sábado, 26 de noviembre de 2016

7 curiosidades curiosas sobre los "militari arditi"


Grupo de oficiales pertenecientes al IX Reparto tras su victoria sobre los austriacos en Col Moschin, una de las montañas
que conforman el macizo del Grappa, en junio de 1918. La gran mayoría de los que aparecen en la foto no sobrevivieron
a la guerra, y eso que ya quedaban pocos meses para la firma del armisticio. Esto da fe de la dureza de las acciones en
las que intervenían los Reparti d'Assalto

Bueno, prosiguiendo con el tema de los arditi, nada mejor que una entrada para dar cuenta de algunas curiosidades curiosas, de esas que dejan perplejos a los compadres y amiguetes ante nuestra sapiencia, embelesada a la parienta, que podrá presumir de tener un maromo culto y, por supuesto, humillados a esos abyectos cuñados que solo parecen vivir para demostrar lo que saben de todo. Así pues, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, que está lloviendo más que el día que enterraron a Bigote y que no ando especialmente exultante de ánimo, procedamos a elaborar esta entrada que tampoco requiere demasiada enjundia porque las curiosidades en cuestión las he ido recopilando a medida que iba preparando los artículos anteriores sobre los arditi.

Unas tropas que atacaban al enemigo con una pierna
de menos, una muleta en una mano y el fusil en la
otra debían tener mejor paga sí o sí.
Esto es propaganda y lo demás son chorradas
1. Pertenecer a una tropa de élite tiene sus pros y sus contras, como todo en esta vida. Uno de los pros más importantes es el tema pecuniario ya que, por razones obvias, uno suele palmarla más contentito si nota en el bolsillo de la guerrera la cartera bien llena de billetes. Y así es como solían morirse los arditi tanto en cuanto cobraban un salario notablemente más alto que sus colegas del ejército regular. La paga diaria de un soldado del ejército era de 89 céntimos de lira a los que había que descontar 38 del rancho, 27 del pan y 14 en concepto de indumentaria, por lo que al sufrido guripa italiano le quedaban solamente 10 céntimos a los que se sumarían 40 céntimos que el estado concedía a cada hombre en concepto de prima de guerra. Total, 50 céntimos  para gastárselos en su persona si es que vivía para ello. La realidad es que era una birria de paga ya que, por ejemplo, un kilo de pan costaba 55 céntimos, así que tenía que batirse el cobre durante un día para poder comprarse de su bolsillo una hogaza. Sin embargo, un ardito veía su paga aumentada en 20 céntimos al día, lo que suponían 70 céntimos que ya daban para añadir a la hogaza una cajetilla de 10 cigarrillos. Sí, era también una paga mierdosa, pero al menos se podían permitir elegir entre palmarla de un tiro o de un cáncer de pulmón, ¿no? Además de los soldados, el resto del personal de cada Reparto obtenía su correspondiente plus: los sargentos aumentaban su paga convencional de 1 lira y 88 céntimos con 30 céntimos más, y los marescialli (mariscales, lo que para nosotros serían los sargentos primeros y los brigadas) entre 1 y 2,5 liras dependiendo de su categoría (hay hasta cinco).

De vuelta de una acción de guerra en Bassano del Grappa.
Otro de los privilegios de los arditi es que eran
transportados al frente en camiones mientras que la
infantería regular solo se movía a pie
2. Otro pro importantísimo eran las raciones, más abundantes que en el ejército. Así, mientras que en este la ración diaria de carne era de 200 gramos, un ardito se podía zampar 30 gramillos más. Los 200 gramos de pasta del ejército eran aumentados hasta los 250, mientras que de pan recibían lo mismo (menos mal), 700 gramos. Sin embargo, les daban un cuarto de litro de vino al día mientras que sus colegas se tenían que conformar con la misma cantidad cada cinco días, y 10 gramos diarios de café que, del mismo modo, los del ejército solo veían cada dos días. Pero esto era lo que los arditi obtenían de forma reglamentaria, lo que tampoco daba para ganar una guerra con la barriga llena, así que se valían de su condición de candidatos de primera clase a la fosa común para llevar a cabo toda clase de tropelías y hurtos en las poblaciones cercanas donde, al parecer, no solían privarse de echar el guante a la fauna doméstica para dar buena cuenta de gallinas, gansos, etc. De hecho, su descaro llegaba a extremos inauditos ya que hasta se daban casos de grupos de arditi que asaltaban las columnas de aprovisionamiento de su propio ejército amenazando a los conductores de los camiones con granadas de mano. Unos golfos, vaya...

No tenían abuela ni la necesitaban
a la vista de esta postal de la época,
en la que una signorina cae rendida
ante la viril prestancia de un ardito
3. Esta permisividad no solo producía severas tortícolis entre los mandos de tanto mirar para otro lado, sino que también daba lugar, además de a gamberradas y robos, a excesivos escarceos con el hembrerío de la comarca. Conviene señalar que los arditi nunca permanecían estacionados en primera línea más tiempo que el necesario para llevar a cabo una acción determinada, tras la cual volvían a retaguardia o a sus campamentos a la espera de volver a ser llamados para sacar las castañas del fuego a sus colegas de la infantería. Al estar exentos de servicios mecánicos (ambigua expresión cuartelera que designa a todos los trabajos desagradables como barrer, fregar, cocina, etc.) y de hacer guardia, estos fogosos sujetos se aburrían como galápagos, así que aprovechaban las noches para largarse en busca de frondosas mocitas que no dudaban en dejarse meter mano por aquellos valerosos soldados que tanta guerra daban tanto en el campo de batalla como en la piltra. Al final, el Comando Supremo decidió trasladar los campamentos bien lejos de los núcleos de población porque la cosa pasaba ya de castaño oscuro.

A la izquierda, soldado de infantería de línea.
A la derecha, un ardito.
4. Otro privilegio consistía en el uniforme. El teniente coronel Bassi, creador de los Reparti d'Assalto, tuvo claro desde el primer momento que los hombres destinados a llevar a cabo operaciones especiales debían ir a la muerte lo más cómodos posible. Por ello, sustituyó la guerrera reglamentaria del ejército, la típica prenda de la época con cuello alto y sin bolsillos exteriores, por la que usaban las unidades ciclistas de los bersaglieri. Esta prenda tenía el cuello abierto con solapas y dos bolsillos de pecho. Además, tenía un bolsillo grande situado en la parte trasera, como los chalecos de caza menor, destinado a contener las numerosas granadas de mano de dotación de estas tropas. Como prenda interior usaban un jersey de cuello vuelto, también propio de los ciclistas, abotonados desde el hombro izquierdo hasta el cuello. En cuanto a los pantalones, empleaban los calzones hasta las rodillas mod. 1909 de las unidades alpinas en vez del bombacho de la infantería. 

Las pantorrillas las cubrían con vendas o con calcetines altos si bien, desconozco el motivo, muchos preferían las vendas. Las botas solían ser también las usadas por los alpinos, un calzado especialmente robusto con las suelas claveteadas y con grapas en todo el contorno de las mismas. En la foto de la derecha podemos ver su apariencia, en este caso calzadas por alpinos. Ciertamente, debían ser el arma secreta de los arditi ya que un pisotón o una patada con eso debía tener unos efectos simplemente demoledores. Las cabezas se las cubrían con el scodellino (la pantalla), o sea, el quepis reglamentario modelo 1905, o el fez de fieltro negro rematado por una generosa borla del mismo color inspirado en la red de pelo usada por los bersaglieri. En fin, un uniforme ciertamente avanzado para su época ya que el resto de las tropas en liza aún seguían con sus guerreras de cuello alto incluidos los Stormtruppen tedescos. Bueno, y los oficiales british (Dios maldiga a Nelson), que usaban guerrera abierta con camisa y corbata, prenda esta última cuyo uso en el frente siempre me ha parecido propio del típico esnobismo de esos isleños.

Aprendiendo el manejo de los lanzallamas
5. Pero no era oro todo lo que relucía. Ciertamente, recibían mejor paga, raciones más abundantes y hasta se pasaban tres pueblos cuando no combatían, pero a cambio caían como moscas y su número de bajas era escandalosamente alto tras cada acción a pesar de que, contrariamente a la infantería regular, los arditi dedicaban sus estancias en retaguardia a entrenar a diario. Pero no chorradas de instrucción en orden cerrado y cosas así, sino el duro entrenamiento diseñado por Bassi para tener al personal fibroso, ágil, en perfecta forma física y dispuestos a salir hacia el frente en cualquier momento. Se tocaba diana a las seis de la mañana, pero no con la típica corneta, sino con una andanada de morteros para saltar de la piltra con alegría y tal. Tras el aseo personal comenzaba una inolvidable jornada en la que los oficiales de cada Reparto deleitaban a sus hombres con un completo programa de actividades gracias al cual, cuando daba término la instrucción las seis de la tarde, por lo general estaban todos para el arrastre. A las 10 de la noche se tocaba silencio pero, curiosamente, no se pasaba lista porque se daba por sentado que más de uno se largaría fuera del campamento a darse un revolcón o a otros temas menos... espirituales. Sin embargo, nadie faltaba nunca cuando se volvía a tocar diana. Obviamente, plantear semejante conducta en un campamento alemán, austriaco, inglés o francés era simplemente impensable.

Practicando un avance protegidos por una cortina de humo
6. Pero a pesar de tan dura existencia y del elevado número de bajas que solían acaparar, las solicitudes de ingreso en los Reparti d'Assalto nunca faltaron. Los candidatos a convertirse en militari arditi eran enviados al campo de adiestramiento situado en Sdricca di Manzano donde, aparte de recibir su nuevo uniforme propio de este tipo de tropas, se veían sometidos a un riguroso programa de entrenamiento que incluía pruebas psicológicas, instrucción de combate con fuego real y hasta los entretenían con chispeantes juegos para poner a prueba el valor del personal. Uno de los preferidos era sorprenderlos con una voz de alarma para, a continuación, lanzarles cerca un Thévenot. En función a la reacción por parte del aspirante a ardito se estimaba cómo sería su comportamiento en combate. Otro de los enjundiosos test para calibrar la testiculina del personal era el denominado dondolo, "el columpio" el cual no consistía precisamente en balancearse en uno de esos deleitosos chismes. En realidad, en lo único en que se asemejaban era en la estructura, igual a la de un columpio, pero en lugar del asiento ponían una soga con una longitud acorde a la estatura del soldado. Al final de la soga anudaban un peso que, al oscilar como un péndulo, debía pasar tan cerca de la jeta del soldado que podría arrancarle la gorra al golpearle la visera. Para salir airoso de este juego tan guay debía uno permanecer como una estatua mientras veía como el péndulo se aproximaba peligrosamente, y al parecer solo unos cuantos de todos los que pasaron por Sdricca di Manzano resistieron sin que se les encogiera en ombligo. En cualquier caso, lo cierto es que alrededor de un 10% renunciaban y volvían a sus unidades de origen por lo que, por norma, las insignias y distintivos del Reparto no se entregaban hasta después de dos o tres semanas, cuando lo más duro del entrenamiento ya había pasado. 

"¡Te pegooo! ¡Te pegooooooo!"
Está de más decir que esta gente tenía un elevadísimo
concepto de sí mismos, y se hacían una propaganda
bestial, las cosas como son
7. El entrenamiento de los arditi no tenía nada que envidiar al de las modernas unidades de asalto. No solo practicaban con armas de todo tipo, sino que llevaban a cabo maniobras bajo fuego real de lo más estimulantes a fin de crear entre las tropas un sentimiento de inmunidad que, a la hora de la verdad, les permitía dominar el miedo y las ganas de salir echando leches de aquel infierno. Para lograr ese estado psicológico, Bassi había diseñado todo un sofisticado programa de entrenamiento en el que, además de lo detallado anteriormente, se despertaba en plena noche al personal y se les hacía equiparse a toda velocidad para salir de maniobras, o incluso lanzaban petardos en el interior de los barracones para que aprendieran a controlarse y a actuar en todo momento sin perder la sangre fría, lo que obviamente salvó muchísimas vidas. No obstante, a pesar de que lo que ocurría en Sdricca di Manzano no salía de allí, no pasó mucho tiempo hasta que empezó a correr el rumor de que las bajas producidas por semejante entrenamiento eran poco menos que similares a las del frente, si bien eso nunca se pudo corroborar. El ejercicio más elaborado y que dio pie a estos rumores era la collina tipo, la colina de los monigotes. Consistía en una reproducción exacta de una posición fortificada austriaca que debía ser atacada bajo fuego real una y otra vez hasta que la unidad asaltante lograra sincronizarse a la perfección con el fuego de cobertura de la artillería propia y las armas de apoyo. Este ejercicio podía ejecutarse en cualquier momento, de día o de noche, bajo la luz del sol, la lluvia, la nieve o el siniestro fulgor de la luz de magnesio de las bengalas. En fin, muy divertido y estimulante, ¿que no? Eso sí, una vez que lograban funcionar como una máquina bien engrasada eran muy difíciles de vencer, como demostraron sobradamente en el campo de batalla y pudieron dar fe de ello las tropas austro-húngaras.

Bueno, con esto ya han tenido vuecedes lectura para un ratito. En una próxima entrada daremos cuenta del armamento de estas tropas a nivel de unidad para sumarla a la que se publicó no hace mucho sobre el armamento individual.

Hale, he dicho

30 comentarios:

nathan hale smith patton dijo...

en resumen: mucho deinero, comida, respeto y perdida de virginidad
acaba de darle el secreto par aperder la virginidad: estar en algun cuerpo de elite :3

Amo del castillo dijo...

Ya sabe, Sr. Nathan, alístese en alguna unidad de fieros guerreros si quiere que el mujerío caiga rendido ante vuecé, esté o no desvirgado. Es de todos sabido que en la memoria genética de las mujeres aparecen como predilectos los hombres fornidos y valerosos ya que esto les induce a sentirse protegidas y a engendrar una prole de características similares a las del progenitor. Con todo, no sé si verdaderamente merece la pena tener más papeletas para palmar como un héroe a cambio de perder la virtud, por lo que colijo que más de uno preferiría optar por el sistema tradicional desde hace milenios: pagando.

Un saludo

nathan hale smith patton dijo...

lo hare cuando algun dia viaje a europa porque aqui las mexicanas solo se avientan al guapo borracho que les pone el cuerno (y aun asi se lamentan por ellos aunque no valgan ni 2 pavos), ni perteneciendo a algun cuerpo de elite safas (durante las misiones se estan acostando con otro), tal vez tenga razon con el sistema tradicional deberia intentarlo, me ha hecho la noche XD

saludos desde tacolandia :3

Amo del castillo dijo...

Colijo que al final lo mejor es siempre recurrir a los métodos tradicionales, así se ahorra la cena y las copas previos al revolcón y, lo más importante, no adquiere ningún tipo de compromiso.

Antonio dijo...

Interesante artículo que contribuye a desterrar el mito de la falta de ardor guerrero de los italianos. Otra unidad posterior serían los submarinistas de la X Flotilla MAS. Lo curioso es que esa fama se la otorgaron sus aliados alemanes en la WWII y los brits, faltaría más, al igual que a los franceses. A callar sus fracasos y publicitar sus éxitos, no les gana nadie, aunque estos últimos se los debiesen a otros (USA). En el norte de África, los italianos hicieron lo que pudieron y cuando hubo que retirarse, los alemanes les requisaron sus camiones y los dejaron tirados. Cierto que a veces las cosas les salieron bien a los italianos y otras mal, como a todos, pero lo malo no es achacable a causas genéticas.

Aprovecho para citar a Hugo Pratt, un autor italiano de cómics que en sus obras muy bien documentadas, colocó sus fantasías y aparecen episodios guerreros de la Gran Guerra en distintos escenarios como Flandes, Italia y Siberia y de la Segunda en África. Gracias a él supe de la existencia del legendario Long Range Desert Group. No menciona a los militari arditi, pero sí que dibuja muy bien el disparate de las guerras.

Si estos militares hubieran sido brits o de USA, los tendríamos hasta en la sopa en películas y documentales.


Amo del castillo dijo...

La cosa, Sr. Antonio, es que los british (Dios maldiga a Nelson) se han sabido vender como nadie a lo largo del tiempo. ¿Quién no ha oído hablar de Trafalgar? Sin embargo, poca gente sabe de la fastuosa derrota que Blas de Lezo les infligió en Cartagena de Indias, donde esos piratas perdieron mucho más que nosotros en Trafalgar. La lista de derrotas o victorias obtenidas gracias a otros sería interminable y, de hecho, si nos fijamos bien, ¿cuántas guerras han ganado sin recibir ayuda o estar aliados con varios países? Sin la entrada de USA en la Gran Guerra, los tedescos los habrían vencido. En la Segunda Guerra Mundial ni le cuento. De la India los echó un gurú canijo y pacifista. La Guerra de Crimea pudieron ganarla porque estaban aliados con los gabachos y los turcos. Lo de la Armada Invencible ya lo reconocen hasta ellos mismos. En fin, a bote pronto con eso basta para corroborar lo dicho. Sin embargo, los italianos fueron los blanditos de ambas guerras, especialmente de la segunda, y en muchos casos precisamente porque no trascendieron muchos de sus hechos, como los llevados a cabo por los arditi.

En definitiva, la maldita propaganda, como siempre...

Un saludo

nathan hale smith patton dijo...

Por lo general señor del castillo ¿como se llevan los españoles con los ingleses con los españoles en la actualidad? En mi caso que soy mexicano las pocas experiencias que he tenido con los tommies han sido desgradables, son muy fastidiosos y llenos de ego (incluso me toco con uno que se burlaba de mi por lo de Trump).
Solo curiosidad ¿ustedes los españoles se llevan bien con ellos?

Amo del castillo dijo...

Bueno, que yo sepa, en los sitios donde hay mucho british como las Baleares y los pueblos veraniegos de la provincia de Málaga especialmente, las relaciones entre estos memos y la población es normal. Básicamente se trata sobre todo de jubilados que han elegido España para pasar la vejez debido al clima y, sobre todo, porque con sus pensiones viven aquí del carajo de bien. No obstante, quizás la salida del Reino Unido de la UE les suponga un severo revés porque, entre otras cosas, su estancia en España ya no sería permanente sin tener que dar explicaciones a nadie. Al parecer se agrupan en, digamos, colonias o urbanizaciones donde la mayor parte del tiempo lo pasan relacionándose entre ellos. Fuera de esos sitios no es fácil toparse con uno de estos piratas de forma cotidiana y, en lo que a mí respecta, afortunadamente nunca me he visto en el desagradable trance de tener que tratar con un súbdito de la graciosa de su majestad, así que tampoco puedo darle información más detallada. Sea como fuere, me da una soberana higa que, debido al brexit ese, se vayan o se queden porque, donde yo vivo, el barrio más cercano de british está a más de 250 km. así que no corro peligro por verme rodeado por una horda de adolescentes etílicos o tirándose a la piscina desde los balcones, como pasa a diario en Magaluf y sitios así. Son una gente nada recomendable, me temo, así que lo más sensato es ignorarlos como quien ignora a un chucho que deambula por la calle echando meaditas en las esquinas y en las farolas.

Un saludo

P.S. Lo olvidaba: Dios maldiga a Nelson

Dario Loaiza dijo...

Blas de Lezo en Cartagena de Indias, lei la breve nota en Wikipedia, ojalá que usted en uno de sus proximos artículos pueda narrarnos con ese gran estilo suyo detalles mas abundantes para callar al cuñado que tiene el paquete completo del canal historia

Antonio dijo...

D. Nathan, me permito ampliar el comentario del Señor del castillo. Resido en Canarias y puedo ampliar las aclaraciones anteriores. Por aquí hay residentes brits antiguos, algunos más de un siglo y establecidos y también turistas. Estos últimos los hay de tipo familiar, gente mayor y el que denominaría turismo chusma. Con los dos primeros no hay problema como no los hay con los residentes, hay una relación sin conflictos excepto algunos golfos como en todas partes. Los últimos (chusma) son los problemáticos: alcohol, drogas, peleas, vandalismo, etc., vienen ya prácticamente beodos aprovechando los duty free y se van exactamente igual originando problemas en los aviones y aeropuertos. Estos no salen de las zonas turísticas y no se relacionan para nada con la población, afortunadamente. Lo mismo ocurre con otros como alemanes pero estos no suelen ser tan impresentables, por lo menos aquí. De todas formas, en su país hacen lo mismo, basta ir por Londres, Manchester y otras ciudades para comprobarlo.

Por otra parte, las zonas turísticas están localizadas en algunos puntos de las islas en donde si quiere tranquilidad mejor no ir. Como la economía de aquí la mueve el turismo y tour operators en plan low cost, mucho de lo que llega es chusma de lo peorcito, delincuentes incluidos. Y por supuesto, pulula en esos lugares la típica fauna del vicio: los de drogas, prostitutas/os, macarras, mafiosillos y demás.

Resumiendo, por aquí no hay ninguna tensión con los brits, lo que no quita que la haya en zonas turísticas por su comportamiento y que los que nos dedicamos a cosas históricas no simpaticemos con esa nación, siempre jodiendo la paciencia al resto del mundo y manipulando la historia a su conveniencia, aunque hay que reconocer que hay historiadores británicos excelentes y serios que no van en la onda de sus gobiernos siempre tan chauvinistas y patrioteros.

Amo del castillo dijo...

Tomo nota de su sugerencia, Sr. Darío, si bin debemos tener en cuenta de que en la red hay muchísima información sobre la fastuosa derrota que nuestro "Medio Hombre" infligió al soberbio Vernon, al que Dios también maldiga.

Un saludo y gracias por su comentario

Amo del castillo dijo...

Como bien dice el Sr. Antonio, uno de los principales problemas que tienen estos isleños es su alcoholismo irredento, gastándose verdaderos pastizales para venir a España con la mera finalidad de entrar en un coma etílico o a hacer el imbécil de forma que sus cuñados no los vean. En fin, una gentuza con la que es mejor no tener el más mínimo contacto, no sea que contagien algo raro.

Antonio dijo...

No olvidemos tampoco que Nelson fue vencido en su ataque a Tenerife y que allí perdió un brazo. Se salvó de una derrota total y ser hecho prisionero, según algún historiador, porque el general español de la plaza no era lo que se dice impetuoso y sí demasiado caballeroso. Las banderas que rindieron están en el Museo Militar de Almeida. Este hecho no suele ser recordado por sus paisanos,lo que no es de extrañar. A la hora de fabricarse héroes son muy buenos, Montgomery es otro ejemplo, pero la realidad no es tan gloriosa y épica como la pintan.

Lo de Blás de Lezo, fue impresionante y merece eterno recuerdo. Hasta tenían preparadas ya las medallas recuerdo de la victoria que se tuvieron que comer con patatas fritas.

Saludos cordiales

Amo del castillo dijo...

Cierto es. Mandaron acuñar una serie de medallas en las que Lezo aparecía postrado ante Vernon rindiéndole la espada junto a una leyeda que decía algo así como que el tal Vernon había humillado el orgullo español. Mucho Zumosol tenía que tomar aún el cantamañanas ese para hacerle cosquillas a "Medio-hombre"

nathan hale smith patton dijo...

Cuando un amigo español me decia que a veces sus paisanos no se llevaban muy bien con los tommies no bromeba, en resumen ¿los tommies solo van a españa a chupar birras? Que barbarie,¿españa no ha tenido incidentes con british borrachos? Ya saben choques, asaltos o algun que otro homicidio?
Bueno saliendo algo de tema sr antonio y del castillo, creen que los alemanes hubiesen ganado la 2 guerra mundiales si los entrometidos yankees no hubiesen metido sus narices ahi ayudando a los british?
Porque por lo que he leido Alemania perdio ambas guerras por desgaste algo que los aliados no pasaron tanto debido a la ayuda belica de EEUU

nathan hale smith patton dijo...

Se me olvida agradecerle a ambos por su informacion :3
Pd es bonito que viva sr antonio en las islas canarias (la misma isla donde va el protagonista del libro español apocalipsis z), pienso ir pero viendo las cosas que me cuenta de los tommies que vienen...
Saludo desde tacolandia :3

alfonsodf dijo...

Y exactamente igual que Vernon en Cartagena de Indias, Nelson pensaba que iba a Tenerife a hacer un desembarco triunfal, y casi no vive para contarlo. Hay que decir que el general Gutierrez se pasó de precavido, y decidió no ensañarse con los derrotados hijos de la gran Bretaña no por cortesía, sino por miedo a futuras represalias.

Respecto a la leyenda del cañón Tigre, creo que es sólo eso, leyenda. Me resulta imposible creer que durante un desembarco nocturno, con intercambio de fuego de mosquete y artillería, alguien sea capaz de afirmar con certeza que el brazo de Nelson se lo llevo un tigre, un león o un gato.

alfonsodf dijo...

Por cierto, Señor Amo, aprovecho que esta entrada se ha convertido en un buzón de peticiones para solicitarle a vuesa merced una entrada sobre el soberano repaso que en Tenerife se llevó Nelson, dios le maldiga.

Antonio dijo...

D. Nathan, en Canarias hay muchos sitios para ir de turismo tranquilo, el asunto es informarse previamente. Si quiere paz y sosiego, evite las grandes aglomeraciones turísticas del sur de Tenerife o Gran Canaria, donde se concentran las remesas de brits y gente ansiosa de berbercio, juerga y bronca. En otros lugares de España o del amplio mundo, ocurre igual. Cosas del turismo de sol, playa y alcohol (y de lo que se tercie).

D. Alfonso, coincido con su opinión del cañón. Con el follón del combate y confusión, váyase a saber de donde salió el disparo. Eso sí, unos cuantos centímetros más a la izquierda y lo recogen con un pala. Por lo que parece, Nelson no pensaba conquistar la isla sino apoderarse de un barco procedente de Filipinas. O sea, que actuaba de pirata como es tradición brit. Le salió fatal y de penitencia tuvo que aprender escribir de nuevo con la mano izquierda.

Antonio dijo...

D. Nathan, disculpándome por salirme del tema, pregunta sin los germanos hubieran ganado la WWII sin los yankees por medio. Nunca lo sabremos porque las cosas pasaron como pasaron, pero metiéndome a adivino, creo que no. Por un lado la economía del Reich funcionaba de un modo peculiar y poco saludable, por otro demasiados frentes abiertos y por otro, el ataque a la URSS. Los soviéticos se los hubieran comido vivos. No menciono a Stalingrado ya muy visto, pero lea sobre el sitio de Leningrado, la batalla de Kursk y sobre la Operación Bagration, que fue algo tremendo. Las peores derrotas de Alemania fueron en el frente Este.

Amo del castillo dijo...

Si los alemanes no se hubiesen metido en Rusia y se hubiesen conformado con la anexión de Austria y Checoslovaquia, la guerra habría dado término en 1942 como mucho mediante un armisticio firmado con los british. Contando con las cantidades ingentes de tropas y material enviados a Rusia, con quien recordemos tenían firmado un tratado de no agresión, Inglaterra no podía hacer otra cosa que quedarse en su isla rezando para que la Operación León Marino no se llevase a cabo. Ese fue, afortunadamente, el gran error de Hitler, invadir Rusia.

En cuanto a su sugrencia, Sr. Alfonso, tomo nota y la pongo en la lista de espera la cual, me temo, es ya un tanto extensa.

Un saludo

alfonsodf dijo...

Discrepo respecto a las intenciones de Nelson, en el ultimátum que envió al general Gutiérrez pedía la ocupación de todas las fortificaciones de la costa por parte de tropas inglesas y el desarme de la milicia local, eso es una ocupación en toda regla, si lo hubiera logrado no creo que los británicos se marchasen de la isla tranquilamente.

Antonio dijo...

Puede interpretarse como Vd. dice D. Alfonso. Le coloco estos enlaces:

http://www.todoababor.es/articulos/tenerife1797.htm
http://www.grandesbatallas.es/batalla%20de%20tenerife.html

Saludos cordiales

nathan hale smith patton dijo...

Sr antonio del asedio de leningrado eso lo se (tambien participo finlandia y la division azul) y lo de kurks la mayor batalla de tanques de la historia tecnicamente fue punto muerto ya que von manstein ruvo que retirar sus tropas por ordenes de hitler a silicia por el desembarco aliado (asi que tecnicamente no fue una derrota total si no una mala desicion de hitler)
Lo de bragation eso no lo sabia, investigare

Pero hablando de la primera guerra mundial (ya que la pgm es la raiz de la.sgm) si EEUU no hubiese metido su nariz ahi ¿los pruscos hubiesen ganado?

nathan hale smith patton dijo...

D.alonso pues si iria españa otro destino turistico para mi seria el monumebto a la.division azul :3

Amo del castillo dijo...

¿Monumentos a la División Azul? Me temo que todo lo relacionado con esa unidad ya ha sido borrado del mapa. DAMNATIO MEMORIÆ, como si la historia pudieran borrarla la inmunda clase política que nos mangonea bonitamente

nathan hale smith patton dijo...

que piensa de la division azul usted sr del castillo?
pero si las fotos estan en google
no son los unicos con ese problema de politica

Amo del castillo dijo...

En la División Azul hubo de todo: hombres que verdaderamente querían luchar contra el comunismo, falangistas fanáticos, inadaptados, delincuentes... Hablar en profundidad sobre ellos sería demasiado extenso y, además, supondría zambullirse en la asquerosa política, cosa de abomino, así que SILENTIVM EST AVRVM

nathan hale smith patton dijo...

lel humm no se a veces lo prohibido atrae mas que lo permitido, ya sabe como es la naturaleza humana...

que piensa de la frase que dijo el fhurer sobre españa y sus paisanos:
Cuando cayó francia uno de los generales de hitler le propuso invadir españa y esta fue la respuesta de hitler:

"Si hay un pueblo valiente en el mediterraneo ese es el español, no se puede entrar en españa si no es con el permiso de los españoles."

Amo del castillo dijo...

Cierto es. No obstante, menos mal que al belicoso führer no se le cruzaron los cables más de lo que ya los tenía, porque en aquel momento España no estaba para arrostrar una guerra, y menos con los pujantes tedescos.