreciar los
estabilizadores ya desplegados, y dentro la ojiva el iniciador y la espoleta.
Como vemos, están rodeados de pentolita para favorecer la detonación
Pero el principal defecto de los dos Panzerfäuste 30 era su escaso alcance, que incluso comprometía seriamente a los tiradores si los carros llevaban infantería de acompañamiento. La solución era bastante simple: aumentar la carga de proyección hasta los 134 gramos, lo que obligó a fabricar tubos un poco más gruesos para resistir la presión. En este punto hay cierta controversia porque, mientras que algunas fuentes afirman que el diámetro exterior siguió siendo de 44 mm., otras dicen que subió hasta los 50. En lo que a mí respecta, colijo que si hubo que engrosar el tubo manteniendo el diámetro exterior habría que haber modificado el calibre del proyectil por razones obvias. O sea, que el engrosamiento debió hacerse "hacia fuera", lo que supondría esos 6 mm. extra. En cualquier caso, el aumento de la carga de proyección permitió elevar la velocidad hasta los 49 m/seg. La nueva versión entró en producción a inicios de 1944 con la denominación de Panzerfaust 60. Y es que no hemos comentado una chorradita a este respecto: el número de cada modelo obedecía a su distancia de tiro óptima. De ahí los Panzerfaust 30, para 30 metros, el 60 para 60 metros y los que vendría a continuación y que veremos más adelante. 

Pinchar en la imagen para verlo con más detalle
El Panzerfaust 60 no solo vio su carga de proyección aumentada y, por ende, su alcance, sino también un nuevo mecanismo de disparo mucho más básico e incluso más seguro. Veamos su como funciona...

Fig. A: Ahí tenemos el mecanismo completo, formado por solo tres piezas de acero estampado: la base, la palanca de disparo y el alza, y dos resortes planos, uno para el seguro y otro que actúa como percutor. El alza está fijada por su correspondiente pasador de seguridad (flecha negra), y mientras que no se levante es imposible armar el mecanismo porque en posición tumbada bloquea el avance del seguro (círculo negro), que está inmovilizado por el saliente de la palanca de disparo (flecha roja). Debajo del seguro vemos una pegatina con dos palabras: Sicher (seguro) en color negro, y Entsicher (desbloqueado) en rojo.

Figura B: Ahí vemos la carcasa que va soldada al tubo y sobre la que se montan los mecanismos.

Figura C: Ídem, pero con el resorte del seguro ya colocado en la parte delantera (flecha negra). Se trata de una pieza corrediza en cuyo extremo inferior tiene un pasador para facilitar su manejo. Cuando se baja, el resalte que tiene en el otro extremo en forma de T puede subir gracias al modelado que tiene la palanca de disparo. Si no se desliza hacia abajo el resorte la palanca queda inmóvil. La flecha roja señala el resorte que hace de percutor. Está fijado a la base con un tornillo, y en el extremo posterior tiene una pequeña púa para detonar el pistón.

Figura D: Vemos como el alza ya ha sido elevada, permitiendo que el resorte del seguro sea deslizado hacia adelante (flecha negra) y desbloqueando la palanca. El resorte de percusión queda retenido por un pasador en la parte trasera (flecha roja).

Figura E: Finalmente, apretamos la palanca. Al girar, el pasador que sujeta el resorte hace que este salte de su posición, cayendo y golpeando la tuerca hexagonal que contiene el pistón e iniciando la carga de proyección. Por cierto que la palanca también llevaba una pegatina en la parte delantera con la leyenda "Feuer" (fuego). 

En realidad, estos chismes estaban llenos de avisos e instrucciones por todas partes de forma que hasta un cuñado sería capaz de dispararlo sin tener que dar un curso de 80 horas lectivas. Como vemos en la foto de la izquierda, en la ojiva traía una pegatina todo un manual de instrucciones, lo que se complementaba con los avisos de fogonazo que, en un alarde de meticulosidad germánica, en el lado derecho estaban escritos boca abajo para que el usuario pudiera leerlos si giraba un poco el arma. En fin, que solo los memos de solemnidad y los políticos no eran aptos para su manejo. En todo caso, este sistema de disparo permaneció ya invariable para los modelos siguientes. Por lo demás, el peso del arma ascendió hasta los 6 kilos por el aumento de grosor del tubo lanzador porque la ojiva, tanto en este modelo como en otros posteriores, siguió inalterable, con una carga de 800 gramos de pentolita. Por cierto, abramos un paréntesis para dar algunos detalles sobre este explosivo:

La pentolita, llamada Pentol en alemán, es una mezcla de un 53,4% de tetranitrato de pentaeritrita y un 46,6% de trinitrotolueno que tenía un característico color ocre. Era vertida en el interior de las ojivas y moldeada para permitir hacer el hueco donde irían el iniciador y la espoleta. Era mucho más potente que el trinitrotolueno que, como muchos ya sabrán, es el explosivo que se toma como referencia con un valor de efectividad relativo de 1. Bien, pues la pentolita alcanzaba un valor de 1,60, que era lo que convertía las cargas huecas tedescas en unos chismes muy eficientes. A la derecha podemos ver unos cilindros de pentolita usada actualmente para cargas de demolición. Los orificios son para los detonadores eléctricos. Sí, esos que salen en las pelis y en los que el protagonista las pasa moradas porque nunca se acuerda si hay que cortar el cable rojo o el verde. Cierro paréntesis

En la ilustración inferior podemos ver lo que ocurre dentro del Panzerfaust cuando se produce el disparo. La llamarada del pistón penetra en interior del tubo, donde se encuentra la carga de proyección en un envase de cartón. Esta se inflama y los gases que genera producen una elevación de presión que empuja al proyectil hacia adelante mientra que otra parte de dichos gases sale por la parte posterior del tubo. También podemos ver el proyectil antes de iniciar su recorrido con las aletas estabilizadoras metálicas enrolladas alrededor del manguito de madera en la parte posterior de la ojiva. Previamente al disparo, no lo olvidemos, el tirador ha quitado el capuchón de cartón impermeabilizado que se colocaba en el extremo del tubo para impedir la entrada de suciedad.



Otra innovación fue el sistema de puntería. Aparte de adaptar la numeración del alza a los alcances teóricos del nuevo modelo, se añadió un pequeño punto de mira en el borde de la ojiva que, obviamente, facilitaba la alineación con el objetivo. Como podemos apreciar en la ilustración de la izquierda, se suprimieron las antiguas ventanas y los orificios por la típica configuración de un alza tangencial con su muesca en V donde había que colocar el punto de mira. Lo del 80 era un pegote similar al "40" del groβ, o sea, que era un poco muy bastante sumamente difícil acertar a un blanco a esa distancia aún estando detenido. En teoría, las probabilidades de acertar a un objetivo inmóvil a más de 60 metros estaban entre un 50 y un 70%, pero los proyectiles de los Panzerfäuste eran extremadamente sensibles a la dirección del viento, y si encima era lateral la desviación podía ser escandalosa aún a corta distancia. Por lo demás, el costo del modelo 60 oscilaba entre los 25-30 marcos, y el tiempo de fabricación de cada unidad completa era de unas ocho horas.

Vistas delantera y trasera del Panzerfaust 100, el último de la saga.
Obsérvense la cantidad de avisos que aparecen en el tubo para no
achicharrar a otro que no sea el enemigo
Pero a pesar del salto cualitativo que supuso en Panzerfaust 60, el alcance eficaz seguía siendo considerado como escasito, así que el equipo de ingenieros de la HASAG liderado por Langweiler seguía devanándose los sesos para ver la forma de ir más lejos. En pura lógica, la solución sería aumentar aún más la carga de proyección, pero la presión que generaría haría necesario aumentar notablemente el grosor del tubo y eso, en una industria machacada a diario por los bombardeos aliados no era un reto, sino una verdadera proeza. De hecho, aunque en teoría los tubos de los modelos existentes eran desechables no por ello no podrían recargarse en las fábricas, por lo que se ofrecía a las tropas una gratificación de tres cigarrillos a todo aquel que devolviera el dichoso tubo de los modelo 60 y 100. 

Despiece de un Panzerfaust 100. En el centro vemos la ojiva, el iniciador y la
espoleta, el manguito del proyectil con los estabilizadores y el tubo de
cartón con las dos cargas de proyección. Debajo del todo, tenemos el
tubo lanzador. El cacho guita debía ser un apaño para llevarlo colgado
Sin embargo, este incentivo no caló entre el personal, que optó de forma mayoritaria por seguir tirándolo una vez usado. Por cierto que la firma que produjo todos los tubos fue la Volkswagen Werke, en Fallersleben, una pequeña población entre Berlín y Hannover donde aún sigue operativa la fábrica, pero produciendo piezas de automóvil. Así pues, había que seguir empleando los mismos del modelo 60 por lo que la solución fue, en efecto, aumentar la carga hasta los 190 gramos de pólvora negra, pero dividida en dos partes de 95 gramos dejando un espacio vacío de 15 cm. entre ambas. De ese modo, una vez que empezaba a arder la carga principal debajo del disparador, en dos milisegundos se inflamaba por simpatía la colocada detrás, logrando de ese modo el empuje necesario sin tener que modificar el tubo a causa de un pico de presión. En la ilustración inferior podemos ver la secuencia de disparo del que sería el último modelo de Panzerfaust convencional, el 100.


