martes, 8 de enero de 2013

La daga Holbein






Es más que probable que más de uno se pregunte qué tiene que ver Holbein el pintor con la industria cuchillera. Bueno, pues no tienen nada que ver. Y otros se dirán que qué daga es esa que lleva el nombre de un pintor renacentista. Bueno, quizás les sonará algo más si digo que era el tipo de daga usada en los uniformes de gala por las SA y las SS del partido nazi. ¿Y eso es un arma medieval? Pues sí, dilectos lectores. Medievalísima. Veamos de qué va la cosa...



Antes de nada aclaremos su peculiar denominación. El verdadero nombre de esas dagas, por darle uno, sería daga suiza ya que fue en ese país dónde se crearon allá por el siglo XV. Lo de Holbein viene del siglo XIX a raíz de la decoración que llevan en la vaina algunos ejemplares que se conservan actualmente en los museos y las cuales, como podemos apreciar en la imagen izquierda, van profusamente decoradas con escenas de "La Danza de la Muerte", una serie de dibujos realizados por Hans Holbein el Joven en 1538. Como ya hemos visto en muchas de las entradas publicadas, las denominaciones actuales de muchas armas no tienen nada que ver con las originales, y éste es un caso más. Aclarado pues el origen del término, prosigamos.


La daga suiza procede del baselard, una espada corta que tuvo gran profusión en Europa Central e Inglaterra a finales del siglo XIV y que, al parecer, debía su nombre a ser originarias de Basilea. Como vemos en la foto de la derecha, se trata de un arma provista de una hoja de alrededor de 60 cm. de longitud y con unas guarniciones en forma de H, típicas de de las denominadas como killion daggers, unas de las primeras dagas usadas por los caballeros allá por los siglos XIII-XIV. Según Oakeshott, su procedencia es el hauswher, que podríamos traducir como arma casera, y que, como su nombre indica, era un cuchillo "multiuso" válido tanto para cortar el pan como el pescuezo de un enemigo. 



Pero difiero de ésta opinión tanto en cuando el hauswher tenía una apariencia totalmente diferente a la daga Holbein, ya que éste tenía un solo filo y la empuñadura totalmente diferente, como podemos ver en la foto de la izquierda. En lo que aún persiste cierta controversia es acerca de si el baselard era en realidad una espada corta o una daga enorme, ya que en alemán se usan dos denominaciones para éste tipo de arma: schweizerdolch y schweizerdegen, o sea, daga suiza y espada suiza, si bien me inclino a pensar que, originariamente, se hacían de ambos tamaños ya que en la ilustración de portada vemos a unos soldados que portan al cinto éste tipo de arma y, por sus dimensiones y disposición, tienen más de espada que de daga.



Así pues, a comienzos del siglo XVI comenzó a usarse la daga que nos ocupa y cuyo aspecto podemos ver en la foto de la derecha. Como vemos, tanto la cruceta como el pomo van curvados hacia la empuñadura, que tiene forma de esqueleto de calamar. Esta disposición de las guarniciones proporcionaba un magnífico agarre como arma de empuje. Su hoja, de entre 25 y 30 cm. de longitud, carece de recazo, va vaciada a dos mesas y tiene sección romboidal, lo que la haría especialmente rígida y adecuada para apuñalar. La espiga atraviesa la empuñadura de parte a parte, siendo remachada sobre el pomo. Las guarniciones solían estar fabricadas de bronce o acero, y las empuñaduras de madera o asta. Las vainas se hacían de cuero e iban provistas de un brocal metálico y una contera generalmente rematada en un botón. En algunos casos, como aparece en la foto de cabecera, el arma iba acompañada de un pequeño cuchillo de mesa y un punzón similares a los de las dagas de lansquenete, costumbre ésta muy difundida en Europa Central. 



Fue hacia mediados del siglo XVI cuando éste tipo de daga pasó a convertirse en un arma de ceñir, siendo portada por personajes relevantes  que procuraban hacerse de armas ricamente adornadas y que los distinguiesen de la plebe. Para ello, recurrían a vainas cinceladas con motivos diversos, incluyendo la conocida "Danza de la Muerte" ya mencionada, o temas relacionados con Guillermo Tell, héroe popular en Suiza. La parte interna de la vaina iba generalmente forrada de terciopelo o, como en el caso de la imagen de la izquierda, era una pieza de cuero con el brocal y la contera cincelados. A finales del siglo XVI, quizás por la proliferación de las dagas de mano izquierda, las dagas Holbein pasaron a ser historia hasta que fueron rescatadas por los nazis que, siempre deseosos de recuperar las añejas tradiciones germánicas, optaron por éste tipo de daga para complementar los uniformes de gala de, como ya comenté, las SA y las SS.



En las fotos de la derecha podemos verlas. En primer lugar aparece la de las SA, con la empuñadura de madera en su color natural, similar al pardo de los uniformes de ésta unidad. En su hoja lleva grabado el siguiente lema: Alles fur Deutshland, Todo por Alemania. Al lado tenemos la de las SS, con la empuñadura negra como sus uniformes. En la hoja llevaban un lema diferente: Meine ehre heisst treue, Mi honor se llama lealtad.  En fin, puede que a más de un amante de los temas bélicos modernos le haya sorprendido ver que las codiciadas dagas de estas unidades nazis no eran producto de un diseño moderno, sino la recuperación de una antigua daga de origen suizo.

Bueno, como creo que no se me olvida nada, concluyo.

Hale, he dicho...





2 comentarios:

Mabri Briones dijo...

hummm de hecho en esa daga los nacionalsocialistas se inspiraron para hacer la "daga de las ss"
¿es legal tener esa daga?¿son faciles de conseguir?

Amo del castillo dijo...

Eso dependerá de la legislación de cada país. En España sí se pueden tener, y su precio irá en función de si se trata de una réplica o una original, en cuyo caso puede costarle un pastizal. Hay mogollón de tiendas de miliaria donde las venden, así como anticuarios y especialistas que ofrecen ejemplares originales.