viernes, 30 de diciembre de 2016

Morteros de trinchera. Morteros de 58 mm. tipos 1, 1 bis y 2


Mortero de 58 mm. tipo 1 bis rodeado por la escuadra de cinco hombres que lo sirven y el oficial de su sección. Uno de
los servidores sujeta la lanada que pasará tras cada disparo mientras que otro carga una bomba  de 16 kg. Obsérvese como
han emplazado la pieza contra la pared de la posición para aminorar el retroceso


Mortero de 58 mm. tipo 2 en posición de tiro
Bueno, hoy toca Gabacholandia. La presencia de los morteros de trinchera de 25 cm. tedescos debieron ser una inquietante sorpresa tanto para los british como los poilus (Dios maldiga a Nelson y al enano corso fifty-fifty), que no podían imaginar que a menos de un kilómetro de sus posiciones sus enemigos disponían de un arma tan devastadora como para alcanzar un refugio situado entre 7 y 10 metros bajo tierra, o para abrir un cráter de 6 metros de profundidad y 10 de diámetro. Colijo pues que a los primeros se les atragantaron las pastas de la tea time, y los segundos el tintorro peleón que solían llevar en las cantimploras. No obstante, los magines del personal comenzaron a humear ostentosamente a fin de dar con algún tipo de arma con la que contrarrestar la abrumadora potencia de fuego que los probos súbditos del káiser desencadenaban sobre ellos y les dejaban las alambradas, las trincheras y los nidos de ametralladoras hechos unos zorros, independientemente del elevado número de bajas que les producían.

La solución por parte de los gabachos no tardó en llegar más que unos meses de la mano de un sesudo militar, el comandante ingeniero Duchêne, perteneciente al X Ejército, el cual diseñó una pieza para salir del brete basada en el mismo concepto que el lanzaminas alemán no sin tener que sortear mil trabas para desarrollar su proyecto ya que, aún en una época tan temprana de la guerra, ya se hacían notar la escasez tanto de materias primas como de explosivos y munición. Recordemos que, por ejemplo, muchos fuertes se vieron despojados de casi toda su artillería para enviarla al frente, como ocurrió con el otrora poderoso fuerte de Douaumont. Como podemos suponer, los aliados daban por hecho que podrían detener a los belicosos tedescos en el campo de batalla, y la realidad es que todas esas fortificaciones desarmadas habrían sido quizás las únicas capaces de detener el empuje del ejército imperial. A finales de diciembre de 1914, Duchêne pudo concluir una pieza de forma casi artesanal, recurriendo al reciclado de materiales porque el general Joffre no permitía que se gastase ni un cartucho de fusil de más. El invento, por no llamarlo engendro, podemos verlo a la derecha, y según reza el gráfico recibió la denominación de mortier de 58 nº1 o mortier 58 T nº1.

Un poilu se dispone a encender la mecha que disparará la bomba de 16
kilos que carga su mortero. Sus colegas, al parecer, han optado por
contemplar la escena desde un discreto octavo plano, por si acaso.
Se trataba de un simple tubo de 58'3 mm. de calibre en cuya parte posterior se había añadido una barra de acero macizo roscada en un tope de vagón de ferrocarril que hacía de placa base. El conjunto se sustentaba sobre un rudimentario bípode provisto de un arco lleno de perforaciones que permitían graduar el tiro vertical, pero para correcciones horizontales había que mover la pieza entera. Para cargarla se introducía en el tubo un saquillo con 60 gramos de pólvora BC, la de uso reglamentario para artillería. Para los amantes de los datos minuciosos por si algún cuñado se resiste a ser humillado, sepan que en el ejército gabacho la pólvora era designada con la letra B, más una letra más que indicaba la filiación y la mezcla según el arma a la que estaba destinada. Dichas pólvoras estaban fabricadas a base de nitrato de celulosa, etanol y una pequeña porción de difenilamina para dar estabilidad al compuesto. A continuación se cebaba la carga con una mecha de 5 segundos y se introducía el proyectil, una bomba de 16 kilos fabricada también de forma artesanal aprovechando carcasas de proyectiles de artillería de 150 mm. De hecho, la ojiva, que en circunstancias normales era una pieza de acero soldada o enroscada al cuerpo del proyectil, en este caso era de madera con un ovalillo roscado en su interior para poder atornillar la espoleta. Bajo la bomba vemos un vástago con el interior hueco que era lo que se introducía en el tubo del mortero, cuya ánima era lisa, y tres aletas de chapa para darle estabilidad durante el vuelo. Por su apariencia... ¿aeronáutica?... le dieron el pomposo y sonoro apodo de "torpedo aéreo". En cuanto a la carga, era de 6 kilos de perclorato de amonio. No obstante, sus prestaciones no estaban mal del todo: su cadencia de tiro era de un disparo cada dos minutos, con un alcance máximo de 350 metros.

Corrigiendo el ángulo de tiro vertical. Lo malo es
que si el disparo fallaba por 30 metros a la derecha
había que corregir a ojo de buen cubero
A mediados de enero de 1915, los "Ateliers Métallurgiques de La Chaléassière" de St. Etienne enviaron al frente las primeras 70 unidades que, todo hay que decirlo, dieron un resultado satisfactorio a pesar de sus carencias y su escasa precisión, propiciada ante todo por su rudimentaria base. No obstante, al menos pudieron demostrarle a los germanos que ya disponían de un chisme capaz de dar respuesta a sus morteros de trinchera si bien, lógicamente, los efectos de la bomba de 16 kilos estaban muy lejos de equipararse a los devastadores proyectiles de 25 cm. alemanes.  Pero el que se puso más contentito fue Joffre, que vio como el probo Duchêne era capaz de fabricar un arma con cachos de trenes viejos y carcasas de desecho, así que lo mandó a paso ligero a la Escuela de Pirotecnia de Bourges para mejorar el invento. Duchêne tardó apenas el tiempo de ajustarse las gafas y sacarle punta al lápiz, porque en febrero ya había creado un modelo que no solo era mejor, sino que no se parecía en nada a su predecesor.

