viernes, 28 de diciembre de 2012

Curiosidades: ¿Alienígenas en Tomar?



Un momento, y que nadie empiece a descojonarse antes de tiempo, que yo también empecé con la descojonación y al cabo de un rato se me cortó en seco. He dudado mucho si publicar esta entrada, dando por sentado que el personal se lo tomaría a coña, como es lógico. Pero visto lo visto, he decidido publicarla y que cada cual piense lo que quiera.

Me explico: desde hace unos años, mantengo con un conocido de Portugal correspondencia sobre castellología. De hecho, tiene una web donde aparecen todas las fortificaciones del país vecino con las coordenadas para localización por GPS y demás virguerías porque está bastante puesto en esto de la informática. La cosa es que le conocí a través de la red, solicitándole información sobre una atalaya que no era capaz de localizar y bueno, de paso le di cuenta de dos torres señoriales que no aparecían en su lista y que yo había encontrado en el distrito de Viana do Castelo. Desde entonces, de vez en cuando me pide información sobre detalles arquitectónicos y cosas así, que en eso sí estoy yo más puesto que él. Y mira por dónde, anteayer me manda dos fotos, concretamente de dos marcas de cantería del castillo de Tomar. Dicho castillo está cerrado al público debido a su mal estado, y sólo permiten la visita al monasterio anejo, construido posteriormente al castillo cuando la orden del Temple fue reciclada en la orden de Cristo en tiempos de don Dinis, ya que éste pasaba bastante de las anatemas papales y, en vez de ceder los bienes de la orden a los hospitalarios, como ordenaba la bula, pues creó una nueva orden en la que solo variaba el nombre, pero manteniendo toda su parafernalia de siempre. 

Bien, la cosa es que este sujeto logró una autorización para visitar el castillo y realizar un reportaje fotográfico adecuado. Y de las fotos que sacó, me envió estas dos porque le llamaron especialmente la atención, y me pedía mi opinión al respecto. Helas aquí:



Como se ve, muestra una extraña forma humanoide en una pose un tanto peculiar, como si estuviera sacando músculo o algo así. Pero no solo en eso radica lo raro de esta marca. Lo verdaderamente nada común es que, como se ve, está en relieve. O sea, no está grabada como todas, a golpe de cincel, sino en bajorrelieve. La verdad es que me quedé bastante perplejo, porque era la primera vez que veía una marca de cantería así. Según me dijo, contó hasta veintitrés de ellas en sillares accesibles a la vista, y todas con las mismas peculiaridades.



Pero la que me dejó un tanto epatado fue esta que vemos a la derecha. Solo vio la que aparece en la foto y, más que una marca de cantería, parece una especie de graffiti, ya que ocupa la totalidad del sillar. Según me dijo, estaba junto al dintel de la puerta de la torre que aparece en el plano dentro de un círculo rojo y que, como se ve, está orientada hacia el suroeste. Lo primero que se me vino a la cabeza fue: "esto parece un ovni". Obviamente, hasta yo me reí de la ocurrencia. Total, que tras pasarme un largo rato dándole vueltas y mirándola desde todas las perspectivas habidas y por haber, e incluso invirtiéndole el color para ver con más claridad el dibujo, aquello seguía pareciendo una especie de ovni como si lo hubiera dibujado un crío. En la foto inferior podemos ver, dentro de un óvalo rojo, la torre en cuestión. En la esquina tenemos un plano del recinto, con la posición de la torre y, marcada con una flecha, la ubicación del graffiti.






Está de más decir que le mandé un correo preguntándole si estaba de cachondeo, pero me respondió bastante serio que de cachondeo nada, y que si tenía fotos en gran resolución del monasterio, que intentase buscar algo fuera de lugar entre la abigarrada decoración manuelina del mismo. Total, que entre lo enigmático que se me puso el portugués, el graffiti con el ovni o lo que fuera y la otra marca de cantería tan extraña ya empecé a ponerme inquieto. Y si a eso unimos la archimanida historia de los temas ocultos del temple que, dicho sea de paso, jamás me he tomado en serio, me puse a buscar como loco en las tropocientas fotos que hice del monasterio de Cristo cuando estuve allí hará cosa de un par de años. 

Y el resultado de la pesquisa, dilectos blogueros, me dejó literalmente atónito. Las fotos que aparecen a continuación me las he visto qué se yo la de veces y, como suele pasar, miramos más el conjunto que el detalle, pero en éste caso en que buscaba algo concreto y las repasé una a una ampliándolas al máximo, aparecieron algunas cosas bastante...raras. Helas aquí:


En esa foto tenemos una de las puertas de la iglesia del monasterio. Tras bichearla largo y tendido, y observar detenidamente toda la estatuaria, que no es moco de pavo, veo una gárgola un tanto peculiar. Está ubicada en el círculo rojo, y el detalle puede verse en la parte inferior de la foto:






Una cara que, aunque me cueste trabajo reconocerlo, se asemeja en exceso a esas típicas imágenes que se suelen dar de los marcianos. Si hubiera sido la única, habría pensado que era una de esas caras extrañas de algún bicho de los que se les ocurrían a los canteros y no habría dado más importancia al tema. Pero es que no era la única. En la foto inferior aparece, en la zona superior de un borje, otra gárgola que muestra un rostro de apariencia similar al anterior. Si observamos el detalle, es una forma humanoide con una cabeza desproporcionadamente grande, y con unos ojos enormes y muy rasgados.







Y con esta también me habría quedado tranquilo si con ella hubieran terminado los "descubrimientos", pero aún hubo otro más, y este ya me dejó boquiabierto. Es uno de los medallones de la crucería de una bóveda del interior de la iglesia que acabamos de ver por fuera. Concretamente, es la bóveda del coro. Veanla. Sobran más comentarios, y aquí no ha lugar a confusiones por estar la piedra erosionada, manchada de musgo seco, hacer la foto con una perspectiva que de lugar a error, etc. Esta foto se tomó con un trípode y temporizador para evitar trepidaciones, y el estado de la crucería, como se ve, es perfecto. Aquí no hay error posible:






Acojona un poco, ¿no? ¿Quién y por qué puso ahí esa cabeza enorme con ojos grandes? Y que nadie me diga que es una calavera, porque doy fe de que no lo es. La foto original tiene 9 megas de resolución y, ampliada a tope, no hay lugar a dudas. Bueno, que cada cual piense lo que quiera. Le he mandado las fotos al portugués y ni me ha contestado, así que no me extrañaría nada que se haya largado a Tomar echando leches. Bueno, supongo que ya me informará de algo. En todo caso, que nadie haya reparado en las dos de fuera tiene un pase, ya que la abigarrada decoración despista. Pero que nadie se haya fijado en el medallón ya es más extraño. Cierto es que se encuentra a una altura que a simple vista es imposible reparar en los detalles, y solo con unos prismáticos o, como en mi caso, con una buena foto, se puede ver. Conviene concretar que esa zona está en realidad mucho más oscura. Tuve que poner una exposición bastante larga para obtener una imagen tan clara de la cúpula. En fin, vete a saber...

Hale, he dicho...

No hay comentarios: