jueves, 27 de octubre de 2016

10 curiosidades curiosas sobre el Mosin Nagant de francotirador

Jefe de una escuadra de tiradores alecciona a dos de sus hombres en una foto de propaganda. Pero, cuestiones de
auto-estima aparte, lo cierto es que estos implacables tovariches acabaron con las vidas de miles de enemigos


Obviamente, los alemanes también tenían
francotiradores de primera clase, como el que le
estampó una bala en plena jeta a esta
desdichada tiradora rusa
Justo es reconocer que si hay un fusil identificado con los tiradores selectos es, fuera de toda duda, el Mosin-Nagant. A pesar de que no era ni remotamente el arma más precisa, ni la mejor acabada ni la que montaba la mejor óptica, lo cierto es que en manos de hombres como Vasili Grigórievich Záitsev o mujeres como Lyudmila Mijailovna Pavlichenko dieron finiquito a miles de tedescos, y sus listados de víctimas alcanzaron niveles envidiables para cualquier tirador de élite incluso en nuestros días, donde tanto armas como equipos de puntería parecen sacados de películas de ciencia-ficción comparados con los usados por los francotiradores rusos, que se tenían que valer de su ojo experto para calcular distancias y de su instinto para colocar la bala a un enemigo en movimiento a cien, doscientos metros o incluso más. Así pues, al hilo de la entrada anterior dedicada al certero John Dyott, y siendo como era un arma especialmente significativa, que menos que dedicarle una entrada de curiosidades curiosas para callarle la boca al cuñado que se ha visto 39 veces "Enemigo a las puertas".

Vasili Záitsev, el más icónico francotirador ruso
aunque no el más letal, era prácticamente un
desconocido en Occidente hasta que lo encarnó
Jude Law, cuyo parecido con el original es
mera utopía como se puede ver.
1. El origen de esta versión del fusil Mosin-Nagant 1891/30 se remonta a 1932, cuando se decidió incluir en el Plan Quinquenal de turno la modificación de una serie de armas destinadas a grupos de tiradores selectos. Como ya sabemos, y si no lo saben yo les informo, en la Rusia soviética no se fabricaba nada que no estuviera incluido en los Planes Quinquenales incluyendo hasta los cordones para los zapatos, así que se especificaron las modificaciones preceptivas para llevar a cabo las mismas que, en realidad, solo consistían en cambiar la palanca del cerrojo, recta y perpendicular al arma, por una acodada a 90º para permitir la apertura del cerrojo con un visor encima. La producción inicial se limitó a 789 unidades, si bien durante todo el tiempo que duró la misma la cifra aumentó hasta los 185.000. Fueron manufacturados en los arsenales de Tula e Iszevsk, cesando la producción en 1947 aunque en muchos países aún siguen operativos, sobre todo en aquellos que no andan sobrados de medios económicos o en manos de talibanes y demás chalados.

2. Salvo la modificación de la palanca del cerrojo, estos fusiles no recibían ningún acabado especial ni salían de fábrica con los disparadores afinados o cualquier otra virguería que permitiese aumentar su precisión. La realidad es que se limitaban a seleccionar los ejemplares más precisos de cada serie y santas pascuas, así que, tras llevar a cabo las pruebas de precisión, les estampaban en la parte superior delantera del cajón de mecanismos las letras en cirílico СП, que en alfabeto latino equivalen a SP, o sea, Snayperskya Provernaya, que significa testado para su uso por francotiradores. Por cierto que, como ven, los rusos copiaron el término yankee para referirse a los francotiradores, sniper. Para el que no lo sepa, sniper es una palabra que tiene su origen en el siglo XVIII, cuando los probos colonos yankees se entretenían en abatir snipes para mostrar su excelente puntería. Una snipe es una agachadiza común, una inquieta y huidiza volátil que no se está quieta dos segundos y que, por razones obvias, es muy difícil de acertar de un disparo. 

3. Inicialmente, los camaradas bolcheviques se rascaron el bolsillo para montar en sus fusiles una óptica decente. Entre 1932 y 1935 se instalaron visores de 4 aumentos nada menos que de la firma alemana Carl Zeiss, si bien posteriormente se recurrió a los fabricados por la Emil Busch A.G., los cuales no eran sino una copia del Zeiss. Estos visores tenían, además del correspondiente reglaje en altura y deriva, posibilidad de regular el foco. Pero, al parecer, los rusos no estaban por la labor de gastarse un pastizal en visores, por lo que optaron por fabricar entre los años 1936 y 1940 una copia del modelo alemán eliminando la regulación del foco. Así pues, los primeros modelos fueron denominados como PE (foto superior), siglas de pritsel edenii (visor común), mientras que los que montaban el visor ruso recibían el nombre de PEM, pritsel edenii modernizirovat que viene a significar "visor común modernizado" (foto inferior). Como se puede apreciar, las bases son diferentes ya que en el primer modelo el visor se fijaba mediante una montura de carril atornillada en la parte superior del cajón de mecanismos, mientras que en el segundo se fijaba en el costado del mismo.

4. El visor más conocido es el PU, más pequeño y ligero. Este chisme tenía 3,5 aumentos, y era fijado al arma mediante un montaje lateral muy cómodo y rápido de instalar. Como vemos en la foto de la derecha, la parte delantera de la montura encajaba en el tetón señalado por la flecha izquierda, mientra que el apriete se efectuaba encajando la uña de la montura en la parte trasera y apretando el tornillo para inmovilizarlo. Esto permitía quitar y poner el visor sin que perdiera precisión porque, para los que lo desconozcan, si la posición de este varía aunque sea un miserable milímetro variará el punto de impacto. De ahí que fuera eliminado el sistema primitivo de montura de raíl ya que este es menos fiable y, además, puede moverse como consecuencia del retroceso.

5. Puede que muchos se pregunten qué leches era lo que veía el tirador a la hora de apuntar por su visor. En este caso usaban los tres modelos el mismo tipo de retículo, denominado "retículo alemán" o "poste alemán". El poste, como ya podemos imaginar, es la parte vertical del retículo, mientras que el horizontal actuaba como un rudimentario telémetro para tener una referencia de la distancia al blanco. Se daba una anchura media del torso humano de unos 45 cm., por lo que si una vez colocado el objetivo en el retículo este ocupaba todo el espacio libre entre los dos barrotes horizontales, estaría a 100 metros. Si solo ocupaba la mitad del espacio, 200. De ese modo, el tirador podía establecer con bastante aproximación la distancia que lo separaba del aspirante a víctima. Aparte de eso tendría que hacer las correcciones pertinentes si se desplazaba lateralmente, así como la elevación para compensar la caída del proyectil. En todo caso, esos disparos cuasi milagrosos de más de medio kilómetro son más bien cosa de películas ya que lo habitual eran distancias muchísimo menores. A modo de referencia, en el manual de tiradores del ejército ruso se especificaba que con este visor se deberían efectuar agrupaciones de 10 disparos a 600 metros en un círculo de 35 cm., y eso, naturalmente, sobre un blanco estático, sin la presión del combate y la jindama por ser detectado por un tirador enemigo. Pero la cosa es que a 600 metros la silueta de un hombre es del tamaño de una caca de mosca estampada en el visor, las balas enemigas silban alrededor y las ganas de salir cagando leches en busca de un lugar seguro es muy irritante.

6. Los polifacéticos amantes del silencio, los hermanos Mitin que diseñaron el curioso silenciador para el revólver Nagant que vimos en la entrada dedicada esta arma, también crearon un supresor para el fusil de francotirador, complemento evidentemente muy útil para no ser detectado por los enemigos deseosos de incrustarle una bala en el cráneo a los certeros tiradores soviéticos. El invento lo podemos ver a la derecha y, tal como se puede apreciar, era un artefacto bastante ligero, de apenas 14 cm. de largo y 32 mm. de diámetro. Estaba formado por dos cámaras de expansión separadas por una arandela de goma de 15 mm. de espesor más otra similar al final del tubo, y la fijación al cañón del fusil se efectuaba mediante un sistema de engarce idéntico al de la bayoneta reglamentaria del Mosin, con lo que se ahorraban el trabajo y el gasto de roscar el extremo del cañón. 

M39 finlandés con el visor Physica
7. Checos, húngaros y, especialmente, finlandeses, también fabricaron su versión de francotirador. Los finlandeses en concreto desde antes de la guerra ya que adoptaron ese fusil por ser parte de Rusia hasta su independencia en 1917. Ya en los años 30 empezaron a desarrollar su propio modelo recurriendo, no a un visor convencional, sino a un dióptero de 3 aumentos diseñado para morteros y ametralladoras fabricado por la Physica Oy de Helsinki. Como es evidente, el Physica no era precisamente lo más adecuado para un fusil de francotirador, así que acabaron rascándose el bolsillo y adquirieron buenos visores germanos. Con todo, debieron estar sumamente contentitos con el resultado de sus Mosin ya que, a mediado de los 80, emplearon las acciones de sus viejos fusiles con más años que el hilo negro para montarles cañones pesados e instalar el conjunto en una culata de fibra y demás virguerías modernas. El fusil, denominado como 7,62 Kivääri malli 85 o bien TAK 85 es de ese modo una curiosa combinación de elementos de última generación con el mecanismo de un fusil con más de cien años a cuestas. 

8. Aunque el dióptero Physica no era el elemento de puntería más indicado, curiosamente tenía una retícula mucho más sofisticada que la empleada por los rusos. A la derecha tenemos lo que veía un tirador finés a través de su visor: el retículo era también de poste alemán, pero disponía de un telémetro más refinado, con capacidad para calibrar distancias hasta 800 metros. Para 100 y 200 se recurría al mismo método que los visores rusos, o sea, encajando al objetivo entre los dos postes horizontales, pero a partir de los 300 se usaba como referencia una casa o cualquier objeto de una altura similar. Además, dispone de referencias para la corrección horizontal, necesaria para objetivos en movimiento, y de una escala para la corrección vertical. Por lo demás, los fineses se mostraron como unos tiradores que no tenían nada que envidiar a los rusos, y prueba de ello es la de estopa que les dieron durante la Guerra de Invierno y que no fue el paseo miliar que esperaba el padrecito Iósif. El mayor escabechador de bolcheviques fue el mítico Simo Hähya, que con un Mosin modelo 28 mandó al carajo a más de 500 soviéticos para hacer compañía al siniestro phantasma del camarada Lenin. 

10. A la derecha vemos a dos yankees con jeta de satisfacción mostrando a la peña un Mosin Nagant de francotirador arrebatado a algún malvado vietcong. Aunque calcado al modelo 1891/30 ruso, en realidad es un modelo 48 húngaro, fabricado a principios de los años 50 por la Fémaru-Fegyver és Gépgyár de Budapest. Al parecer, fue el gobierno húngaro y no el ruso el que suministró grandes cantidades de armas de este tipo a aquellos comunistas canijos para que pudieran liquidar a mogollón de yankees corpulentos ahítos de judías con jamón. Por cierto que deberían darles vitaminas para disparar esos chismes, porque puedo asegurar que el retroceso de un Mosin es bastante desagradable, así que para un vietnamita de metro y medio y 50 kilos de peso debe ser traumático.

Bueno, creo que con estas diez curiosidades curiosas el cuñado irredento tendrá que verse otras 28 veces más "Enemigo a las puertas", con lo que nos libraremos de él al menos un mes o dos.

Hale, he dicho

Grupo de tiradoras armadas con el modelo 91/30 PU. Estas adustas señoritas bolcheviques tenían más peligro que una
mamba negra con moquillo y, de hecho, sus listas de víctimas no tenían nada que envidiar a los de sus colegas varones.
No obstante, su número de bajas fue abrumador: un 75% de ellas no llegaron a ver el final de la guerra por lo que de
esa foto solo volvería a casa una de ellas

21 comentarios:

JorgeL dijo...

Estimadisimo Amo: de nuevo te has lucido con esta entrada. Me encanta "Enemigo a las puertas" y realmente me he divertido y aprendido mucho con estos detalles de esos vetustos(y aun hoy temibles)rifles rusos.
Me sorprendio mucho enterarme que no habia modificaciones especiales para francotirador, sino que solo escogian los mejores fusiles de cada lote y les "doblaban el codo".
La capacidad de los armeros (e ingenieros)bolchieviques para "reciclar" armamento obsoleto y convertirlo en maquinas escabechadoras de nazis siempre me deja sorprendido, ejemplo son los Nagant (revólver y fusil)y otras piezas de museo como el biplano PO-2.
Pero es que cuando alguien esta invadiendo tu pais y quemando todo y matando a vecinos y amigos, incluso a los cuñaos, los habitantes tienden a volverse bastante irritantes y tratan de sacar al invasor de manera bastante "descortés" jajajajaja
Un saludo

Amo del castillo dijo...

Celebro que haya sido de su agrado, Sr. Jorge.

Un saludo y gracias por su comentario

Bonolux dijo...

Mi "desvirgue" de tiro con un arma de cerrojo fue con uno de estos Mosin y puedo dar fe del tremendo culatazo al que haces referencia. No quiero imaginar lo que se sentiría en un hombro entumecido y medio congelado de un tirador que hubiera estado pacientemente esperando que el teutón de turno asomara.

Por lo demás, estupendo artículo, como nos tienes acostumbrados.

Rudolf Viera dijo...

Y hablando de fusiles buenos no tendrá prevista una entrada para el máuser k98? Tengo entendido que la versión española era un ´´hierro´´ de primera y que les duro un montón de tiempo en servicio. Por cierto un par de consultas he oído que el máuser alemán era el mejor y más preciso fusil de cerrojo de su época (1898-1945 más o menos) pero por otro lado leí que el mosin era mejor al menos en precisión es eso propaganda made in urrs o es verdad? Y en otro orden que fusil reglamentario usaba el ejército español entre los años 1868 y 1878?.

Amo del castillo dijo...

Pues si el retroceso del fusil le resultó desagradable, pruebe el de la carabina. Ese es digno de joder un tendón supraespinoso como no sepa disparar con armas puñeteras. En todo caso, Sr. Bonolux, si algo bueno tiene manejar estos chismes a diario es que acaba uno habituándose y ni se entera.

Un saludo y gracias por su comentario

Amo del castillo dijo...

Ciertamente, Sr. Rudolf, los Mauser españoles eran soberbios. De hecho, aún siguen en servicio para desfiles y cosas así, tal como se puede ver en las paradas militares que retransmiten por la caja tonta cuando hay algo que celebrar. Respecto a la precisión del Mosin, ya quisiera tener la de un Mauser. Y no ya la precisión, sino el acabado, calidades de aceros, mecanismos, etc. En todo caso, ya hablaremos de ese fusil, descuide.

En cuanto al fusil español en la época que cita, era un Remington sistema rolling-block de calibre 11,15 x 57R que funcionaba de maravilla. Incluso llegó a usarse en la guerra civil, cuando los milicianos republicanos echaban mano a cualquier cosa que disparase.

Un saludo

Rudolf Viera dijo...

El Remington que me cita era monotiro verdad? En el palacio de los capitanes generales hay unos cuantos pero se los asignan a los mambises que es lógico que también los usaran por aquello de andar siempre sin un kilo y tener que tirar con cualquier cosa (hasta cañones de madera usaron) pero es que cuando pasan una serie de época o un documental o hasta las clases de historia me dicen que ya los españoles usaban máuser desde la guerra de los 10 años 1868 y a mí siempre me pareció absurdo si el máuser es modelo 1898, gracias por la constatación. En cuanto al mosin sabe porque se lo digo? Es que en Cuba te encuentras a cada sabiondo que te sale con aquello de que las armas occidentales son juguetes de niños incluso algunos que deberían tener más juicio que eso por ejemplo mi sargento en la previa durante el servicio militar nos ´´instruía´´ que los akm que usamos nosotros son ´´muchísimo`` mejores que los M16 americanos que se les ´´joroba´´´ el cañón después de unos pocos tiritos que si en Vietnam usaban el ak y demás de nada vale hacerles ver como hice yo en su momento que si eso paso en Vietnam los vecinos de arriba ya han tenido un saco de años para resolver ese y otros problemas que pudieran haber tenido los primeros lotes , pero bueno a lo mejor soy yo que esperaba más sentido común de un tipo que me dijo que a los Abraham m1(mi unidad era de tanques) se los paraba con un rpg en la torreta.

Antonio dijo...

Estimado Señor, por si son de su interés le ofrezco este enlace, un poco por corresponder a lo mucho que usted nos ofrece, a una página de fotos históricas curiosas. En la búsqueda seleccioné sniper.

http://rarehistoricalphotos.com/?s=sniper

Aparecen una serie de artículos y fotos interesantísimas. Hace tiempo, cuando las vi por primera vez, me sorprendieron (y lo siguen haciendo) las de las francotiradoras rusas. No cabe duda que eran mujeres peligrosas y que tenían lo que hay que tener muy bien puesto.

Espero que sean de su agrado

Antonio dijo...

Otro asunto. No estoy de acuerdo con lo de los canijos vietnamitas. Sí, eran bajitos, flacuchos y nada aparentosos, pero a lo largo del conflicto mostraron sus excelente cualidades físicas y un aguante que ya quisiéramos muchos. Se las hicieron pasar negras a los franceses con su Legión Extranjera y a USA con sus Marines, Boinas verdes y al resto. Y les vencieron a ambos, con cualquier arma que tuvieran a su alcance.

Yo también, hace siglos, pensaba que daba pena verlos, pero luego me leí la historia de la batalla de Khe Sang y me olvidé de mis juicios. Como decía el coronel Kurtz en Apocalipse Now: Si tuviera diez divisiones de hombres como esos, nuestros problemas acabarían automáticamente. Opino igual.

alfonsodf dijo...

Gran entrada, coincido con los parroquianos, también me encanta «Enemigo a las puertas», aprovecharé el puente para verla por enésima vez.

Amo del castillo dijo...

Ciertamente, Sr. Rudolf, el Remington, como cualquier arma con sistema rolling-block, era monotiro. En cuanto al Mauser, ese fusil entró en servicio en 1893, siendo en su momento uno de los fusiles más modernos de su época. Montaba la acción 93, la misma que el fastuoso Carl Gustav sueco, uno de los fusiles mejor acabados que pueda ver junto con el Schmidt-Rubin suizo.

Por otro lado, es lógico que en Cuba halagasen el armamento soviético en detrimento del yankee, no iban a morder la mano que les alimenta como es lógico. No obstante, cierto es que el AK47 era y es muy superior al M16, menos fiable a la hora de emplearlo en condiciones climatológicas extremas. Porque el armamento ruso tiene una virtud que ningún otro es capaz de superar, y es que a pesar de ser burdo, tosco y feo, funcionan siempre. Da igual que haga frío o calor, que haya fango, arena o nieve. La cosa es que nunca dejan al combatiente tirado.

En cuanto a su comentario acerca de la vulnerabildiad del Abrams, con los blindajes cerámicos y/o reactivos actuales poco puede un RPG-7. No obstante, cierto es que ese chisme, aún operativo por miles y miles, es quizás una de las armas anticarro más eficaces jamás construidas, con una relación precio-eficacia como pocas. Con todo, hoy día hace falta algo más potente para perforar las actuales corazas de los carros modernos.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Muy agradecido vos quedo por el enlace, Sr. Antonio. Es para pasar largos ratos bicheando imágenes chulas.

En cuanto a los vietnamitas, en ningún momento he dicho que fuesen malos combatientes. Lo que sí dije, y sostengo porque es incuestionable, es que son unos sujetos con menos chicha que un grillo anoréxico. Eso, lógicamente, también aporta sus ventajas ya que mientras que un yankee tenía que pasearse por la jungla con mogollón de kilos de latas y comida liofilizada que, a su vez precisaban de cargar al menos con 8 litros de agua, uno de estos birriosos asiáticos se aviaba con un puñado de arroz entre otras cosas porque era lo que llevaba comiendo toda su vida.

En cuanto a su victoria sobre los yankees, no nos engañemos: en dicha victoria tuvo mucho que ver la política debido a la tensa situación producida por la Guerra Fría. Por muy sufridos que fueran, por muchas privaciones que soportasen, si los yankees hubieran empleado todo su potencial militar los barren del mapa aún sin usar armas nucleares. Pero ni supieron ganarse sus corazones ni sus mentes por un lado y, por otro, igual que los vietnmitas del norte eran mucho más fanáticos, los del sur eran unos mantas, así que las cosas fueron como fueron. Un caso similar lo tenemos en Afganistán. ¿Cree de verdad que unos cuantos muyahidines son enemigo para Occidente? En modo alguno. Bastaría sembrar aquello con bombas sucias, antrax o gas VX y santas pascuas. Otra cosa es que fuese políticamente correcto, y ahí es donde Occidente tiene las de perder: mientras que a ellos les da una higa matar miles de inocentes en atentados indiscriminados incluso contra su propia gente para sembrar el terror, a los occidentales les da repeluco imaginar que una bomba aérea mate a un crío que jugaba en la calle. Recuerde que la guerra de Vietnam se empezó a perder en el momento en que llegó a la opinión pública en toda su crudeza con imágenes como la de la niña quemada con napalm.

En definitiva, la guerra es una inmensa putada, pero si se quiere ganar hay que ir a por todas. Y ya que pone el ejemplo del coronel Kurtz, recuerde que decía que sus enemigos eran temibles enemigos, no por su resistencia o espíritu de combate, sino porque carecían de cualquier sentimiento o empatía hacia nadie, y que harían cualquier cosa con tal de lograr la victoria a cualquier precio, y que por esa misma razón acabarían derrotando al ejército más poderoso del mundo como así fue.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Ciertamente, Sr. Alfonso, "Enemigo a las puertas" es una peli bastante entretenida, pero no se crea ni la mitad de lo que cuentan. Ya sabe lo proclives que son los yankees a tergiversar la historia con tal de obtener un guión vendible.

Un saludo

alfonsodf dijo...

Evidentemente, el duelo final es para mear y no echar gota, pero no deja de ser entretenida. Saludos

Rudolf Viera dijo...

Nunca tuve el placer de tener un m16 en las manos pero por lo que he leído es cierto que en calidad precio, fiabilidad, robustez ,potencia y alcance el akm se lo come vivo ,mi objeción más bien era que según lo que he leído no es un mal fusil para nada sin dudas mucho mejor de lo que nos hacen creer y yo digo que si estas entrenando un soldado para que después tengamos que fajarnos con los vecinos de arriba (dios no lo permita nunca) proporcionarles ese tipo de bulos y hacerlo pasar como información fidedigna y lo que es peor que toda la oficialidad la crea como si fuera dogma de fe , es pedir un desastre y que le den un rpg a uno y le digan ´´vez el tanquecito ese tan bonito pues arriba métele RPG´aso en la torreta y ya está ganada la guerra´´ y luego a uno lo hacen fricase de recluta y ellos se quedan preguntándose qué paso y como los milicos de estas landas no es que sean muy perspicaces pues ahí que repetir el experimento para cuanto oficial que dude de su infalible ´´teoría de la incapacidad técnica de los yanquis´´ pueda ser falsa se convenza.

Amo del castillo dijo...

No solo eso, es que el tal coronel König no existió, y el mismo testimonio de Zaitsev al respecto es más cuestionable que un quinqui en un juicio.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

El desprecio hacia el enemigo ha sido motivo de no pocas sonada derrotas. Fíjese el concepto que tenían los alemanes de los rusos y como acabaron. Como es lógico, lo inteligente es valorar al adversario y sus medios con realismo, pero otra cosa es la absurda propaganda que no consigue otra cosa que dar baños gélidos de realismo al personal cuando llega la hora de la verdad, Sr. Rudolf

Un saludo

ranfi espinosa dijo...

Muy selectiva tu selección de artillería.

Amo del castillo dijo...

Obviamente, todas las selecciones son selectivas, pero no acabo de entender el sentido de su frase

Antonio dijo...

Estimado Señor, sólo para comentarle que en la foto que abre este artículo, el soldado que aparece citado como jefe de escuadra es nada menos que el legendario Vasili Záitsev, con 225 enemigos tiroteados.

Amo del castillo dijo...

Ciertamente, en muchos sitios mencionan a Záitsev como el sujeto de esa foto pero, si le digo la verdad, no le veo parecido con el que vemos en otras imágenes en las que se tiene seguridad absoluta de que se trata de ese personaje. De ahí no hacer mención expresa al mismo.

Un saludo