Cabe suponer que mientras trabajaba en su primer y rudimentario proyecto, Duchêne ya andaba maquinando como sería su sucesor, porque de no ser así no se comprende como en menos de un mes ya tenía listo el sustituto del T1. Así, en febrero de 1915 ya estaba listo el mortier 58 T nº2 que se parecía a su predecesor lo mismo que un botijo a una cuchara de palo. En el grabado superior podemos ver a la criatura ya emplazada con todos sus accesorios y, como podemos comprobar, tenía una apariencia como que más sólida que el modelo anterior. 

A la derecha tenemos el tubo, una rechoncha pieza de acero de apenas 55 cm. de largo y un peso de 75 kilos. Como vemos, está formada por dos partes, el tubo en sí y una culata de donde emergen los muñones que fijarán el conjunto a la estructura del mortero. En la parte superior vemos el orificio donde se acoplaba el mecanismo de disparo Forgeat, el cual veremos con detalle más abajo. La sustancia detonante era a base de fulminato de mercurio. No obstante, el primitivo sistema de mecha se continuó usando.


El tubo se montaba en un armazón de acero tal como vemos en la figura A. Dicho armazón contenía el mecanismo de elevación, que se ve bajo el tubo, consistente en un tornillo sin fin y una rueda de bronce. Dicho ángulo iba desde los +45 a los +82,5º, y para asegurar la posición del tubo este se fijaba con las palometas situadas en los arcos laterales. Esta estructura pesaba 226 kilos y, como vemos, carecía de sistemas para amortiguar el retroceso. Para absorber dicho retroceso se instalaba la estructura sobre la base de la figura B que, además, disponía en su parte posterior de un arco que permitía regular el azimut 17'5º a cada lado. La base estaba compuesta de cinco gruesos durmientes de nogal unidos con pernos y reforzados en la parte delantera con un ángulo de hierro en forma de U. Finalmente, en la figura C podemos ver el mortero en posición de tiro. El peso total de la base incluyendo el arco de hierro era de 162 kilos, por lo que el conjunto total del arma ascendía a 463 kilos de nada. Para su acarreo manual eran precisos 15 hombres: dos para el tubo, siete para la estructura, que se podía desmontar en cuatro piezas, y seis para la base. 


Pero si las condiciones del terreno así lo exigían, la pieza podía emplazarse sobre una base de madera aún más amplia y resistente a fin de darle al arma la estabilidad necesaria e impedir que tras varios disparos se hubiese hundido de forma desigual en el suelo. Esta estructura, formada por durmientes de madera unidos por pernos a escuadras y ángulos de hierro tenía un peso de 890 kilos, y para su transporte hasta la posición a través de los dédalos de trincheras del frente se precisaba de otros catorce hombres más. Para emplazarla era preciso cavar previamente una superficie de unos 2 m² y unos 13 cm. de profundidad con la finalidad de inmovilizarla totalmente.


En la foto de la izquierda podemos ver el aspecto del mortero en su base que, debido a su achaparrado aspecto así como por el mínimo brinco que daban cuando eran disparados, fueron rápidamente apodados por los servidores de estas piezas como crapouillots, o sea, sapitos. Por cierto que la foto procede de uno de los tropocientos monumentos a los caídos que hay en Francia y, curiosamente, gran cantidad de ellos están decorados con estos morteros, así que debieron tomarles mucho cariño o bien les sobraron por cientos. En todo caso, el resultado del proyecto de Duchêne fue un arma sólida, robusta y que además funcionaba sin dar problemas ya que, como vemos, tenía menos mecanismos que un chupete. De hecho, el de elevación era el único porque hasta carecía de sistemas de puntería, la cual se calculaba a base es escuadra y plomada, como hacía el bisabuelo Jean-Baptiste cuando servía en la artillería en tiempos del enano corso. Para su puesta a tiro solo había que juntar las piezas, atornillarlas y, a continuación, fijarla a la base, operación esta que solo requería un rato dándole a la llave inglesa. Una vez emplazado, sus prestaciones eran bastante decentes ya que, dependiendo del sistema de disparo, podía alcanzar una cadencia de 1 disparo cada 2 minutos en caso de emplear la mecha de 5 segundos, o de 1 disparo al minuto si se usaba el mecanismo de percusión, lo que suponía una cadencia de 60 disparos a la hora en fuego sostenido, que no es moco de pavo para un arma de estas características.


Rápidamente se puso en producción el nuevo modelo, ordenándose el cese de la fabricación del tipo 1, del que en total se entregaron 180 unidades. Debido a la premura por disponer del tipo 2 se encargó la manufactura de los mismos a una empresa privada de St. Étienne, la cual entregó las 140 primeras unidades en el mes de abril. Ante la masiva demanda de este tipo de armas, el Estado Mayor decidió crear unidades destinadas exclusivamente al manejo de las mismas para recibir el adiestramiento adecuado y sacarles así el máximo rendimiento posible. Estas unidades, contrariamente a lo que hicieron los alemanes, dependían del arma de Artillería. Cada pieza estaba encomendada a una sección compuesta por un jefe, un adjunto y los 15 pardillos que debían deslomarse transportando los componentes de cada mortero hasta primera línea. Además, para facilitar el suministro de munición se fabricaron sencillos pero eficaces soportes y atalajes que, colocados a la espalda como una mochila o colgando de los hombros, permitían el acarreo de entre dos y tres proyectiles dependiendo del peso. Ojo, que nadie piense que por norma se recurría a fastidiar las cervicales del personal ya que el transporte a mano se efectuaba solo en las trincheras, donde lógicamente no había cabida para vehículos o acémilas.


Así pues, se diseñaron dos carretones que permitían acercar tanto el mortero como las municiones hasta primera línea y los podemos ver en las ilustraciones de la izquierda. La superior nos muestra el destinado al mortero, el cual podía ser tirado tanto por acémilas como por hombres, y además de la pieza transportaba dos cajas para las espoletas. Abajo vemos el vehículo para los proyectiles cuya capacidad dependía del tipo de bomba. A título orientativo, podía transportar 18 bombas L.S. o 10 bombas D.L.S., de 18 y 35 kilos respectivamente. Y si no había disponibles ninguno de los inventos mostrados, pues se cogía "voluntarios" a la docena de pringados que siempre hay en todas las compañías y se les invitaba amablemente a transportar los proyectiles a cuestas, indicándoles que tuvieran especial cuidado con no dañar los estabilizadores o la cola del proyectil ya que, de ocurrir, quedarían inutilizados.


Sin embargo, la aparición del tipo 2 no detuvo el genio creativo de Duchêne, que además había preparado de forma paralela otro diseño para sustituir, en teoría, al primer modelo. Básicamente era una versión ligera del tipo 2, y recibió el nombre de tipo 1 bis, y podemos compararlo con su hermano mayor en la foto de la derecha. El 1 bis estaba formado por un tubo del mismo calibre pero con las paredes menos gruesas, y se asentaba sobre una placa base más pequeña que, no obstante, le proporcionaba un asentamiento lo suficientemente estable. 


Carecía de mecanismo de elevación, por lo que para regular el tiro vertical había que aflojar las palometas laterales y ajustar el ángulo con la escuadra, tal como vemos en la foto de la izquierda. Y, tal como le ocurría a su predecesor, no tenía capacidad de regulación horizontal, así que se tenían que conformar con el típico sistema de prueba-error. No obstante, este pequeño mortero de solo 181 kilos de peso puesto en batería vino de perlas al ejército para aumentar la gama de piezas disponibles que, por otro lado, al disparar los mismos proyectiles no causaban problemas logísticos. Por otro lado, el 1 bis precisaba de una dotación menor, en este caso de un suboficial y cuatro hombres que se bastaban para transportar la placa base y el tubo. Su producción se encargó también a empresas privadas, y las primeras unidades salieron de la línea de producción prácticamente al mismo tiempo que el T2. Hacia el mes de junio de 1915 había operativos, además de los primeros T1, nada menos que 564 T1 bis y 276 T2, y se calcula que hacia el final del conflicto debía haber más de 3.000 unidades dando guerra si bien este tipo de armas cayó en la obsolescencia en la fase final de la guerra por su condición de armas estáticas. En cualquier caso, durante los años que estuvieron activos no defraudaron a sus usuarios, que es lo importante cuando se acude a la llamada de las armas a chinchar al enemigo bonitamente.


En lo referente a la munición, estas armas disponían de una extensa gama de proyectiles a elegir. El primero que entró en acción fue una versión mejorada de la bomba de 16 kilos que vimos anteriormente. Esta mantenía la misma carga explosiva, pero el cuerpo del proyectil ya estaba fabricado de forma totalmente industrializada. Según vemos en la ilustración de la derecha, estaba compuesto por tres partes soldadas entre ellas, con su correspondiente orificio roscado en la ojiva para alojar la espoleta y otro, también roscado, en el culote para acoplar la cola. Para darle estabilidad a su trayectoria disponía de tres aletas colocadas a 120º una de otra que eran soldadas al cuerpo de la bomba. Su velocidad inicial era de apenas 80 metros por segundo, por lo que casi podría verse como volaba, y su alcance máximo estaba en los 650 metros. Su longitud total era de 62,6 cm., y se fabricaron en dos versiones, la A y la B. La única diferencia entre ambas era la forma más redondeada de la primera y más angulosa de la segunda. La que mostramos en la ilustración superior es la B.





Un poilu cargando un T1 bis con una
bomba de 16 kg., lo que nos permite
hacernos una idea de sus dimensiones
En lo referente a los colores, dependiendo de la carga se empleaba un determinado color o una combinación de varios. En la figura A vemos el, digamos, color básico denominado gris artillería, un tono celestón más o menos como el que se aprecia en el dibujo. Los proyectiles pintados enteramente de este color estaban cargados con chedita, un explosivo a base de clorato con una porción de aceite de ricino que le daba más estabilidad. Debe su nombre a la ciudad de Chedde, donde se empezó a fabricar a inicios del siglo XX. La figura B pertenece a los proyectiles cargados con explosivos cuyo principal componente era el perclorato de amonio o de potasio, que eran identificados con una banda verde de 20 mm. de ancho. La figura C es la que corresponde a los explosivos a base de nitrato, como la melinita, a base de ácido pícrico y quizás el más empleado por el ejército francés, o cresylita 60/40, alto explosivo combinado en dicha proporción con ácido pícrico y nitrato. En último lugar vemos la figura D que presenta un proyectil con la ojiva en negro y en el extremo una banda azul de 20 mm. de ancho, los cuales estaban cargados con pólvora negra y se empleaban para instrucción y prácticas de tiro. En cuanto al que vimos en el párrafo anterior pintado de verde, este color correspondía a cualquier proyectil que contuviese sustancias tóxicas. El número que vemos en la ojiva, así como la existencia de una banda blanca en el centro, indica que es un proyectil de gas, en este caso de collongita, una porquería inventada en 1915 por un fabricante de tintes llamado Descollonges en su planta de Villeurbanne. La collognita era una mezcla de fosgeno, tetracloruro de estaño y cloruro de arsénico, por lo que colijo que respirar semejante porquería no debía ser nada recomendable. Por cierto, la cola del proyectil nunca se pintaba, e iba engrasada para facilitar su introducción en el mortero, y el interior de las carcasas era pintado con brea para impedir que la carga tocase las paredes de las mismas ya que el contacto con el hierro podría producir cambios en la composición del explosivo.


A continuación podemos ver la bomba de 45 kilos, 23 de los cuales eran de explosivo, y con una longitud de 80,3 cm. En este caso, el cuerpo estaba también formado por tres partes, estado la posterior remachada al resto del conjunto. Como su hermana menor, tenía también tres aletas estabilizadoras. Lo único que permanecía invariable en todos los modelos era la cola del proyectil, diferenciándose solo en la longitud de la misma. En este caso hemos presentado la bomba cargada en otro T1 bis, siendo más grande el proyectil que el arma. En lo referente a sus prestaciones, su velocidad de salida era más lenta aún: 63 metros por segundo, o sea, como un saque de tenis a manos de un artrítico crónico. Su alcance máximo estaba en los 400 metros.


Y la que vemos ahora es, más que una bomba, un bombón. Concretamente la hermana mayor, con una longitud de 107 cm. y un peso de 40 kilos de los que 10 eran de explosivo. Su denominación oficial era bomba flecha tipo D, y no variaba en nada en lo tocante a su construcción respecto a las que hemos visto anteriormente. No obstante, a pesar de su forma más estilizada sus prestaciones eran similares a la de 45 kilos ya que su velocidad inicial era de 67 metros por segundo y su alcance máximo de 450 metros. En la foto la vemos cargada en un T2, y debe tratarse de una imagen de propaganda o hecha por el poilu para enviarla a casa porque no tiene la espoleta montada y, además, esa mirada condescendiente al infinito poniendo jeta de ángel exterminador recién desayunado no parece propia de un soldado en plena acción.


Con la entrada en servicio del T2 se fabricaron otros tres tipos de proyectiles que incorporaban algunas novedades. Una de ellas consistía en los estabilizadores que, en dos de los modelos, de tres pasaron a seis. Para darles más rigidez, se les estampaba por su parte central una nervadura tal como se aprecia en la ilustración. El modelo más ligero era la bomba L.S. con un peso total de 18 kilos, de los que 5,35 eran de explosivo. Su longitud era de 79 cm., y tenía una velocidad inicial de 117 m/seg. con un alcance muy superior al de la bomba de 16 kilos: 1.250 metros. El de la izquierda es un proyectil cargado con chedita, mientras que el de la derecha presenta la tonalidad verde de los que iban llenos de porquería. Las letras y números que lleva pintados son una variación que solo usaron las bombas L.S. entre 1917 y 1918, y estas indican de arriba abajo: el 5 y las letras CO, el contenido, en este caso collognita. A continuación la fecha de carga, el lugar donde se fabricó (en clave) y el peso que, al parecer, en los proyectiles de gas superaba un poco al nominal. En cuanto a las espoletas, son la I.T. de impacto de las que ya hablaremos más adelante.


La siguiente en potencia era la bomba D.L.S. de 35 kilos con una carga de 10. Su longitud era de 95 cm., y tenía una velocidad inicial de 83 m/seg. y un alcance máximo de 670 metros. La que presentamos a la izquierda sería un ejemplar cargado con chedita ya que está enteramente pintada de gris artillería, mientras que la otra, con medio cuerpo pintado de amarillo, estaría cargada con melinita. Por cierto que, en caso de usar este explosivo, se añadía una banda roja en el centro para indicar que la carga era inferior al nominal, mientras que si se pintaba una banda similar en blanco era al contrario, la carga era superior. Un dato específico de esta bomba, así como de la L.S. mostrada en el párrafo anterior, es que disponían de un eficaz sistema de obturación para impedir fugas y aprovechar de ese modo todos los gases producidos por la deflagración de la carga. Dicho sistema era bastante básico, pero no menos eficiente; consistía en colocar en el extremo de la cola un disco de cobre que se expandía en el momento del disparo, cerrando de ese modo el mínimo espacio de viento entre la cola y el ánima.


Por último tenemos la bomba A.L.S., un proyectil provisto de tres estabilizadores y con un peso de 20 kilos con una carga de 6'4 de explosivo. Sus prestaciones eran de 117 m/seg. y un alcance máximo de 1.250 metros. Pero lo más significativo de este modelo consistía en que la carga de proyección iba dentro de la cola del proyectil. Esto suponía que, al detonar dicha carga más cerca del centro de gravedad del cuerpo de la bomba, mejorase de forma ostensible su precisión. En la foto podemos ver su apariencia cargado en un T2, y la espoleta con que hemos ilustrado este ejemplar es una R.Y. de impacto. Por norma, según veremos más abajo, todos los proyectiles de mortero gabachos se cargaban casi siempre con espoletas de este tipo, y no como hacían los tedescos que de forma sistemática empleaban espoletas de doble uso, mucho más fiables por cierto.


A la izquierda tenemos las espoletas en cuestión. La figura A es el modelo R.Y. de impacto. Se armaba gracias a la repentina aceleración del proyectil al ser disparado, y su carga detonante era a base de fulminato de mercurio, compuesto habitual en las espoletas debido a su sensibilidad y su velocidad de ignición si bien era un producto bastante inestable y corrosivo. La figura B es el modelo I.T, que carecía de mecanismos de armado. Debido a ello tenía que llevar un alambre y un casquillo a modo de pasador y tope de seguridad respectivamente, siendo retirados ambos en los instantes previos al disparo. En cuanto a la figura C, es la espoleta de impacto 24/31 modelo 1916, la cual tenía un sistema de armado por inercia similar a la R.Y. Estas espoletas armaban sobre todo a las bombas de 16 kg. Por último, en la figura D vemos el mecanismo de percusión Forgeat empleado en el mortero tipo 2. Consta de un casquillo que se roscaba en un orificio situado en la parte superior del tubo, como ya mostramos en el croquis en sección del mismo. Para iniciar la carga de proyección se le añadía un estopín similar a una vaina cargado con pólvora negra y, a continuación, se tiraba de un cordel unido a la anilla para comprimir el muelle helicoidal que impulsaba el percutor. Al llegar al límite de tracción, la anilla dejaba escapar el cordel, el muelle empujaba el percutor y se producía el disparo. A continuación, mientras uno de los servidores recargaba el arma, otro extraía el mecanismo para reponer el estopín. Este sistema, aparte de resultar más fiable y rápido que la mecha de retardo, favorecía la obturación en el momento del disparo ya que no dejaba escapar gases por el orificio de carga.