La fase de estudio del Panzerfaust 100 empezó en el verano de 1944, estando listo para entrar en producción en septiembre y siendo distribuido entre noviembre y las navidades de ese año. La verdad, no deja de ser increíble la capacidad de la industria alemana que, a pesar del castigo que sufrían a manos de los Avro Lancaster de los british y los B-17 yankees podían seguir fabricando todo lo necesario para enviarlo al frente. Siempre he estado convencido de que sin guerra mundial los tedescos serían hoy la primera potencia mundial, no los cantamañanas de los yankees.

Aparte de la carga doble, pocas modificaciones más se hicieron en este modelo. El proyectil era el mismo que el usado por el groβ y el 60, pero el aumento de la velocidad hasta los 62 m/seg. hizo que los estabilizadores rectangulares que usaban los anteriores mermaran de forma notable la precisión del mismo por lo que, tras las pruebas de rigor, se sustituyeron por otras de forma triangular como las que vemos en el gráfico de la izquierda. Y, en un alarde de pijerío tecnológico, pintaron el alza con pintura fosforescente para facilitar el uso nocturno del arma. Y de qué calidad sería la pintura que la de la foto, con 75 años a cuestas, aún conserva sus propiedades como el primer día. También se sustituyó la espoleta FPZ 8002 del modelo 60 por otra menos sensible a los golpes, la FPZ 8003, lo que permitía enviar los Panzerfäuste y armados desde fábrica. Sin embargo, al cabo de dos meses tuvieron que volver a retomar el sistema tradicional de espoleta e iniciador aparte porque los paletos que habían aprendido a manejar estos chismes con el modelo 100 creían que todos venían ya armados, de modo que si le daban un 60 (a simple vista lo único que los diferenciaba era la escala de distancias del alza), o un 30, pues los disparaban sin espoleta y sin iniciador

Panzerfaust 150
Pero, a pesar de estar ya literalmente dando las boqueadas como un salmonete fuera del agua, los tedescos seguían erre que erre. En octubre de 1944 aún tenían ímpetu para desarrollar un nuevo modelo, pero este bajo un concepto totalmente distinto a los anteriores ya que los tubos no sería desechables debido a la escalofriante escasez de materiales- hasta hubo períodos de demora en la fabricación de algo tan básico como la pólvora negra para las cargas de proyección a causa de los bombardeos-, sino que en este caso eran recargables. No obstante, daban por sentado que estaría operativo en enero o febrero de 1945. Hablamos del Panzerfaust 150 y, además de la capacidad de ser recargado, era un concepto totalmente novedoso ya que el proyectil también era diferente. 

Los ingenieros de la HASAG pudieron comprobar que si se aumentaba la distancia entre el punto de impacto y el de detonación de la ojiva, el chorro de plasma era más denso y eficaz. Esto se traduce simplemente en que el perfil del proyectil debía ser más puntiagudo en vez de con la forma de cono truncado habitual. No hay datos ciertos sobre su capacidad de penetración real, y mientras que unos dicen que llegaba a la escalofriante cifra de 340 mm., otros dicen que era similar a la de los modelos 60 y 100, pero usando mucha menos pentolita. Y no solo se pensó en su uso convencional como arma de infantería, sino incluso para adaptarlo a los cazas para ataque al suelo dotándolo de una banda prefragmentada como la Splitterring de la granada de mango Stg 24 (foto de la izquierda) que se activaría con un temporizador pirotécnico para estallar tras un vuelo de 300 metros. Con todo, esto también lo convertiría en una excelente arma anti-personal para la infantería, a la que las cargas huecas hacían poco daño. Por lo tanto, se planeó distribuir una Splitterring por cada tres proyectiles.

