viernes, 16 de noviembre de 2012

Mitos y leyendas: caballero Vs. samurai




De un tiempo a esta parte, he podido ver que han proliferado mucho unos pseudo-documentales del tipo "caballero Vs. samurai", "espada Vs. katana" y chorradas similares, que cualquier día ponen uno de "neanderthal Vs. karateca". Y digo pseudo-documentales porque, según los veo en Youtube, carecen del más mínimo rigor. Se limitan a poner a un actor famosillo acompañado de un fulano al que no lo conoce ni su padre y al que titulan siempre como "experto" en lo que sea. Dichos documentales se caracterizan además por repetir 48 veces la misma toma y, entre toma y toma, hacer un recordatorio de todo lo explicado anteriormente, como si la audiencia tuviera memoria de pez y hubiese olvidado lo que ha visto apenas 3 minutos antes. Supongo que lo harán por hacer tiempo, porque si se limitan a poner el documental de corrido, en vez de 40 minutos duraría apenas 5. Por otro lado, es evidente que al público parece darle más morbo el tema oriental porque, curiosamente, siempre sale ganador el samurai o la katana. O incluso la arquería a caballo japonesa, que disparan contra un blanco situado a escasos metros de distancia pero sin hacer mención a los antiguos arqueros a caballo partos, por ejemplo, que eran bastante más eficaces.

La cosa es que te ponen al famosillo a hacer pruebas muy espectaculares pero que, en realidad, no se asemejan en nada a situaciones reales de combate: cortar una barra de hielo,  varias botellas de plástico llenas de agua, un haz de paja y chorradas así. Digo yo que a la guerra se iba a combatir contra hombres, no contra botellas de plástico que, además, no existían en aquella época. Lo que no dicen es que, como en todo en esta vida, habría samurais que serían verdaderos maestros en el uso de la espada, y otros más torpes que un cerrojo. Habría samurais fieros y samurais caguetas, y habría samurais fortachones y samurais canijos. Y el que manejaba la katana era el samurai, no al revés, por lo que su eficacia como arma estaba condicionada a la habilidad y la fuerza del que la empuñaba. Y en lo tocante a los caballeros medievales, pues lo mismo, habría de todo. En cualquier caso, estas pruebas de los documentales solo demuestran la habilidad del que maneja el arma. Si a cualquiera de nosotros nos dan una katana o una espada de mano y media no somos capaces de cortar ni un rábano simplemente porque no sabemos manejarlas. Un carnicero saca filetes casi transparentes si se le pide, mientras que a nosotros nos cuesta trabajo cortar una rodaja de salchichón medianamente presentable. ¿O no?

Y tampoco cuentan lo verdaderamente importante: cada arma estaba diseñada para combatir conforme a unos usos determinados, y para abatir enemigos protegidos de una forma concreta. Analicemos un poco la cuestión:


Las espadas: katanas, tachis y nodachis, los tres tipos de espada usadas por los samurais, independientemente del largo de la hoja, que difería de una a otra, todas tenían en común una cosa: estaban diseñadas para ser manejadas con las dos manos. Obviamente, esto implicaba una mayor energía en el golpe, pero también otro detalle: los samurais no usaban escudo. O sea, que o parabas el golpe con tu espada, o estabas listo si la armadura no lograba detener la hoja. La espada occidental estaba inicialmente diseñada para ser manejada con una mano. Las de mano y media surgidas posteriormente eran espadas también pensadas para una mano, con la posibilidad de usar las dos en determinados momentos. Pero el guerrero occidental, además de las protecciones corporales, contaba con el escudo. Eso le permitía, además de detener los tajos del enemigo, aguardar que éste quedara descubierto para asestarle el golpe definitivo. Básicamente, era lo mismo que hacía el samurai, pero éste debía usar su espada para todo: defenderse y atacar. Por ello, precisaba de mucha más movilidad que un guerrero occidental con un armamento defensivo más pesado.


Las armaduras: La armadura japonesa o keiko era más básica que la occidental. Dejaba muchas más partes del cuerpo indefensas, especialmente las articulaciones. Ello era debido, como ya se ha dicho, a la necesidad de disponer de más movilidad a la hora de combatir. Estaban construidas a base de láminas de metal o cuero unidas unas a otras mediante cordones de seda, lo que facilitaba enormemente la sustitución de piezas deterioradas y, además, las convertía en piezas mucho más flexibles que las construidas en occidente, que iban remachadas unas a otras. Sin embargo, apenas estaban provistas de protección para brazos y piernas, y bajo ellas no vestían ningún tipo de lóriga o jubón acolchado, sino su ropa normal. El guerrero occidental, por el contrario, iba casi enteramente cubierto de hierro, dejando pocos resquicios por donde ser vulnerado, y dichos resquicios iban protegidos por mallas cosidas al jubón. Ciñéndonos a una parte concreta del cuerpo, las piernas, en el caso de los samurais apenas iban protegidas si las comparamos con las de un guerrero occidental. En el primer caso, los muslos iban cubiertos por unas piezas llamadas kusazori, similares a las escarcelas de las armaduras europeas. Pero las rodillas quedaban al descubierto, y las antepiernas apenas contaban con unas grebas. Los pies del samurai solo iban cubiertos por unos calcetines o tabi y unas simples sandalias, mientras que en occidente iban con zapatos de cuero protegidos por el escarpe enteramente metálico. O sea, que una estocada o un mazazo en el pie del samurai y lo dejabas cojo de por vida. En definitiva, la armadura europea era mucho más eficaz y una katana, por muchas barras de hielo que rompa en un documental chorra poco podría contra ella. Por cierto, un detalle: el color de las armaduras japonesas era debido a que las lacaban para protegerlas del óxido.


En fin, coligo que, en el improbable caso de que un caballero occidental se hubiese enfrentado a un samurai, la victoria habría sido para el más diestro y el más fuerte, que no necesariamente tendría que ser el samurai. Me da la impresión de que esta creencia favorable a lo oriental es más bien debida al misticismo que rodea todo cuanto hace esta gente: esos maestros espaderos que se encierran 3 meses para fabricar una katana seleccionando cada trocito de hierro, las oraciones y varitas de sándalo para encomendarse a Buda y demás parafernalia contrastan bastante con la imagen del espadero europeo, un sujeto representado en el imaginario popular como barbudo, sucio, sin varitas de sándalo y sin rezar antes de empezar a batir el metal. Por otro lado, la esgrima japonesa, con esos movimientos tan medidos, tan precisos y meticulosos que convierten en algo digno de verse hasta los movimientos para envainar la espada (estaban ideados para limpiar de sangre la hoja antes de envainarla), dan la impresión de que estos samurais eran superhombres invencibles, y contrastan con el caballero europeo aparentemente torpón embutido en su armadura y atacando a ciegas y golpeando de cualquier forma al adversario. Pero es que estos que atacan a ciegas en los documentales de Conquista que emite el Canal Historia son un grupo de amiguetes que, con el calvo ese que los dirige y sabe mucho de todo, no han manejado un arma en su puñetera vida.

En definitiva, la cuestión es que estos documentales, bajo una apariencia de rigor histórico, solo sirven para que el personal que no entiende una papa del tema se crea a pie juntillas lo que dicen y, lo que es peor, se pongan a discutir con denodada pasión y a llevarte la contraria porque "lo vieron en un documental".


En fin, que paso de estos documentales. Y de los doblajes mejor ni hablar porque, como no tienen ni idea de nada, te confunden pulgadas con centímetros, libras con kilos, etc., y te sueltan que tal espada pesaba 5 kilos, cuando en realidad se referían a 5 libras, y se quedan tan panchos. Y luego te viene el listo de turno jurando que la dichosa espada pesa 5 kilos porque lo vio en el documental y también se queda tan pancho. Bueno, para qué hablar...


Hale, he dicho




34 comentarios:

israel24961 dijo...

Buen artículo. Molaría muchísimo ver caballeros buenos contra samurais buenos, obviamente sin que nadie se mate.

Amo del castillo dijo...

Bueno, hay más de un debate abierto acerca de quién sería más efectivo. En todo caso, ya no quedan ni samurais ni caballeros, así que me temo que nos quedaremos con las ganas de saber quién ganaría.

Un saludo y gracias por su comentario

Le dijo...

No vais a comparar Japón unos isleños con la gran forja europea ya casi industrializada , gana por míl el caballero europeo los samurais no tendrías otra opción. Que rendirse , pero como dices ahora todo lo japonés mola porque Japón vende y eso es por el anime y su cultura que es muy cool

Amo del castillo dijo...

Independientemente de que, como se comenta en el artículo, es totalmente cierto de que todo lo que proviene de Oriente vende mucho en Occidente, la cuestión es que las armas y sus calidades son una parte, y no precisamente la más importante, a la hora de obtener la victoria. Fíjese como, por ejemplo, simples milicianos dieron para el pelo a caballeros armados de punta en blanco a golpe de "goedendag" en Courtrai, o como los husitas daban estopa en cantidad con sus mayales erizados de petos y sus "morgenstern". En el caso de un hipotético encuentro entre ejércitos japoneses y Occidentales, me temo que no sabremos nunca cuál sería su desenlace, y por otro lado, no bastaría con uno solo para dirimir quién obtendría la supremacía. En fin, solo son conjeturas, ya sabe. Ah, por cierto, no olvide que un samurai no se rendía. O ganaba, o moría.

Un saludo

Langsdorff dijo...

Qué daño están haciendo ese tipo de "documentales" de Canal Historia y similares (de consumo rápido) tan bien descritos en el artículo. El resultado es que salen "expertos" en todo tipo de materia hasta debajo de las piedras. Pero bueno, es la era de youtube, de facebook y de la cultura de usar y tirar. El signo de los tiempos. Cualquier referencia a Geoffrey Parker o Anthony Beevor (por decir algo) es rebatido por el cuñao de turno (obviamente no ha oído hablar de estos señores en su vida) con el tipico "pues esto es así porque lo vi en un documental"
Ahora bien, también existen otro tipo de documentales militares que consideraría muy interesantes, como la serie "Alas de la Luftwaffe" que está a buen recaudo en mi disco duro.

Un saludo. Poco a poco me voy poniendo al día con el blog. Un trabajo magnífico.

Amo del castillo dijo...

Hace ya bastantes años se emitieron unos documentales, creo que de la BBC, sobre batallas famosas que estaban francamente bien. Hoy día, por desgracia y a pesar de que lo referente a la Edad Media ha ganado cierta difusión, los documentales son simplemente risibles. Es una pena que habiendo hoy día, como bien dice, tal cantidad de medios de difusión, la información que se da sobre estos temas sea de tan mala calidad y tan sensacionalista. El que me dio la puntilla fue uno en el que salía haciendo el gamba con una katana el que hace de neurótico sargento instructor en "La chaqueta metálica".
En fin es lo que hay.

Un saludo y gracias por su comentario

daniel hastudia dijo...

saludos
por alli ley una historia donde unos soldados españoles en las colonias de las filipinas pusieron en fuga a unos piratas formados en su mayoría por samurais, por cierto ese histori chanel se convirtio en un bodrio.

Amo del castillo dijo...

Cierto. Al parece hubo más de un enfrentamiento entre tropas españolas y samurais y siempre les dieron para el pelo a pesar de sus katanas y demás historias. En lo del Canal Historia estamos totalmente de acuerdo, no vale un duro.

Un saludo y gracias por su comentario

Renzo Vittorio Camilloni Montalvo dijo...

Dilecto Amo del Castillo , mis mas humildes y totales respetos a su ilustre persona por tan increíble blog que hace le espere con ansiedad cada tanto que la musa se da paseos por lares distantes.
Pido que en cuanto al Yoroi(armadura japonesa)ngamos en cuenta el detalle que el Japón las armaduras no evolucionaron contra armas contundentes siendo el famosísimo porrón Kanabo un arma decorativa que lucía molón en las estatuas guardianas y pinturas sujetadas por forzudos Onis.
Quizá el misticismo en que se ve envuelto el samurai es por su tardía desaparición y ese romanticismo que tenemos en Occidente por los caballeros en armadura desafiando a fe y destreza las armas de fuego que innoblemente privaban al probo y docto guerrero de una muerte honorable,siendo aliñado por cualquier hijo de vecino ,en vez de en singular combate con otro ilustrisimo y renombrado Guerrero.

