jueves, 9 de agosto de 2018

Curiosidades: las vainas enrolladas


Es más que probable que muchos de los que me leen hayan visto alguna vez un cartucho como el de la foto de la derecha, arrugado y lleno de abolladuras como una lechuga pisoteada y con un aspecto nada semejante al concepto que todos tenemos de como debe ser una vaina, bien lisa y brillante. Bueno, pues ni los había pisado nadie ni sus arrugas eran equiparables a las de una lechuga porque eran así. Sí, así de feos, que parecen una puñetera uva pasa. ¿Que de dónde salieron esos adefesios? Pues eso es lo que explicaremos en la entrada de hoy, así que oído al parche...

El empleo de los cartuchos de papel en los fusiles Chassepot y Dreyse dejó al personal bastante perplejo cuando este tipo de armas entraron en acción a partir de la segunda mitad del siglo XIX. Los observadores militares que en aquellos tiempos eran amablemente invitados por los ejércitos en liza para que vieran como se masacraban bonitamente no pudieron por menos que levantar la ceja hasta tocarse el tupé al comprobar que la época de la avancarga se acababa de ir a hacer gárgaras. 

Fusil Dreyse y el cartucho que disparaba. El pistón estaba alojado en la base
de la bala, por lo que la aguja percutora tenía que atravesar la carga de
pólvora para poder golpearlo. El papel ardía en el momento del disparo
El bautismo de fuego del fusil de aguja Dreyse modelo 1841 o, dicho de forma reglamentaria, Dreyse Zündnagelgewehr ausführung 1841, tuvo lugar durante las revoluciones alemanas entre 1848 y 1849, si bien tuvo que pasar tiempo para dotar a todo el ejército prusiano con el nuevo fusil. Su verdadera eficacia quedó sobradamanente probada en el breve pero intenso cambio de impresiones que las fuerzas aliadas de prusianos y austriacos tuvieron con sus vecinos daneses en 1864. Este nuevo sistema no solo permitía una cadencia de fuego mucho mayor, a razón de siete disparos por minuto contra los dos o tres a lo sumo de un fusil de avancarga, sino que además se podía recargar sin necesidad de ponerse en pie o rodilla en tierra, lo que limitaba enormemente la exposición de los soldados al fuego enemigo. Para confirmar la defunción de la avancarga, apenas dos años más tarde los antiguos aliados decidieron liarse a tiros entre ellos, y en apenas siete semanas, desde el 14 de junio al 23 de agosto de 1866, los Dreyse de los prusianos le dieron las del tigre a los ya obsoletos Lorenz austriacos. En realidad, la puntilla se la dieron en la batalla de Sadowa, librada el  3 de julio y en la que el ejército aliado de austriacos y sajones dejaron en el campo del honor a 25.000 muertos y 20.000 heridos, cifra bastante escandalosa para una guerra birriosa de menos de dos meses.

El conde de Grey (1827-1909) Su carrera política
duró casi medio siglo nada menos.
Aquel panorama resultaba desolador porque, a lo tonto a lo tonto, salvo los prusianos y los gabachos, todos los ejércitos europeos estaban armados con fusiles de avancarga, y la perspectiva de tener que enfrentarse a las nuevas armas produjo verdaderos ataques de ansiedad en los estados mayores. Está de más decir que de inmediato se designaron las comisiones de turno para desarrollar un nuevo tipo de fusil de retrocarga capaz de disparar los novedosos cartuchos de papel. Los british (Dios maldiga a Nelson), que por aquello del imperio se vieron especialmente vulnerables, no perdieron el tiempo y ya en 1864, mientras que los prusianos vapuleaban a los daneses, se nombró un Comité de Artillería por el entonces Secretario de Estado para la Guerra, lord George Robinson, un verdadero animal político descendiente de probos servidores de su graciosa majestad que, además, chorreaba aristocracia por sus fastuosas barbas: conde de Grey, marqués de Ripon y vizconde de Goderich. Como está mandado, el comité dedicó varios meses a elaborar un sesudo informe en el que se concluía que, en efecto, era necesario armar al ejército británico con un fusil de retrocarga, pero no se preocuparon de proponer ningún sistema en concreto. Supongo que a su señoría se le debió poner la jeta a cuadros cuando le entregaron el informe en el mes de julio para decirle lo que todos sabían: que las armas de avancarga eran historia. Manda cojones...

Enfield 1853 con su bayoneta. Este fusil, una vez reconvertido en arma de
retrocarga mediante el sistema Snider-Enfield, se mantuvo en servicio
hasta 1890
Así pues y a la vista de que nadie sabía por donde meter mano, acabaron optando por la solución más fácil y que fue por la que se inclinaron inicialmente la mayoría de los países europeos: adaptar las armas de avancarga reglamentarias para convertirlas en armas de retrocarga, como ya vimos en la entrada que dedicamos a la introducción de este sistema en España. En este caso, el arma a reciclar era el fusil Enfield modelo 1853, un espléndido fusil de pistón de calibre .577" (15 mm.) que fue estrenado en la desastrosa guerra de Crimea librada entre 1853 y 1856. Este chisme, como todos los de su época, producía unas heridas francamente inquietantes ya que disparaba una bala Pritchett similar a las Minié, pero sin bandas de engrase. Ya se dedicaron un par de entradas a las heridas producidas por esta munición, así que al final pongo los enlaces para los amantes de las entradas gore

El sistema de retrocarga elegido fue el diseñado por un ingeniero yankee por nombre Jacob Snider. El "kit de reciclado", denominado oficialmente como Snider-Enfield, era de una simplicidad pasmosa. Como vemos en la foto, solo había que recortar el cañón 2,5 pulgadas por la parte trasera y atornillarle el bloque de cierre, que consistía en una simple trampilla lateral que contenía la aguja percutora, la cual era golpeada por el martillo original del arma. En resumen, un sistema barato, sencillo y que permitiría convertir miles y miles de fusiles de avancarga en retrocarga en menos tiempo que la reina Victoria se comía un pastel de riñones para desayunar (¿cómo carajo se puede comer eso por la mañana?).

Cierre Snider-Enfield. Como se puede apreciar, tenía menos mecanismos
que un chupete. Obsérvese que hasta aprovecharon las viejas chimeneas
para retener la aguja percutora
Sin embargo, a pesar de que el sistema Snider-Enfield era satisfactorio, su rendimiento con cartuchos de papel resultó ser un churro. En primer lugar la obturación dejaba mucho que desear, produciéndose tales fugas de gases durante el disparo que el personal acababa por hacer fuego alejando la jeta de la culata para no achicharrarse los ojos, lo que obviamente repercutía de forma muy negativa a la precisión del arma ya que, en realidad, ni siquiera apuntaban. Por otro lado, los restos de papel nitrado del cartucho y de pólvora ensuciaban la recámara al cabo de pocos disparos, dificultando tanto la recarga como el accionamiento del cierre. En definitiva, que había que idear algo que permitiera eliminar las fugas de gases y, ya puestos, que fuera más sólido que los cartuchos de papel, que aunque muy novedosos y eficientes si se les comparaba con las armas de avancarga, no dejaban por ello de ser susceptibles de deteriorarse por mil motivos, desde la simple manipulación en combate a la humedad o el calor ambiental. Y el problema gordo radicaba en que, a pesar de que el funcionamiento de este cierre no era ni remotamente satisfactorio a causa de la munición, en 1866 ya se habían distribuido bastantes unidades ya adaptadas al sistema Snider-Enfield.

Primer modelo de cartucho de vaina metálica para el
sistema Snider-Enfield, presentado en 1866
La solución vino de la mano del coronel Edward Mounier Boxer, de la Royal Arms Factory de Woolwich, que llegó a la conclusión de que la única forma de impedir las fugas de gases y mejorar el rendimiento del arma era olvidarse del papel y meter la bala, la carga y el fulminante en un recipiente metálico, o sea, una vaina. A la derecha podemos ver su aspecto y, como salta a la vista, no tiene nada que ver con las vainas que todos conocemos. El invento consistía en un culote de hierro donde se alojaba el fulminante, y a continuación se embutía una fina lámina de cobre previamente enrollada. Para sellar el interior se barnizaba con goma laca y se forraba con papel muy fino. Finalmente se sellaba también por el exterior con otro papel para preservar el conjunto de la humedad. 

Aspecto del cartucho con la envuelta exterior de papel
La idea era que, en el momento del disparo, la presión de los gases dilatase la vaina, obturando totalmente la recámara e impidiendo las enojosas fugas. Una vez que la bala abandonaba el cañón el cobre se contraería lo suficiente como para poder ser extraída sin problemas y proceder a recargar de nuevo el arma. El sistema Snider-Enfield, por su misma simplicidad, no estaba provisto de un eyector que expulsase la vaina al abrir el cierre, sino solo de una uña extractora que sacaba la mitad de la vaina. Para extraerla por completo había que girar el fusil haciendo un brusco movimiento de giro con la muñeca hacia el lado izquierdo. Como es evidente, no es que fuera un sistema infalible, y en más de una ocasión había que sacudir el fusil para que la puñetera vaina cayera al suelo o, peor aún, extraía el culote y dejaba dentro de la recámara el resto, inutilizando el arma hasta que se pudiera sacar con la punta de un cuchillo o ayudado con la baqueta, pero era lo que había. 

A la derecha podemos ver en primer lugar el primer cartucho, que fue aprobado el 20 de agosto de 1866. La bala tenía un orificio en la punta para alojar un pequeño taco de madera que la ayudaría a expandirse y tomar las estrías. La base hueca estaba sellada con un tapón de arcilla, y la carga estaba separada del proyectil con un disco de cartón. El peso de la bala era de 525 grains de plomo puro, con una carga de 70 grains de pólvora negra. Sus prestaciones en cuanto a velocidad no eran precisamente para tirar cohetes pero, eso sí, cuando alcanzaban a un enemigo lo dejaba muy, pero que muy perjudicado. A fin de mejorar su rendimiento, el 4 de mayo del año siguiente se aprobó un nuevo modelo con la bala más corta para aligerarla de peso, el cual quedó reducido hasta los 480 grains. Esto le permitió aumentar la velocidad, reducir la presión y, por ende, el retroceso, sumándose a esto una trayectoria más tensa que mejoraba sensiblemente el alcance y la precisión. De hecho, su alcance eficaz llegaba hasta los 900 metros, el triple que un Dreyse y casi el doble que el Chassepot. En cuando a las figuras siguientes, vemos reflejadas las tres secuencias de tiro del sistema Snider. 

La vaina del coronel Boxer, aunque muy mejorable, fue un verdadero hallazgo que permitió olvidarse de los delicados cartuchos de papel, de las malditas fugas de gases y, quizás lo más importante, hizo que el personal recuperase la confianza en su arma y apuntase como Dios manda sabiendo que la integridad de su jeta y sus ojos ya no corría peligro, y a pesar de las interrupciones que ya hemos comentado, la cadencia de tiro de los bien disciplinados cuadros de infantería británicos convertían el campo de batalla en un infierno para los enemigos, logrando efectuar entre seis y ocho disparos por minuto. Esto se traducía en una auténtica barrera de fuego casi infranqueable para una unidad de infantería que cargase contra el cuadro y, por supuesto, para detener a la más impetuosa carga de caballería. La foto de la derecha muestra una bala de plomo deformada tras impactar, y se puede ver como ha duplicado su diámetro. Esa cosa paseándose por entre las vísceras de un ciudadano producía unos efectos sumamente desagradables.

El paso siguiente fue la fabricación de un cartucho para el nuevo fusil que debía sustituir al Snider-Enfield que, al cabo, era una solución de circunstancias. El resultado fue el famoso Martini-Henry, al que ya dedicaremos una entrada para él solito. Este fusil cargaba un cartucho de calibre .450 con una bala de plomo endurecido con estaño de 480 grains de peso. El endurecimiento, que se obtenía con una proporción de 12 a 1, tenía como finalidad impedir el emplomado del cañón, lo que suele pasar cuando la velocidad es más elevada. La carga de pólvora era de 85 grains. Sin embargo, el modelo original, básicamente igual al del Snider-Enfield, daba problemas de extracción debido a la excesiva longitud de la vaina. La solución al problema la encontró la firma Eley, que acortó la vaina pero le dieron forma abotellada, lo que permitía albergar la misma carga de pólvora. Como podemos apreciar, si el cartucho del Snider era feo, este le echaba la pata con creces porque el abotellamiento se obtenía mediante extrusión, lo que daba al cartucho ese aspecto de guiñapo totalmente defectuoso. En cuando a su proceso de fabricación, era muy similar al de su antecesor. El interior se forraba con papel de seda, y sobre la carga de pólvora se colocaba un disco de cartón esmaltado y un taco de cera con una cara cóncava mirando hacia la bala. Finalmente se añadían otros dos discos más de cartón. La envuelta de papel que cubre medio proyectil es el mismo que forraba el interior de la vaina y que sellaba el cartucho para impedir la entrada de humedad. 

Este cartucho fue presentado en 1873, y se fabricó también en una versión reducida para carabina ya que el cartucho de rifle producía un retroceso extremadamente doloroso, por lo que se aligeró el peso tanto del proyectil como de la carga, quedando en 410 y 70 grains respectivamente. Pero el mayor problema aún seguía sin solución, y las interrupciones producidas por el degüello de la vaina seguían incordiando al personal, que en plena batalla podía quedarse literalmente tirado y sin posibilidad de solucionarlo porque tenía delante a tropocientos zulúes, sudaneses o cuñados deseando rebanarle el pescuezo. Finalmente, en junio de 1885 se pudo solventar este problema con la adopción de una vaina fabricada en una sola pieza como las que conocemos de siempre, dando así por concluida la breve pero intensa vida de las peculiares vainas enrolladas que, aunque no tuvieron un éxito clamoroso, al menos marcaron el camino a seguir y, aunque con sus limitaciones, permitieron sacar un rendimiento adecuado a las armas que las usaron. En la foto de la derecha tenemos los dos ejemplos y, como salta a la vista, la diferencia entre ambas está fuera de cualquier comentario. Por cierto que, como seguramente ya han reparado al leer las fechas, los supermodernos y megaevolucionados british usaban las vainas enrolladas cuando en todas partes hacía años que ya se empleaban vainas normales, lo que demuestra una vez más que si en algo superan al resto del planeta es en saber venderse mejor que nadie.

En fin, ya tienen vuecedes un tema más para darle el día a cuñado que ha visto 36 veces "Amanecer zulú" y se sabe de memoria como funciona un Martini-Henry, pero lo más probable es que no sepa nada de las vainas enrolladas del coronel Boxer.

Hale, he dicho

Entradas relacionadas:




British batiéndose el cobre con ciudadanos sudaneses extremadamente violentos. Una de las innovaciones que trajeron
las nuevas vainas fabricadas de una pieza fue una versión cargada con once postas de calibre .275, que se mostraron
bastante efectivas a corta distancia para repeler a estos melaninos cabreados cuando se llegaba al cuerpo a cuerpo

14 comentarios:

Hooke dijo...

Fastuoso artículo, Micer Amo. Felicidades.

Amo del castillo dijo...

Muy agradecido, Sr. Hooke. Celebro que haya sido de su interés.

Un saludo

Carlos fdez barba dijo...

quizas al administrador de esta pagina tan maravillosa a lo mejor le quito protagonismo pero esa es no mi idea , como dato curioso eta en mi haber poseo un libro de armas tanto de fuego como blancas desde los tiempos prehistoricos hasta la decada de los 80 del siglo pasado. en alguna pagina de tal aparecen cartuchos SHARP , BURNSIDE, WESTLEY RICHARDS ¨¨ COLA DE MONO ¨¨ .

Amo del castillo dijo...

Aquí son siempre bienvenidas todas las aportaciones de los lectores, Sr. Carlos, pero no acabo de comprender qué es lo que nos quiere decir citando esas marcas que, en realidad, eran sistemas de retrocarga, independientemente de que el Burnside usara un cartucho cónico bastante rarito y el cola de mono anticuados cartuchos de papel. En resumen que no acabo de entender su comentario.

Un saludo

nathan hale smith patton dijo...

Esas balas parecen falos o cohetes, pensaba que este artículo iba a tratar de las vainas de las espadas, aquí en México le decimos "casquillo" O.o

dani dijo...

Gran artículo. No sabía de este paso intermedio entre los cartuchos de papel y los metálicos de hoy día. ¿Qué países lo usaron a parte de Gran Bretaña (Dios maldiga a Nelson)?
Y sobre el primer uso del Dreyse. En 1848/49 hubo en Alemania una serie de revoluciones e intercambio de opiniones bastante duras, y también con Dinamarca (1ª guerra de los Ducados). ¿No se usó el Dreyse en esa época?

Amo del castillo dijo...

Aquí también se usa el término "casquillo", Sr. Nathan, pero es más habitual el de vaina.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Muy agradecido, Sr. Dani. Respecto a su pregunta, la guerra de los Ducados es precisamente el violento cambio de impresiones entre daneses y la alianza entre prusianos y austriacos que menciono en la entrada, y donde se estrenó el Dreyse. En cuanto al uso de vainas enrolladas, no tengo constancia de que nadie más las usara si bien cabe la posibilidad de que, en un momento dado y de forma puntual se recurriera a ese sistema de producción por mera escasez de las convencionales. Solo he visto un caso, concretamente una Burnside, pero no tengo más datos al respecto.

Un saludo y gracias por su comentario

dani dijo...

Señor amo, pero es que usted se refiere en su artículo a la guerra de 1864 que fue la segunda guerra de los Ducados. La que ganaron los prusianos aliados de los austriacos y otros alemanes. Pero por la "Cuestión de los Ducados" ya hubo intercambio de opiniones entre alemanes y daneses antes, entre el mes de marzo de 1848 hasta 1851 según la wiki. Como esas fechas son posteriores a 1841 ¿usaron el dreyse en esa guerra?

nathan hale smith patton dijo...

Sr del castillo que cojones es un arma de recámara abierta?

Amo del castillo dijo...

Sr. Dani, solo hubo una Guerra de los Ducados que yo sepa. Anteriormente a esa tuvo lugar la Primera Guerra de Schleswig, que duró desde 1848 a 1851. La siguiente, que es la que cito en la entrada, fue la Segunda Guerra de Schleswig, llamada también Guerra de los Ducados. El Dreyse entró oficialmente en servicio en el año 1841, y su primera acción en combate tuvo lugar durante las revoluciones alemanas entre 1848 y 1849. El motivo de citar la guerra prusiano-danesa se debe a que fue ahí donde mostró de forma rotunda su eficacia contra las armas de avancarga y, por otro lado, pasaron algunos años desde su entrada en servicio hasta que todo el ejército pudo ser equipado con este fusil por meras cuestiones del maldito dinero. En todo caso, y para evitar posibles confusiones, pues corregiré el texto para que no haya lugar a dudas.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

No sé a qué se refiere, Sr. Nathan. Sea más explícito

dani dijo...

Las guerras suelen tener más de un nombre. Y efectivamente tiene usted razón, el más común es:
Guerra de Schleswig.
Y también tiene razón, lo interesante para el artículo no era señalar su primer uso sino su primer uso "llamativo".
Pero por otra parte es sorprendente lo pronto que entró en servicio, por ejemplo durante la Guerra de Crimea hubiera estado disponible y ni ingleses (Dios maldiga a Nelson) ni franceses (El Diablo se lleve al enano corso) dispusieron de algo parecido. Aunque peor estaban los rusos ..........

Amo del castillo dijo...

Ya sabe que donde se pongan los prusianos en la cosa bélica que se quite el resto, Sr. Dani. Sin embargo, les pierde lo cuadriculados que son. O, peor aún, es lo que le pasa a los yankees, que si no van a la batalla con una superioridad aplastante no se comen un rosco, cuando se lo comen. Ya ve como para anular a un moro con un Dragunov piden apoyo aéreo como si les atacase una división entera, y se ahogan en un vaso de agua. Los españoles, aparte de valerosos, que eso lo reconocía hasta el ciudadano Adolf, siempre hemos sido más imaginativos. No recuerdo donde vi o leí no hace mucho como un veterano de nuestro ejército contaba que cambiaron una rueda o la cadena- no lo recuerdo bien- de un M-113 usando unos troncos que previamente habían cortado con una motosierra para usarlos de palanca y levantar aquel chisme como si tal cosa. Era en unas maniobras conjuntas con los yankees, que presenciaban la escena con la jeta a cuadros porque no imaginaban que eso era posible, y aseguraban que había que llamar a un vehículo de recuperación. Al cabo de un rato el TOA estaba andando ante el pasmo de los comedores de grasa con carne. Esas cosas son las que verdaderamente da la victoria, y no la tecnología. Ante todo, la iniciativa. La tecnología ayuda, eso es obvio, pero ya ve como acabaron los yankees en Vietnam, o como ni un solo ejército europeo desde el siglo XIX a nuestros días ha sido capaz de ganar nada en Afganistán.

Un saludo