lunes, 11 de febrero de 2013

20 Personajes poco o nada conocidos



Panorámica de la Torre Blanca, una de las más potentes del perímetro defensivo de Sevilla


La historia, dilectos lectores, suele ser a veces bastante ingrata con sus protagonistas. De hecho, muchos de los hechos militares gloriosos de los que tenemos noticia fueron llevados a cabo por hombres cuyo recuerdo, en su mayoría, ha sido tragado por las tinieblas del pasado y poco se sabe de ellos. Así pues, me siento en la obligación de rescatar del olvido a algunos de los que aún queda rastro ya que lo que somos hoy es fruto de las acciones llevadas a cabo por estos hombres hace ya siglos. Se lo merecen, qué carajo...

Comenzaremos con algunos de los participantes de una de las mayores hazañas de la época, el cerco a Sevilla y el posterior avance en dirección a la taifa de Niebla. Vamos a ello:

Rodrigo González Girón (c. 1194-1256)
Natural de Palencia, fue un ricohombre castellano muy involucrado en las campañas militares llevadas a cabo por Fernando III, tomando parte en la reconquista de Córdoba, Murcia y Sevilla. Durante el avance hacia la capital hispalense fue encargado por el monarca de tomar Carmona, con la que pactó que si en seis meses no recibía ayuda, deberían capitular. La ayuda no llegó jamás, por lo que Rodrigo González se apoderó de la población.

Payo Gómez Chariño (c. 1225-1304)
Noble gallego que participó con sus naves en el cerco a la ciudad junto a Ramón de Bonifaz, primer Almirante de Castilla. Iba al mando de una de las dos galeras que embistieron contra el puente de barcas que unía Triana con Sevilla el 3 de mayo de 1248, propiciando así la caída de la ciudad. En 1292 fue nombrado Adelantado Mayor de Galicia tras lo cual intervino en los conflictos sucesorios derivados de la prematura muerte de Sancho IV. Fue asesinado en Ciudad Rodrigo por Rui Pérez Tenorio.

Lorenzo Suárez Gallinato (c. 1202- ¿?)
Ricohombre castellano, muy allegado al rey Fernando III el cual lo consideraba como uno de sus más valiosos y astutos consejeros. Tuvo una significativa participación tanto en los preparativos como en las acciones militares que llevaron a la reconquista de Sevilla.

Abu Hassan al-Saqqaf ibn Abu Ali (¿?-1249)
Conocido en las crónicas hispalenses como Axataf. Militar sevillano, arraez y Guardián de la Frontera bajo el mandato del valí Abu Amr ibn al-Yadd. Tras el asesinato de éste en 1246, asumió el vailiato y resistió durante más de un año el cerco impuesto por las tropas castellanas. Tras la capitulación de la ciudad partió hacia Ceuta, donde se puso al servicio del emir de Túnez Abu Zakariyya Yahya I con el cargo de Caíd del Campo. Una revuelta de campesinos le llevó a la muerte el 7 de noviembre de 1249.

Frey Fernán Gutiérrez (¿?-¿?)
Caballero de la orden de Santiago. Bajo su mando, las tropas santiaguistas lograron tomar por asalto tras una serie de cruentos combates hins Shaluqa, el castillo que defendía la actual Sanlúcar la Mayor, el 28 de junio de 1251. Esta acción dejó expedito el camino para la reconquista de la taifa de Niebla, que tuvo lugar 11 años más tarde.

Domingo Poro (¿?-¿?)
Caballero de origen escocés que formó parte del ejército castellano durante el cerco a Sevilla. Según los Anales Eclesiásticos y Seculares de Sevilla, fue el que izó el pendón castellano en el minarete de la mezquita mayor tras la capitulación de la ciudad. Según también dichos Anales, fue el tronco en Sevilla del linaje de los Santillán.

Gonzalvo Roiz (¿?-¿?)
Mayordomo de Fernando III desde 1246 hasta enero de 1248, fecha posiblemente de su muerte. Fue sustituido en el cargo por Rodrigo González Girón, mencionado más arriba.

Raimundo de Losana (¿?-1288)
También conocido como don Remondo, era un clérigo natural de Segovia que fue consejero y confesor del rey Fernando. Tras la toma de la ciudad, fue nombrado arzobispo de Sevilla en 1259, cargo que ostentó hasta su muerte.

Infante don Felipe de Castilla (1231-1274)
Hijo de Fernando III, fue destinado al clero y educado por los templarios. Fue nombrado por su padre primer arzobispo de Sevilla a las edad de 16 ó 17 años, antes incluso de haber caído la ciudad en sus manos. Debido a que no cumplía la edad pertinente para desempeñar el cargo, no fue hasta 1252 cuando pudo tomar posesión del mismo, siendo mientras tanto administrador de la archidiócesis Raimundo de Losana, que a la sazón era en aquel momento obispo de Segovia.