Con todo, la ignición por mecha de 5 segundos siguió vigente durante todo el conflicto. En la foto de la derecha vemos como un servidor de un T1 bis arrima una cerilla para prender dicha mecha, tras lo cual todo el personal se apartaba y se ponía a cubierto, por si acaso, hasta que se producía el disparo. Por cierto que, como podemos suponer, esto de encender mechas se volvía bastante complicado cuando el tiempo se ponía chungo y caía agua a raudales, lo que era relativamente frecuente en el frente Occidental durante casi todo el año. 


Dos servidores de un tipo 2 en plena acción. Mientras uno de
ellos pasa una lanada para limpiar el ánima, otro coloca el
mecanismo de disparo
En lo tocante a las cargas de proyección, consistían en saquillos con diferentes pesos según el tipo de proyectil a emplear y el alcance que se deseaba obtener. Así pues, estos saquillos se confeccionaban con tubos de lino blanco de unos 5 cm. de diámetro con cuatro cargas base: 60, 135, 160 y 185 gramos. La inferior era de B.C., o sea, pólvora de cañón, mientras que las tres superiores eran de ballistita, una de las primeras pólvoras sin humo fabricadas por Nobel a base de nitroglicerina y algodón pólvora que, al parecer, era excesivamente corrosiva y deterioraba las ánimas de los cañones. Además, había dos cargas de incremento de 25 y 65 gramos de ballistita para aumentar la carga si era preciso. Dentro de los saquillos de las cargas base iba una pequeña bolsa de muselina con 12 gramos de pólvora negra de filiación FFF que, en realidad, era la que iniciaba la carga de proyección cuando la mecha o el estopín cumplían su trabajo. Cada saquillo llevaba impreso el peso de la carga, el tipo de pólvora, la fecha de producción y las siglas de la fábrica pero, para evitar errores, los de la carga de 160 gramos eran de tela color verde, y estaba cosido en dos mitades para reconocerlo mejor durante la noche.


Grupo de poilus tomándose un respiro durante el acarreo de bombas de
45 kg. hasta primera línea. Junto a ellos aparece un tedesco prisionero al que
seguramente le han obligado a echar una mano so pena de dejarlo libre
con un cartel colgando que diga "Amo al enemigo" o "Soy un traidor,
pegadme un tiro, me lo merezco"
Las bombas D.L.S empleaban la carga de 60 gramos y la de 135, si bien esta última era para obtener su máximo alcance. Las L.S. las de 60 y 160 gramos, y las A.L.S. las de 185 gramos. A todas ellas se les añadían cuando procedía las cargas de incremento. Así pues, para hacernos una idea, un mortero que iba a disparar una bomba D.S.L. de 18 kilos contra un objetivo situado a, por ejemplo, 320 metros, era cargado en primer lugar con un saquillo de 60 gramos con su carga de iniciación de 12 gramos de pólvora negra que, lógicamente, debía quedar en el fondo de la recámara. A dicha carga se le añadían dos más de incremento de 25 gramos. Con esa carga y las tablas de que disponían los artilleros sabían qué ángulo debían dar exactamente a la pieza para alcanzar su objetivo, que en este caso sería de 71º. 


Posando ante un tipo 2 armado con una L.S.
Merece la pena comparar la posición cutre y
fangosa de esta gente con las que vimos en la
entrada del sMW de 25 cm. alemán, perfectamente
entibadas y camufladas
En fin, con esto creo que cualquiera podrá apabullar bonitamente a su cuñado o incluso una alianza de varios de ellos juramentados para desafiarnos tras tragarse 94 documentales del Canal Historia y de cartearse con los profes de la academia de Sandhurst que aparecen en los mismos. A modo de colofón, comentar que el empleo casi exclusivo de espoletas de impacto en la munición de estos morteros obedecía a su empleo táctico, basado ante todo en la destrucción de alambradas, trincheras, fuego de barrera y lanzamiento de gas. Su masa no era capaz de alcanzar las profundidades de su colega tedesco y, por otro lado, la destrucción de fortificaciones de más envergadura era preferible dejarla en manos de la artillería pesada. No obstante, para cometidos muy concretos se armaban espoletas de retardo, sobre todo a la hora de intentar destruir trincheras impactando en el interior de las mismas. Así pues, para hacernos una idea del poder destructivo de estas armas daremos una breve pero ilustrativa relación de sus efectos contra diversos objetivos a modo de epílogo.


Curioso fotograma en el que vemos a un poilu salir a escape tras encender la
mecha en  un T2, la cual se ve como humea de forma ostentosa. La bomba
es una DLS en la que, por cierto, no se aprecia ninguna espoleta, así que
igual se trataba de una película de propaganda
Si caía dentro de una trinchera o, a lo sumo, a medio metro de distancia, una bomba L.S. o una de 16 kg. podían destruir entre 1 y 3 metros, mientras que una D.S.L. destruía entre 2 y 4 metros. Estas últimas podían además destruir el techo de troncos y tierra de un nido de ametralladoras. Las mismas bombas y en el mismo orden podían destruir entre 2 y 2,5 metros de alambrada en los primeros casos y entre 3 y 4 en el segundo. Para acabar con un tramo de unos 100 metros de trincheras hacían falta entre 300 y 400 L.S. o bien entre 150 y 200 D.L.S. A la vista de estas cifras puede que ahora más de uno comprenda el motivo de aquellas preparaciones artilleras bestiales en las que se disparaban decenas de miles de proyectiles de todo tipo ya que, de lo contrario, no había forma de destruir las defensas enemigas y más en el caso de los alemanes que, como sabemos, fortificaban como nadie.