Amo del castillo dijo...

La cosa, Sr. Renzo, es que en Occidente se sobrevalora todo lo que provenga de Oriente, desde las cuestiones militares a las armas pasando por las técnicas de lucha, el misticismo, su espiritualidad y hasta los rollitos de primavera. Los motivos serían para elaborar un compendio de sociología. Sin embargo, ellos están mucho más occidentalizados que nosotros orientalizados salvo por los bazares de chinos que están hasta en la sopa.

Un saludo

Renzo Vittorio Camilloni Montalvo dijo...

Digamelo a mí que vengo del país del Chifa ,donde tengo el gusto de trabajar y ser distinguido por mis jefes de saber más historia china que ellos mismos,lo cual indica como dijo la occidentalisacion de los mismos asiáticos,en cambio a mi me fascina desde clasicos griegos leyendas incas y clasicos chinos, lo curioso es que en películas como la del Último Samurai donde cogieron retazos históricos de todo el siglo XIX para darle solidez argumental, obviaron las armaduras Namban-Do occidentalizadas con coraza tipo española y hasta morrion con las defensas clásicas japonesas,temo que el cine nipón y occidental han contribuido a desaparecer el resultado de los intercambios de impresiones con los tercios,privando al respetable de este tipo de armadura tan espectacular.

Renzo Vittorio Camilloni Montalvo dijo...

La verdad mi señor Amo del Castillo yo desconocía en gran medida como era el asunto del combate cuerpo a cuerpo en occidente hasta que leyendo su magno blog tuve un hallazgo de aquellos.
http://amodelcastillo.blogspot.com/2012/12/artes-marciales-medievales.html?m=1

Excelente artículo (mi padre era maestro de wing chun ) así que siempre tuve una inclinación a las artes paliciales chinas, pero ahora aparte del pugilato y el grecorromano, su artículo fue extremadamente ameno para mi,le agradezco y un respetuoso saludo.

Amo del castillo dijo...

Hay bastantes tratados de pugilato que datan de la Edad Media y en los que, además, incluso se muestra como combatir con armas de circunstancias, como una hoz o un mayal. Todo es ponerse a buscar, suelen estar disponibles en bibliotecas alemanas o británicas.

Un saludo

Renzo Vittorio Camilloni Montalvo dijo...

Esta armadura nacida del intercambio de impresiones en Filipinas https://goo.gl/images/M29rHG

Sería la verdad rarísima verla en una película donde usan modelos de cuero del siglo XVI en sigamos el siglo XIX .
https://goo.gl/images/L1YBKv
No era muy leído en armaduras medievales hasta encontrar su magnífico blogg,pueden saltar los parecidos,saludos¡

Amo del castillo dijo...

De hecho, copiaron minuciosamente los primeros mosquetes de mecha llevados por los portugueses, pero mientras en Europa evolucionaron hacia la llave de rueda y, posteriormente de chispa, en Japón permanecieron absolutamente inalterables hasta que se abrió al mundo en el siglo XIX

Un saludo

Renzo Vittorio Camilloni Montalvo dijo...

