domingo, 9 de febrero de 2014

Gladiadores IV. El arbelas





Bueno, seguimos con el tema gladiatorio para no perder el hilo. Hoy toca un peculiar tipo de luchador: el ARBELAS. Su presencia en los anfiteatros está datada en los últimos tiempos de la república, no teniéndose más noticia de ellos después del siglo I a.C. No se sabe si simplemente desaparecieron o bien su panoplia fue cambiada y, con ello, su denominación. En cualquier caso, el ARBELAS se caracterizó por ser el gladiador mejor armado de todos los tipos que existieron. Veamos de qué va la cosa...





La primera mención que se tiene de estos gladiadores procede de la obra de Artemidoro "La interpretación de los sueños", escrita en el siglo II a.C. y en la que equipara el ARBELAS arbelas en griego) a los DIMACHAERVS, considerándolos a ambos como los luchadores más hábiles de todos. En cualquier caso, lo que sí es cierto es que el ARBELAS era, como se ha dicho, un gladiador formidablemente armado tanto para el ataque como para la defensa. Su nombre proviene, al parecer, de una cuchilla en forma de media luna usada por los zapateros llamada arbelos (arbelos) la cual por cierto aún la usan los talabarteros para cortar el cuero y que, dicho sea de paso, están afiladas como navajas barberas. En la foto de la derecha podemos ver una de esas cuchillas.



Obviamente, no la usaban tal como aparece en la foto, sino engarzada en una especie de manifer de hierro o bronce como si fuera una prótesis, la cual cubría el antebrazo izquierdo del combatiente hasta el codo. Pero que nadie crea que por ir desprovistos de escudo estaban más indefensos ya que con esa protección, además de detener y desviar los golpes del enemigo, podía dar la réplica con ese mismo brazo produciendo tremendas heridas. Un tajo en el cuello con el arbelos degollaría sin problema a cualquiera, y más a su contrincante habitual, el RETIARIVS que, como sabemos, luchaba sin ningún tipo de defensa. A la izquierda tenemos una réplica del chisme en cuestión, el cual debía ir provisto en su interior de un asidero así como de una correa para fijarla al brazo.


En la mano derecha, protegida por una MANICA de cuero o de láminas de metal, esgrimía un gladio/puñal o una sica si bien no es posible asegurar lo segundo ya que las representaciones artísticas de este tipo de gladiador no son precisamente abundantes. De hecho, hasta ahora solo han aparecido seis bajorrelieves en los que aparecen estos gladiadores, lo que también nos permite saber que se enfrentaban con los RETIARIVS (aparece en uno de los bajorrelieves) y con otros del mismo tipo que ellos (aparecen en dos bajorrelieves). En los otros tres, como el que aparece a la derecha, solo podemos ver a un ARBELAS. Es precisamente esta escultura la que nos revela su panoplia: las piernas van protegidas por FASCIAÆ que, como recordaremos, eran unos perniles de lana acolchados y sujetados mediante correas de cuero. Sobre ellos lleva dos OCREÆ (grebas) de bronce. 



La cabeza la protegían con un yelmo como el usado por los SECVTORES (foto de la izquierda). Como recordaremos, la principal característica de estos cascos era el amplio crestón superior y su superficie pulida y limpia de aristas, ideal para impedir que las redes de sus enemigos pudieran trabarles por el mismo. Y por último mencionar su magnífica protección corporal, única entre todos los gladiadores, consistente en una lóriga de escamas o de malla que les llegaban a las rodillas y que los convertía en la práctica en invulnerables contra cualquier armamento. 



Sin embargo, parece viable la tesis de que cuando se enfrentaban dos ARBELAS  no usaban la lóriga sino una túnica, tal como vemos en el bajorrelieve de la derecha. Ello tendría su lógica ya que un combate entre dos gladiadores casi invulnerables y con solo los brazos y los muslos susceptibles de ser heridos podría durar más de lo recomendable antes de que el público empezara a aburrirse. Recordemos que, por norma, las parejas de gladiadores solían estar bastante equilibradas precisamente para que no hubiera una manifiesta desigualdad entre ellos, pero al mismo tiempo se pretendía que tuvieran los suficientes puntos vulnerables para no hacer eterno el combate. 



Lucerna con forma de
casco de ARBELAS
Quizás su poderosa panoplia defensiva fue la causa de su desaparición. Más lentos y pesados que un RETIARIVS, un ARBELAS portaba sobre su cuerpo unos 25 kilos extra que eran el precio a su invulnerabilidad. Un ágil y escurridizo RETIARIVS quizás podría agotar a su enemigo en poco tiempo, pero lo tenía extremadamente difícil y complicado a la hora de herirle con su FVSCINA. Ni el la cabeza ni en el cuerpo podía infligirle el menor daño mientras que a su enemigo le bastaba un golpe certero con cualquiera de sus dos armas para aliñarlo. En fin, de momento desconocemos el motivo de su desaparición, pero al menos tenemos constancia de su existencia y su formidable poder. 





Ya está. 

Hale, he dicho...

Recreación en la que un ARBELAS detiene la FVSCINA de un RETIARIVS mientras que, con la mano 
derecha, hiere a su enemigo en el vientre hundiéndole su puñal hasta la guarnición