sábado, 31 de marzo de 2018

Cine historico: ORO. Gazapos varios


Se siente, criaturas, pero la continuación del tabún tendrá que esperar dos o tres días, me temo. Un repentino ataque por la retaguardia de mis cuñad... quiero decir de mis odiosas cervicales me tiene atocinado por obra y gracia de los chutes de diazepam y no estoy para temas enjundiosos. Con todo, y como ayer me entretuve entre vahído y vahído viendo esta peli, pues hice varias capturas sobre los errores pasmosos en cuestiones de armamento y atrezzo que contiene. Y lo más curioso es que a estas alturas, cuando la información disponible sobre esos temas es prolija y detallada, se sigan cometiendo gazapos que captaría hasta un cuñado cuyos conocimientos de historia no vayan más allá de la alineación del Betis en el partido de hace dos semanas.

Esta película, que pasó con más pena que gloria (costó 8 kilos hacerla y recaudó apenas 600.000 pavos), está basada al parecer en un relato inédito de Pérez Reverte sospechosamente parecido al de la película de Saura "El Dorado" (1988), inspirada a su vez en la magistral novela de Ramón J. Sender "La aventura equinoccial de Lope de Aguirre". En cualquier caso, no deja de resultar chocante que, una vez más y a pesar de las gloriosas gestas hispanas acontecidas en el Nuevo Mundo, por norma solo se redunde en el cainismo, la avidez de riqueza y las alevosías de los hombres que nos dieron el mayor imperio que jamás viose. La verdad es que ya aburren los sempiternos tópicos: el fraile fanático, la soldadesca con más ínfulas que un infante de León, la chica que no se sabe qué carajo hace en plena jungla rodeada de tipos más faltos de cariño que una iguana en un terrario y, por supuesto, la imagen de malvados invasores que sólo buscan trincar oro aún a costa de pasar a cuchillo a medio continente. Si hubiesen sido yankees los venderían como héroes inmortales, y harían pelis épicas en los que los bravos soldados palmarían de perfil y obtendrían fama y gloria en vez de puñaladas traperas. Bueno, vamos a lo que nos importa y que le den por donde amargan los pepinos a estos cineastas con más complejos que un obispo en una sinagoga. Ah, por cierto, es una trama de ficción, por lo que no ha lugar a comentar errores de tipo histórico.

1. Nada más comenzar ya tenemos el primero. Las sempiternas muñequeras que, al igual que en las pelis de romanos, encontramos hasta la saciedad sin que, por otro lado, haya una sola escultura, pintura, grabado o representación artística, gráfica o testimonio escrito o físico que demuestre la existencia de este accesorio. Además, parece que estos probos y sufridos conquistadores no se las quitaban ni para dormir, por lo que solo cabe deducir que se les habían quedado pegadas a los brazos a perpetuidad, quizás a causa de la mugre. 

2. La indumentaria de de fray Vargas, el pater de la hueste, un dominico que, como no podía ser menos, es bastante fanático, observador de la pureza de las atribuladas almas y los sufridos cuerpos de los probos ciudadanos conquistadores y que, curiosamente, lleva un hábito equivocado. Según vemos en la lámina de la izquierda, el hábito de esta orden consiste en una túnica blanca, manto y/o esclavina negros y escapulario blanco. Sin embargo, al fraile que nos ocupan le han plantado el escapulario negro de los cistercienses. Bueno, en realidad parece de color azul, pero lo achacaremos a una hipotética decoloración a causa del clima. En todo caso, el color del escapulario está equivocado.

3. Hay cierta disparidad en lo tocante a la datación de las espadas que aparecen en la película. Un buen ejemplo es el que mostramos en la foto de la derecha. La flecha blanca marca una espada ropera que sería la correcta, pero la roja señala una Tipo XVII según la tipología Oakeshott que estuvieron operativas durante el último cuarto del siglo XIV y el primero del XV, o sea, sería unos 150 años anterior a la época en que están ambientada la acción. Así que ya saben, todo lo que no sea una espada ropera es un anacronismo.

4. Esas polainas, como que no. A mediados del siglo XVI se usaban los típicos gregescos o calzones, acuchillados o no, bajo los que se usaban calzas. En las Indias, debido al clima, muchos hombres solían prescindir de ellas, llevando las piernas desnudas. De calzado usaban zapatos, botas con vueltas hasta la rodilla, botas hasta el muslo e incluso sandalias como las usadas por los indios, más cómodas y fresquitas. Aparte de eso, la elevadísima humedad ambiental en la jungla hacía que el cuero se pudriese rápidamente.

5. Ese probo ciudadano conquistador debió heredar el yelmo de su tatarabuelo por lo menos, porque ese tipo de casco estaba ya más trasnochado que Drácula por aquellos años. Aparte del clásico y característico morrión, las tropas españolas usaban borgoñotas, celadas góticas, almetes y cervilleras, que es el que vemos en el detalle. El morrión y la cervillera eran especialmente útiles para los arcabuceros y ballesteros ya que permitían hacer puntería apoyando la mejilla en el arma, y no limitaban la visión en modo alguno. Obviamente, el uso de yelmo suponía sudar a chorros, pero era de las pocas protecciones de las que no se solían privar por razones obvias ya que los indios hacían uso de una panoplia de armas contundentes de forma de macanas de piedra o cobre, así como sus potentes macuajuitl y cuauhololli, una especie de bates de cricket con los cantos festoneados de lajas de pedernal. 

6. La malvada serpiente coral que mata en un periquete a la abnegada criada de doña Ana es en realidad una falsa coral, una bicha inofensiva pero que es tan lista que supo evolucionar con una librea similar a la de la venenosa. De ese modo, sus enemigos se acojonarían al verla por confundirla con su cuñada y la dejarían en paz. Cuando la criada siente la mordedura aparece la serpiente bajo su falda, y como vemos es la misma especie que la que mostramos en la foto superior. La chunga, la que te deja listo de papeles, es la de abajo. Como se ve, los colores están invertidos, y la parte blanca la tiene amarilla. Por otro lado, los efectos de su mordedura no son ni remotamente tan fulminantes, y menos en una zona del cuerpo tan alejada del cerebro como es el tobillo. Los primeros síntomas tardarían en aparecer entre 5 o 30 minutos dependiendo del lugar de la mordedura, la edad y peso de la víctima; la muerte sobrevendría unas horas después. O sea, que no palmaría de inmediato, como vemos en la peli. Para eso habría quedado tal vez más creíble un infarto, digo yo...

7. Curiosamente, ningún personaje lleva la daga envainada, sino metida en el cinturón sin más. Esta práctica, aparte de errónea, es absurda tanto en cuanto expone al que lleva así un arma cortante y punzante a tropocientos accidentes, desde algo tan simple como cortar el cinturón a caerse y clavarse la daga en cualquier sitio. El simple tirón que se daba para empuñarla bastaría para quedarse uno sin el ceñidor que sujeta la espada. 

8. Desde que el inefable Braveheart se pasó media película portando un enorme mandoble en la espalda, parece que esa moda ha proliferado bastante. No sé vuecedes, pero este menda ha visto cientos, por no decir miles de miniaturas, ilustraciones, dibujos, etc. de la época y no se ve en uno solo a nadie que lleve la espada en la espalda en plan ninja. Aparte de lo incómodo a la hora de desenvainarla, una caída de espaldas podría producir una severa lesión, así que es la enésima chorrada que se puso de moda y ahí sigue. Por otro lado, los arcabuces no estaban provistos de anillas para una correa portafusil. Ese accesorio no hizo su aparición hasta siglos más tarde. Los arcabuces se llevaban en la mano o al hombro junto a su correspondiente horquilla que, curiosamente, también han omitido en la película. Apuntar con un chisme de más de 7 u 8 kilos de peso a pelo no era precisamente fácil, y menos aún a la hora de hacer una puntería medianamente decente.

9. Tampoco sé de dónde han sacado esa especie de corazas  escamosas de cuero, la verdad. El armamento defensivo consistía en los típicos coseletes o medias armaduras que, por lo general, eran sustituidos por el ichcahuipilli, un jubón acolchado sin mangas muy similar a los perpuntes usados en Europa. Estas prendas se convirtieron en las más habituales en aquella época ya que proporcionaban una protección aceptable a cambio de no licuarse dentro de una armadura a causa del calor y la humedad. Además, esta última obligaba a tener un especial cuidado con ellas a causa del óxido que no paraba de producir.

10. Y ya que hablamos de protecciones corporales, también son algo extrañas esa especie de hombreras de cuero o metal que usan varios personajes y que, además, llevan en el sitio equivocado ya que cualquier golpe enemigo irá dirigido al hombro izquierdo salvo que el atacante sea zurdo. No tengo ni idea de dónde se las habrá sacado el "maestro armero" de la película, la verdad. Como dijimos en el párrafo anterior, el clima acabó por obligar a muchos de usar el ichcahuipilli o, simplemente, a prescindir de cualquier tipo de defensa de ese tipo que, por lo general, era sustituida por una rodela o una adarga, de lo que sí hay cantidad de testimonios gráficos de la época. Y lo mismo digo de esa especie de SVBARMALIS de cuero que lleva el probo ciudadano conquistador de la foto inferior izquierda. En un clima como el de la jungla no tardaría mucho en pudrirse y caerse literalmente a cachos. 

11. Las ballestas. Las ballestas son sumamente cutres, con una pala metálica en plan ballesta de coche reciclada y que se tensan apoyando la culata en la barriga, sistema recién descubierto al parecer y que ha sido bautizado por los expertos como "ballesta abdominal", en plan gastraphetes griego. Pero lo mejor son las flechas, que no virotes, con que las cargan. Vean, vean la que hemos señalado en el detalle, que asoma medio metro. En la foto grande vemos como cargan la ballesta abdominal dando un simple tirón de la cuerda, muy fina y sin nada que ver con las gruesas vergas de tendones de este tipo de armas. A la espalda, el probo ciudadano conquistador lleva una aljaba propia de arquero galés más que de ballestero castellano, que como sabemos portaban los virotes en un pequeño carcaj que pendía de un costado.

12. ¿Qué pintan ahí los escudos de Aragón y Navarra? Ah, misterio... Aunque ciertamente hubo navarros y vizcaínos en la conquista tanto en cuanto eran súbditos castellanos, los aragoneses eran "extranjeros" en Castilla. Como es de todos sabido, la unión de todos los reinos peninsulares menos Portugal bajo un mismo cetro era ya un hecho en aquella época, pero las tierras del Nuevo Mundo eran de Castilla, y las que se descubrían se iban a engrosar el patrimonio territorial castellano. Fueron pocos los aragoneses que tomaron parte en la gesta, y solo durante el reinado de Felipe III fue cuando se abrieron las Indias para todos los españoles fuese cual fuese su lugar de origen. Con todo, los barcos que partían hacia el Nuevo Mundo lo hacían desde puertos castellanos, y no por proximidad, sino por obligación. La católica reina lo dejó bien claro en su testamento cuando dijo que "...está mandado que las alcaydias e tenencia e gobernación de las cibdades e villas e lugares e oficios que tienen añeja jurisdicción alguna, en qualquier manera, e los oficios de la hacienda e de la casa e corte, e los oficios mayores del reyno, e los oficios de las cibdades e villas e lugares no se den a estrangeros". En resumen, que de momento allí solo mandaban los castellanos, y si había que sacar un pendón era el del reino de Castilla o, en todo caso, las armas del emperador Carlos.

13. Respecto a la protagonista, iba bien pertrechada de vestuario, cómo no podía ser menos. A pesar de lo penoso de la expedición, nos deleita no con uno ni con dos, sino con tres modelitos que no solo realzan su esbelta figura, sino que en todo momento aparecen sin una mácula de mugre a pesar del asquerosillo ambiente en que se desarrolla la acción. De hecho, el personal masculino aparece en todo momento sumamente guarreado, llenos de sudor, fango, manchas de todo tipo, etc. Y conste que a la criada le muerde la bicha a poco de empezar la peli, por lo que el lavado de la ropa le correspondía a ella. Un soldado jamás haría de sirviente, y menos para esos fines.

En fin, dilectos lectores, ya tienen material para humillar por enésima vez a sus cuñados más irreductibles. Aparte de los gazapillos estos pues bueno, la película vale para pasar el rato. Para mi gusto, lo mejor es la ambientación sombría y agobiante de la jungla, con sus ruidillos sospechosos y la sempiterna amenaza latente de los probos indígenas que, de forma siempre sorpresiva, caían sobre los belicosos hispanos. Ah, por cierto, un detalle a valorar es el poderoso alano que lleva el alférez para acojonar a los indios. Para finalizar, ahí dejo como imagen de cierre un cuadro de mi siempre admirado Ferrer Dalmau que permitirá a vuecedes tener una idea más acertada del aspecto que tenían los conquistadores precisamente en la época en que transcurre la película. Bueno, es hora de un nuevo chute para aplacar a mis enemigas. 

Hale, he dicho

Entradas relacionadas:









70 comentarios:

dani dijo...

Ya me imaginaba yo que esa película iba a ser un bluf. A ver cuando aprenden estos señores cineastas que si quieren triunfar deben hacer peliculas que gusten al público y no lo que les salga de........ En España las pelis de acción las verán los "tíos" aguerridos y tal, no los progretes, esos van a ver otro tipo de películas jajjajajaj

Sobre las corazas y tal del punto 9. ¿No podían pasar por brigantinas? Mal hechas, eso si.

Pedro vilar martinez dijo...

Estimado Amo del castillo, estoy totalmente de acuerdo con vos en todos los puntos que tan sabiamente habeis expuesto. Solo mi acalorada imaginacion es capaz de plantear la siguiente hipotesis, dado que la conquista de America fue echa por segundones, los primogenitos se quedaban con la hacienda familiar o luchaban en las guerras europeas del rey buscando fama y fortuna, estos tal vez tenian que conformarse con el yelmo del tatarabuelo y la espada ancha tan indicada para partir cabezas sarracenas, pensando que seria suficiente para enfrentarse a las armas de madera y piedra de los indigenas.
Aprovecho la oportunidad para comentaros mi mayor admiracion por todos los temas con que no dejais de regalarnos, los espero con la mayor de las ilusiones.
Un cordial saludo

Amo del castillo dijo...

No tengo la más remota idea de lo que han querido representar con esa especie de corazas de lagarto, Sr. Dani. Las brigantinas llevaban las escamas ocultas por una capa de tela, y eran como un jubón acolchado. Si le digo la verdad, me pica bastante la curiosidad saber a qué fuentes recurren los "expertos" estos para el atrezzo, porque es incomprensible que siempre metan la gamba en ese tema. Por otro lado, "El Dorado" si estaba mucho mejor realizada en ese aspecto independientemente de que fuera lenta como un purgatorio.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Aunque fuesen segundones o tercerones, Sr. Pedro, las armas se iban adaptando a los usos y modas de cada época. De hecho, lo habitual era reciclar el acero, muy caro y difícil de obtener, y se reconvertía en nuevas espadas. De ahí que se conserven muy pocas de los siglos anteriores. Y no porque se hayan perdido, sino simplemente porque se les hizo cambiar de aspecto. En cuanto a un casco o una armadura, pues poco más o menos lo mismo. Se volvía a batir la chapa para sacar otro más moderno. Y no se confunda con las armas de los indios, que eran de una eficacia abrumadora. Otra cosa es que los españoles fueran mejores combatientes porque eran militares profesionales, pero eso no resta valor al armamento de los indígenas. Sírvase echar un vistazo a la entrada que aparece abajo del todo referente a ese tema. Si no la ha leído antes puede que la encuentre bastante reveladora.

Un saludo y gracias por su comentario

David Álvarez dijo...

¿ Amo ha visto usted la serie española de 8 episodios "Conquistadores Adventum"? A mí me encantó, me pareció que tenía diálogos muy inspirados y muy altos valores de producción, de hecho cuando la descubrí me pareció tan bien hecha que pensé "no puede ser española" jajaja. Está toda en YouTube.

Amo del castillo dijo...

No, Sr. David, me temo que no la he visto. Hace varios años que mandé la caja tonta al trastero, pero si está en Youtube la busco y a ver qué tal.

Un saludo y gracias por su aportación

Langsdorff dijo...

Película penosa ésta que comenta, ya mientras la estábamos viendo nos provocaba una mezcla de carcajada, estupor y verguenza ajena.

Empezando por un guión plagado de errores y desconcertante, dirección y actores pésimos etc.

En cuanto a los errores de vestuario, armamento ect. que se analizan aquí pues ya nos lo temíamos de este tipo de producciones pseudohistóricas...

Una pena esos 8 kilos tirados a la basura, ya se los podían haber dado a usted Sr. Amo para hacer un film como Dios manda sobre algún tema de estos tan interesantes que se tratan por aquí.

Enhorabuena por el blog, excelentes artículos.

postNuKe dijo...

Hola señor amo del castillo, llevo años leyéndole y le tengo mucho respeto, pepo tengo una duda después de leer muchísimas entrada habla do mal de series y películas .... Usted ha intentado en ponerse en contacto con las productoras de televisión? Quien dice de televisión es de cine TV , londigo para que todo esto que dice usted que es i correcto en un futuro salga como usted sabe que fue.
Un saludo

Ismael dijo...

A veces la criticas sirven para evitar perder valiosos minutos de vida, gracias por recibir la bala Sr. Amo.

Sobre la de "Conquistadores Adventum", debe ser muy buena porque participaron recreadores históricos serios, yo estuve siguiendo en Facebook lo que iban desvelando poco a poco. Pero no la he visto, la verdad cuando empecé no pude soportar la fotografía oscura y vaporosa tipo "Vikings" de History Channel. Aunque eso es cosa superable eventualmente tendré que dedicarle su tiempo.

Un saludo.

Amo del castillo dijo...

Por desgracia, Sr. Langsdorff, ese tipo de producciones no son la excepción, sino la norma. Y lo más curioso es que, a pesar de las malas críticas que reciben y las costaladas en taquilla, ellos siguen erre que erre con las mismas pautas. Y no hablamos de perder unos miles de euros, sino millones, que no son cosa baladí. En este caso hablamos de más de 1.200 millones de las antiguas pesetas que para mí las quisiera. Me compraría un castillo en lo alto de un risco y desde allí contemplaría la inmensidad del entorno sabiéndome a salvo de gorrones, cuñados, compadres y demás fauna nociva mientras me pongo los niveles de ácido úrico peligrosamente elevados a base de langostinos de Sanlúcar regados con abundante zumo de cebada helaíto der tó.

Un saludo y gracias por su comentario

Amo del castillo dijo...

Pues no, Sr. PostNuKe, la verdad es que jamás se me había ocurrido. Pero si se me hubiera pasado por la mente tampoco sabría a quién dirigirme, así que sería para nada. Y, con todo, aunque lo supiera sería inútil porque España es un país donde se padece un grave síndrome: la titulitis. Aquí, si no tienes una cartulina firmada en nombre de S.M. el Rey por el ministro de Educación de turno simplemente se da por sentado que eres un zote que no sabe un carajo de nada. Pero si a la cartulina acompañas además algunos másters de esos que valen un riñón uréter incluido aunque te lo hayan dado por lo que has pagado y no por lo que has sacado de provecho del mismo, pues entonces la cosa cambia. Ya ve que nuestra defenestrable clase política tiene siempre especial interés en falsear y/o inflar sus curricula para darse pisto, y son un preclaro ejemplo del mentado síndrome. En cualquier caso, a los que se encargan del asesoramiento histórico les bastaría pasar cinco o seis tardes bicheando en la red, donde hay muchos blogs, páginas web o asociaciones de ciudadanos recreacionistas en los que obtener esa información sin costarles un duro, ya ve qué fácil. Pero claro, entonces contratar al "experto" de turno no tendría sentido, y siendo posiblemente su cuñado/amigo de toda la vida/padrino/compadre/primo segundo o amigo del amigo, quedaría fea tanta ingratitud.

En todo caso, yo me ofrezco por un módico estipendio a asesorar en lo que haga falta. Si sabe de alguien, pues me lo dice y le doy una comisión, jeje...

Un saludo y gracias por su comentario

Amo del castillo dijo...

Pues mire por donde, Sr. Ismael, anoche vi el primer capítulo de esa serie por sugerencia del Sr. David y se me quedó la jeta a cuadros cuando aparece un Colón que parecía un inmigrante magrebí, con unas barbas más negras que el alma de Judas cuando las descripciones que dan de ese personaje dicen que era pelirrojo y de piel blanca. También podrían haberle puesto un acento rarillo, ya que no era castellano. Pero es que la cantidad de errores era tan abrumadora que no sabría por donde empezar... Hablan de "litros" de agua en los toneles en el siglo XV, comparte el falseamiento de las distancias recorridas con Juan de La Cosa, cuando ese dato lo ocultaba celosamente en su doble bitácora, recibe el trato de almirante, cuando según las Capitulaciones de Santa Fe solo alcanzaría ese rango una vez hallada tierra, que el papa Inocencio VIII fundó la Inquisición, etc., etc... En fin, que me llevé un chasco fastuoso.

Pax tecum

alfonsodf dijo...

Supongo que es un tema de presupuesto, el atrezzo muchas veces se alquila, o se recicla de películas anteriores. El crear armas y armaduras históricamente fieles ad hoc debe ser bastante caro, y deciden meter la tijera en ese apartado, teniendo en cuenta que pasará inadvertido para la inmensa mayoría de las personas.

David Álvarez dijo...

Buf, es que si hace falta que incluso ésos detalles sean clavaditos a la realidad....va a ser difícil disfrutar de una serie.
¿ Pero mejor recreada que la de Oro está, no ?

Pues precisamente ésa imagen como oscura fue una de las cosas que me gustó, junto a los comentarios del narrador y muchos de los dialogos, y claro las batallas contra los indios. El defecto que le achacó es la cantidad de saltos temporales que tiene.

Amo del castillo dijo...

El atrezzo para una película como esta era bastante simple, Sr. Alfonso. Si no tenían pasta, cosa que dudo a la vista de los 8 millones que se gastaron en producirla, bastaba con no ponerles nada o, si acaso, los perpuntes usados por los indios que leas habrían salido baratísimos en cualquier sastrería dedicada a temas cinematográficos. En todo caso, unos coseletes de plástico cuestan cuatro duros. Las lorigas que se usaron en "El Reino de los Cielos", que daban una apariencia fabulosa, estaban hechas con anillas de ABS. Un molde industrial para fabricar una coraza, que sería sumamente simple, no cuesta más de 10 o 15.000 eurillos, y a partir de ahí cada pieza sale por muy poco dinero. En fin, que como bien dice vuecé, la cosa es que simplemente no se preocupan de hacerlo mejor dando por hecho que nadie se dará cuenta.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Es que si hablamos de una serie histórica que, además, pretende ser documental, no se pueden cometer esos errores, Sr. David. Considere que el espectador dará por bueno lo que ve y oye, por lo que están engañando miserablemente a la audiencia. Si quieren contar camelos que hagan una serie de ficción con dragones marinos y barcos que vuelan y santas pascuas. Hacerlo bien cuesta exactamente el mismo trabajo que hacerlo mal. ¿Qué les costaba decir "quedan tantos toneles de agua" en vez de "tantos litros de agua"? ¿O a santo de qué tanto detalle con lo de la transfusión del papa Inocencio (por cierto, se usaron tres niños, no dos, para obtener los 6 "litros" de sangre que dicen que se bebió, lo cual es una estupidez porque se cuajarían antes de poder beber semejante cantidad, aunque igual se la prepararon encebollada) para luego añadir que fundó la Inquisición? Eso suena a típico puntazo contra la Iglesia que, según parece, es de obligado cumplimiento hoy día. Siempre he defendido que el cine debe ser una herramienta para cultivar al personal, no para hacerles creer camelos e infundios absurdos que, además, solo consiguen aborregar al personal, y si la historia fue como fue no sé qué ganan con tergiversarla. Al final, los que quedan en evidencia son ellos mismos a base de mentir como bellacos, y si quieren contar algo pseudo-histórico o una ficción con personajes reales, que pongan un aviso al comenzar diciendo eso de "basado en hechos reales".

Un saludo

alfonsodf dijo...

¿Considera voacé que "El reino de los cielos" está bien ambientada?, tengo por casa la versión extendida con montaje del director, pero no he encontrado tiempo para verla (creo recordar que anda por las tres horas).

Amo del castillo dijo...

La ambientación de esa película es buena a mi entender. En todos los aspectos está muy cuidada a nivel de atrezzo salvo algunos errores, digamos, menores, y la ambientación en general es aceptable por estar rodada en escenarios adecuados. Pero ahí queda todo, porque históricamente hablando es simple y llanamente un auténtico bodrio. Sírvase vuecé echar un vistazo a esta entrada, donde se detalla la "calidad histórica" del producto:

http://amodelcastillo.blogspot.com.es/2011/07/cine-historico-el-reino-de-los-cielos.html

Un saludo

Cidi Ahmete dijo...

Gracias por el visionado de "Oro", otra que no tengo que ver.

Sobre "Conquistadores Adventum", ví el primer episodio, y me reí del Colón que aparecía. Así que no lo terminé y no he tenido interés en ver los siguientes episodios.

Sobre "El Reino de los cielos", me molestó mucho unas imágenes de los caballeros marchando a caballo durante varias jornadas con toda la panoplia encima. Incluso el "mushashito" llevaba sólo el caballo que montaba, sin escudero ni caballo de carga, ni ná de ná.
Por no hablar de las patadas a la Historia

Devotio iberica dijo...

Que yo sepa. Señor Amo. Hernan cortes estudió para picapleitos y luego fue plantador y funcionario. Vamos que de militar profesional tenía poco.
Pizarro sí que fue destacado soldado en Italia...el caso es que no se hasta que punto habia soldados profesionales entre esos aventureros. Pero no creo que lo fuesen menos las órdenes del águila y el jaguar aztecas por ejemplo.
Vamos que como ese puñado de osados compatriotas se salieron con la suya es sorprendente.

Amo del castillo dijo...

La cosa, Sr. Cidi, es que por sistema supeditan el mero mercantilismo a la fidelidad histórica. Prefieren tergiversar hasta lo grotesco los hechos con tal de obtener algo que creen más rentable. Es lo que hay.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

A ver, Sr. Devotio, Cortés fue uno de tantos si bien, como cualquier hidalgo de su época, sería educado en el manejo de las armas. Por otro lado, debía ser un hombre con talento para los temas militares ya que en cuanto pudo montó su propia expedición que, si no hubiese merecido la confianza del personal, se habría quedado en agua de borrajas. Otrosí, muchos de los aventureros que partieron hacia el Nuevo Mundo habían servido en los Tercios y sabían sobradamente lo que era combatir y moverse en el campo de batalla conforme a una disciplina. No voy a desmerecer a los jaguares y demás élites de aquellos pagos, pero una cosa sí tengo clara, y es que sin una superioridad militar y tecnológica los españoles no habrían podido hacerse con un imperio estando como estaban en manifiesta inferioridad numérica por muchos redaños que le hubiesen echado.

Un saludo

alfonsodf dijo...

Pues yo si que pongo en duda a los Jaguares y demás soldados emplumados, con semejante superioridad numérica es incomprensible que se dejaran conquistar en tan poco tiempo. Las bromas que se hacen sobre los soldados franceses, a los que supuestamente enseñan a rendirse durante la instrucción, se quedan pequeñas con las que se podrían hacer con los aztecas. Mucho más respeto me merecen los indígenas Mapuches, esos sí que supieron vender cara su derrota, hasta bien entrado el siglo XIX no se logró controlar su territorio, después de 250 años de batallar con ellos, y tenían exactamente la misma inferioridad técnica que los aztecas, pero al parecer eran bastante más fieros y sobre todo espabilados.

Amo del castillo dijo...

La cosa es que, en cierto modo, para esa gente los conquistadores serían algo así como si a nosotros nos invaden los marcianos. Solo el impacto psicológico producido por su aspecto ya ayudaría, al menos en los inicios, a someterlos.

alfonsodf dijo...

Me sigue resultando incomprensible, por ejemplo, durante la conquista de Tenerife los guanches debieron sufrir el mismo shock, y aún así, un pueblo de pastores neolíticos con muchos menos recursos que los aztecas vendió muy cara su derrota. Fueron capaces de ingeniárselas para aplastar a 2.000 españoles en Acentejo, en lo que fue la peor derrota castellana durante la época de las conquistas. Me tomo la libertad de solicitarle alguna entrada sobre este tema.

Draugkarak dijo...

Y el sistema de ajusticiamiento que aparece en la película, creo que lo denominan garrote, ¿es correcto?

Sobre como diferenciar una falsa coral de una coral verdadera comentarle que no es por la inversión de las anillas de color blanco con las de color amarillo, ya que existen tanto corales como falsas corales que presentan franjas de uno u otro color, sino por la disposición de las mismas: si una franja blanca o amarilla separa la franja negra de la roja es una coral pero si no las separa (el negro toca con el rojo) es una falsa coral. Eso a groso modo porque después hay tantos diferentes patrones de color que diferenciarlas puede ser de matrícula de honor (como las corales que presentan 3 franjas negras separadas por dos blancas y estando las negras de los extremos en contacto con las rojas). De todas formas, siempre es mejor tratar a una serpiente como venenosa y no manipularala si no es necesario (y en caso de serlo, hacerlo tomando las precauciones debidas o avisando a un profesional).

Currito Prieto dijo...

En eso puedo aportar algo. Buena parte del atrezzo de las películas se alquila a empresas especializadas, que tienen naves llenas de prendas guardadas a veces desde los años cincuenta. Ergo, la función del encargado de turno se limita a escoger de entre el catálogo y tirar millas. Lo de fabricar el atrezzo para la ocasión lo dejamos para producciones potentorras de cuarenta kilos para arriba. Por eso muchas veces el rigor histórico ni se ve, ni se espera. Baste decir que hoy por hoy se siguen usando armas y armaduras hechas para el Ben-Hur de Charlton Heston.

Por supuesto, eso no impide que luego los yanquis hagan atrocidades como El reino de los cielos y similares, porque el director de turno se pase el rigor por el forro de la bisectriz, porque él lo vale. Caso que se suele dar mucho. En el caso de Oro, no obstante, apuesto mas por la falta de presupuesto, si bien no descarto la segunda opción, por mucho que Agustin Diaz Yanes sra historiador. Que ya ví lo que él y Reverte hicieron con Alatriste y fue de vergüenza ajena.

AproceApr para felicitarle por su blog, señor amo, que leo asiduamente aunque no suela comentar. Pido disculpas si algo queda mal escrito. Redactar con teléfono y teclado predictivo puede ser un suplicio. Un saludo y... Cuñados go home!

Amo del castillo dijo...

Pues en este caso lo tengo complicado, Sr. Alfonso, porque no tengo absolutamente nada sobre los guanches, ya ve... Pero nada de nada, y mira que tengo miles de libros y artículos de historia, leches...

Siento no poder atender su petición

Amo del castillo dijo...

Garrote, es correcto. Hay que tener en cuenta que en aquella época el garrote consistía en estrangular retorciendo una cuerda, no partiendo las vértebras con un collarín instalado en un poste. Respecto a las corales, ya comento que la diferencia radica en que los colores están invertidos en una u otra, o sea, la disposición del blanco o el amarillo respecto al negro. En cualquier caso, por estos lares dudo mucho que me tope con una de ellas salvo que algún ciudadano aficionado a esos bichos la tenga en casa y se le escape.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Muy agradecido vos quedo por su aportación, Sr. Currito. Añadiría que, aparte del uso de los atrezzos que almacenan durante décadas, en otros casos van a parar a donde menos se espera. No recuerdo quién me contó o dónde leí que el armamento que se fabricó para "Alatriste" se vendió a precio de saldo tras la película, armamento que habría venido de perlas para esta otra cinta ya que los morriones, coseletes y arcabuces eran básicamente iguales a los de un siglo antes. Solo variarían las espadas, que a mediados del siglo XVI aún no usaban las guarniciones de concha o de cazoleta. O, ya puestos, usar el de "El Dorado", que estaba perfectamente recreado y sería contemporáneo, aunque a saber dónde estará...

Respecto a la fabricación de coseletes, piezas de armadura, etc. diría que con los materiales plásticos actuales saldrían muy baratos, pero colijo que, como ya hemos comentado, dan por sentado que nadie se dará cuenta o no le darán importancia.

Un saludo y nuevamente gracias por su aportación.

alfonsodf dijo...

Por si tiene algún interés, me permito compartir un enlace. Desde aquí se puede descargar libremente el libro "La conquista de Tenerife", del historiador Antonio Rumeu de Armas. Un estudio bastante serio y documentado al respecto.

http://mdc.ulpgc.es/cdm/ref/collection/MDC/id/44128

Devotio iberica dijo...

Tenga en cuenta que a parte de, digamos, la idiosincrasia, del pueblo indigena. Que no era lo mismo vérselas con relativamente pacíficos tahínos acostumbrados a sus labores disfrutando de islas caribeñas, que contra araucanos de crudo desierto chileno y acostumbrados a usar la cabeza del vecino para hacer tazas.
A parte como digo de eso. Tiene que los aztecas o incas eran estados organizados, y que por tanto cortando la cabeza cae el cuerpo. Y encima organizados sobre otros pueblos sometidos a ellos y que se les caía a baba viendo que con los españoles al lado igual se los quitaban de encima. Mientras los araucanos eran tribus que habia que someter (por no decir cazar hasta exterminar teniendo en cuenta su idiosincrasia) una a una. Y encima ese esfuerzo no era por las fertiles tierras de aztecas o incas y sus potosis, sino por un puñetero desierto. Así que mucha prisa por dejarse los cuernos para controlar tal botín tampoco había.
Digo yo vamos.



Devotio iberica dijo...

Por cierto. Conquistadores adventvm no duré más de un par de capítulos. Me pareció leyenda negra en vena. O se centran en lo negativo de la época y los españoles o directamente lo tergiversan o inventan para dar esa imagen. No digamos ya la puñetera voz en off.
Ni entretenida épica por semejantes azañas. Ni un curiosa exactitud histórica. Ni farrapo de gaitas. Lo que he visto es entre deprimente e indignante. A la par que no muy entretenido.


Amo del castillo dijo...

Muy agradecido vos quedo, Sr. Alfonso. A ver si me pillo un hueco para leerlo detenidamente.

Un saludo y gracias por su aportación

Amo del castillo dijo...

La cosa, Sr. Devotio, son los irritantes complejos que arrastran muchos españoles con el tema de las Indias. Siendo como fuimos el primer imperio verdaderamente integrador, hemos sido los primeros en creernos la Leyenda Negra anti-española, y produce verdadera repulsión ver a tanto cretino de solemnidad hablando de que si el 12 de octubre celebramos un genocidio, etc. Curiosamente, eso no se ve en Inglaterra, país que cometió verdaderos genocidios a posta, para no hablar de los yankees, que a estas alturas siguen teniendo a los indios en reservas y los masacraron a su sabor hasta casi exterminarlos, ni en Turquía, que aún arrastra el genocidio armenio, ni en Francia, donde dieron estopa a base de bien a los vietnamitas y a los argelinos, ni los italianos que se presentaron en Etiopía en plan borde por las buenas, ni en Portugal a pesar de haber sido el último país europeo en descolonizar y mantener una cruenta guerra en Mozambique y Angola, ni en Bélgica a pesar del expolio y la vil explotación que hicieron en el Congo, etc. Si nuestros "fantásticos" cineastas, tan guays y tan progres, son los primeros que tergiversan la historia o simplemente mienten como bellacos ya me dirá la gente que no está puesta en el tema cuando ve y oye esas estupideces.

alfonsodf dijo...

Pues para ser un genocidio en tierras del antiguo Imperio Español aún quedan muchos indios. Creo que en tierras del Tio Sam no pueden decir lo mismo.

alfonsodf dijo...

Realmente el desastre militar de Acentejo fue más fruto del exceso de confianza, y del desconocimiento del abrupto terreno, que de cualquier otra cosa. Se metieron en una ratonera donde fueron masacrados a placer, pero es un episodio generalmente poco conocido, y por las dimensiones de la carnicería no tiene parangón durante esta época. Fue con mucha diferencia la mayor derrota de una expedición de conquista castellana. Espero que encuentre tiempo y en algún momento nos pueda deleitar con alguna entrada al respecto.

Devotio iberica dijo...

«Es inaudito. Los únicos en todo el mundo que se creen ya la Leyenda Negra a pies juntillas son ustedes, los universitarios españoles. Me abochorna.»

Henry Kamen (Birmania, 1936), historiador.

(La anécdota se produjo durante un curso de verano en El Escorial. Ante un público compuesto en su mayoría por universitarios, el hispanista trazaba un retrato objetivo, con luces y sombras, de Felipe II. Los jóvenes reaccionaron tildando al Habsburgo de tirano mezquino, rencoroso, fanático e hipócrita)

Así vamos...

David Álvarez dijo...

¿ Pero no es cierto que los españoles cometimos un auténtico genocidio en América ? Todos los artículos que he visto dicen que murieron muchísimos nativos debido a las batallas, las enfermedades, y la explotación brutal a la que los sometimos. ¿ No son ciertas las crueldades de las que habla Bartolomé de las Casas ?

Amo del castillo dijo...

Es que los sobrinos del tío Sam no solo los arrinconaron en tierras baldías y desiertos donde solo había alacranes y serpientes de cascabel, Sr. Alfonso, es que hasta les daban mantas infectadas de viruela para diezmarlos. Una versión primitiva pero no por ello menos eficaz de guerra bacteriológica por parte de los defensores de la democracia y líderes del mundo libre, por los cojones

Amo del castillo dijo...

Sr. Devotio, nuestra juventud universitaria es lo más sectario, adoctrinado y con menos criterio propio que se puede concebir en un país occidental. Están tan manipulados por los tópicos y las soplapolleces de la progresía casposa que no es que abochornen, es que producen arcadas. Como bien dice, así vamos con la "generación mejor preparada" de nuestra historia

Amo del castillo dijo...

Sr. David, las bajas en combate no se consideran genocidio, y por cierto que también palmaron muchos españoles. Las enfermedades fueron a causa de no tener anticuerpos para ellas ya que no existían en aquella parte del planeta. Y de explotación nada, porque ya en tiempos de Isabel de Castilla se dictaron órdenes precisamente para impedir el maltrato y el abuso contra los indios. De hecho, la monarquía española consideraba a los nativos como súbditos de la corona en igualdad de derechos como un español más. Las posesiones de Ultramar no eran colonias, eran territorios hispanos como las Canarias, las islas Baleares o Badajoz. Esa condición de igualdad jamás la han tenido los que estuvieron sometidos a los british o a los yankees, por no decir los belgas, esos ciudadanos tan garantistas que tuvieron a los negros literalmente esclavizados en pleno siglo XX, aunque de eso nadie parece acordarse. Estos países consideraban a los naturales de cada zona siervos a los que había que mantener apartados. De hecho y por poner un ejemplo, el mestizaje surgió de inmediato sin que el casorio entre españoles e indígenas estuviese mal visto, mientras que si un inglés se casaba con una hindú aunque fuese la hija de un maharajá era socialmente anulado. Y otra cosa que por lo general se desconoce es que los primeros en ayudar a los conquistadores a apoderarse de muchos territorios fueron los mismos indios, cuyos caciques apoyaban a los españoles para chingar al vecino en sus luchas internas.

En resumen, no se crea la Leyenda Negra. Por cierto que hace poco salió un libro sobre ese tema cuyo nombre no recuerdo pero que debería buscar y leer. Al parecer, desmonta de forma bastante contundente esas estupideces propaladas durante siglos.

Un saludo

Pedro Duran dijo...

David Alvarez , solo hay que mirar a la cara de una Venezolana , para ver el tipo de genocidio que se cometió , hubo mucho mestizaje , otra cosa es , las enfermedades europeas que llegaron , y que diezmaron a la población , muertos habría como es normal , por excesos y luchas .

A ver donde hay en EE.UU o Canada , un político como Evo Morales , que represente un país indígena entero . O un Estado de la Union , versión anglosajona .

Otro detalle , Blas de Lezo en su lucha con los ingleses en la defensa de Cartagena de Indias
gran parte de sus tropas eran indígenas . Alguno a visto una vez un SIUX luchando contra Mejicanos o Ingleses al lado de un Yanki . Si hasta en la Segunda Escabechina mundial , solo los blancos de EE UU , podían pertenecer a los paracaidistas, Marines , y hubo escuadrillas de pilotos solo de negros .

Un saludo . De Cáceres

Ismael dijo...

Sobre la probable incompetencia de los guerreros aztecas, como en todo lugar y época hay que recordar el principio de que no es nada justo juzgar a los pueblos antiguos por la visión actual. En el caso particular de los pueblos de Mesoamérica la guerra así como el concepto de conquista eran muy particulares y diferentes a los de Viejo Mundo, podría decirse, volviendo a la visión actual, que la guerra estaba excesivamente ritualizada, incluso coreografiada hasta extremos ridículos para el observador actual, pero hablamos de gente aislada del mundo exterior que evolucionó por siglos para funcionar entre ellos mismos lo que les llevó a un callejón sin salida ante los españoles quienes eran más generalistas en todo sentido, podría compararse la conquista de América con la introducción de los conejos y zorros en Australia, los animales autóctonos aislados, mantenían un ecosistema en el que funcionaban pero era muy frágil ante animales que venían de entornos mucho más amplios y eran producto de competencias más largas y duras.

La superioridad técnica europea les fue de gran ayuda en principio por el impacto causado, y uno de los puntos altos de esta fue el enfrentamiento que tuvieron con los tlaxcaltecas en un paso montañoso, una suerte de Termópilas donde los hispanos en formación resistieron las constantes embestidas de los tlaxcaltecas ganándose así su respeto y admiración, propiciando que quisieran aliarse con ellos para derrotar a los aztecas (Tlaxcala era un estado al que el imperio azteca mantenía territorialmente sitiado y en permanente bloqueo económico). El otro gran punto alto de la superioridad tecnológica fue sitiar la ciudad por agua construyendo bergantines, que fueron construidos en Tlaxcala y transportados por las sierras nevadas en piezas para montarlos en el lago, toda una locura, cuando uno lee las crónicas de Bernal Díaz del Castillo sobre estos hechos parece más una titánica campaña de asedio romana, que por cierto eran temas clásicos que los militares europeos conocían, y ese bagaje fruto de la escritura era otra arma muy importante que no se toma mucho en cuenta. Los aztecas lograron abordar y matar o someter a la tripulación de un bergantín, pero no supieron que hacer con él, es el equivalente a si nosotros hoy capturamos una nave extraterrestre, nos sería inútil.

Y volviendo a lo ritualizado de la guerra en Mesoamérica, la religión, milicia y el estamento social estaban sincretizados en extremo, de modo que la guerra era un ritual por si mismo. La religión exigía constantes sacrificios humanos y en el ejercito la meritocracia estaba basada en el numero de prisioneros capturados, así esta forma de religión-guerra servía para someter y amedrentar a otros pueblos. Incluso llegaban al extremo de pelear entre ellos por los prisioneros, de robrlos o usurpar capturas entré si y había legislación para tales casos. El Imperio Azteca ejercía un control muy bajo sobre los vencidos excepto por mantener guarniciones en sitios estratégicos para sofocar revueltas, se les exigían tributos en especie y en trabajo humano, ya fuera como mano de obra o como auxiliares para el ejercito. Nunca ejercían un mayor control sobre los gobiernos locales, la economía ni la religión, salvo poner en los tronos a gobernantes colaborantes de las noblezas locales en lugares problemáticos. Así, cuando Tenochtitlan estuvo perdida antes de ser capturado, Cuauhtémoc el último emperador se reunió con su corte para planear los términos en que se rendirían, el tema más importante fue comenzar a planear como negociar el monto del tributo anual que pagarían a los españoles, así de ese nivel, pensaban que serían tratados como ellos trataban a sus vencidos, ni se imaginaban que los españoles se quedarían a gobernar y imponer su religión, a cambiar el sistema económico etc. Es que esa forma de conquista total no existía en su mundo, ni siquiera se la imaginaban ¿habrían luchado de otro modo de saberlo?, nunca lo sabremos.

Ismael dijo...

Finalmente, Su elevada ritualización de la guerra les costó ingentes cantidades de recursos humanos pues siempre pusieron todo su empeño en capturar vivos a los españoles que en matarles en combate:

"Tened, tened, señores; tened recio; ¿qué es esto, que así habeís de volver las espaldas?" Y no les Pudo contrener ni resistir; y en aquel paso que dejaron de cegar, y en la calzadilla, que era angosta y mala, y con las canoas le desbarataron e hirierón en una pierna y le llevaron vivos sobre sesenta y tantos soldados, y le mataron seis caballos e yeguas. Y a Cortés ya le tenian muy engarrafado seis o siete capitanes mexicanos, e quiso Dios nuestro señor ponerle en esfuerzo para que se defendiese y librase de ellos. Puesto que estaba herido en una pierna. Porque en aquel instante llegó allí un muy esforzado soldado, que se decía Cristóbal de Olea, natural de Castilla la vieja....Y desque allí le vió asido de tantos indios, pelió luego tan bravosamente, que mató a estocadas a cuatro de aquellos capitanes que tenían engarrafado a Cortés, y tambíen le ayudo otro muy valiente soldado que se decía Lerma, y les hicieron que dejasen a Cortés, Y por defender allí perdió la vida el Olea, y el Lerma estuvo a punto de muerte.

Fragmento de Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, de Bernal Diaz del Castillo.

Tan solo por aplastamiento numérico fueron perfectamente capaces de exterminar a todos los españoles, pero su manera de entender la guerra no funcionaba así, lo que les costó muy caro. Hay que imaginar a aquellos hombres cuya única posibilidad de ascenso o mantenimiento social, así como tal vez más importante, movidos por absoluto fervor religioso, morían por tratar de capturar vivos a esos poderosos extranjeros, para ellos eso era la mas alta gloria, absolutamente incompatible con los valores occidentales, pero era parte del modo en que ellos entendían el mundo, y no podían tan siquiera contrastarla con otra.

Por otra parte poniéndoos en la piel de los españoles, también tenían su propio fervor religioso (el mismo que les llevó con todos sus claroscuros a evangelizar y a integrar a esa gente a la que creían estar salvando), y también tenían la absoluta certeza de luchar por el Dios verdadero contra la idolatría, en muchos episodios de la conquista tenemos que literalmente luchaban por sus vidas matando y matando para no ser capturados, con el horror y el desprecio que les producía la perspectiva de terminar en ritos incomprensibles que implicaban a parte del sacrificio, cosas como la exposición de cabezas, el canibalismo o vestirse con la piel del sacrificado, en perspectiva era mucho peor que morir en combate. De eso se comprenden cosas como sus propios episodios de ensañamiento y su incansable empeño por poner fin a un sistema incompatible con su manera de entender el mundo, pensar que les movía simple y llana avaricia es una simplificación en extremo injusta.

Creo que me he extendido demasiado, Hoy nosotros mismos estamos en varios callejones sin salida por en sistema que prima en todo el mundo, y no sabemos a que nos conducirá ni como no juzgará la gente del futuro.

Cura ut ualeas

David Álvarez dijo...

No dudo de que los demás imperios abusaron y masacraron en su momento, pero ¿ y lo que cuenta Bartolomé de las Casas en su Brevisima relación de la destrucción de las Indias ?
Por ejemplo dice que durante una travesía a pié, cuando algunos de los indios que iban esposados ( o igual mejor dicho, engrilletados ) eran incapaces de seguir caminando, los conquistadores por pura pereza en lugar de desesposarlos les cortaban las manos y los dejaban morir allí mismo.
No digo que los Españoles hayamos sido los mayores malvados de la historia, lo que quiero decir es que, ¿ Acaso la leyenda negra no tiene algo de base real ?

Amo del castillo dijo...

Un análisis muy acertado, Sr. Ismael. Precisamente, una de los factores más importantes por los que Occidente logró tener la supremacía en el mundo fue su forma de hacer la guerra y que incluso prevaleció sobre la tecnología o el número de efectivos de sus ejércitos. Y es que los occidentales, ya desde los tiempos más remotos, no buscaban más que exterminar físicamente al enemigo. Esclavizarlos era algo secundario o la consecuencia de dar un uso a los prisioneros de guerra, pero lo que se pretendía era la aniquilación. Lógicamente, esa forma de hacer la guerra resultó totalmente desconcertante a todas las civilizaciones en las que un país occidental puso el pie, ya fuese en América, África o Asia. Casualmente ha aparecido hoy un artículo en el diario ABC que puede que le resulte de interés ya que expone una serie de datos similares a los que aporta vuecé:

http://www.abc.es/historia/abci-logro-hernan-cortes-derrumbar-imperio-mas-brutal-conocido-america-201804040138_noticia.html

Pax tecum

Amo del castillo dijo...

Sr. David, lo que cuenta De las Casas fue precisamente lo que ocurrió nada más comenzar la conquista, y a raíz de ello la misma reina Isabel puso coto a los desmanes que se cometieron, si bien actualmente hay quien cuestiona la veracidad de lo que narró el fraile en cuestión. La Leyenda Negra surgió mucho mas tarde de los dos principales enemigos de España, los british y los holandeses que, en realidad, lo que hicieron fue rebelarse, no contra España, sino contra su legítimo rey.

Eche un vistazo al enlace que he pasado al Sr. Ismael y verá que los indios no eran los seres bondadosos e indefensos que fueron víctimas de la crueldad española.

Un saludo

Luis Castro dijo...

Pues mire, yo si se de donde han sacado las hombreras esas horribles: de tiendas de rol en vivo. Y para muestra, un botón, dígame si no es la misma que puso usted mas arriba
https://www.eviltailors.com/es/hombreras/3744-hombrera-de-gladiador-segovax.html

Amo del castillo dijo...

Ciertamente, Sr. Luis, a mí me daban también ese tufillo de pseudo-gladiador. Desde luego, es para trincar al del atrezzo y al "asesor histórico" y mandarlos a galeras un par de lustros.

Un saludo y gracias por su aportación

Devotio iberica dijo...

Sobre la fiabilidad de Las Casas bien vale este artículo:
http://www.libertaddigital.com/opinion/historia/la-poblacion-de-america-al-llegar-los-espanoles-1276238479.html

Amo del castillo dijo...

Muy buen aporte, Sr. Devotio

Un saludo

David Álvarez dijo...

Gracias por los enlaces sobre De las Casas y Cortés. Sobre el primero, es la primera vez que veo una opinión negativa sobre el fraile. Supongo que a mucha gente le sienta mal oír que no fuimos tan malos, de hecho recuerdo un ejemplo de hace muchos años: El vaticano dijo en 2004 que la inquisición "no había sido tan mala", y bastante gente se indignó, sin mucha razón, al menos si nos referimos a la española.
Sobre el enlace de Cortés, también es interesante pero no quise leerlo todo, porque en el ultimo capítulo de Conquistadores Adventum dejan entrever que habrá otra temporada, centrada en él y en Pizarro, y no quiero "spoilers" jejeje.

Amo del castillo dijo...

La gente se indigna precisamente porque no saben de la misa la media y toman como artículo de fe los camelos que se llevan propalando durante siglos, Sr. David. En el caso de la Inquisición más aún tanto en cuanto lo políticamente correcto es atacarla, y más siendo como era un organismo dependiente de la Iglesia. Sírvase echar un vistazo a este enlace, donde verá que hay mucha leyenda sobre el tema.

http://amodelcastillo.blogspot.com.es/2016/06/mitos-y-leyendas-la-inquisicion-espanola.html

En cuanto a esas series televisivas, tómelas como las películas "históricas", un mero producto para solaz y divertimento sin más pretensiones.

Un saludo

Pedro Duran dijo...

Otra cosa sobre el trato a los pueblos americanos conquistados ... En Cáceres existe un " Palacio de Moctezuma " dentro de su recinto histórico , edificado por la hija del emperador Azteca , casada con un Noble Cácereño . Vamos que se vino a vivir a la tierra de , sus supuestos opresores y su sangre corre , desde entonces entre nosotros , y no fue la única .

Un saludo.

Amo del castillo dijo...

El problema, Sr. Pedro, es que hay muchos que se niegan a ver o evidente. En todo caso, que les vayan dando por donde amargan los pepinos. La historia fue la que fue por mucho que se empeñen en cambiarla, reescribirla o, simplemente, inventarla.

Un saludo y gracias por su aportación

David Álvarez dijo...

De hecho repasé ésa entrada antes de poner mi último comentario, pues recordaba haber leído en ella que los tribunales civiles eran mas crueles. Me sorprendió mucho que sólo una pequeña parte de las denuncias eran tomadas en serio, siempre creí que toda persona denunciada estaba condenada a ser cuanto menos encerrada.
Si no es mucho pedir, qué opinión le merece a usted este artículo http://www.jotdown.es/2014/08/las-astutas-y-perversas-tretas-de-los-inquisidores-para-lograr-confesion/

Amo del castillo dijo...

Como ya hemos comentado, Sr. David, hay infinidad de prejuicios y mitos que aún hoy día muchos se obstinan en seguir creyendo a pie juntillas. Los manuales de inquisidores como los de Aymerich o Gui no eran "astutos ni perversos", sino una eficaz herramienta para desenmascarar a los herejes verdaderamente peligrosos, hombres que por lo general tenían un nivel cultural elevado y era difícil hacerles caer en una contradicción. Para un aldeano que se limitaba a seguir las prédicas de uno de estos herejes bastaba una citación del Santo Oficio para que se mearan en las calzas de puro miedo. Los inquisidores no buscaban una confesión a toda costa independientemente de que fuese falsa o verdadera. Antes al contrario, lo que buscaban ante todo era la verdad, y sabían de sobra que en muchos casos solo se podría conseguir de la misma forma que hoy día se interroga a los delincuentes más fríos e inteligentes, o sea, procurando pillarles una contradicción, un error respecto a una confesión anterior, etc. En resumen, que ese concepto de que el que entraba el una sede del Santo Oficio tenía que acabar confesando ya fuese culpable o no es una solemne estupidez.

En cuanto al artículo, mezcla hechos ciertos con otros bastante tendenciosos y se me antoja nada imparcial, con perlas como que a uno podían quemarlo por feo, que se cortaba la lengua a los relapsos o que se usaba un potro que desgarraba la carne ya que estaba terminantemente prohibida la efusión de sangre. De hecho, en los interrogatorios estaba presente un físico que dictaminaba si se debía cesar el tormento.

En fin, hay bastante literatura seria al respecto donde podrá ilustrarse a base de bien. Busque la citada obra de Walsh "Personajes de la Inquisición", le resultará muy interesante

Un saludo

David Álvarez dijo...

Muchas gracias por su respuesta Amo, tenía a Jot Down como una buena fuente de información.

alfonsodf dijo...

Respecto al Santo Oficio... discrepo, es un hecho que usaban la tortura para obtener confesiones probatorias, y para cesar el tormento tanto usted como yo terminaríamos confesando que somos responsables de la muerte de Manolete.

Y en cualquier caso, normalmente al reo simplemente se le acusaba de no seguir las instrucciones de comportamiento que dictaba la iglesia católica, una institución corrupta casi desde su fundación y el mayor cáncer de la historia de España, junto con los políticos incompetentes de los que además solían y suelen ir de la mano.

Amo del castillo dijo...

En cuestiones de este tipo es muy fácil que el articulista caiga en los sempiternos tópicos porque es lo que vende, Sr. David, especialmente si son referentes a la Iglesia. Por ese motivo, la Inquisición no era más que una horda de sádicos desalmados, todos los curas católicos del planeta son pederastas denodados y todos los papas unos malvados y unos obsesos sexuales dedicados exclusivamente a fornicar sin descanso. De unos años acá han proliferado multitud de publicaciones, y más a raíz de la expansión de internet, en los que volcar opiniones está al alcance de cualquiera y, por desgracia, son muchos los que aprovechan esa facilidad para verter ideas propias y tergiversaciones a su conveniencia. Eso, por desgracia, lo vemos a diario. El problema es que mucha gente se cree lo que divulgan estos malsines y luego pasa lo que pasa.

Si lee la sección de historia de ABC verá que el articulista habitual, un tal Villatoro si mal no recuerdo, recurre a unos titulares muy tendenciosos pero que llaman la atención al personal como "Los terribles tanques nazis" o "La gran vergüenza de la IIGM: «EE.UU. asesinó a miles de civiles", temas estos que a cualquiera que esté mínimamente puesto producen risa más que otra cosa. Eso de tachar de "nazi" todo lo relacionado con el ejército alemán o hablar de "gran vergüenza" al relatar los bombardeos de alfombra sobre las ciudades alemanas en los que, por cierto, también tomaron parte los british y, de hecho, el que los planificó fue el mariscal Harris, hace que la gente los tome como artículo de fe y se crean a pie juntillas todo lo que leen de la misma forma que los cuñados aceptan como dogmas los documentales de Canal Historia.

En resumen, mi consejo es que por norma procure contrastar la información de se divulga en esos artículos porque suelen tener más errores que la declaración de la renta de un multimillonario

Un saludo

Amo del castillo dijo...

En ningún momento he negado que se usara el tormento, Sr. Alfonso, tanto en cuanto era aceptado por todas las legislaciones de Europa en aquellos tiempos y que, de hecho, en muchos países perduró hasta el siglo XIX como método de presión judicial. En cuanto a los motivos por los que se procesaba al personal podían ser muchos, pero el castigo también estaba en consonancia con el pecado. Comprenderá que no mandaban a nadie a la hoguera por dejar de ir a misa. Respecto a la corrupción y a los temas cancerígenos, cada cual tendrá su opinión, y la mía no coincide con la suya en este caso.

Un saludo

alfonsodf dijo...

Le tengo el mismo cariño a la jerarquía católica que a un cuñado que ejerza de concejal de urbanismo. La historia de España está plagada de desastres causados por el egoísmo, la avaricia, la ignorancia y la incompetencia de quienes tomaban las decisiones, y ahí estaban obispos y cardenales.

Amo del castillo dijo...

Pues mire, si a algún cuñado le tendría cariño es a uno que fuese concejal de urbanismo. Me meto a contratista y me hago de oro... En cualquier caso, nos queda claro su anti-clericalismo.

David Álvarez dijo...

Recomiendo aqui un par de películas que parecen muy fieles a la realidad histórica, pero sobre la segunda guerra mundial: "los 28 hombres de Panfilov"
https://sovietmoviesonline.com/modern-russian-films/390-dvadcat-vosem-panfilovcev.html sobre una batalla en el frente ruso, y "El hijo de Saul" https://youtu.be/qnnCVECrX4E sobre los sonderkommandos.

En ésos enlaces pueden verse enteritas, sin descargar ni registrarse en nada, asi que aprovechen antes de que las quiten, sobre todo la segunda, que está en español en YouTube como si nada pasase.

¿ Amo ha pensado en crearse una cuenta de Twitter para discutir con todo el diga burradas pensando que sabe mucho de historia ? ! Con todo lo que usted controla, dejaría en pañales a cualquiera, mucha gente aprendería mucho leyéndole, y las visitas al blog subirían como la espuma !

Amo del castillo dijo...

Hace tiempo ya creé dos cuentas, una en el Twitter ese y la otra en el caralibro, si bien solo para impedir que algún bellaco me pisara el nombre, pero nunca las he usado. La verdad es que detesto profundamente las redes sociales porque veo que son en la práctica un vertedero donde los aburridos, malsines, odiadores de todo y sabihondos de oficio se dedican a incordiar aprovechando el anonimato. Aquí puedo moderar los comentarios y, por ende, evitar que estos personajes tengan un protagonismo que no deben tener, que más de uno ha habido que ha dejado alguna que otra perla que, lógicamente, no fueron publicadas.

Por otro lado, imagine si tuviese que andar todo el día a la gresca con esos ciudadanos tan cansinos que se dedican por norma a llevar la contraria en todo, y tener que perder el tiempo en hacerles ver lo que se niegan a ver:que no saben un carajo. La red está llena de páginas y blogs en los que el que quiere aprender algo puede hacerlo, desde como construir la Giralda con palillos de dientes a un lanzallamas casero para calcinar cuñados, pero si eso mismo se cuelga en una red social aparecerá el ilustrado que te tendrá un mes discutiendo qué marca de palillos y qué tipo de pegamento serán los más adecuados para la puñetera Giralda palillera aunque lo único que haya hecho en su vida con un palillo haya sido hurgarse los dientes.

En cuanto al nivel de visitas, yo no gano nada por tener más. Nada material me refiero. Si por cada uno que entra obtuviera un mínimo estipendio la cosa cambiaría, pero en ese sentido da igual que entren diez como diez mil al día. El que tenga más visitas solo me supone la satisfacción de saber que las horas que dedico a esto son de utilidad a mucha gente y, no voy a negarlo, es un pequeño tributo a mi vanidad por saber que lo que uno hace es valorado, pero nada más. En resumen, el que quiera aprender algo de mí, aquí me tiene, y ya sabe que por norma respondo absolutamente a todos los comentarios, ya sean simplemente para agradecer un artículo o para preguntar algún detalle acerca del mismo. Pero el Twitter y el caralibro lo dejo para los políticos, que se pasan el día en el escaño escribiendo gilipolleces de las que luego se tienen que arrepentir con la sempiterna excusa de "no quise ofender a nadie", pero ha ofendido a medio país, y para los que no tienen inconveniente en que el niñato ese de la camiseta gris almacene todos los datos sobre su vida para luego ganar cifras insultantes vendiéndolos al mejor postor.

Por lo demás, le agradezco mucho sus aportaciones, que siempre son bien recibidas. A cambio le daré otra que si no ha visto le recomiendo que lo haga: "La zona gris", también sobre la vida cotidiana en un campo de exterminio. Es muy muy buena.

Un saludo y gracias por su comentario

Pedro Duran dijo...

Hay un porcentaje de la población que la pobre , esta mal de la cabeza , hace 30 años solo conocía de su existencia , la sufrida familia , lo asustados vecinos ........La policia .... los psiquiatras .
Hoy en día estamos todos espantados, asqueados , gracias a Wasap, Twiter , Facebook y demás tontadas de esas redes sociales .Aunque no tengamos esas aplicaciones ,lo triste es que continuamente salen en el telediario . Se supone que son informativos ------serios-----Por no hablar de los Bulos peligrosos............ Eso si que da miedo.
Existe información de sobra , pero realmente estamos , MÁS ENGAÑADOS que nunca .

Un saludo . De Cáceres



Amo del castillo dijo...

No es que estemos engañados, es que nos dejamos engañar sabiendo que nos engañan, que es peor.

Un saludo

Parmenides de Mileto dijo...

Sinceramente, siendo nuevo en este blog, no puedo dejar de expresar mi admiraciòn por la instrucción que se desprende en él. Hay algo más que cine y eso me eleva el ánimo. Al tiempo que me da pie a pensar que en este mundo no todo es superficialidad y postureo. Más de un politico tendrìa que darse una vuelta y contemplar un panorama que no presenta un encefalograma plano. gracias. salud.

Amo del castillo dijo...

A los políticos mejor meterlos en una profunda mina y volarla, Sr. Parmenides. Aparte de su parasitarismo, han demostrado sobradamente que solo sirven para crear problemas donde no los hay para justificar sus inmundas existencias de garrapatas que viven de sangre perruna.

Un saludo y gracias por su comentario