Ibn Suayb (¿?-¿?)
Arraez sevillano, cómplice de al-Saqqaf en el asesinato de al-Yadd y su mano derecha en el gobierno de la ciudad. Tras la capitulación se le ofreció el señorío de Sanlúcar del Alpechín una vez cayera en manos castellanas, a lo que se negó prefiriendo partir al exilio junto a su mentor, el ex-valí al-Saqqaf.

Suayb ibn Muhammad ibn Mahfuz ( ¿?-¿?)
Emir de la taifa de Medinat Labla (actual Niebla, Huelva), se hace con el poder en 1234. Tras la conquista de Sevilla en 1248, opta por declararse vasallo de Castilla en 1253 para detener el imparable avance castellano hacia el Algarbe. En 1262 y ante el peligro de que los portugueses se apoderen de la taifa, Alfonso X decide atacar Niebla, la cual cae tras un penoso asedio. Tras su rendición, hay controversia acerca de su destino. Unas fuentes apuntan a que se estableció en Sevilla y gozó de buena posición gracias a las prebendas que le concedió Alfonso X, y que incluso sus hijos disfrutaron de gran consideración y del título de infantes. Otros, por el contrario, afirman que se exilió a África, acabando sus días en Marrakex.

Abu Amr ibn al-Yadd (¿?-1246)
Miembro de una ilustre familia sevillana. Valí de Sevilla desde 1238 y asesinado por una conjura encabezada por al-Saqqaf y en la que participaron los arraeces Ibn Suayb, Yahya ibn Jaldum, Masur ibn Jiyyar y Abu Bakr ibn Sarih. Su muerte fue debida a que al-Yadd, tras la caída de Jaén en marzo de 1246, optó por pactar con el rey castellano a fin de impedir que Sevilla fuera el siguiente objetivo Fernando III, tal como había hecho previamente al-Ahmar, el primer emir nazarí de Granada. Saqqaf, partidario de una política belicista contra Castilla, optó por liquidarlo y hacerse con el poder formando un consejo de gobierno junto a los demás conjurados y autonombrándose valí.

Pedro García (¿?-¿?)
Almocadén de los almogávares de a pie que combatieron en la hueste regia durante el cerco a Sevilla. 

Miçer  Cafijo (¿?-¿?)
Genovés al que le fue encargado el mantenimiento y cuidado de las conducciones de agua del acueducto conocido como Caños de Carmona, que suministraba agua potable a la ciudad. 

Gome Ruiz Manzanedo (¿?-1279)
Señor de Valdelaguna y caudillo de la milicia concejil de Madrid. Sorprendido por una repentina espolonada procedente de la ciudad, fue capaz de reaccionar y poner en fuga a los agresores, los cuales tuvieron que buscar refugio en las murallas seguidos de cerca por los milicianos madrileños. A raíz de ese ataque, el rey Fernando decidió defender el campamento con un foso para evitar más sorpresas.

Abu Rebia ibn al-Ghoreigher (¿?-¿?)
Comandante de la flota enviada por el emir de Túnez en auxilio a Sevilla. Tras intentar remontar el Guadalquivir hasta la ciudad, las galeras de Bonifaz le obligaron a retornar a Ceuta sin haber podido siquiera acercarse al puerto sevillano.

Arias González de Quesada (¿?-¿?)
Ricohombre castellano que junto al infante don Enrique y Lorenzo Suárez Gallinato llevó a cabo una de las mayores escabechinas entre las tropas musulmanas que salían en espolonada para hostigar a los sitiadores. La masacre se saldó con 50 gazules y 500 askaris muertos en el tiempo que duró el breve pero feroz combate. 

Gutierre Ruiz de Olea (¿?-1250)
Obispo de Córdoba entre 1245 y 1249, acompañó a Fernando III en sus conquistas desde la toma de Jaén hasta la de Sevilla, siendo el que consagró la mezquita mayor como templo cristiano. Y no solo participó a nivel espiritual en las expediciones regias, sino que combatió esforzadamente al frente de su mesnada armado de punta en blanco. Sus méritos le valieron ser nombrado arzobispo de Toledo en 1249, cargo que detentó hasta su fallecimiento.

Rodrigo Froilaz, Alfonso Téllez y Fernando Yánez
Estos tres ricoshombres, junto a un contingente de caballeros santiaguistas, llevaron a cabo a finales del verano de 1247  una expedición de castigo contra el cercano pueblo de Gelves, ya que los habitantes del mismo no paraban de hostigar las naves castellanas que circulaban por el río. Con una mesnada de unos 300 caballeros y hombres de armas dejaron Gelves convertido en un solar, lo que facilitó además que las fuerzas situadas ante el castillo de al-Faray pudieran concentrarse en contener sus espolonadas sin tener que preocuparse de recibir ataques por la zaga.

Qué...¿A que no le sonaban a vuecedes estos nombres? Pues sírvanse retenerlos en la memoria. No merecen ser relegados al olvido.

Hale, he dicho...

No hay comentarios: