miércoles, 27 de septiembre de 2017

Curiosidades curiosas sobre la Línea Maginot 1ª parte


Entrada para municiones de la Ouvrage de Schoenenbourg, una fortificación situada en el Departamento del Bajo Rin.
Con el término ouvrage, obra en francés, es como denominaban a los fuertes de la línea


Típica imagen de cualquiera de los infinitos corredores del interior de
los fuertes de la Maginot. En este caso se trata del fuerte de Schoenenbourg,
situado a unos 30 metros de profundidad.
Todos los aficionados a los temas bélicos conocemos de sobra la Línea Maginot, ese descomunal dinosaurio de hormigón y acero que no sirvió más que para enterrar una fortuna tan bestial que si por arte de birlibirloque los gabachos (Dios maldiga al enano corso) pudieran recuperar los 5.000 millones de francos que les costó, pero actualizados al valor del dinero actual, es posible que se convirtieran en el país más rico de la Europa toda. Pero, a pesar de ser un tema bastante manido, la realidad es que la mayoría solo suelen conocer las típicas imágenes de las cúpulas convertidas en un queso de Gruyère por la artillería alemana, los interminables pasillos recorridos por la línea ferroviaria que permitía transportar municiones, personal y bastimentos de un lado a otro y, por supuesto, esos croquis tan molones que nos permiten ver el interior de una montaña con una vista en sección de los distintos niveles de cualquiera de los muchos bloques de que se componía esta controvertida línea defensiva.

Cúpula del bloque 2 del fuerte de Kerfent. Los alemanes
recurrieron al versátil cañón de 88 mm. para anular las
casamatas pequeñas gracias a sus proyectiles de alta
velocidad. Con todo, ya vemos que hizo falta más de uno
para lograr neutralizar la cúpula
Sin embargo, los intrincados complejos fortificados que formaban parte de la Maginot contenían una tecnología de lo más sofisticada, con multitud de detalles que, por lo general, son totalmente desconocidos para la mayoría y que, una vez que se tiene noticia de ellos, cuesta trabajo imaginar como los tedescos les pasaron por encima como si tal cosa. Con todo, lo cierto es que las defensas estáticas estaban obsoletas desde hacía mucho tiempo, y que si los gabachos se hubiesen gastado ese dinero en carros de combate y artillería es más que probable que la Wehrmacht no habría podido adentrarse en Francia con la facilidad con que lo hizo, e incluso no habría pasado de la frontera. Otrosí, debemos tener en cuenta que el armamento y las instalaciones fueron evolucionando a medida que se avanzaba en su construcción, por lo que a finales de los años 30 cualquiera daría por sentado que ni un ratón anoréxico habría sido capaz de atravesar aquella maraña de fortificaciones, obstáculos, cúpulas de observación, etc. En fin, y para no dilatar más este preámbulo, a continuación expondremos varias curiosidades bastante curiosas acerca de lo que se podía encontrar en el interior de estas fortificaciones, y apostaría mis augustas barbas que ni los cuñados más enganchados al Canal Discovery y al Canal Historia saben un carajo de ellas, así que tomen buena nota para humillarlos bonitamente cuando esté toda la familia delante en una de esas barbacoas domingueras en las que aprovechan para cebar a toda su prole y, de paso, dejarnos la bodega llena de aire.

Seguramente muchos conocerán esa imagen en la que un pionier alemán se dispone a arrojar una granada por la tronera de una cúpula. Bien, pues esa emblemática foto, que tiene además toda la pinta de haber sido hecha para la propaganda, no explica que por las troneras de las cúpulas y casamatas de la Maginot no se podía introducir ni un puñetero alfiler. De hecho, incluso se mantenía en el interior una presión de aire un poco superior a la del exterior para que, en caso de un ataque con gas, no se filtrase por las ínfimas rendijas que quedaban libres. No obstante, si eso ocurría se ponían en marcha unos potentes extractores que pasaban el aire por unos filtros y, caso de no ser suficientes, el personal disponía de máscaras antigás. Pero, volviendo a de la foto, vemos que la tronera muestra un fondo oscuro, lo que no permite ver que, en realidad, lo que hay es una pieza escalonada de acero que termina en una rótula donde se emplazaba el arma, que a la vista del tamaño de la cúpula debía ser de las que alojaban en su interior un fusil ametrallador modelo 1924/29, una ametralladora ligera de calibre 7,5 54 de apariencia similar a nuestro FAO que se alimentaba mediante un cargador de 20 disparos cuya tolva estaba en la parte superior del cajón de mecanismos. 

En la foto de la izquierda podemos ver una cúpula similar en la que se aprecia perfectamente la rótula donde se montaba la ametralladora, así como el notable grosor de la misma, de 25 cm. Pero la cuestión es que, como salta a la vista, era materialmente imposible introducir nada por esa tronera salvo que se desmontase la rótula desde dentro, cosa que el tedesco de la foto superior obviamente no ha hecho. Estas cúpulas estaban concebidas precisamente para impedir que un enemigo que lograra acercarse a la misma pudiera aniquilar a sus ocupantes, tanto arrojando en su interior explosivos como usando un lanzallamas, artefactos que, como ya se explicó en la entrada que les dedicamos, no solo eran muy desagradables, sino que le personal se ponía extremadamente inquieto en cuanto se detectaba la presencia de uno de ellos.

Ya sabemos que este tipo de fortificaciones tienen más ángulos muertos que un Pegaso sin retrovisores, y cuando más cerca estuviese el enemigo más difícil era neutralizarlo. Para impedirlo, las cúpulas disponían del curioso accesorio que vemos a la derecha. Se trata de un lanzagranadas o, mejor dicho, un "suelta-granadas" que permitía arrojar bombas de mano al exterior para, de ese modo, mandar a hacer gárgaras al alevoso que pretendiese hacer alguna puñetería a los ocupantes de la cúpula. En la foto izquierda vemos el lanzador abierto y la posición en que se debe introducir la granada tras quitar la anilla, pero manteniendo la palanca. Una vez introducida en el tubo se cierra y se expulsa presionando el empujador. Cuando salga al exterior, la palanca saltará gracias al resorte que lleva para tal fin y se encenderá el frictor, detonando a los 4 segundos. Así pues, el pionier de la foto podría quedar seriamente perjudicado en plena pose ya que todas las cúpulas estaban provistas de este accesorio.

Pero además, cada bloque disponía de cúpulas de observación para controlar el entorno. Las más básicas consistían en un mínimo champiñón provisto de unas estrechas rendijas, pero había diversos tipos más complejos equipados con periscopios como la que vemos a la izquierda. Tanto la cúpula como el periscopio eran retráctiles, por lo que podían quedar totalmente ocultos salvo que se estuviera literalmente encima. Cuando el periscopio se retraía se tapaba el orificio con la tapa que vemos en la foto, la cual se manipulaba desde el interior. La óptica de estos aparatos iba desde los 8 a los 25 aumentos en función de la amplitud de la zona a cubrir. Para hacernos una idea de lo que supone, unos prismáticos normales suelen tener entre 8 y 12 aumentos.

Y en un alarde de refinamiento, las cúpulas armadas con ametralladoras o artillería anticarro de pequeño calibre, 25 y 47 mm., disponían incluso de un pequeño reflector como el de la foto de la derecha, equipado con una lámpara de 250 W. que le daba un alcance de 100 metros. De esa forma, si los enemigos intentaban una infiltración con nocturnidad y alevosía podrían ser rápidamente localizados. El reflector podía ser manejado con un mando eléctrico desde el interior tanto en la orientación vertical como horizontal, además de abrir o cerrar la gruesa tapa protectora de acero. Por otro lado, las cúpulas armadas con armas ligeras solían ser giratorias para abarcar el máximo posible de terreno circundante ya que su misión consistía en cubrir los ángulos muertos entre las grandes casamatas, para lo cual el tirador disponía de un pedal que accionaba un mecanismo eléctrico similar a los usados en los carros de combate. En caso de irse la luz por no haber pagado el recibo a tiempo se podía girar con una manivela, como está mandado.

Y en esta foto podemos ver un fusil ametrallador instalado en su rótula. Como vemos, la tronera de acero no era precisamente endeble. Por cierto, si alguien se pregunta como apuntaban, la respuesta es que en la rótula tenía un pequeño orificio donde se instalaba un visor. Pero abrir fuego en un sitio tan pequeño suponía llenar el interior de gases bastante nocivos, e inundar el suelo de vainas vacías que dificultarían el movimiento de los dos servidores de la máquina. Para evitar ambas cosas disponían de un tubo de extracción que comunicaba directamente con el exterior, de forma que la evacuación de gases era inmediata. En cuanto a las vainas, eran expulsadas a través del tubo corrugado que aparece en la foto, dejando caer los casquillos servidos en un foso bajo el suelo de la cúpula, de donde serían recogidos en su momento. La cosa que se ve bajo la culata del fusil ametrallador es precisamente un lanzagranadas como el que vimos arriba.

Naturalmente, las cúpulas armadas con artillería también disponían de un sistema de evacuación de vainas, que consistía en un tobogán hueco como el de la foto, en este caso para un obús de 75 mm. Dependiendo de la pieza variaba la forma del mismo, pero todos tenían la misma finalidad: atrapar la vaina, que salía bastante calentita de la recámara, y dejarla caer al foso inferior, donde eran recogidas. Estas casamatas estaban todas provistas de teléfono que comunicaba con la sala de órdenes donde los observadores informaban de la posición del enemigo, así como de los datos de tiro que, una vez calculados, se transmitían a la casamata correspondiente.

La munición se almacenaba en pañoles situados en las entrañas de los bloques, orientados longitudinalmente a los mismos de forma que los trenes de suministros podían ir parándose en cada una para reponer la munición. Estos pañoles tenían una puerta de acero para contener una hipotética explosión si bien, para mayor seguridad, las espoletas se guardaban aparte. La que vemos almacena munición de 75 mm. en contenedores para 180 proyectiles. En total, esta caserna contenía alrededor de 9.000, de modo que si explotaban no sé yo si la puerta aguantaría el taponazo...

Además de artillería de campaña, las casamatas de la Maginot también contenían morteros de 50 y 81 mm. para la defensa cercana. En la foto vemos un emplazamiento de dos piezas de 81 mm. cuyas troneras daban a un foso para una mejor ocultación de las mismas. Todas estaban orientadas con una elevación de 45º, y solo se podía regular la deriva. Para modificar el alcance se recurría a reducir o aumentar la carga y, al mismo tiempo, a regular la salida de gases de la deflagración del propelente, los cuales iban a parar a los dos cilindros que se ven sobre los morteros. En este caso, como no quedaban vainas tras el disparo, estas casamatas no precisaban del tobogán de evacuación. El armario que se ve entre las dos piezas es para los proyectiles de uso inmediato.

Y aunque la idea que tenemos de la Maginot es que solo se componía de casamatas, cúpulas y demás fortificaciones convencionales, también incluían blocaos con la apariencia de viviendas normales para despistar. Estos búnkeres se situaban en zonas fronterizas cercanas a carreteras y, en definitiva, en lugares que era necesario proteger pero, al mismo tiempo, convenía pasar desapercibidos a la escrutadora mirada de los exploradores que iban por delante inspeccionando el terreno. De ese modo, lo que en apariencia era una inofensiva casa en realidad albergaba una fortificación bien armada que abriría fuego en cuanto las tropas enemigas se pusieran a tiro. La que vemos en la foto es una de tantas, en este caso en las Ardenas, cerca del bosque de Saint-Menge. En la planta superior, de materiales normales como cualquier casa, había una cocina, letrinas, duchas, comedor y un dormitorio con capacidad para los 6 hombres que componían la guarnición del blocao. La planta inferior, casi un semi-sótano, era el verdadero búnker, armado con un cañón anti-carro de 25 mm., dos ametralladoras Hotchkiss y dos fusiles ametralladores. 

Y tan empeñados estaban en pasar lo más desapercibidos posibles que, para no poner postes ni estructuras metálicas que delatasen la situación de los fuertes, las antenas de radio se colocaban en las fachadas o en el interior de los fosos tal como vemos en la casamata de la foto o en la imagen de cabecera, donde también se puede apreciar una de ellas. Esto, además de permitir una mejor mimetización, hacía más difícil destruir la antena, dejando con ello incomunicada la fortificación con los centros de mando ya que los teléfonos hacía tiempo habían quedado relegados solo a las comunicaciones internas de cada bloque, dejando la exterior en manos de los radio telegrafistas. Este sistema permitía una mayor flujo en dichas comunicaciones que, al contrario que en la Gran Guerra, se veían interrumpidas cada vez que un bombardeo rompía el cable telefónico por varios sitios y había que salir a toda prisa a repararlo con el consiguiente riesgo para el personal de Transmisiones, que caían como moscas precisamente por ser unos de los principales objetivos de los francotiradores de ambos bandos.

Bueno, vale de momento. Ya seguiremos con más curiosidades bastante curiosas.

Hale, he dicho

Continuación de esta entrada pinchando aquí

Entrada relacionada:


19 comentarios:

nathan hale smith patton dijo...

5.000 millones de francos?

con ese dinero mejor uno se iba de putas, ese proyecto ya estaba muerto desde su concebimiento la verdad he visto que el gabacho le gusta dormirse en sus laureles y no se rompen el coco en pensar como su oponente, pensaron que la segunda conflagracion mundial iba ser igual de estancamiento que la primera y cuando se les vino la blitzkrieg encima les demostro lo contrario: los teutones no estaban dispuestos a pelear como ratas en trincheras por pocos espacios de terreno ahora atacarian "Rapido y furioso"

aunque no se si estare mal pero los tanques Char B1 no eran moco de pavo para los panzer 1 alemanes, tengo entendido que podian hacerles frente lo malo era su sistema de radio y su alto consumo de combustible que no le hicieron dar todo su potencial

pero en fin, a pelear con el obsoleto lebel 86

un saludo

Sergio Jiménez Figueroa dijo...

Woow¡¡

Amo del castillo dijo...

El Char B-1 era un carro mucho más potente que el Panzer I y también que el II y el III, Sr. Nathan. De hecho, su blindaje era una dura prueba para los cañones de 50 mm. del III. Pero era un diseño muy obsoleto, basado en el típico carro de apoyo para infantería cuyo principal fallo era que el cañón principal estaba en el casco, sin posibilidad de movimiento lateral como no fuera moviendo todo el vehículo salvo para pequeñas correcciones. Por otro lado, persistían en el uso de pequeñas torretas en las que el jefe de carro debía, además de observar y dar órdenes, manejar el cañón secundario, lo que le restaba eficacia. En definitiva, tanto este carro como el Somua o el Hotchkiss estaban basados en el mismo concepto táctico, lo que significa que en 1939 estaban más trasnochados que Drácula.

Por cierto, está vuecé verdaderamente obsesionado con el tema del fornicio. Debería plantearse ir poniendo término a su empecinada virginidad aunque sea pagando por ello, aunque sea mucho menos que los 5.000 millones que los gabachos se pulieron en la Maginot. Tanta hormona contenida no es aconsejable.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Breve, pero explícito, Sr. Sergio ;-)

Un saludo

dani dijo...

Donde debieran haber invertido ese dinero era en aviación, en la que si que eran inferiores a los alemanes. Francia a última hora intentó comprar en USA P40, pero no llegaron a tiempo.
Hay que entender la mentalidad francesa en los años de entreguerra. El movimiento pacifista era muy muy fuerte, la gente había terminado harta de tantos muertos en la IGM, así que si había que ir otra vez a la guerra querían que se hiciera de forma que no hubiera tantas bajas. La experiencia de las fortificaciones durante la IGM había sido prometedora ya que habían demostrado ser capaces de aguantar terribles bombardeos artilleros. Por tanto a los franceses les pareció que esa línea defensiva era una buena idea. Por cierto que no eran los únicos en la URSS también se creó una gran línea defensiva (línea Stalin) y en Finlandia la línea defensiva, que era mucho menos poderosa que la Maginot, aguantó a los soviéticos durante mucho tiempo.

Muy buen post, como siempre, y me ha encantado.

Amo del castillo dijo...

Por invertir, deberían haber invertido hasta en uniformes, Sr. Dani, que en al comienzo de la guerra aún seguían con una antigualla de la Gran Guerra. Cuando los yankees les regalaron uniformes y cascos fue cuando empezaron a tener el aspecto de un ejército moderno. El ejército francés era en 1939 el ejército más poderoso del mundo, pero sobre el papel. Tenían más carros que nadie, pero más anticuados que la tos. Su fuerza aérea era del neolítico, y su Línea Maginot un mero espejismo.

Las líneas defensivas estaban completamente obsoletas independientemente de que la Línea Mannerheim chinchara a los rusos, la Muralla del Atlántico pretendía detener el Día D, pero al final no detuvo a nadie, la Línea Sigfrido tampoco. En fin, que su paso por la historia hacía tiempo que había tocado a su fin.

Por lo demás, celebro que haya sido de su agrado.

Un saludo y gracias por su comentario

alfonsodf dijo...

Como asiduo televidente de Discovery y Odisea, ya no de Canal de Historia, he escuchado varias veces que esta línea de defensa llegaba a límites ridículos de inutilidad, como por ejemplo, emplazamientos de artillería estáticos que eran tomados por los alemanes con total impunidad sin haber realizado un solo disparo, simplemente porque los cañones apuntaban a una dirección distinta al camino por el que venían los alemanes y no era posible ni siquiera girarlos. ¿Esto es cierto o son simples exageraciones de estos docu-realities?

nathan hale smith patton dijo...

Humm interesante, aunque creo que hubo una historia por ahi de un tanquista frances que en las ardenas le saco el jugo a ese tanque obsoleto y destruyo muchos panzers, se me va el nombre

No sr del castillo, el vomentario sobre irse de putas no es por mi persistente "virtud", es un comentario sacado de un post de taringa donde contaban la historia de un pobre diablo que para dejar de ser amigo de una moza y poder "entrar en su cama" se gasto un dineral en consentirla (10000 dolares), la llevo a cenar en un restaurante caro, la llevo a patinat sobre hielo y no se que otras soplapolleces para que al final la moza le dijera "gracias mejor amigo, has dejado el liston alto de como me deben tratar mis novios" blblablabla y en esa misma noticias sale un usuario a decir:"si el boludo queria solo follar mejor se hubiese gastado esos 10000 en putas en lugar de consentir a esa boluda"
No se pero al menos yo escupi el refresco al leer eso XD
Pero bueno cada quien hace con sus pavos lo que quiera

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Bueno, siempre habría una excepción que confirmase la regla, pero un solo carrista con suerte o capacidad de poco servía ante la avalancha tedesca. Así les fue...

Aclarado lo del gasto en putas. Comprenderá que a este lado del Atlántico no llegan los chistes de su tierra. Le contaría uno similar acerca de un lepero que llega a la capital y decide irse de picos pardos, pero colijo que contado por este medio tendría menos gracia que el recibo de la luz de después del verano.

Por cierto, un método que suele dar resultados satisfactorios en poco tiempo para que las novias se animen a perder su virtud es, además de jurarles amor eterno, ofrecerles matrimonio. Eso sí, deberá tener prevista dos buenas excusas para poder desdecirse tanto del embuste del amor eterno como de la falsa propuesta matrimonial y, muy importante, comprobar que no tenga hermanos que juren vengar el honor de la familia y tal. Tal como veo que las gastan en su país, me sabría fatal saber que ha aparecido fileteado en una cuneta o, peor aún, convertido en comida para gatos.

nathan hale smith patton dijo...

No se cohiba, cuentelo, si lo cuenta como lo hace con sus entradas historicas tal vez haga reir mas de uno

Pero ese metodo no sirve mucho con las maduritas mas experimentadas (mayor de 30 pero no mayor de 50) incluso te terminan devolviendo el tortazo el doble de lo que habia uno planeado y eso es peor que quedar como comida para gatos en la banqueta XD

Amo del castillo dijo...

Precisamente las señoras maduritas son las que más le interesan. No quieren compromisos, sino solo alguien que las ponga contentitas porque sus maromos, entre que ya van perdiendo los bríos y los pocos que les quedan los dedican a sus queridas más jóvenes y con las carnes más prietas, andan más faltas de cariño que un galápago en un terrario. Solo es preciso que las requiebre adecuadamente y les diga lo que quieren oír, que no es más que saberse aún atrayentes aunque sus encantos hayan empezado a perder su lozanía. Ya sabe, cariñitos, chorraditas y demás tonteos y caen como brevas maduras. En cuanto al chiste, no le garantizo la gracia porque, repito, contados aquí no la tienen. Pero bueno, ahí va:

Un lepero que llega a la capital por primera vez en su vida. Fascinado por el ambiente, ve un putiferio de postín y, como anda un poco en celo, entra a darse una alegría. Lo recibe la "madame" y le dice:
-Mire, esta semana tenemos una oferta especial. Un polvo de toda la noche por 100 pavos, y las pajas a 10 pavos.
El lepero saca la cartera para ver cuánto dinero lleva y saca dos billetes de 50. La "madame" le insinúa:
-¿Entonces, un polvete, no?
Y el lepero replica:
-Qué coño un polvete ni un polvete... ¡Diez pajas!

(Ahora toca reírse. Puede hacerlo, no se prive)

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Veamos, Sr. Alfonso... La cuestión es que la Línea Maginot era un concepto defensivo totalmente obsoleto, ideado para hacer frente a un ejército y una estrategia como los empleados en la Gran Guerra. Pero no servía de nada para detener la guerra relámpago del siguiente conflicto, basado en movimientos fulgurantes de medios acorazados ante los que las posiciones estáticas no servían de nada.

Pero de ahí a afirmar que los cañones de la Maginot no apuntaban al sitio adecuado hay un abismo. De hecho, cada bloque constaba de varias cúpulas armadas con artillería de calibres diversos, y en algunos casos eran giratorias. Otra cosa es que en el año 39 aún había bastantes zonas en las que aún no se habían siquiera empezado las obras, por lo que lógicamente eran puntos muertos por donde podía colarse cualquiera.

Francamente, le desaconsejo que haga el más mínimo caso de esos documentales porque, aparte de contener casi siempre muchos errores de traducción, los que los realizan no tienen ni puñetera idea de lo que hablan en la mayoría de las ocasiones. Hasta ponen imágenes de épocas que no corresponden a lo que narran, y las repiten 18 veces seguidas en el mismo documental. En definitiva, que son un churro, para qué negarlo...

Un saludo

nathan hale smith patton dijo...

nooo me diga eso sr del castillo!! la mayor parte que yo se de historia es de documentales (aunque tambien de libros) U.u

pues no le niego que una buena madurita (mientras tenga el cuerpo conservado y no este arrugada) no le hago mal ojo y mas si es divorciada o MILF XD

jajajaja igual pense que el lepero se iba a hechar el polvo, al menos en el dia va estar mas seco de la entrepierna que el cerebro de los cuñados XD

un saludo

Amo del castillo dijo...

A ver, yo no he dicho que todos los documentales sean malos, sino que los de esos canales en concreto sí lo son, especialmente los del Canal Historia. En cuanto a las divorciadas, ni lo intente. Las señoras en esas circunstancias adolecen de dos graves problemas que vuecé no podría solventar: uno, que suelen estar deseosas de rehacer sus vidas sentimentales, y dos, se tornan en seres especialmente resabiados que dan por hecho que todos los hombres somos unos malvados.

En todo caso, otra posibilidad que podría plantearse sería ingresar en alguna orden religiosa con reglas especialmente severas, como los cartujos o los trapenses. Ahí, a base de oración, penitencia, latigazos en el lomo y cilicios a destajo igual sublima sus ansias de fornicio pecaminoso y, ya puestos, incluso podría alcanzar la santidad.

nathan hale smith patton dijo...

se refiere a ese canal de los aliens y de compra y venta?

humm es que por mi barrio vive una divorciada que tiene un cuerpo de infarto XD


como lo hizo Rasputin cuando se metió a la secta de los flagelantes? y tener una vida basada en su máxima "se deben cometer los pecados mas atroces, porque Dios tendra gran benevolencia en perdonar a grandes pecadores"?

Amo del castillo dijo...

Me refiero a Canal Historia, Discovery y similares.

Pues ya sabe, haga un tanteo con la divorciada frondosa, a ver si está receptiva. En cuanto al pecado, eso es cuestión de conciencia, así que vuecé sabrá. De Rasputín no haga mucho caso, ya ve como acabó

Draugkarak dijo...

Actualmente la linea Maginot, en que estado se encuentra? Ha sido restaurada y es visitable? Pertenece al estado o personas privadas?

Amo del castillo dijo...

Que yo sepa, varios de sus bloques se visitan actualmente, así como los fuertes del perímetro defensivo de Verdún y, si mal no recuerdo, también de Metz. Haciendo una búsqueda en San Google de Francia seguro que encuentra cuáles son, los horarios, etc.

Un saludo

Draugkarak dijo...

Así haré. Muchas gracias Amo ;-)