lunes, 20 de febrero de 2017

Curiosidades: el origen de la calavera de las SS


Timbalero de una división de caballería de las SS. En la cubierta del timbal se pueden apreciar las calaveras distintivas
del cuerpo alternadas con emblema del partido nazi


El SS-Sturmbahnführer Otto Skorzeny
luciendo la totenkopf en la gorra de plato
Si hay un símbolo que sea conocido por todo el mundo es indudablemente la totenkopf, la siniestra y sonriente calavera que fue el emblema de las tristemente célebres SS, las siglas de las schutzstaffeln (escuadras de protección) creadas a comienzos de 1925 como guardia de corps de Hitler una vez que el ex-cabo del ejército imperial empezó a hacerse famosete en las cervecerías muniquesas, donde acababan a palos, cuando no a tiros, con los socialistas y comunistas a los que aquel desaforado austriaco empezaba a preocuparles seriamente. Tal fue la fama adquirida por este símbolo que mucha gente no repara en que la calavera también era el emblema de otra serie de unidades, pero es un hecho que la totenkopf es asociada de forma sistemática con la no menos famosa organización paramilitar liderada durante casi toda su existencia por Heinrich Himmler, al que todo lo referente a la exaltación de los añejos valores patrios producía espasmos de placer, por lo que no dudó en asesorarse a base de bien para que su unidad de élite estuviera representada precisamente por una compleja simbología extraída del más profundo acervo y de las más arraigadas leyendas germánicas.

Contrariamente a lo que se suele pensar, la adopción de la calavera no tenía relación alguna con las siniestras connotaciones del cuerpo negro, ni tampoco se tomó para querer avisar a la gente que eran unos malos malosos con más peligro que un macaco histérico con un picahielos en la mano. La realidad es que la elección de este símbolo se debía, como ya hemos anticipado, al deseo de rodear el cuerpo de élite con todo lo relacionado con las leyendas, mitos y, por supuesto, unidades militares más prestigiosas del antiguo ejército prusiano. De hecho, el distintivo original empleado por las SS en sus orígenes no era la citada calavera, sino una vistosa águila como las que podemos ver en los gorros cuarteleros de los sujetos que aparecen en la foto de la derecha, datada hacia 1925. Quienes sí la adoptaron inicialmente fue una pequeña unidad creada en marzo de 1923 por orden expresa de Hitler a modo de guardia personal ya que en aquellos tiempos empezaba a cuestionarse la fidelidad de las SA, totalmente leales a su jefe, el capitán Ernst Röhm, de cuyo accidentado final ya hablamos en su momento. Esta unidad estaba formada inicialmente por apenas una docena de miembros cuya fidelidad a Hitler estaba por encima de cualquier comentario, jurándole lealtad solo a su persona. De hecho, se seleccionaron entre hombres que no tuvieran anteriormente ningún tipo de relación con las SA. Este grupo fue conocido inicialmente como stabswache, que podríamos traducir como barrera de protección. Su misión, como podemos imaginar, era escoltar al führer cuando los mítines acababan a hostias y era necesario sacarlo como fuera de la trifulca sin que le despeinaran su pulcro flequillo. Por cierto que los componentes de este embrión de lo que luego fue la organización paramilitar más poderosa de Alemania aún iban vestidos de paisano.

Húsar del 5º Regimiento. Obsérvese la gran calavera que
luce en su mirlitón
Pero dos meses después, Hitler ordenó formar una unidad de cien hombres basada en el grupúsculo inicial y denominada como stosstruppe, fuerza de choque, bajo el mando del capitán Julius Schreck y el teniente Josef Berchtold, dos antiguos oficiales del ejército imperial reciclados primero en jefes de los freikorps y luego metidos a simples camorristas. Esta pequeña unidad fue la primera que actuó como una auténtica guardia de corps ya que, en este caso, no se trataba de meros guardaespaldas a modo de disuasorios gorilas, sino de una unidad paramilitar bien organizada, jerarquizada y, lo más importante para crear un espíritu de cuerpo, uniformada. Para hacernos una idea de la gran importancia que tuvieron las stosstruppe como embrión de lo que luego serían las SS baste mencionar que dos de sus miembros fueron Rudolf Hess, luego lugarteniente del führer, y Josef Dietrich, que sería el comandante de la más selecta división de las SS, el Leibstandarte Adolf Hitler. Así pues, y ya que eran la guardia personal del futuro canciller de Alemania, qué menos que elegir como símbolo uno con gran raigambre en el ejército prusiano: la totenkopf, las cuales fueron adquiridas inicialmente en surplus del ejército imperial, procedentes de las usadas en las prendas de cabeza de los húsares.