Los llamados Tanegashima o teppo,absolutamente desfasados en consideración a los occidentales, creo que la última batalla de chispa y mecha fue entre los British (maldiciones a Nelson y a Cromwell incluidas) que se fueron a dar un paseito al Tíbet donde absolutamente nada se les había perdido y encima como buenos anglosajones engañando a las tropas enemigas que solo iban a charlas diplomaticamente.
Volviendo a la hora de combatir más parecido entre tercios y las mangas ashigarus con teppos protegidos por otros ashigarus con lanzas Yari tipo Nagae (5 metros) comandados por tal vez algun samurai,aunque seguía la costumbre de cosechar cabezas,tenía al menos 6 pistolas (creo que de chispa o mecha) para cargarse lo que se viniera encima sin llegar al cuerpo a cuerpo, creo que el modelo namban-do era más para estas pistolas que para las Tanegashimas, e incluso dado el caso frenaran estas últimas, las armas occidentales les darían la misma protección que a los coraceros franceses.
Sufrieron las de Caín para hacer los mecanismos más complicados,felizmente los solidarios portugueses trajeron un probo Herrero para ayudarlos y seguro obtener un paston de aquellos.Es curioso como Tom Cruise en el Último Samurai no coce a flechas a los soldados imperiales y tan solo luego de un par de descargas de flechas corre (imitando el ejemplo de Orlando Bloom en el Reino de los Cielos,de cargar sin casco,digo que puede que el kabuto tenga más posibilidades frente a las balas que la testa desgreñada del actor.
Recuerdo que el pragmático Oda Nobunaga alababa lo vanguardista de este tipo de armas, saludos querido Amo del Castillo, que la musa nunca lo abandone,ni que lo ataquen a traicion las vértebras.

Amo del castillo dijo...

Le agradezco su aportación y le daré recuerdos de su parte a mis tiránicas cervicales.

Un saludo

Renzo Vittorio Camilloni Montalvo dijo...

Estimado sr.Amo, en la pelicula del ultimo samurai,uno de estos miticos guerreros parte un fusil con su katana, era posible???'

Amo del castillo dijo...

Sr. Renzo, si para cortar un cañón de acero de un fusil hace falta una máquina radial con un disco de corindón y se tarda un ratito, ¿cree que una katana podría hacer lo mismo de un tajo? De lo que vea en las películas de samurais, créase un 1% y creo que aún soy generoso. Aparte de eso, esas armas están tan mitificadas en Occidente que todo el mundo cree que son la quintaesencia de la metalurgia cuando cualquier espada toledana era igual o mejor, pero sin tantos protocolos ni rollos espirituales antes de fabricarla

Juan Jose Rodriguez Vela dijo...

Los conbates de Cagayan. No hace falta recurrir a "combates hipoteticos". Existieron, y un puñado de soldados occidentales (en concreto Españoles) lograron convencer dialecticamente (y algo mas) a los japoneses de que eso de las flotas piratas de invasion en las Filipinas estaba muy mal y que no era propio de personas civilizadas.

Amo del castillo dijo...

Cierto es, Sr. Juan José. Los españoles, aunque muy inferiores en número, derrotaron bonitamente a los japoneses por su superior valentía, su mejor estrategia y su incomparable armamento. Sin embargo, como tantos otros logros hispanos, solo los conocen cuatro gatos mientras que el personal sigue dando por sentado de que los samurais eran invencibles y que ningún europeo sería capaz de derrotarlos. Es lo que tienen los mitos y los bulos, casi todo el mundo se los cree a pie juntillas.

Un saludo y gracias por su comentario

Rolhero dijo...

Es curioso que está misma semana he vidrio uno de esos documentales de "Espada VS katana" y me pareció un verdadero ñapo. Es el de cortar hielo al que hacéis referencia, maese Amo del Castillo.
Un detalle es que en una prueba en la que golpean un maniquí con un jubón de cuero, la espada larga no le hace nada pero la katana lo corta limpiamente. Claro, que viendo que el golpe con la espada es un tajo horizontal y el de la katana en vertical de arriba abajo aprovechando así el peso del arma (y del propio "samurái") pues olía un poco a tongo...
Un detalle que sí que escuche una vez es que la empuñadura de la katana está diseñada especialmente para dar mayor potencia a los golpes. Me explico: su considerable longitud (más que la necesaria para simplemente blandirla a dos manos) tiene como finalidad es al dar tajo la mano inferior se atraiga en un movimiento rápido para dar su una aceleración mayor al giro del arma por un efecto palanca (no sé si me explico con claridad). Lógicamente para conseguir esto se debería ser un experto, tal y como vos comentáis en el artículo. ¿Os suena de algo esta explicación o puede ser otro bulo propagandístico de todo lo oriental y lo nipón en particular?

Marqués de las Doce y Media dijo...

Cierto es, yo recuerdo uno de los pocos artículos que escribí en su momento en el pequeño blog que tenía que comparaba la katana con la espada toledana y me llovió mierda más de una vez por ello. Incluso llegaron a decir que no tenía ni idea de lo que hablaba. Tuve que hacer un par de post scripta para intentar aclararles la tesis, pero no ha valido de nada.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Mire, Sr. Rolhero, en esos documentales el "experto" de turno suelta cuatro "explicaciones técnicas" como para dar a entender que sabe de lo que habla, pero esa misma teoría sería entonces válida para una espada de mano y media o un montante. Si no quiere desinformarse lo mejor es que cuando vea esos pésimos documentales los tome como lo que son: un mero programita para entretener yankees ahítos de zumo de cebada y grasas saturadas. Tenga en cuenta que el nivel cultural de la población de los Estados Unidos es misérrimo, independientemente de que tengan las mejores universidades a las que los que solo acceden las clases muy pudientes o aquellos dispuestos a endeudarse durante años para pagarse la carrera. El resto, que en las pelis siempre se están "graduando en la universidad", sitúan a España junto a Méjico, y con eso está todo dicho.

Un saludo y gracias por su comentario

Juan Jose Rodriguez Vela dijo...

Ademas, es absurdo hacer estas comparaciones ¿Que comparamos? ¿Una catana fabricada por el superartesano fulanito con una espada del monton salida de sabe dios que armeria? Para hacer estas cosas serias habria que comparar la calidad de los aceros de las espadas "medias". Porque lo mismo nos llevamos un sorpreson y resulta que, por lo que sabemos, las "espadas corrientes y molientes" con el mejor acero si que eran orientales, solo que eran las chinas. Aunque solo sea porque ellos perfeccionaron el arte de hacer acero "a lo bestia" antes que los demas. A mi entender, tanto la espada de un Medina Sidonia como la del Yoshimoto de turno serian aceros excelentes, fabricados de manera artesanal y que costarian un potosi en esfuerzo y pecunio. Habria que coger la espada que llevaba un soldado de infanteria del monton de cada uno y comparar. Y eso no se ha hecho, porque los chinos si que tenian un acero "industrial" superior a los demas, pero sus metodos de fabricacion en masa, precisamente por masivos, no eran tan cuidadosos.

Amo del castillo dijo...

Qué me va a contar, Sr. Marqués... Por estos lares rebosan los expertos que se han visto todos los documentales citados en mi comentario anterior, esos del calvito y su panda de alegres compañeros sacados de una oficina para reciclarlos en fieros hombres de armas de fin de semana. No hay mayor fanático que el ignorante, y no hay quien defienda con más vehemencia sus dogmas que aquel que no tiene ni uno propio. Los adoradores de samurais y katanas son inasequibles al desaliento, así que no merece la pena perder el tiempo con ellos. Que piensen lo que quieran y que los aguanten sus cuñados darles la paliza sobre las bondades de la esgrima nipona mientras les dejan llena de aire la botellita de malta de 24 años.

Un saludo y gracias por su comentario

Amo del castillo dijo...

Precisamente, Sr. Juan José, lo que pone en tela de juicio el artículo es precisamente eso, que establecer comparaciones es absurdo, y más en esos pseudo-documentales psedudo-científicos de pseudo-expertos extremadamente tendenciosos y destinados a un público, el yankee, aunque luego las cadenas los difundan por medio planeta, que tiene una mentalidad infantiloide y flipa con esas chorradas. ¿Por qué sino cree que tienen tantísimo éxito películas "basadas en hechos reales" como "El último samurai" o las de personajes como Steven Seagal, al que no se le va el fijador del pelo por muchas hostias que reparta, Chuck Norris, Jacky Chan, o Jet Li, que flota y levita entre patada y patada? En Occidente el personal alucina con el misticismo oriental. En nuestra caótica y materialista sociedad, una gente que es capaz de abrirse en canal sin que se les mueva un músculo de la jeta o tenga que hacer 80 movimientos precisos como si fueran autómatas solo para preparar una jodida taza de te suenan a semi-dioses. Y dan por sentado que sus técnicas de lucha convierten al karateka de turno en un ser invencible por obra y gracia de las primeras películas de artes marciales del inefable Bruce Lee, que por cierto era chino, así como toda la filmografía de aquella época en que alucinábamos con tantos grititos entre hostia y patada en la jeta. En fin, para qué hablar, si ya sabemos de qué va la cosa...

Un saludo y gracias por su comentario

Rudolf Viera dijo...

Mire por donde hace unos años vi una presentación en la que el doctor Eusebio Leal historiador de la villa de San Cristóbal de la Habana presentaba un fusil que ahora se que debió ser un rémington español cortado a la mitad supuestamente por un machetazo mambí Leal es un tipo serio y bien leído y escribido como decimos aquí pero parece que estuvo mal informado en este punto ¿piensa usted que sería posible cortar de un machetazo un cañón de esos?? Se supone que fue en una carga al machete ….por cierto todavía me debe una entrada sobra cuba jeje…..no tranquilo que es broma se bien que si se pone a complacer peticiones no va a tener pa cuando acabar.

Renzo Vittorio Camilloni Montalvo dijo...

Me acuerdo de du articulo sr.Marqués, poco falto para que le lapidara una turba. Solo como nota queda que no mencionó las protecciones que usaban los samuráis bajo o encima de la armadura por lo demás esta muy bien explicado y de verdad se aprecian los postscripts.Saludos¡

Renzo Vittorio Camilloni Montalvo dijo...

Queda añadir el interes del Shogunato por la obtención de armas europeas y el buen cuidado que tuvieron españoles y portugueses de no proporcionarselas, incluso en una gira financiada por el belicoso Date Masamune(dice la leyenda que combatia con pistolas hasta llegar al cuerpo a cuerpo) no lograron obtener tratado alguno al no convencerlos de su gran pacifismo ni menos de su devoción al cristianismo. Sinceramente no creo que se pueda comparar el acero toledano con el japones ni las técnicas de forja, ya que eran dos amneras de obtención y hechura totalmente diferentes(nunca me olvidaré de las herraduras).

Amo del castillo dijo...

Sr. Rudolf, esas son las típicas chorradas que cuentan para dar a determinados personajes un aura de poder y fuerza sobrehumanos, que es lo propio de héroes y tal. Es absolutamente imposible, repito, imposible, cortar un cañón de acero de un fusil con un machete ni con un mandoble ni con una puñetera hacha de verdugo medieval. Un herrero cortaría un tubo de hierro puesto al rojo con la ayuda de un cortafríos de acero y dándole de martillazos contra un yunque, pero una vez templado el cañón eso solo se corta con una radial o echando un buen rato con una segueta. Y si alguien se empeña en que sí se puede, coja un machete bien afilado y pruebe a cortar de un tajo un simple tubo de cobre de una pulgada y ya me dirá. Leches, si aún recuerdo una vez en la que pedí a un fresador que me hiciera una cola de milano en la corredera de una pistola para cambiarle el alza y tuvo que comprar un útil de no sé qué material porque las fresas normales no podían cortar el acero del arma debido al temple superficial que tenía...

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Es que lo de los callos de herradura no se lo podían imaginar ni los japoneses ni los mismos europeos, que ya no sabían donde indagar para igualar la resistencia del acero toledano, Sr. Renzo

Un saludo

Renzo Vittorio Camilloni Montalvo dijo...

Saludos Señor Amo,ni yo mismo hubiera imaginado lo de los cayos antes de leerlo de usted, quisiera volver a consultar ese artículo pero no lo encuentro po ma esfuerzo se empeña en escaparce el desgraciao, agradecería me lo facilite

Amo del castillo dijo...

No recuerdo dónde se mencionó el tema de las herraduras, la verdad. Quizás en el de los arcabuces, o tal vez en algún comentario. No lo recuerdo, lo siento