viernes, 21 de febrero de 2014

Gladiadores V. El hoplomaco




Bueno, prosigamos con el tema gladiatorio, que aún da mucho de sí. Así pues, hoy toca el HOPLOMACHVS, una variedad bastante interesante tanto en cuanto era el único gladiador que combatía a pie con lanza.



Los HOPLOMACHII eran un tipo de gladiador que imitaba con su armamento a los hoplitas griegos. De hecho, su nombre proviene precisamente de esa lengua: por un lado, hace referencia al hoplon, el enorme escudo circular usado por los hoplitas griegos. Pero el plural de hoplon, hopla, se usaba para indicar armamento en general. Y, por otro lado, tenemos el término machein, luchar. Por lo tanto, si unimos hoplon, armamento, con machein, obtenemos "el que lucha con armas", lo cual es una perogrullada enorme como es más que evidente pero, bueno, esa es la etimología del término HOPLOMACHVS. A la derecha tenemos una imagen de un ciudadano recreacionista en actitud de arrojar su lanza contra el enemigo.




El armamento ofensivo constaba de dos piezas: una lanza y un PVGIO. De esa forma, su armamento se asimilaba a los hoplitas antes mencionados. El PVGIO lo portaba en la mano izquierda, la cual sujetaba al mismo tiempo la manija de una PARMULA, un pequeño escudo muy similar en tamaño y apariencia a los broqueles medievales y que se fabricaban de bronce con adornos de diversos tipos, bien grabados o bien repujados. Arriba tenemos dos ejemplos: el de la izquierda es un ejemplar en un estado de conservación increíblemente bueno ya que apareció enterrado en cenizas en Pompeya. Está fabricado con bronce y su decoración en forma de hojas de laurel es de plata. En el centro lleva un medallón con la Gorgona. El otro ejemplar, más austero y con una decoración a base de figuras geométricas grabadas, se encuentra en el Museo Británico. En cuanto a sus dimensiones, rondaban por los 40 cm. de diámetro y tenían un peso de alrededor de 1,5 kg.


Además de la PARMULA, el HOPLOMACVS portaba un casco similar al de los THRAEX (tracios) , a los que se enfrentaba solo de forma ocasional ya que el enemigo convencional del HOPLOMACHVS era el MYRMILLO. Como ya vimos en la entrada que se dedicó exclusivamente a los cascos de los gladiadores, esta variante usaba una tipología como los que vemos a la derecha, inspirado en el casco beocio usado por los griegos y provisto de una enorme CRISTA o crestón que solía ir adornada con plumas o crin de caballo. Así mismo, en los laterales tenían unos portaplumas a modo de canutillos de bronce. Señalar además el pliegue que llevaban en la parte inferior para impedir que los tajos dirigidos a la cara acabasen resbalando ye impactando en el cuello o el pecho. Por lo demás, aunque estos cascos estaban fabricados con ese mismo material, también se les solía recubrir con un baño de plata para que refulgiese al sol durante los combates a fin de darles más vistosidad. 


Al ser el escudo de un tamaño tan reducido, se compensaba esta deficiencia con una mayor protección en las piernas. En vez de una sola FASCIÆ en la pierna izquierda, como era habitual, usaba dos y además más largas, ya que le llegaban a las ingles. Así mismo, las grebas eran también más largas, cubriendo tanto las espinillas como las rodillas. A la izquierda podemos ver dos ejemplos, uno ricamente repujado y el otro liso. Ambas están fabricadas de bronce y se sujetaban a la pierna mediante cordones de cuero. Las FASCIÆ, como recordaremos, eran unos perniles acolchados fabricados de lana o lino que, además de proteger las piernas, las libraban de los roces de las pesadas grebas. al parecer, a veces las llevaban adornadas con bordados. Las FACIÆ se sujetaban de la misma forma que las MANICÆ, a base de cordones o tiras de cuero separadas unos 5 cm. unas de otras tal como vemos en la foto de cabecera. En cuanto al brazo armado, iba protegido por una MANICA.


A la derecha tenemos una imagen de un HOPLOMACHVS con su enemigo habitual, el MYRMILLO. Como vemos, ambos van fuertemente armados. El HOPLOMACHVS se valía de su lanza para mantener a distancia a su adversario, el cual se tenía que cubrir constantemente con su pesado escudo. Si tenía ocasión de lanzarle algún tajo, se valía de la PARMULA para desviarlo o para golpear. Recordemos que en las osamentas de estos luchadores aparecidas hasta la fecha se observan severos traumatismos debidos precisamente a golpes propinados con lo escudos. Por lo demás, en caso de perder la lanza, se pasaba a la mano derecha el PVGIO y se enzarzaba en un cuerpo a cuerpo con el MYRMILLO. En todo caso, y como era habitual, estas parejas estaban bastante equilibradas en lo tocante tanto al armamento ofensivo como defensivo, e incluso el peso total de sus panoplias era similar para que no hubiera ventaja por ninguna de las partes, quedando así la victoria reservada al más diestro de los luchadores. Finalmente, y como curiosidad, comentar que los HOPLOMACHVS, tanto en cuanto eran un remedo del combatiente griego, no se exhibía en los anfiteatros situados al este del imperio, especialmente en Grecia como ya podemos suponer. 

Bueno, pues a está.

Hale, he dicho...