martes, 10 de mayo de 2011

Puente fortificado de Ucanha


Distrito de Viseu
Coordenadas: 41º 02' 54" N // 7º 44' 48" O

Sí, ya lo sé... El puñetero todoterreno me fastidió la foto. Pero como no encontré al dueño, pues ahí queda, inmortalizado para la posteridad. Bueno, a lo que vamos. Los puentes fortificados no son habituales en Portugal. Su misión era obvia: defender el paso en los escasos puentes de la época, así como, a modo de símbolo, marcar el comienzo de un dominio cuyo señor tiene derecho a cobrar un pontazgo a los que lo cruzaban.
En el caso que nos ocupa, parece ser que el puente es de origen romano, y que la torre fue añadida posteriormente. En 1163, don Alfonso Henríques donó a Teresa Alfonso la heredad de Algeriz, en la que estaba incluida la población de Ucanha, llamada en aquel tiempo Vila da Ponte. Esta mujer era la viuda de Egas Moniz, que fue ayo de don Alfonso, por lo que el monarca quiso favorecer a la que fue la mujer de su mentor. Y no era para menos ya que, cuando el aún conde de Portucale, envió a su ayo a jurar fidelidad a la corona leonesa en su nombre, luego se desdijo de dicho voto y declaró la guerra a León, dando pié, como ya hemos contado, al reino de Portugal. Así que el pobre don Egas quedó a la altura del betún, hasta el extremo de presentarse con toda su familia  ante el rey Alfonso VII descalzo y con un dogal al cuello como signo de humillación por haber faltado su pupilo a la palabra dada.
Esta doña Teresa, como era habitual en las ricashembras de la época, fundó el monasterio de Santa María de Salzedas, pensando, como está mandado, que eso le habriría las puertas del Paraíso cuando le llegara la hora. Y para sostén de la comunidad les cedió los derechos de pontazgo de Ucanha. Durante décadas, los habitantes de la zona solicitaron multitud de veces la exención de dicho impuesto, cosa que don Dinis concedió en 1324. Pero los frailes se salieron con la suya, amenazarían al monarca con mil infiernos y el rey se retractó. No fue hasta 1504 cuando, al convertirse Ucanha en villa de realengo y dejar de depender del monasterio de Salzedas, cuando el dichoso pontazgo pasó a la historia para mayor pena de los frailes, que veían así perder unas jugosas rentas, y mayor alegría de los habitantes de la comarca, que llevaban desde el siglo XII soltando dinero para poder cruzarlo. Y contada su historia, pasemos a estudiarlo un poco.


El puente, que cruza sobre el río Varosa, tiene una longitud de 80 metros, y su altura máxima sobre el cauce es de 12 metros. Está formado por cuatro arcos ojivales de distintos tamaños. Por el lado de la corriente muestra, como se ve en la foto, dos contrafuertes. Todo él está labrado con buena sillería de granito. En el centro del mismo hay una lápida que, lo reconozco, no he sido capaz de descrifrar. Dice así: " AS PONTES D... // FORNOSE TABOAS // UCANHA E SANCROU // L(?)OS PREPAROU". Si alguien lo entiende, me lo diga (maldita epigrafía). Junto al mismo hay un viejo molino harinero, de esos que quedan tan molones en las fotos.


En cuanto a la torre, se trata de un sólido edificio, también de sillería de granito, de planta cuadrángular, con 10 metros de lado y 20 de altura. Se accede a ella por una puerta situada a 5 metros sobre el nivel del suelo mediante una escalera de hierro situada en el flanco sur de la misma. Bajo ella transcurre un túnel cuyo pasó está defendido por dos matacanes, uno mirando al puente y el otro en el flanco opuesto. También dispone de matacanes en sus otros dos lados, uno de ellos defendiendo la puerta de acceso a la misma. Todos ellos cuentan con parapetos y una aspillera. En su interior cuenta con tres plantas, separadas por entresuelos de madera. Hay una lápida en la entrada al túnel que dice: "ESTA OBRA MANDUO FAZER DOM FERNANDO ABADE DE SALZEDAS, ERA DOMINI 1465". Creo que no precisa de traducción, ¿no?. En el centro de la lápida aparece un báculo abacial como símbolo de su rango.  En todo caso, este don Fernando, hijo bastardo de un hermano del condestable Nuno Alvares Pereira (para que luego digan que los bastardos no tenían futuro en la vida),  no fue el que hizo ni el puente ni la torre, como es obvio. La inscripción debe referirse a que mandó llevar a cabo algún tipo de reforma o reconstrucción, sin que quede constancia de en qué consistieron las mismas. Las cámaras de la torre sirvieron, según parece, como almacenes a pesar del aspecto puramente militar del edificio, ya que era habitual pagar los pontazgos, además de con dinero, en especie. No sería descabellado pensar que también debieron albergar una mínima guarnición pagada por los frailes para el mantenimiento del orden y el cobro del portazgo.


En esta última imagen se puede ver el interior de una de las plantas. En honor a la verdad, esa ventana geminada con poyetes, propia de torres señoriales, me hacen dudar de su uso como almacén, salvo cuando desapareció el pontazgo y, con ello, la necesidad de mantener en ella una mínima guardia. Pero, como digo, tanto por la ventana (hay otra igual en la pared opuesta) como por lo elaborado de su cantería, me hacen suponer que, en algún momento, la torre fue vivienda de alguien de cierta relevancia vinculado con el monasterio. En cualquier caso, no he podido corroborarlo, así que cada cual piense lo que prefiera.
Por lo demás, Ucanha es un pueblecito de esos de postal, con apenas unos 450 habitantes, sumido en el valle por donde transcurre el río Varosa. Junto a la torre hay un pequeño bar donde puede uno degustar un café (el café en Portugal es cojonudo), mientras se contempla el edificio y espera uno a ver si el pamplinas que ha aparcado junto al mismo se larga de una puñetera vez para sacar una foto decente. He dicho.

MAS INFORMACIÓN Y MOGOLLÓN DE FOTOS EN WWW.CASTILLOSNET.ORG