El kronprinz Guillermo y el mariscal Von Mackesen vistiendo ambos el
uniforme de los Húsares de la Muerte
Para hallar el origen de este símbolo tenemos que remontarnos a 1740, cuando se usó una calavera para adornar el catafalco del rey Federico Guillermo I de Prusia. Esta calavera se presentaba, como era y es habitual en cuestiones funerarias, sin mandíbula inferior, terciada hacia su derecha y con dos tibias cruzadas, todo ello bordado en plata sobre terciopelo negro. En memoria suya, en 1741 se creó el 5º Rgto. de Húsares, llamados Húsares Negros o Húsares de la Muerte. Esta unidad se formó con escuadrones del 1er. Rgto. Preussisches Husaren y del 2º Rgto. Leib Husaren, dos unidades de élite de la caballería prusiana creadas en 1721 y 1730 respectivamente.  Está de más decir que la alusión a la muerte era debida a la vistosa calavera que lucían en sus mirlitones, copia fiel de las bordadas en el catafalco regio, y la referencia a la negrura era a causa del color del dolman que, por cierto, también sirvió de inspiración al uniforme negro de las SS. El emblema tuvo éxito ya que años más tarde, concretamente en 1809, la misma calavera fue usada como distintivo por el 3er. Batallón del Rgto. de Infantería nº 93 de Brunswick.

A partir de ahí, la calavera tuvo bastante predicamento. Durante la Gran Guerra, la totenkopf fue usada por unidades de stormtruppen, lanzallamas e incluso algún que otro aviador que, procedentes de unidades de caballería, le había tomado cariño a las puñeteras caninas. Además, mostrarla era como hacer saber a todo el mundo que uno provenía de un cuerpo de postín. Un ejemplo lo podemos ver a la izquierda, donde aparece el Albatros D. V del teniente Georg von Hantelmann, que antes de dedicarse a pilotar aviones había sido oficial del regimiento de Húsares de la Muerte y no dudó en mandar pintar la calavera en el fuselaje de los aparatos que pilotó.

Oprarios de la Deschler & Sohn en el taller
Una vez adoptada por las SS se encargó su producción a la firma Deschler & Sohn de Munich, especializados en la manufactura de quincallería militar como condecoraciones, botones, emblemas y demás parafernalia. En aquella época aún se empleaba la antigua calavera estilo prusiano sin mandíbula inferior. Sin embargo, en 1934 la flamante arma acorazada alemana, como legítimos herederos de la tradición militar de la caballería prusiana, adoptaron la totenkopf como emblema. Por ese motivo, el distintivo de las SS fue modificado añadiéndole la mandíbula inferior, mientras que el arma acorazada de la Wehrmacht se reservó para sí el privilegio de usar la totenkopf original, que para eso eran militares de verdad y no una unidad paramilitar creada por un partido político. 

En fin, esta es el curioso origen de la controvertida calavera que, como vemos, no fue ni ideada ni mucho menos usada en exclusiva por el temido y odiado cuerpo negro. No obstante, cierto es que si alguien le dio la fama mundial que aún conserva la totenkopf fueron los SS que la pasearon por casi toda Europa, convirtiendo un añejo emblema militar en el símbolo de la maldad absoluta.

Hora de cenar, así que AVE ATQVE VALE.

Hale, he dicho...

A la izquierda vemos la totenkopf prusiana original. A la derecha el modelo diseñado en 1934 para sustituir al anterior.











24 comentarios:

La PLebe dijo...

Excelente entrada. Recordar que los alemanes siempre han sacado uniformes elegantes.

Fantasma de la Opera dijo...

Hace no mucho que le sigo por estos lares virtuales, señor Amo del Castillo, así que discúlpeme si me equivoco, pero me llama la atención sus continuas chirigotas hacia el enano corso y el almirante Nelson, y sin embargo, ni siquiera en esta entrada menciona la más mínima chanza hacia el deshuevado enano austríaco, mucho más siniestro y letal. ¿Será una muestra de admiración y cariño por los dos primeros, que tuvieron méritos propios por sus gestas históricas y virtudes fundadas de liderazgo, mientras que por el último en cambio ni siquiera lo considera una figura a reconocer, dados sus defectos por todos de sobra conocidos?

Amo del castillo dijo...

Ciertamente, Sr. Plebe, la sastrería germana superaba con creces a las demás.

Un saludo y gracias por su comentario

Amo del castillo dijo...

Se equivoca. Yo no me chanceo del enano corso y de Nelson, los insulto y maldigo directamente sin más historias.

Pepe Ple dijo...

El emblema de la calavera sigue vigente en una unidad de caballería española, el Lusitania nº8. Un saludo.

Mr. Gatsby dijo...

Muy buenas Amo,

Un pequeño apunte, el avión que luce la totenkopf en el fuselaje no es un Fokker D.VII sino un Albatros D.V. El D.VII era un avión mucho más avanzado y letal que el D.V, que les salió bastante cagarro a los alemanes, ya que pretendía ser una mejora considerable del Albatros D.III y se quedó en una mediocridad claramente inferior a los aviones franceses y británicos, los pilotos alemanes lo detestaban. En cambio el Fokker D.VII era una joya, posiblemente el mejor caza alemán de la IGM. Aquí tiene una hermosa foto del aparato:

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/originals/c5/71/1d/c5711df105cd323ea4abd148c1b3feba.jpg

En cuanto a la entrada, tela de interesante, sabía que la calaverita ya se usaba en las guerras napoleónicas por los húsares de Brunswick, pero desconocía que provenía del papaíto de Federico el Grande.

Un saludo.

Amo del castillo dijo...

Cierto es, Sr. Pepe. Si pincha en el enlace donde se remarca la simbología nazi en esta entrada podrá ver de forma somera el origen de la calavera del Lusitania.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Gracias por el aviso, ilustra ilustrador. El fulano ese usó ambos modelos, y de ahí el lapsus. La foto, chulísima de la muerte. Está flamante el puñetero avión, carajo...

Un saludo y gracias de nuevo por el aviso

Pedro Duran dijo...

Pienso yo que el cariño profesado al Enano Corso , viene a cuenta de la invasión que sufrimos en su epoca ....... Y el manco Nelson , como dejó el brazo intentando conquistar las Canarias , pues cariño poco se le debe tener ...... sumando ademas las putadas que desde siempre desde antiguo nos han echo Franceses e Ingleses , en las Americas y aqui mismo ......

Adolfo se quedó en Hendaya , gracias a Dios , y en tiempos de Carlos V hasta partiamos el piñon juntos.......................

Ahora malotes todos ellos , querer tener un Imperio a costa de los deviles vecinos es muy feo.........

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Ha dado vuecé en el clavo, Sr. Pedro, lo que denota que es un sujeto sagaz.

Un saludo

nathan hale smith patton dijo...

"ni tampoco se tomó para querer avisar a la gente que eran unos malos malosos con más peligro que un macaco histérico con un picahielos en la mano."

JajjajahajagdwjOshwudejudieuisudu

Casi me hace sacar el refresco por la nariz sr del castillo me hizo.la jodida mañana

Aunque es bien sabido que en la actualidad los tatuajes o simbolos de alguna unidad de elite siempre llevan a una calaca con huesos como una manera de intimidar o decir que llevan la muerte donde vayan

Un saludo

nathan hale smith patton dijo...

Pff de hecho yo.comentaba alguna vez que hitler le tenia respeto a los españoles llamandolos "los mas valientes del mediterraneo y que no se podia entrar a españa sin el permiso de los españoles" en cambio nelson y napoleon ambos piratas no se puede decir lo mismo...

nathan hale smith patton dijo...

Tambien era usado el simbolo en los uniformes y vehiculos de los freikorps
https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/e/e7/Garford_Putilov_in_Freikorps_use.jpg/220px-Garford_Putilov_in_Freikorps_use.jpg

Amo del castillo dijo...

Cierto es que en la actualidad el tema calavérico es bastante recurrente. Esa moda empezó en Vietnam, creo, cuando los boinas verdes empezaron a hacer uso de los cráneos para mostrar al universo lo malvados que eran con los enemigos. A los yankees les chiflan esas chorraditas, ya sabe...

Y cuanto a lo de los freikorps, ciertamente también las usaban. Se paseaban en sus camiones blindados caseros con sus calaveras para acojonar a la peña.

nathan hale smith patton dijo...

"Para mostrar al universo lo malvados"XD
A veces pienso que tiene madera para comediante, solo una observacion XD
Todo lo que tenga armas le chifla a los yankees...
Creo que tambien la legion extranjera francesa los usan...

Aja y tambien en sus cascos aunque mal pintados
https://aquellasarmasdeguerra.files.wordpress.com/2014/03/grandefriecorpspin02.jpg?w=497

Amo del castillo dijo...

También hay por ahí una conocida foto de un grupito de fineses durante la 2ª Guerra Mundial con una calavera y parte del costillar pintado en el casco. Como le digo, es un tema muy recurrente de la misma forma que las tripulaciones de bombarderos pintaban pin-up girls o los pilotos de los P40 y P51 plantaban feroces dentaduras. En fin, chorraditas para hacerle ver al enemigo que uno tiene muy mala leche y que mata de forma inmisericorde.

nathan hale smith patton dijo...

En fin
Ese tipo de arte de pintar en los fuselajes del avion se llama "nose art" (arte de nariz)

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Así es. Hay cantidad de bibliografía al respecto dando pelos y señales del como y por qué de cada señorita medio en pelotas que pintaban en los morros.

m+o dijo...

Si todavía tienen mas ganas de lectura sobre este tema o la curiosidad de ver a soldados americanos en la IIGM con sus totenkopf en el casco, les aconsejo este enlace:
https://aquellasarmasdeguerra.wordpress.com/2014/03/21/utilizacion-de-emblemas-cabeza-de-la-muerte-en-los-distintos-cuerpos-militares/

Gracias por su ameno blog.

Amo del castillo dijo...

Muy ilustrativo el enlace, Sr. M+O, que deja claro que lo de la calavera ha tenido más éxito entre los milites que un trepa analfabeto metido en política.

Un saludo y gracias por su aportación y el cumplido

nathan hale smith patton dijo...

justamente esa entrada la lei mucho antes de conocer su blog sr del castillo, pensaba compartirlo pero pensaba que estaba prohibido el poner links a otros blogs...
¿tendrá un reglamento de su blog?

Amo del castillo dijo...

Nunca he dicho que esté prohibido enlazar otros blogs o webs, Sr. Nathan. De hecho, vuecé comenta con regularidad y habrá podido ver que alguna que otra vez alguien pone un enlace. Cuando quiera hacer una aportación de ese tipo no se prive.

Un saludo

Roberto dijo...

Una entrada de calidad como es usual. Me sorprendió saber que los húsares de la muerte son del s. XVIII y de Europa, porque en Chile solo se conocen los efímeros Húsares de la Muerte de Manuel Rodríguez. En marzo de 1818 los realistas vencieron en Cancha Rayada y luego los independendentistas los derrotaron de forma decisiva en Maipú. En las dos semanas que transcurrieron entre ambas batallas, existió un cuerpo de Húsares de la Muerte que llevaba el símbolo de las calaveras. Aquí puede verse un retrato de Manuel Rodríguez Erdoíza con el traje en cuestión https://commons.wikimedia.org/wiki/File:ManuelRodrigez.jpg

Saludos.

Amo del castillo dijo...

Bueno, eso de mentar a la Muerte y lucir calaveras está extendido por todo el mundo Occidental, Sr. Roberto, especialmente en las unidades de caballería, quizás para acoquinar más a los enemigos. De hecho, ya en la Edad Media se recurría a animales con connotaciones diabólicas como los dragones para, del mismo modo, hacer saber al adversario que el personal mataba una cosa mala. Al cabo, todo es maquillaje con tal de acojonar más y mejor.

Un saludo y gracias por su comentario