martes, 24 de septiembre de 2019

Misterios misteriosos. ¿Cómo se fraguó el viernes 13?


Felipe IV de Francia. Este taimado monarca dejaría
en pañales a cualquiera de nuestros viles políticos
en lo tocante a doblez y falta de escrúpulos
Tal como he jurado varias veces por la magnificente cobertura capilar de mi careto, de unos años acá se ha escrito sobre el Temple todo lo escribible, desde enjundiosos estudios y ensayos sobre su origen, evolución y caída a chorradas conspiranoicas, novelas de misterio y, por supuesto, muchos "tesoros malditos", "secretos mortales", "códigos tenebrosos" y hasta si el postrero gran maestre de la orden, el atribulado Molay, prefería las lentejas con morcilla o con chorizo. En todo caso, lo cierto es que cuando se habla de la controvertida orden siempre aparece la misma disyuntiva: por un lado, la vertiente, digamos, histórica, comprobada. Por otro, la oculta, esa de la que se sospecha pero que, precisamente por el desconocimiento de la misma da opción a los creadores de camelos a dar forma a mil y una teorías a cual más descabellada.

Con todo, sí es cierto que incluso en su época de esplendor la orden daba que hablar. Expresiones como "beber como un templario" o "jurar como un templario" no son modernas precisamente, e incluso era cosa sabida que entre los críos se prevenían sobre "los besos de los templarios", gesto que, aún siendo una muestra de cariño sin malas intenciones causa extrañeza en una orden que tenía terminantemente prohibido a sus miembros besar a sus madres o hermanas. Por otro lado, el ocultismo de sus ritos iniciáticos ya exacerbaban la imaginación del personal y mientras que nadie comentaba cosas raras sobre otras órdenes, los templarios eran por lo general blanco de las sospechas más variopintas, ya fuesen con o sin fundamente pero, como se suele decir, cuando el río suena agua lleva. Es un hecho que esto ya ocurría desde mucho antes de su estrepitosa caída, y ocurría solo con ellos porque, como es evidente, nadie puso nunca en tela de juicio la ortodoxia de otras órdenes militares de la época que aún perduran empezando por sus principales competidores, los hospitalarios reciclados como Orden de Malta, o los temibles teutones.

Un templario y un hospitalario, las dos órdenes rivales.
¿Saben que el papa Clemente estaba firmemente decidido
a fusionar ambas órdenes? De haberse logrado, su poder
militar habría sido inmenso, y encima supeditado a Roma
Por otro lado, su misma fundación ya fue de lo más misteriosa. Los hospitalarios tenían tras de sí toda una organización creada anteriormente a base de albergues y hospitales para los peregrinos, aparte del monopolio del transporte de los mismos desde Italia a Tierra Santa, todo ello organizado por la banca Amalfi. El negocio del peregrinaje siempre ha producido pingües beneficios como todos sabemos por lo que el "departamento militar", como diríamos actualmente, fue un mero complemento cuando el ambiente empezó a ponerse chungo y los agarenos se vieron acometidos por unas repentinas ansias de vísceras cristianas. Si no querían que el negocio se viniera abajo ante el temor de los peregrinos de verse convertidos en pinchitos morunos, no quedaba más remedio que garantizar la seguridad de las rutas mediante contingentes de militares cualificados a los que los malditos agarenos adoradores del falso profeta Mahoma temían como la peste porque, para estos probos y beatíficos freires, arrancar a dentelladas la tráquea a un musulmán era un acto piadoso que les garantizaba la salvación eterna. 

Balduino II departiendo con Hugues de Payens. ¿Por qué les cedió un lugar
situado sobre el templo de Salomón? ¿Qué buscaron? ¿Sabían lo que estaban
buscando? ¿Lo encontraron? Misterios misteriosos...
Pero en cuanto a los templarios, ¿qué leches iban a proteger nueve caballeros que podían ser aplastados por cualquier mesnada de chichinabo de moros cabreados? Más aún, ¿cómo es posible que el rey Balduino los recibiera de tan buen grado y les cediese amplias dependencias junto a su palacio cuando eran cuatro gatos- bueno, nueve gatos-, que encima se pasaron unos ocho años hurgando en las entrañas del antiguo templo de Salomón en vez de cumplir con su oferta de proteger peregrinos? ¿Cómo lograron en tan poco tiempo hacerse inmensamente ricos, montar un sistema bancario sumamente eficiente y obtener cuantiosas donaciones de todos los monarcas de Occidente? En fin, como vemos todo en esta gente es un puñetero misterio encerrado en un enigma dentro de una adivinanza. Y precisamente tanto misterio y tanta habladuría fue lo que permitió al taimado Felipe IV acabar con ellos de un plumazo en la operación policial más perfecta de la historia. Y digo de la historia porque hace 700 años no había móviles o aparatos de radio para comunicarse de forma inmediata, ni satélites para vigilar hasta quién y cuando mea en una tapia, ni micros ocultos ni, en resumen, ninguno de los medios actuales para investigar y atrapar delincuentes de todo tipo. Más aún, fue tan perfecta que ni siquiera hubo la más mínima filtración, y eso que hablamos de un plan que comprendía un país entero, no una ciudad o una comarca. Sin embargo, todo salió redondo. Solo unos pocos pudieron escapar, y la otrora todopoderosa orden fue literalmente desmembrada muy a pesar del papa Clemente V que, aunque hechura de Felipe IV al que debía la tiara, le sentó como un tiro que su autoridad fuese puesta en entredicho por el siniestro monarca que, recurriendo a una hábil política de hechos consumados, impidió que el pontífice pudiera intervenir para bien o para mal ya que, al cabo, la orden solo respondía ante el papa y nadie más.

En fin, cualquiera se preguntará que para qué escribir sobre los templarios cuando nos sabemos en mayor o menor medida sus andanzas. Sin embargo, hay un periodo de esta historia que es más desconocido: ¿cómo se gestó y se organizó la caída de la orden? ¿Quién y cómo preparó la sonada acción policial? Pues a eso vamos...

1. LOS MOTIVOS

Dinero tornés de Felipe IV. Estas monedas acabaron teniendo
menos plata que un empaste de la muela del juicio
Si preguntamos a cualquier cuñado que se haya visto unos cuantos documentales qué impulsó a Felipe IV a acabar con el Temple nos dirá lo mismo: hacer "prescribir" por la vía rápida la inmensa deuda que tenía contraída con la orden y, ya puestos, apoderarse de su aún más inmenso patrimonio en forma de tierras, casas, molinos, castillos, etc. Y tendrá razón porque, ciertamente, el gabacho estaba entrampado hasta las cejas con los freires. En 1297 obtuvo de ellos un préstamo de 2.500 libras tornesas. Un año más tarde la deuda aumentó en 200.000 florines, y en 1300 el importe de la dote de su hermana Blanca, una suculenta cifra cuyo importe no he podido averiguar pero que, según parece, fue suntuaria. Aparte de eso, la orden estaba exenta de pagar impuestos y, según las malas lenguas que en este caso no creo que fuesen tan malas, la política monetaria de la orden había hecho posible que la economía del estado estuviese literalmente en sus manos, obligando de forma soterrada a las constantes devaluaciones de moneda que tuvo que hacer el rey Felipe y que acabaron reduciendo en un 66%  su valor facial. Pero la cuestión económica no fue la única.

La isla de Arwad. Como vemos, es bastante birriosilla. En el círculo se
aprecia el castillo que la defendía
Al parecer, el Temple llegó a planificar la creación de un estado propio tal como hicieron los teutones con su Ordensstaat en el Báltico. Tras la pérdida de Acre en 1291, los efectivos supervivientes del desastre se trasladaron a la isla de Arwad, un pedrusco birrioso de apenas 0,2 km² de superficie a solo 2,6 km. de Tartús, una ciudad costera en la actual Siria. Esta isla debía ser la cabeza de puente para una futura invasión de cara a recuperar el reino de Jerusalén, pero en esa ocasión no sería para coronar la testa de un noble franco, sino para instaurar allí su estado de Outremer (Ultramar). La isla, de unos 500 metros de largo por 350 de ancho, tenía un castillo que fue guarnecido por un contingente de 120 caballeros, 500 servants y 400 turcoples a sueldo al mando de frey Barthélemy de Quincy. Pero en el verano de 1302 fueron atacados por mamelucos procedentes de Egipto para, finalmente, tener que rendirse el 26 de septiembre siguiente. No obstante, la idea del estado propio no fue desechada. Solo había que buscar otro sitio donde implantarlo, y ese sitio podía estar en Francia. 


Castillo de Arwad, el último reducto de los templarios en Outremer
Una teoría a este respecto y nada desechable a mi parecer, es la que sugería que ese estado templario podría implantarse en el Languedoc. Bertrand de Blanchefort, sexto gran maestre de la orden, provenía de una familia cátara, y la actitud de los templarios hacia esta controvertida secta fue bastante ambigua a pesar de su obediencia al pontificado, e incluso su intervención en la Cruzada Albigense (1209-1244) fue totalmente irrelevante. Al parecer, hasta podrían haber facilitado la huida de muchos cátaros hacia la Lombardía, cuando no defenderlos abiertamente. En cualquier caso, es preferible no adentrarnos en esta opción y dejarla como una mera posibilidad más ya que, de lo contrario, nos veríamos obligados a profundizar en los entresijos de las coincidencias entre el dualismo cátaro y el Nuevo Credo que, al parecer, idearon los templarios como una forma de aunar las tres religiones antagónicas, judaísmo, cristianismo e Islam. Con todo, ya fuese el Languedoc o cualquier otro territorio, al Temple le sobraban hombres y dinero para aplastar a cualquiera que les hiciera frente y, para colmo, disfrutaban de la impunidad que les proporcionaba tener sobre ellos a una sola autoridad: el pontificado, que veía al monarca francés como un cuñado o algo peor.

Podríamos enumerar varios más, pero ya entramos en demasiadas especulaciones y esto no se acabaría nunca. En todo caso, colijo que con las que hemos mencionado ya son suficientes para dar por hecho que Felipe IV tenía motivos sobrados para querer eliminarlos como fuera.

2. LA TRAMA

El rey don Dinis de Portugal. Muy unido al Temple, no solo
no movió un dedo contra ellos, sino que les facilitó
reciclarlos en la Orden de Cristo para callarle la boca al papa.
La cruz de dicha orden es actualmente el símbolo de Portugal
Una operación de semejante envergadura no se gesta en dos días, y menos cuando la presa es la organización militar y económica más poderosa de Europa. No hablamos de unos cuantos frailes timoratos, sino de miles de guerreros de élite procedentes de las más linajudas familias del continente apoyados por aún más miles de servants con mogollón de encomiendas provistas de castillos perfectamente pertrechados y dispuestos para la defensa y, por si fuera poco, con dinero de sobra para, llegado el caso, contratar miles de mercenarios para sumarlos a su ejército. Ni un solo monarca de la época podría oponerse por la fuerza a semejante emporio, así que no quedaba otra que recurrir a la paciencia y a buscar sin prisa pero sin pausa los puntos flacos donde asestar el golpe mortal. Y ese golpe no podía fallar, porque no habría una segunda oportunidad. O se les eliminaba a la primera o se acababa la fiesta, porque si les daban tiempo a reaccionar todo el plan se vendría abajo. Recordemos que el Temple no solo estaba representado en Francia, sino también en Castilla, Aragón, Portugal, Italia, Inglaterra y Escocia sobre todo, y con cuyos monarcas estaban en buenas relaciones. ¿Qué ocurriría si todos a una acudían en defensa de sus hermanos de Francia? No era una opción agradable para el hermoso Felipe el Hermoso.

SIGILLVM de la orden. Aunque los dos jinetes sobre un
mismo caballo quería simbolizar la pobreza de la misma, la
realidad es que hoy día encabezarían la famosa Lista Forbes
de ricachones, y con diferencia sobre el segundo
Por lo tanto, los "malos" no debían ser solo los templarios gabachos, sino toda la orden. De ese modo, nadie movería un dedo en su favor o, al menos, no de forma clara y decidida. A lo más, facilitarles la huida o dejarse ir en caso de que Roma ordenase actuar contra ellos. Porque ese era el otro gran problema: Roma. La orden era soberana y, como hemos dicho, solo respondía ante el papa. Si el papa no daba el visto bueno ningún rey tenía potestad para acusarlos ni, mucho menos, expoliarlos. Por eso era necesario preparar tal cúmulo de pruebas acusatorias que al mismo papa no le quedase, al menos de momento, más remedio que aceptar que el Temple era una organización malvada y traidora a la Santa Madre Iglesia. Para cuando el papa se quisiera dar cuenta de que había gato encerrado ya no habría nada que hacer. Por lo tanto, además de trazar un plan minucioso había que prever que el golpe debía ser rotundo, fulminante, sin dejar el más mínimo margen de respuesta a nadie. Pero, ¿quién podía permitirse acusar al Temple de pecados contra la ortodoxia católica siendo como eran los paladines de la fe, los más denodados defensores de Cristo, etc., etc...? 


Nogaret, el verdadero artífice de la caída del Temple.
Seguramente, sin él no hubiese sido posible acabar
con la todopoderosa orden, y menos de una forma tan
limpia y calculada
Felipe tenía el hombre ideal para semejante misión: el guardasellos real, Guillaume de Nogaret. De este taimado, despiadado y todos los "ado" que puedan imaginar ya hablamos en su momento, de modo que el que quiera ilustrarse sobre el personaje en cuestión, en los enlaces que verán al final del artículo pueden bichear a su sabor, que no es plan de repetir la misma historia dos veces. Entre sus muchas... cualidades, Nogaret era el típico individuo con mentalidad de funcionario. Lo anotaba todo, lo revisaba todo y no olvidaba nada porque tenía claro eso de que la información es poder, y cuantos más trapos sucios se obtengan sobre alguien, mejor. Nunca se sabe cuando hará falta sacarlos a relucir, y cualquier dato comprometedor, cualquier habladuría sin aparente importancia o cualquier pecadillo chorra podía, convenientemente adobado, convertirse en el arma definitiva para acabar con el poder y/o la influencia de los personajes más encumbrados. Murmuraciones, chismes de criados, algún desliz de tipo sexual, vicios ocultos... cualquier cosa podía ser válida para destruir la reputación de alguien y eso, en una época en que lo del Twitter o como se llame aún no existía tenía su mérito, las cosas como son. En este caso, el Twitter que le llegó a Nogaret como llovido del cielo fue Esquieu de Floyran o Floyrac, un sujeto un tanto misterioso que, en cierto modo, fue la pieza clave de esta truculenta historia.

3. PREPARANDO LA RED


Novicio obligado a profanar la cruz. Según muchos autores,
el gesto de pisar la cruz tenía otras connotaciones
totalmente ajenas al acto blasfemo en sí.
Ya hablaremos de eso en su momento
El tal Floyran, al parecer natural de Béziers, había sido prior de la encomienda de Montfaucon, en Limoges. En 1305 estaba encarcelado en Agen acusado de delitos comunes y había sido expulsado de la orden. Según algunas fuentes se había cargado al prior de la encomienda de Monte Carmelo, pero eso no me cuadra mucho ya que un crimen dentro de la orden se solventaba dentro de la orden sin necesidad de escándalos. Aquí tenemos una de las muchas contradicciones de esta intrigante trama ya que el Temple no admitía a cualquiera, y menos a un sujeto que, según su historial, era un bellaco CVM LAVDE. Compartía celda con otro prenda de calaña similar, un florentino llamado Noffo Dei, también expulsado de la orden por golfo. Al parecer, no estaban por la labor de pasar el resto de su condena en las incómodas prisiones de antaño, donde no había tele por cable, gimnasio ni duchas decentes, así que tramaron ofrecer al rey Jaime II de Aragón una pavorosa historia de perversiones e infamias varias a cambio de su libertad. Pero Floyran y Dei no tuvieron en cuenta un detalle, y es que la Casa de Aragón estaba muy vinculada con la orden. De hecho, Alfonso I el Batallador había legado sus dominios al Temple, al Hospital y a la Orden del Santo Sepulcro. Los aragoneses dijeron que nones y proclamaron rey a Ramiro II el Monje pero, aunque eso ya es otra historia, este ejemplo nos vale para hacernos una idea de la sólida relación de la corona con la orden. El resultado es, como podemos imaginar, que Jaime II los mandó a hacer gárgaras y no se creyó una palabra.


Baphomet, el ídolo que se decía adoraban los
templarios
Pero los dos bellacos tenían más candidatos para vender su truculenta historia, y así fue como llegó a oídos de Felipe, que se creyó todo lo que había que creer entre otras cosas porque era justo lo que necesitaba para poner en marcha su plan. Nogaret se relamió sumamente contentito cuando le dijeron que al ingresar en la orden los obligaron a renegar de Jesucristo, siendo amenazados de muerte cuando se negaron a cometer semejante blasfemia. Pero eso no era todo. Además de abjurar del Salvador tuvieron que escupir sobre la cruz, y adorar a una cabeza barbuda que representaba a Baphomet o, según otras fuentes, era lo que denominaban la CAPVT MORTVVM, la cabeza muerta, un símbolo alquímico. Y por si la herejía y la idolatría no eran bastante, Floyran añadió el pecado nefando, que siempre era el complemento ideal para convertir a un hombre en un monstruo depravado y vicioso. Según estos alevosos boquiflojos, la sodomía no solo no estaba condenada en la orden, sino que era alentada e incluso se recomendaba que ningún freire hiciese ascos a los arrumacos de cualquiera de sus conmilitones. ¿Recuerdan lo de los besos a los nenes? Con todo eso, alguien como Nogaret podía dar forma a un guión que convertiría a la prestigiosa orden en un nido de degenerados enemigos de la fe y la moral cristianas en menos que canta un gallo.


El "beso obsceno" en la rabadilla. Obviamente,
sus connotaciones eran de clara índole homosexual
y, por lo tanto, heréticas
Obviamente, las declaraciones de dos tipos de semejante catadura no tenían el más mínimo valor de cara a un posible juicio. La palabra de cualquier templario valdría más que la de dos criminales como Floyran o Dei, pero para Nogaret era una buena base de partida. Por otro lado, la corona, como ya sabemos, no tenía potestad para actuar contra los freires, así que hizo lo más inteligente: seguir recabando información infiltrando en diversas encomiendas espías que, lógicamente, sabían a quien tantear: homosexuales, borrachuzos, putañeros, viciosos de todo tipo, ludópatas... porque por mucho que el Temple alardease de que todos sus miembros eran puros defensores de la Iglesia, en realidad no eran más que hombres mondos y lirondos donde habría de todo incluyendo los que no podían contener sus instintos o, a lo sumo, no lograban someterlos del todo. Jurar como un templario, beber como un templario... y con toda seguridad refocilarse entre templarios con nocturnidad y alevosía en algún rincón de sus encomiendas porque la lujuria ha existido y existirá siempre. Y ojo, porque la homosexualidad era un delito equiparable a la herejía, y ya sabemos el fin que les esperaba a los que practicaban los "actos contranatura, ya fuese el haciente como el paciente". Nogaret tenía la voluntad y el tesón de un inspector de trabajo de la Seguridad Social buscando defraudadores, y durante dos años estuvo recopilando toda la información que sus espías le fueron facilitando para dar forma a la más fastuosa y terrorífica lista de acusaciones que se podía concebir. 


La Torre del Temple
Y mientras tanto, Felipe, en un alarde de doblez como pocas veces se ha visto, mantenía una cordial relación con Molay, confiaba las finanzas de su reino a la orden y hasta había depositado el erario de la corona en la Torre del Temple de París, donde por cierto tuvo que refugiarse cuando su amado pueblo, harto de impuestos y de la pésima gestión económica que llevó de una devaluación a otra, se levantó en armas en 1306. Más aún, para no levantar sospechas hasta invitó a Molay a portar una cinta del féretro de su cuñada, Catalina de Courtenay, mujer de Carlos de Valois, durante sus exequias celebradas en la víspera de la redada. El hermoso Felipe debía tener la sangre de horchata, ¿que no? En todo caso, Nogaret ya tenía preparados los cargos, los testigos y las órdenes de detención selladas que debían ser distribuidas entre todos los bailes y senescales de Francia. Estas habían sido entregadas el 14 de septiembre,  justo un mes antes del "Día D". Ya solo faltaba el beneplácito del papa Clemente porque, no lo olvidemos, el rey carecía de autoridad para incoar proceso a la orden. Había que convencer al papa de que los templarios eran malos malosos y, si no se avenía a colaborar, recordarle que le debía la tiara al francés.

4. TENDIENDO LAS REDES


Clemente V. Ni aunque hubiese querido habría
logrado salvar a la orden. Su indecisión o su falta de
valor, nunca sabremos cuál de las dos, en el
momento decisivo fue determinante para facilitar
la caída de la orden
El día de Pentecostés de 1307, el hermoso Felipe el Ídem se entrevistó en Poitiers con el papa para ponerlo al corriente de las gravísimas acusaciones "que habían llegado a sus oídos", como si se hubiese enterado una semana antes. Al papa se le puso la jeta a cuadros ante aquella avalancha de aberraciones detalladamente enumeradas por el monarca, hasta el extremo de que se negó en redondo a aceptarlas. La realidad es que el francés no podía aportar testigos de peso, lo que fue aprovechado por Clemente para intentar dilatar la cuestión y ganar tiempo. Así pues, se limitó a sugerir vagamente que se indagaran más a fondo todas las acusaciones hasta tener verdaderos motivos para emprender un proceso en toda regla que, lógicamente, debía estar dirigido por el Santo Oficio. Pero si la Inquisición intervenía, Nogaret y su minucioso plan quedarían fuera de juego, así que había que ir preparando el golpe definitivo.

El mismo Clemente se lo puso en bandeja. Informó a Molay de todo lo hablado con el rey, y el gran maestre se dejó atrapar como un gazapo porque no dudó en permitir una investigación en toda regla para lavar el buen nombre de la orden. Pero aunque lo hizo de total buena fe, aceptar la investigación también suponía de cara al público admitir de forma implícita que, ciertamente, había algo que investigar, ergo la orden no era tan pura e impoluta como afirmaba. Esa fue la señal. Felipe no podía permitir que el papa tomara la iniciativa, porque de ser así el proceso sería dirigido por la Iglesia y, lo que verdaderamente le preocupaba, los bienes de la orden permanecerían intactos hasta que se resolviera el mismo, y aún así en caso de ser confiscados irían a parar a las arcas de Roma. Por lo tanto, había que poner en marcha el plan que Nogaret venía preparando desde hacía dos largos años. Para asegurar aún más la presa, el guardasellos se aseguró la complicidad de Guillaume Humbert, inquisidor de París al que el monarca había concedido plenos poderes mediante una cédula fechada el 24 de agosto de 1307. Había llegado el momento de cerrar la red de golpe para que no escapase un solo pez.

5. 13 DE OCTUBRE DE 1307

El día 12 de octubre, los bailes y senescales que llevaban un mes mirando el pliego con el sello real devorados por la curiosidad, procedieron a romper los lacres y leer su contenido. No deja de causar admiración la granítica fidelidad de estos funcionarios, que en ningún caso osaron siquiera a recurrir a algún truco, que los había, para separar el lacre sin partirlo, leer la carta y volverlo a pegar. Solo cabe pensar que, además de lealtad debían sentir un profundo temor reverencial hacia las personas del rey y el guardasellos, porque no hubo una sola filtración que permitiera a los templarios ponerse en guardia o aprestarse a la defensa. La excusa ante la más que segura protesta del papa también estaba prevista: debido a la gravedad de los hechos y ante el temor de que los acusados pongan tierra de por medio, hemos decidido que lo más sensato es arrestaros para mantenerlos bajo custodia hasta que la Iglesia o la Inquisición  tengan a bien iniciar el proceso.


Molay en pleno interrogatorio. Las prácticas llevadas a cabo por orden de
Nogaret harían que un mudo cantase romanzas de zarzuela tras media hora
de intenso tratamiento
A la hora de laudes del viernes, 13 de octubre de 1307, los senescales y bailes de la corona se personaron debidamente escoltados en todas y cada una de las casas, encomiendas y castillos de la orden para proceder al arresto de sus ocupantes. El mismo Nogaret hizo lo propio en la Torre del Temple, donde apresó a 140 miembros de la orden incluyendo al mismísimo Molay, al que tuvo que sacar de su cama porque aún estaba planchando la oreja y que lo último que esperaría era verse conducido en camisa a las mazmorras de su propia fortaleza y engrilletado como un criminal. Y, por supuesto, tras la redada Nogaret hizo lo más importante: echar mano al fabuloso tesoro depositado en sus entrañas. 

Esta fulgurante operación no deja de albergar también sus misterios misteriosos. ¿Cómo es que los templarios, hombres que por su condición de nobles y militares no eran precisamente sumisos borregos se entregaron sin ofrecer la más mínima resistencia? ¿Cómo es que Molay no tomó precauciones independientemente de que le ofrecieran participar en un puesto de honor en el entierro de la cuñada del rey ya que sabía lo que se estaba cociendo? ¿Cómo es que Clemente, ante las supuestas denuncias aportadas por el rey, no puso el tema en manos de la Inquisición de inmediato, impidiendo así darle a Felipe carta blanca para actuar por la vía de los hechos consumados? Solo cabe pensar que, en efecto, el papa no se creyó una sola palabra, por lo que pasó del tema. Buena prueba de ello es que Hugues de Pairaud, visitador de la orden en Francia, se entrevistó con Clemente varios días antes de la redada y el papa no hizo mención alguna a las acusaciones que había referido el monarca. 


La celebración de rituales de este tipo, ya fuesen ciertos
o no, fue en gran parte lo que permitió a Nogaret dar
forma a su extenso pliego de cargos. Eso de ir por la
vida adorando demonios está mal visto en el siglo XXI,
así que en los albores del siglo XIV ni les cuento
En fin, los peces estaban en la red y todo había salido a pedir de boca. A partir de ahí ya podía Roma incoar el proceso cuando le diera la gana, pero eso ya le daba una soberana higa tanto a Felipe como a Nogaret. Los bienes de la orden fueron inmediatamente requisados, todos los miembros de la orden estaban a buen recaudo y, para "facilitar" las cosas a la Inquisición, incluso habían empezado a llevar a cabo los interrogatorios para ir recabando testimonios que, obviamente, eran todo lo creíbles que pueden ser las declaraciones obtenidas bajo tortura. Pero como eso era un método válido en la época, pues solo había que apretar las clavijas al personal, y a algunos ni eso porque les bastó la contemplación de los hierros para cantar de plano, para que diesen por buenas todas las acusaciones que pesaban contra ellos. 

Solo lograron escapar algunas decenas de templarios, el preceptor de Francia, Gérard de Villiers y el tesorero de la orden. Según declaró un tal Jean de Chalons durante el proceso, Villiers pudo salir de la Torre del Temple con cincuenta caballeros escoltando tres carros donde, según la leyenda de turno, iba parte del tesoro de la orden. Pero, más que un tesoro material digamos que se trataba de posesiones sumamente valiosas de tipo espiritual de las que ya hablaremos un día de estos. La pequeña caravana pudo alcanzar sin problemas el puerto de La Rochelle, donde la orden disponía de naves, fue cargado en 18 galeras y nunca más se supo de ellos.


Así acabaron los freires que no se avinieron a aceptar las
acusaciones. La mayoría prefirió aceptar lo inaceptable
y acabar en una puñetera mazmorra, que siempre era menos
inquietante que ser reducido a pavesas
En fin, así fue como se gestó la caída del Temple. Lo que vino después ya es más conocido si bien un día de estos dedicaremos un artículo a los inicios del proceso, los cargos que se presentaron y algún que otro misterio misterioso que no se pudo aclarar porque lo cierto es que la orden tenía mucho que guardar. Es más, fue precisamente ese ocultismo empecinado lo que permitió a Nogaret tejer su tupida red de acusaciones. La gente sabía que se ocultaban muchas cosas, pero pensaban que si ponían tanto empeño en ocultarlas es porque no eran precisamente buenas. Nadie se paró a pensar en cuestiones de tipo espiritual e iniciático reservadas a unos pocos elegidos y que no entrañaban en sí nada relacionado con las tremebundas acusaciones presentadas por el guardasellos, pero tanto misterio se les atragantó.

Bueno, por hoy ya vale, ¿no?

Hale, he dicho

ENTRADAS RELACIONADAS:

Malvados 2. Guillaume de Nogaret

Mitos y leyendas: la ejecución de Molay y la maldición templaria

13 comentarios:

Axil dijo...

Pido perdón por anticipado por la irreverencia, pero en el mundillo más... amateur medieval, el tema templario ha sobrepasado ya de largo la afición por la historia y ha llegado a unos niveles de misticismo, adoración y enaltecimiento que harían temblar de envidia a un hooligan futbolero cuando su equipo llega a la final.
Y, como justa reacción... pues no queda más remedio que burlarse un poco de toda la seriedad y transcendencia en la que se ha envuelto a la orden en cuestión.
Me veo obligado, por tanto, a dejar por aquí el teaser-trailer del musical bufo del que hemos podido disfrutar en algunos selectos eventos de recreación, una vez el público se ha retirado y empiezan a correr los espirituosos.

https://www.youtube.com/watch?v=j3VWd7BsrQs&t=6s

Amo del castillo dijo...

Cuánto tiempo sin verle por estos lares, Sr. Axil. Prodíguese más, que ya sabe que su presencia siempre es bien recibida. Ciertamente, la templemanía llega ya a limites grotescos. ¿Sabe que cuando se publicó mi opera prima lo primero que me preguntó el editor era si salían templarios? Cuando le dije que no me sugirió que debía retocar el texto para que apareciese la dichosa orden porque eso vendía más. Le repliqué que si se vendía más o menos me daba una higa, pero que el texto se quedaba como estaba y, sino, pues lo volvía a meter en el cajón y aquí paz y después gloria, amén de los amenes. Raya ya un poco tanta paranoia templaria, la verdad.

En cuando al guiñol, me temo que no puedo decirle gran cosa. No sé si es que el volumen del ordenador no da para más o que el sonido de la grabación es deficiente, porque apenas se escucha lo que dicen. En todo caso, se celebra el evidente cachondeo que se respira en cada escena.

Un saludo y gracias por su aportación

dani dijo...

Gran artículo. Siempre sorprende lo exactos y precisos que podían ser "los antiguos" cuando se lo proponían. Ni una filtración, eso sería complicado hoy día.
Abundando en el tema templario una vez leí (no recuerdo donde) que Alfonso X el sabio infiltró a un caballero en la orden, peroooooo este una vez dentro se volvió adepto de la orden y no reveló secreto alguno.
Hay la teoría de que en la orden había dos niveles, uno simple en el que entraban "todos" y al que no se revelaba secreto alguno y otro superior para iniciados de confianza al que si que se les revelaban todos los secretos de la orden. Pero en fin, como no aparezca por ahí un códice escondido que relate esos secretos todo serán teorías y darán tema para los novelistas.

Amo del castillo dijo...

La corona de Castilla también estuvo en su momento muy vinculada con la orden. Fernando III, al igual que su primo Jaime I de Aragón, fue educado por templarios y, por ejemplo, en el repartimiento de Sevilla tras su reconquista recibieron cuantiosas donaciones. Sin embargo, su papel en la misma debió ser cuasi irrelevante porque el peso lo llevaron sobre todo los santiaguistas, seguidos por los hospitalarios y las mesnadas concejiles. Todo lo que concierne a esta gente es ciertamente un poco raro lo queramos o no. Da que pensar, aunque nos empeñemos en verlo como una chorrada propia de iluminados, que los nazis invirtieran cuantiosos medios y enviaran expediciones a los lugares más remotos por temas relacionados con el Temple desde que Otto Rahn llevase a cabo su extraño periplo buscando el Grial y cosas por el estilo.

En cuanto a los cargos que presentaron contra ellos, hay que aceptar que Nogaret tuvo donde agarrarse. Si no hubiese tenido ni un solo resquicio lo habría tenido muy complicado hasta un personaje como él. Y la misma detención ya da pie a muchas cuestiones que se han planteado en el artículo. Por qué no se defendieron, como es que no hicieron nada para prevenirla a pesar de la advertencia del papa... En fin, hay muchas contradicciones. Ya en su día planteé el truculento final de frey Juan Bechao, el comendador de Jerez de Badajoz (hoy Jerez los Caballeros), que estando a un paso de Portugal, un país que los protegía, no se molestaron en salir echando leches sino que se quedaron protegiendo inútilmente la encomienda hasta que fue ocupada por la mesnada que envió el concejo de Sevilla y no dejaron títere con cabeza. En fin, todo muy extraño, sin sentido casi siempre. Los motivos me temo que no los sabremos nunca.

Por cierto, los niveles iniciáticos eran más de dos, y solo un escasísimo número de freires estaban en el ajo de todos los entresijos esotéricos de la orden, que incluían al parecer cuestiones relacionadas con la alquimia, la magia y cosas por el estilo. El problema es que lo que se sabe de esto es más que probable que sea una estudiada desinformación destinada precisamente a que todo el mundo crea que es un camelo para ocultar algo de más envergadura. En fin, vaya a saber...

Un saludo y gracias por su comentario

Iván The Last Emperor dijo...

Gran artículo como siempre Sr. Amo. ¡Mis más fervientes saludos!

Fantasma de la Opera dijo...

Saludos, Amo del Castillo. Tres cositas:

1.- Palabras nuevas que he tenido que buscar de propio: "agareno", "hechura" y "freire". Algo normal en éste su blog, de lo cual sólo recalco que, a veces, da lugar a situaciones cómicas como por ejemplo buscar una palabra mal escrita (en el presente texto, "lita"), no encontrarla o encontrarla mal, y concluir en un posible gazapo que, en este contexto, se tarda en pillar mucho más de lo conveniente.

2.-Encontrarse con composiciones como " Solo unos pocos pudieron escapar, y la otrora todopoderosa orden fue literalmente desmembrada muy a pesar del papa Clemente V que, aunque hechura de Felipe IV al que debía la tiara, le sentó como un tiro que su autoridad fuese puesta en entredicho por el siniestro monarca que, recurriendo a una hábil política de hechos consumados, impidió que el pontífice pudiera intervenir para bien o para mal ya que, al cabo, la orden solo respondía ante el papa y nadie más." se presta a mucha confusión en forma de castillo de naipes mental, dado lo farragoso que se presenta.

y 3.-En su día, por pura curiosidad, me dio por mirar los enlaces que presenta Vd. en el margen de su blog, y entre ellos está el de la "orden del temple", hice clic ahí, y... en fin... decir que me chirriaron los dientes es quedarse corto. Comprenderá Vd. la lejanía de mi visión ante la presente entrada en éste su blog.

Amo del castillo dijo...

Pues qué quiere que le diga... Parece que de los miles de personas que me leen vuecé es el único que tiene problemas de comprensión. En cuanto a los gazapos, si los cometen las editoriales y hasta en las enciclopedias suelen aparecer erratas a pesar de que los textos son repasados por maquetadores, pocos se me escapan a mí en comparación porque soy como Juan Palomo, que yo me lo guiso y yo me lo como. Por cierto que esos términos que dice desconocer los llevo usando desde tiempos de Caín.

No es la primera vez que me corrige vuecé y, aunque siempre recibo de buen grado las rectificaciones porque errar es de humanos, las suyas desprenden un tufillo a tirón de orejas al parvulario torpón que, honestamente se lo digo, no me gustan nada. Es más, no recuerdo haberle leído nunca un mensaje aportando algo o simplemente haciendo una sugerencia, sino más bien mensajes de este tipo, como quejándose de mi prosa. Si me equivoco, pues equivocado quedo, y colijo que quizás sea conveniente considerar la de horas y horas que esto requiere y que no tengo a nadie detrás para indicarme los errores que pueda cometer.

Respecto a los enlaces del lateral son de personas con las que tengo afinidad por motivos que solo me incumben a mí y no necesariamente tienen por qué coincidir con mi estilo o mi línea. Al que no le resulten de interés con no visitarlos está al cabo de la calle.

Fantasma de la Opera dijo...

Amo del castillo, nada más lejos de mí que criticarle en el sentido que Vd. ha mencionado. Más bien es del alumno que pilla al profesor en una errata, y se lo hace notar con humildad, ya que en el resto de materia y formación, permanece atento y callado, siguiendo la máxima de no molestar mientras no tenga algo útil y con fundamento que decir. Si por lo que sea Vd. ha interpretado mi tono como insolente y ofensivo, lo siento, no era mi intención.

Amo del castillo dijo...

Lo tomamos con un malentendido y santas pascuas. PAX IN VNIVERSA TERRA, AMÉN

JC dijo...

Don Castillo me gustaría saber si me permite salirme un poco del tema. ¿Que buscaban los nazis en esas expediciones que usted menciona? ¿Por que lo hacían y que esperaban conseguir con ello?

Amo del castillo dijo...

Bueno, tanto Hitler como Himmler estaban bastante obsesionados al parecer con los temas esotéricos y mitológicos. Otto Rahn fue en busca del Grial nada menos, basándose en las leyendas de Parsifal escritas por Wolfram von Eschenbach allá por el siglo XIII. Enviaron incluso expediciones al Tibet en busca de los orígenes de la raza aria y qué se yo cuántas cosas más. ¿Qué esperaban? Imagino que alcanzar más poder mediante la posesión de objetos sagrados como el Grial, etc. Hay bastante bibliografía al respecto.

Un saludo

nathan hale smith patton dijo...

Baphomet? ese no es el que adoran los masones hunto al Gran arquitecto?

Amo del castillo dijo...

La verdad es que no estoy muy al tanto de los ritos masónicos. En todo caso, Baphomet no hay más que uno, así que se tratará del mismo demonio.