Cabo 1º de la Luftwaffe probando un prototipo del
Panzerfaust 150
Por lo demás, la carga de proyección sería la misma que en los modelos anteriores, que tendría que ser reintroducida al igual que el proyectil por ser un arma recargable. Las pruebas que se efectuaron dieron como válido un alcance efectivo de 200 metros, y en la primavera de 1945, con el ciudadano Adolf totalmente enloquecido dirigiendo un ejército prácticamente aniquilado desde el búnker de la cancillería, aún tuvieron moral para encargar nada menos que cien mil unidades a la firma Robert Thümmler Metallwaffenfabrik, de Döbeln, que imagino destinarían a los abuelos, abuelas y críos capaces de sujetarlo. No hay datos fiables de si se llegaron a fabricar siquiera, o de si algunos llegaron a ser enviados al frente. Otros dicen que ciertamente ya había empezado la producción, pero que al ser ocupada la fábrica por las tropas del padrecito Iósif las existencias pendientes de enviar fueron destruidas, o quizás se las quedaron para idear el RPG-7, vete a saber... Y ojo, en la mesa de diseño quedó pendiente un Panzerfaust 250, y si los aliados tardan seis meses más en acabar la fiesta hubiese llegado a entrar en acción.

En fin, criaturas, con esto creo que ya pueden provocarle convulsiones al cuñado más empecinado. Como colofón, y para darle la puntilla si aún se resiste, un par de chorraditas más. Por un lado, tenemos las posiciones de tiro. Por lo general, y sobre todo en los primeros modelos con menos alcance, lo habitual era colocar el tubo bajo la axila  para obligarse a levantar el proyectil y obtener la trayectoria parabólica que le daría mayor alcance. Otra opción era colocarlo sobre el codo flexionado, en el hueco del mismo. Para distancias menores se podía disparar apoyando el tubo en el hombro. En todo caso, también obligaba a adoptar una determinada postura el lugar donde se encontraba el tirador. Por ejemplo, el de la foto inferior, en la que el soldado está en un pozo, es evidente que solo puede disparar desde el hombro. En resumen, no había normas fijas al respecto y cada cual adoptaba la postura que mejor le convenía de las tres. Por cierto que, aunque está de más decirlo, los Panzerfäuste podían ser disparados por diestros y zurdos indistintamente.

En cuanto a la producción, la mayoría fueron fabricados por la HASAG de Leipzig mientras que la Robert Thümmler Metallwaffenfabrik manufacturó pequeñas cantidades. Los tubos fueron todos fabricados por la Volkswagen-Werke, como ya se ha dicho. En cuanto a las cifras, solo se conocen con certeza los del Panzerfaust 30 klein: 123.900 en 1943, 1.418.300 en 1944 y 12.000 en el primer trimestre de 1945 que dan en total de 1.554.200. Pero del resto solo se dispone de cifras en conjunto sin especificar modelos: de los Panzerfäuste 30 groβ, 60 y 100 se fabricaron 227.800 en 1943, 4.120.500 en 1944 y 2.251.800 en el primer trimestre de 1945. De la producción del 150 solo hay conjeturas y, como se ha dicho, se supone que no llegó a entrar en servicio. Por lo tanto, la cifra alcanzaría los 8.254.300, si bien otras fuentes afirman que se superaron los 9 millones. Sea como fuere, es difícil establecer cifra exactas porque mucha documentación desapareció antes de que cayese en manos de loa aliados, de modo que bástenos con decir que se hicieron una burrada de chismes de esos. Por lo demás, entre un 5 y un 10% (en esto tampoco hay unanimidad, como está mandado), fueron reenviados a fábrica por estar defectuosos, y entre otro 5 y un 6% tuvieron fallos de ignición o de detonación.

Bueno, con esto concluimos esta pequeña monografía dedicada a los Panzerfäuste. Pero la historia aún no ha terminado, porque hay mucho que hablar del bazooka a la alemana, el Panzerschreck, el Terror de los Blindados. Desde luego, los tedescos son únicos para buscar nombres sugerentes a las armas, ¿que no?

En fin, ahí queda eso.

Hale, he dicho

ENTRADAS RELACIONADAS:



Probos miembros del Volkssturm armados con un simple Panzerfaust para inmolarse en un postrero y desesperado
intento de evitar lo inevitable mientras que el ciudadano Adolf movía en la sala de mapas del búnker divisiones que
no existían y esperando que la llegada del SS-Obergruppenfhürer Steiner detuviera a los rusos que ya combatían en los arrabales de Berlín sin saber que Steiner le había hecho dos higas negándose a enviar más hombres al matadero.
Nadie se privó de participar en la fiesta: ancianos, tullidos, inútiles para el combate de cualquier edad, mutilados de
guerra, adolescentes de ambos sexos e incluso amas de casa que luego fueron violadas por decenas de miles por
los hijos del padrecito Iósif, que lo tomaron como una venganza personal por la de putadas que les hicieron a ellos los
tedescos, especialmente las SS y los Einsatzgruppen. Como suele pasar, siempre pagan justos por pecadores