En fin, creo que no olvido nada relevante, así que corto ya porque esta entrada ha sido XXXL por lo menos. 

Hale, he dicho


Después de cien años, aún siguen apareciendo proyectiles de los "sapitos" por los campos de Flandes. En este caso se
trata de dos bombas de 16 kilos que, al menos la que vemos en primer término, incluso conserva la espoleta. Según
estimaciones llevadas a cabo por el ejército francés, aún tardarán unos siete siglos más hasta dejar totalmente limpias
las zonas donde se batieron el cobre, y eso que cada año destruyen cientos y cientos de proyectiles que aparecen
por todas partes, incluyendo sembrados donde son arrancados de la tierra por las gradas de los tractores. Acojona, ¿eh?

22 comentarios:

Antonio dijo...

Estimado Sr. del Castillo, magnífico artículo. Vi por primera vez esos sapitos en monumentos a los caídos en Francia. No tenía idea de que era y los identifiqué como obuses enanos, bastante feos por cierto. En los comics de J. Tardi aparecen esos trastos y la verdad es que acarrearlos junto con los proyectiles debió ser entretenido a la vez que mantenía a la tropa vigorosa sin gimnasios, aerobics y todo eso.

Respecto a los petardos sin explotar, simplemente es la leche. Están por todas partes, siguen apareciendo continuamente, provocando alguna desgracia de vez en cuando y sin olvidar a restos de los combatientes que siguen enterrados allí. Lo mismo ocurre en ciudades bombardeadas por toda Europa especialmente en Alemania. Hace unos días encontraron una blockbuster de diez toneladas y hubo que evacuar a la población. Un siniestro y peligroso legado. Reconozco que las fotos de esta chatarra bélica te hacen pensar, sobre todo que la guerra fue una realidad y no una película o novela. Pasar por allí y ver esos inmensos campos de cruces blancas o lápidas da escalofríos.

Amo del castillo dijo...

Ciertamente, el tema de la chatarra bélica es un problema, y gordo. La gendarmería francesa tiene un teléfono de contacto para que la gente que encuentra chismes de esos puedan dar aviso, lo que ocurre constantemente. Recogen el proyectil, lo meten en una furgoneta dentro de un cajón lleno de arena y lo pasan a las unidades de artificieros, que los vuelan en una cantera cuando tienen cierta cantidad. El petardazo que sueltan es de aúpa, lo que indica que los explosivos estaban aún plenamente operativos a pesar de tener ya un siglo a cuestas. Pero en fin, es lo que les toca, y lo peor es que un elevado porcentaje de obuses, granadas, etc. no llegaron a detonar, por lo que colijo que los niveles de calidad de la munición no era el adecuado. Aquí en España, afortunadamente, no padecemos esa secuela y eso que las preparaciones artilleras de la guerra civil seguían los mismos baremos que las de la Gran Guerra. En fin, fabricarían mejor la munición artillera y explotaba casi toda.

Un saludo

Antonio dijo...

Por esos lugares recuerdo haber visto pilas de proyectiles sin detonar, colocados allí por los agricultores cuando se tropezaban con ellos. Cuando había una buena cantidad llamaban a las autoridades. Hay que tenerlos cuadrados pero deben estar acostumbrados. Y encima les tocó una segunda guerra que sembró más cosas de esas...
Toda guerra moderna deja ese legado de basura peligrosa. De nuestra guerra civil, queda por zonas boscosas y ya son famosas la historias de los espectáculos que se montan cuando hay incendios forestales. Por supuesto, poca cosa comparado con los campos de batalla de la Gran Guerra. Y todo sin entrar en lo que debe haber haber por sitios como Vietnam, Laos o Camboya o los campos de minas dispersos por medio mundo.
Pero, en fin, lo humanos no aprendemos ni de coña o nos gusta y seguimos machacándonos de mala manera.

alfonsodf dijo...

Respecto a los proyectiles enterrados, me resulta difícil creer que uno de estos cacharros sea capaz de explotar cien años después. La lógica dicta que la oxidación de los componentes mecánicos y la degradación del material explosivo los convierte en trozos de hierro inútiles. Además, si en muchos casos se trataba de proyectiles defectuosos, que no estallaron en su momento cuando fueron disparados, ¿por qué iban a estallar un siglo después?.

Como curiosidad, aquí tenemos a un agricultor chino que durante 25 años usó una granada de mano perdida como cascanueces, y parece que no le pasó nada.

http://m.publico.es/columnas/11025500052451/strambotic-25-anos-cascando-nueces-con-una-granada-de-mano-sin-darse-cuenta

Amo del castillo dijo...

La Segunda Guerra Mundial dejó muchísima menos chatarra que la Primera, Sr. Antonio. Al cabo, fue una guerra móvil en la que no hubo ejércitos enfrentados en el mismo sitio durante cuatro años. Lo que, ciertamente está jodido son todos estos estados fallidos actuales en los que ha habido y hay guerras civiles que duran décadas y en las que se siembran millones de minas sin molestarse en levantar un plano. En fin, no tenemos remedio.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Explotan, Sr. Alfonso, porque el explosivo en sí está en buen estado. Lo que falló en su momento fue la espoleta. Las carcasas eran selladas en su parte interna con alquitrán o similares, y permanecían totalmente estancos una vez fabricados. Y aunque por fuera estén devorados por el óxido, por dentro están en perfecto estado. De ahí que sean tan peligrosos y que, de hecho, algunos estallen si se les mueve. Si una espoleta de impacto falla en el momento del choque ya no podrá detonar porque el percutor, por el motivo que sea, no ha actuado, y su carga de fulminato de mercurio acaba deteriorándose al poco tiempo. Pero el explosivo está más activo que un cuñado un domingo por la mañana, y al estar encerrado de forma hermética no sufre alteraciones o degradación de sus componentes. Por ello es por lo que tienen que detonarlos ya que, obviamente, no merece la pena el gasto y el riesgo que supondría desactivarlos.

Un saludo

alfonsodf dijo...

Entiendo que una cosa es hacer estallar los proyectiles defectuosos aplicándoles una dosis de explosivo plástico, que entiendo que es lo que harán en las detonaciones controladas, y otra muy distinta es que conserven capacidad para detonar por sí solos, esto es lo que me resulta difícil de creer.

dani dijo...

Esos proyectieles e incluso la forma de usarlos me han recordado a los cohetes artesanales de la guerra de Siria.
Por otra parte quizás los franceses una vez avanzada la guerra contaban con más artillería pesada que los alemanes y por eso no fabricaron "morteros" pesados.

Antonio dijo...

Tiene razón, preparaciones artilleras como las de la Gran Guerra no las habido y sin duda debido a los frentes estáticos. Quizá se puedan comparar a las del Ejército Rojo en la segunda guerra cuando saturaban un frente de artillería, pero no eran frentes de larga duración.

Chatarra concentrada en un sector, evidentemente la producida por la Gran Guerra. La guerra de movilidad, esparce más y se nota menos excepto en escenarios concretos. En este aspecto, los chatarreros de Europa Occidental tuvieron una época dorada con todo tipo de trastos en especial vehículos. En Europa Orienta, todavía están desenterrando de todo, incluidos los fallecidos. Incluso hay videos de tanques rusos rescatados de pantanos que limpiados a manguera y cambiada la batería, funcionaban perfectamente y la munición seguía siendo funcional. Ni oxidada estaba tras años en esas turberas anóxicas.

También estoy de acuerdo con Vd. en que esos pepinos siguen siendo letales a pesar de su edad, bien conservados los explosivos son casi eternos. El detalle chungo son las espoletas o cargas que inician la explosión que pueden estar fundidas o no. Depende de muchas cosas, por ejemplo si el proyectil cayó en barro o terreno débil, es muy posible que la espoleta sí que funcione si se trastea con él sin cuidado. O si el mecanismo de la espoleta se atascó por lo que fuera y si mueves la cosa, se active bonitamente con funestos resultados pirotécnicos. O si la abandonaron sin usarla... Incluso las espoletas solas y su carga, pueden ser malas para la salud. Y efectivamente, el óxido y la apariencia engañan a los incautos: algunas de esas de las fotos, las limpias, pules y le colocas una espoleta en condiciones y detonarán como en sus mejores tiempos.

Leí lo del chino y su granada, probablemente la carga iniciadora estuviera cascada desde hacía mucho. O nunca la tuvo o se la retiraron. Caso contrario no tendríamos ni noticia, ni chino.

No envidio a los de desactivación de explosivos, un trabajo delicado y muy peligroso.

Amo del castillo dijo...

Pues ocurre, Sr. Alfonso, aunque le cueste creerlo. Afortunadamente no es habitual, pero más de un artificiero ha dejado el pellejo en el intento y más de un civil se ha llevado un disgusto. Así, a bote pronto, recuerdo el caso de un albañil que no hace mucho tiempo perdió una mano cuando encontró una granada OTO de origen italiano durante una reforma en una casa de Gerona, creo recordar. Bien, pues le bastó cogerla para que aquel chisme explotara y le arrancara la mano de cuajo. En fin, son chismes muy peligrosos aunque hayan pasado décadas.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Ya lo creo que los fabricaron, Sr. Dani. De hecho, los gabachos fabricaron el mortero de trinchera más gordo de todo el conflicto, concretamente el de 240 mm. del que hablaremos otro día.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

La cosa, Sr. Antonio, es que las puñeteras espoletas se fabricaban de bronce, por lo que no se oxidan así pasen 30 siglos. Lo que evita que ocurran más accidentes es el fulminato de mercurio que, aparte de ser muy inestable, pierde propiedades en no mucho tiempo y, por otro lado, al ser tan corrosivo estropea los mecanismos internos. No obstante, los pocos gramos que contienen pueden hacer muchísimo daño. Cuando estaba en el ejército, recuerdo que un cabo especialista se llevó una espoleta a su casa para desmontarla (estaba preparando un examen o no sé qué leches), y le estalló en plena jeta, dejándolo literalmente en el sitio. Imaginemos pues lo que puede hacer una simple bomba de mano con 150 gramos de trilita, para no hablar de un proyectil de artillería.

En fin, todo eso ya lo expliqué en la entrada dedicada a la chatarra bélica, y lo mejor es siempre salir cagando leches a dar parte a la Guardia Civil. En cuanto a los Tedax, he conocido a dos y estaban totalmente zumbados. De hecho, uno de ellos fue jubilado anticipadamente porque no carburaba fino y tenía los nervios en peor estado que si se pasa dos meses viendo a diario documentales del canal Discovery con seis cuñados.

Un saludo

baskerbill dijo...

Sólo escribo para agradecerle todos y cada uno de los artículos y desearle un próspero año nuevo. Y que siga aquí, instruyendo, por muchos años. ¡Un saludo de un acérrimo seguidor!

Antonio dijo...

Por si interesa, coloco un enlace sobre espoletas (fuzes en english):

http://www.passioncompassion1418.com/decouvertes/english_fusees_types.html

Como bien ha dicho el Sr. del Castillo, estos chismes diabólicos son de cuidado y el consejo habitual para quien se encuentre con estas cosas, nunca se sabe, es No tocar y si hay tentación de hacerlo el de las películas: Yo que tu no lo haría, forastero.

Para quien tenga interés en ver chatarra de la WWI, aconsejo ir a San Google y teclear: unexploded ordnance, world war I, iron harvest o el nombre de un país: France, Laos...

Copio este párrafo de la Wiki: https://en.wikipedia.org/wiki/Iron_harvest

Despite the condition of the shells, they remain very dangerous. The French Département du Déminage (Department of Mine Clearance) recovers about 900 tons of unexploded munitions every year. Since 1945, approximately 630 French clearers have died handling unexploded munitions.[6] Two died handling munitions outside Vimy, France as recently as 1998.[7] Over 20 members of Belgian Explosive Ordnance Disposal (DOVO) have died disposing of First World War munitions since the unit was formed in 1919.[4] Civilian deaths are also common. In just the area around Ypres, 260 people have been killed and 535 have been injured by unexploded munitions since the end of the First World War.[4] Shells containing poisonous gas remain viable and will corrode and release their gas content.[8] Close to five per cent of the shells fired during the First World War contained poisonous gas and ordnance disposal experts continue to suffer burns from mustard gas shells that were split open.[4]

Disculpas por no traducir.

-Los franceses recogen anualmente unas novecientas toneladas de chatarra explosiva.

-630 limpiadores franceses han muerto en su trabajo, 20 belgas. Sólo en Ypres ha muerto desde la guerra 260 y heridos 535. Terrible.

-Señala algo siniestro: también hay proyectiles de guerra química a lo que el óxido externo ha borrado las pinturas de identificación, sin detonar. Y para rematarla los gases puede haber corroído el envase hasta hacerlo frágil.

No es para desdeñar el riesgo, que es elevado.

Amo del castillo dijo...

Lo mismo le deseo, Sr. Baskerbill, y así mismo espero seguirle teniendo como seguidor muchos lustros más.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Se le agradece la aportación, Sr. Antonio. Como ya avancé, el tema de la chatarra bélica no es ninguna tontería y mucho menos un pasatiempo morboso por parte de los aficionados a la detección. La inmensa mayoría del personal cree que un proyectil mohoso es inofensivo, y de eso nada. Mucha gente encuentra porquería de esa en sitios tan inofensivos como la Casa de Campo y se lo llevan a casa como pisapapeles, así que demasiadas pocas desgracias ocurren. Aquí en España, las granadas italianas OTO y Breda que aún quedan en los campos tienen más peligro que un cuñado con números rojos en el banco. Son de aluminio, así que no se oxidan y están perfectamente conservadas, de modo que...

Referente a los proyectiles de gas, ahí si que tienen un problema gordo, porque no se pueden volar. Hay que rescatarlos, desactivarlos si procede y guardarlos porque esa porquería es tan letal como hace 100 años. Es más serio de lo que parece, porque quedan miles de ellos sin detonar lo que supone miles de litros latentes tirados por cualquier sitio.

En fin, yo lo he repetido tropocientas veces ya, por lo que si alguno de los que me lee tiene la peregrina idea de trastear con uno de esos chismes si se lo encuentra buscando setas, allá él.

nathan hale smith patton dijo...

buena entrada y feliz año

jeje esos sapitos y mortiers 58 aparecen varias veces en "puta guerra!" y la guerra de trincheras en una escena donde matan a dos pringados boches que cortaban el alambre de puas y para rematarla todos salen a matarse entre ellos desde con bayonetas hasta con esos morteros y el narrador con su comentario sarcastico: ¡por esos asesinatos que nos obligaban a cometer legalmente en las trincheras si los hubieramos hechos en tiempo de paz nos habrian guillotinado!

700 años para limpiar los campos europeos de esos engendros del odio humano? dudo sr del castillo que en 700 años no haya alguna otra guerra,el ser humano no tiene remedio y le gusta hacerle daño al prójimo por materia prima o por alguna hembra por ahi...

de hecho algunos proyectiles con algun arma biologica o quimica del escuadron 731 fueron descubiertos hace algún tiempo enterrados en aquellos laboratorios infames causando que los excavadores se enfermasen por la porqueria que contenian, a saber como le hacen para deshacerse de algo que no explota como esos proyectiles

un saludo

PD: sabe algo sobre este extraño mortero "pudin de cerezo" británico (Dios maldiga a nelson) que era peligroso tanto como para el artillero como el blanco?

https://i2.wp.com/yoatomo.files.wordpress.com/2014/06/2inchmortarbalkanfront.jpg?ssl=1

nathan hale smith patton dijo...

aprovechando que estamos hablando de chatarra belica ¿como pueden manipular o hacer estallar algun artefacto explosivo si este es encontrado en un edificio importante o historico? digo, no creo que lo detonen ahi para evitar el derrumbe del edificio o sacarla de ahi debido a la detonacion accidental

http://laaficion.milenio.com/futbolinternacional/Bomba_Borussia_Dortmund-Bundesliga_Alemenia-Bomba_Segunda_Guerra_Mundial_0_471552944.html

Amo del castillo dijo...

Descuide, Sr. Nathan, si antes de siete siglos hay otra guerra similar ya no tendrán que preocuparse de limpiar nada porque no habrá nadie quién limpie. En cuanto a los "pudin de ciruela" o de "manzanas acarameladas", como prefiera, ya se hablará de ellos. La serie monográfica sobre morteros de trinchera no ha hecho más que empezar.

Un saludo y feliz año

nathan hale smith patton dijo...

pues yo creo que los únicos que sobrevivan a la tercera guerra mundial serán los cuñados, son tan pesados que absorben la radiación de las bombas H y por ende son inmunes

feliz año señor del castilo, este año se cumplen 3 centenarios la fallida ofensiva de nivelle en chemis des dames, la revolución rusa y la abdicacion del zar :3

Amo del castillo dijo...

Bueno, los artificieros conocen medios para paliar bastante los efectos de una explosión controlada, empezando por poner encima del objeto cientos y cientos de kilos de sacos terreros, pacas de paja y cosas así. Las bombas de aviación suelen ser especialmente truculentas porque, si mal no recuerdo, muchas de ellas estaban armadas con espoletas eléctricas que son bastante difíciles de desmontar. En fin, si conoce algún artillero seguramente podrá darle más detalles al respecto.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Sí, los cuñados son como las cucarachas, pueden con todo.

Un saludo y feliz año