viernes, 19 de abril de 2019

NEGRILLOS. Las improvisaciones: el Panzer lanzallamas


Uno de los prototipos de PzKpfw I provisto con un lanzallamas de lanza larga. Como podemos imaginar, los hipotéticos
ocupantes de la trinchera sobre la que abre fuego quedarían convertidos en torreznos si previamente no habían puesto
tierra de por medio a toda velocidad

Guastori italiano en acción. Se aprecia perfectamente el traje de amianto
que lo protege de las llamas. En el detalle, un lanciafiamme 1935
Sí, también se pensó que no sería mala idea quitarle a uno de estos chismes sus Dreyse y plantarles un lanzallamas para achicharrar bonitamente milicianos bien atrincherados o protegidos por casamatas, de donde solo se podía sacar al personal tirándoles bombas de mano por las troneras o convirtiéndolas en hornos crematorios de hormigón. En realidad, en este caso no se inventó nada nuevo ya que, como se comentó en su día, los CV-33 fueron los primeros vehículos acorazados en ser equipados con lanzallamas, siendo estrenados contra las "tropas de élite" del rey de reyes en Etiopía y usados en España para corroborar que no solo valían para exterminar ejércitos nutridos por desnutridos ciudadanos melaninos armados con lanzas, sino también contra ciudadanos caucásicos bien pertrechados con armas modernas. De hecho, aunque el tema de los lanzallamas es por lo general bastante desconocido en nuestro conflicto, el inefable Benito proveyó al ejército nacional con una generosa partida de 531 lanciafiamme modelo 1935 como el que vemos en el detalle de la foto de la izquierda. Este artefacto estaba formado por dos depósitos, uno de propelente que contenía 6 litros de nitrógeno y otro de combustible con una capacidad de 11,8 litros a razón de 9 partes de gasoil por 1 de gasolina. Su alcance oscilaba por los 20-23 metros y su autonomía era de 20 segundos. Con los lanzallamas se enviaron además 105 trajes de amianto ya que los guastori (ingenieros de asalto) que los manejaban debían protegerse con ellos más la máscara antigás, aditamentos ambos que eran un coñazo y que limitaban bastante tanto la movilidad como la capacidad visual de sus usuarios. 

Legionarios recargando el depósito de un lanzallamas
siguiendo las indicaciones de un instructor de la
Legión Cóndor, que es el fulano que lleva boina
En las entradas que se han ido dedicando al uso de estos artefactos hemos tenido ocasión de comprobar que el miedo atávico a palmar envuelto en llamas, cosa que debe ser extremadamente desagradable, surte entre las filas enemigas un eficaz efecto psicológico además del más que obvio canguelo por ser alcanzado por un chorro de petróleo inflamado. Nada mejor para despejar de enemigos correosos y renuentes a desalojar sus posiciones como el tufo que desprendían, y por este motivo hacer que empezasen a cuestionarse seriamente la necesidad de mantener sus puestos a ultranza como si de un subsecretario puesto a dedo se tratase. Finalmente, bastaba ver al cuñado más cercano dando alaridos convertido en una antorcha humana para que, de forma unánime, decidieran que lo más sensato era dejar el heroísmo para otro día y largarse de allí cagando leches. En resumidas cuentas, el ejército nacional debió tomar nota de las experiencias de los italianos en Etiopía y los tedescos en el Frente Occidental durante la Gran Guerra porque la cosa es que mostraron bastante interés en obtener lanzallamas que, sin duda, les vendrían de perlas para enviar al paraíso comunista a más de un miliciano recalcitrante. El ciudadano Adolf, más rácano que el inefable Benito, fue bastante menos generoso a la hora de enviar material de este tipo. En total se recibieron 129 lanzallamas, 9 a través de la Legión Cóndor y los 120 restantes suministrados por la empresa HISMA que, como sabemos, se dedicaba a enviar material de forma soterrada al ejército nacional. Los enviados por la Legión Cóndor, 4 Flammenwerfer 35 y 5 modelos pesados de trinchera se entregaron a la Legión para que fueran adiestrados en su manejo en la base de Las Arguijuelas, en Cáceres.

En las fotos de la izquierda podemos ver a dos de los 30 legionarios destinados por el general Varela a la misteriosa base extremeña, donde fueron enviados bajo el mando de uno de sus oficiales para recibir el adiestramiento adecuado por parte del Gruppe Drohne del picajoso Von Thoma. En la imagen superior vemos como dos legionarios avanzan en plan dragón vengativo soltando llamaradas por el campo de maniobras seguidos de cerca por un instructor tedesco. En la foto inferior vemos a ambos personajes más de cerca en una imagen que nos recuerda enormemente a las de la Gran Guerra, cuando las parejas de pioniere alemanes avanzaban por los dédalos de trincheras limpiándolas de enemigos. En este caso, el legionario que empuña la lanza dirige el chorro de fuego hacia una hipotética posición enemiga para freír a sus ocupantes de forma inmisericorde imaginando que son los cuñados que le esperan en retaguardia. Por cierto que el modelo alemán, aunque con una capacidad similar al italiano, pesaba unos 9 kilos más (27 contra 35'8 kg.) si bien su alcance era mayor, entre 25 y 30 metros. El combustible consistía en una porquería llamada Flammöl 19, un compuesto a base de alquitrán y gasolina que hacía la mezcla más densa y, por ello, podía obtener un mayor alcance. 

Bien, con estos datos ya vemos que, aunque el uso del lanzallamas no se prodigó mucho en el conflicto, al menos sí te tuvo conciencia de la importancia de este tipo de armas y, por ello, el ejército nacional se proveyó de una cantidad de unidades nada despreciable y se preocupó de que las mejores tropas de que disponía, la Legión, fueran los encargados de su manejo llegado el caso. Al parecer, la misión principal que se les encomendaría si era necesario sería la de acompañar a las compañías de choque para desalojar posiciones o fortificaciones enemigas. No obstante, no hay constancia de las acciones en las que pudieran haber intervenido. 



Flammenwerfer 35. El depósito pequeño era
para el propelente a base de nitrógeno
Bueno, con esta introducción ya podemos hacernos una idea del tema, así que vamos a lo que vamos, los Panzer lanzallamas. Solo la existencia de testimonios gráficos y algún que otro informe nos permiten conocer la existencia de estos vehículos. Sin embargo, los datos disponibles son tan escasos, cuando no incluso contradictorios, que es prácticamente imposible saber de ellos poco más que, al menos, se modificaron dos PzKpfw I, uno del modelo A y otro del B, y ni siquiera se puede afirmar si llegaron a entrar en combate o se quedaron en meros proyectos. Por no saber, ni siquiera ha llegado a nosotros de quién partió la idea, si fue de un español o de algún tedesco del Gruppe Drohne, o si la fuente de inspiración fue el CV-33 italiano. Según Molina Franco, se recurrió a un modelo A al que se sustituyó una de las ametralladoras por un lanzallamas (se supone que un Flammewerfer 35) colocando el depósito en el interior del vehículo. Afirma que fue usado de forma experimental en la Escuela de Carros de Casarrubuelos, dependiente de la Legión, y que no llegó a entrar en combate. Sin embargo, los testimonios fotográficos dejan claro que hubo dos tipos diferentes.


Imagen del segundo prototipo basado en un PzKpfw I A que, por su situación
en una columna de carros, podría hacernos pensar que forma parte de una
unidad de combate. Sin embargo, no hay constancia documental de que
entraran en acción. Sobre el motor vemos a un augusto cochino que tiene
toda la pinta de convertirse en una suculenta cena para el personal
Otro autor, en este caso Artemio Mortera, asegura que en una época tan temprana como octubre de 1936, o sea, recién llegados a España, ya se habían modificados dos PzKpfw I adaptándoles un Flammenwerfer 35, pero sin especificar qué versión de carro aunque por la época tenían que pertenecer a la primera remesa de 38 unidades del modelo A llegados a Sevilla el 7 de ese mismo mes. Francamente, dudo que se acometiese esa modificación usando dos carros en aquel momento siendo mucho más necesarios para otros menesteres que para probarlos como lanzallamas. Lo lógico a mi entender es que, en todo caso, se hubiese empleado uno y en vista de los resultados decidir si se modificaba alguno más. Sea como fuere, estos vehículos los localiza en Las Arguijuelas, lo que sí casa con la ubicación del primer contingente de PzKpfw I recibidos, como ya se explicó en su momento pero, como en el caso anterior, menciona la modificación partiendo de un solo modelo cuando sabemos que fueron uno del A y otro del B, estos últimos llegados en noviembre, o sea, después de la fecha que menciona Mortera. Así pues, y en vista de la confusión y las contradicciones existentes, nos limitaremos a dar cuenta de los detalles de los dos carros que conocemos en base a las escasas imágenes que tenemos de ellos.


Por las fotos disponibles sabemos que uno de ellos, concretamente el modelo B, estaba equipado con un lanzallamas provisto de una lanza corta, tal como vemos en la imagen de la derecha. Para protegerla de los disparos enemigos se colocó un protector blindado con perforaciones en la parte inferior y superior para evitar recalentamientos y se anuló la ametralladora de la tronera izquierda, posiblemente para impedir que al cortarse el chorro de combustible la dañase. Además, al escaso alcance de estos lanzallamas hay que añadir que cuando el propelente empezaba a agotarse perdía presión, por lo que dicho alcance disminuía de forma progresiva y, por ende, llegaría un momento en que las llamaradas finales se cortarían peligrosamente cerca de la torreta. Con el viento de cara podría incluso penetrar en el interior de la misma. De ahí tal vez que, como vemos, la tronera fue soldada. Lo curioso es que los dos personajes que se ven trapicheando en la torreta son miembros del Gruppe Drohne, así que igual fue una idea de los tedescos y por eso nadie protestó en esta ocasión del agujero que quedaba vacío en la tronera mientras que no pararon de dar la murga por la ventanita de puntería del Panzer Breda que, como sabemos, sí fue una idea española. En la foto inferior vemos ese mismo vehículo haciendo prácticas, y se aprecia el escaso alcance del chorro de fuego.


La escasa longitud del lanzador fue posiblemente el motivo por el que se desarrolló el otro prototipo con una lanza larga, en esta ocasión en el modelo A que mostramos anteriormente y que podemos ver en la foto de la izquierda en plena acción en un campo de pruebas. La lanza larga permitía conservar la ametralladora izquierda, lo que obviamente mejoraba las prestaciones del vehículo al poder emplear un arma u otra según las necesidades del momento. Su uso táctico sería más básico que la sesera mononeuronal de un político: el lanzallamas desalojaba al enemigo de casamatas y/o trincheras, y los que no quedaban convertidos en momias carbonizadas serían exterminados bonitamente con la ametralladora. 


Sin embargo, la escasa autonomía del lanzallamas que llevaban a bordo limitaba mucho la capacidad de acción de este ingenio. El reducido espacio interior no permitía almacenar un depósito de más tamaño, y la recarga del mismo no era cuestión de dos minutos ya que, además del combustible, había que reponer el propelente con el añadido de que la carga debía tener una presión determinada para obtener un rendimiento adecuado. En resumen, que su intervención se limitaría a soltar una media de ocho o diez descargas de dos segundos de duración y se acabó lo que se daba. El modelo que conservaba una ametralladora podría seguir en combate, pero el otro no tenía más opción que dar media vuelta y retornar a sus líneas a recargar. En fin, que aquel chisme no era ninguna maravilla. En las láminas de la derecha podemos ver de forma más clara el aspecto de los dos prototipos. Imagino que para el conductor sería bastante molesto tener que manejar el carro mientras soltaba sus chorros de fuego a pesar de contar con la protección de los cristales blindados del visor frontal. 


PzKpfw I A en acción contra las defensas que rodeaban el perímetro de
Tobruk en 1941
Y prácticamente nada más se sabe sobre estas dos máquinas. De la misma forma que aparecieron sin que se tenga noticia de sus orígenes, a finales de 1937 pasaron a ser historia. No obstante, parece ser que los tedescos tomaron buena nota de las experiencias obtenidas con ellos, porque en un informe enviado a Berlín con fecha 30 de marzo de 1939, apenas dos días antes de que Franco emitiese su lacónico comunicado informando de que la fiesta había terminado, se daba cumplida cuenta de la posibilidad de instalar un lanzallamas en la tronera derecha de la torreta conservando la ametralladora de la izquierda. Así mismo, se insistía en la importancia de que se pudiera obtener un alcance mayor para ofender a más distancia al enemigo sin que este pudiera permanecer peligrosamente cerca del carro y dejarlo fuera de combate. Y ciertamente no relegaron al olvido las experiencias del Gruppe Drohne, porque la 5 Leichte División que servía en el Afrikakorps hizo precisamente lo que ya se había probado en España, acoplar un Flammenwerfer 35 en las torretas de varios PzKpfw I A para desalojar las fortificaciones de los british (Dios maldiga a Nelson) en Tobruk, naciendo así una saga de carros lanzallamas tedescos que dieron guerra toda la ídem. No sabremos si la idea fue española y los hombres de Von Thoma se limitaron a dejar constancia del invento o si, como podría sugerir la foto en la que aparecen dos de ellos instalando el lanzallamas en la torreta del primer prototipo, fue una ocurrencia de los alemanes precisamente para desalojar posiciones en un terreno especialmente escarpado como el hispano. Sea como fuere, lo cierto es que la experiencia del Gruppe Drohne en España dejó huella en ese sentido.


Teniente y legionär ante los PzKpfw I del Gruppe Drohne. La experiencia
aportada por sus miembros resultó de una importancia vital para el ejército
alemán de la misma forma que los pilotos de la Legión Cóndor adquirieron
y desarrollaron técnicas de combate que permitieron a la Luftwaffe hacerse
los amos del cotarro hasta que la superioridad aérea aliada pudo más que
su veteranía.
Bueno, dilectos lectores, con esto terminamos. A lo largo de estas entradas hemos podido conocer desde la gestación hasta el parto y los primeros pasos de estas criaturillas metálicas. Como ya comentamos en su momento, su vida operativa en España se alargó hasta los años 50 cuando, con la llegada de material yankee, se pudieron dar de baja tanto los Negrillos y sus versiones de mando como los PzKpfw IV, además de los Sturmgeschütz III G y los T-26 rusos que se mantuvieron operativos tras el final de la contienda. Todas estas máquinas fueron la semilla de la futura arma acorazada española, y de las experiencias obtenidas durante el conflicto civil se pudo cambiar de cabo a rabo el concepto táctico del carro de combate para guerras futuras. Bueno, de un futuro inmediato, porque apenas cinco meses más tarde el ciudadano Adolf desencadenó el mayor conflicto jamás conocido en el que sorprendió a propios y extraños gracias a las novedosas doctrinas del ejército alemán y al empleo táctico propugnado por Guderian, que les permitió aplastar literalmente a todos los ejércitos que les hicieron frente durante el comienzo de la guerra. En cuanto a la aportación del padrecito Iósif, ya hablaremos de ella en su momento porque también permitió marcar un antes y un después en muchos aspectos.

Ah, por cierto, al cansino de Von Thoma lo despacharon de vuelta a casa con una Medalla Militar Individual nada menos, y eso que no entró en combate durante su estancia en España. Es la segunda condecoración más importante que se puede obtener, solo superada por la Cruz Laureada de San Fernando, de modo que no se pudo quejar del trato recibido. 

Y colorín colorado, esta historia se ha terminado.

Hale, he dicho

Monografía completa pinchando exactamente aquí: AQUÍ


Naturalmente, los pequeños Negrillos tuvieron que pagar un elevado precio por su escasa protección cuando se tuvieron
que enfrentar con enemigos mucho más poderosos. La foto nos muestra uno de ellos puesto fuera de combate por un T-26
en la Casa de Campo, en Madrid. Otros muchos sufrieron un destino similar

15 comentarios:

dani dijo...

Otro tema del que no sabía nada, pero también muy interesante. Me da que no se usarían en combate porque en la GCE se aprovechaba mucho la orografía para las fortificaciones con lo que acercar uno de estos carros especiales debía ser muy complicado.

Amo del castillo dijo...

Ciertamente, muchas líneas de trincheras se situaban en la mitad de lomas escarpadas que las hacía de muy difícil acceso incluso para la infantería enemiga, así como casamatas y nidos de ametralladoras defendiendo carreteras desde unas alturas imposibles. La orografía española es bastante complicada para los grandes despliegues de masas y, por la misma razón, ideal para la guerra de guerrillas

Un saludo

David dijo...

¿ Amo, las imágenes que ha puesto de éstos pequeños carros están sacadas de este documental español de los años 80 sobre la Guerra Civil https://youtu.be/YyEakzqcwGg ? Concretamente a partir del minuto 21:40. Supongo que lo que vemos a partir ahí es la película de un entrenamiento, y no una grabación en directo de un asalto.

Amo del castillo dijo...

No, Sr. David, las del artículo proceden de unas imágenes filmadas en Las Arguijuelas y, posiblemente, en Oropesa. En las del documental que menciona las llamaradas las produce un lanzallamas italiano. De hecho, por un momento, en el minuto 22:33 incluso se ve al que lo usa vistiendo el traje de amianto que lo protegía. Los Panzer I que aparecen son normales, con sus dos ametralladoras. Ciertamente da la impresión de tratarse de una película realizada durante unas maniobras o más bien destinada a la propaganda ya que hay tomas, como la del T-26 pasando por encima de la trinchera o entre los dientes de dragón que no son propias de una acción real porque están tomadas desde delante. La acción parece representar un ataque contra unas posiciones en las que la infantería avanza protegida por los carros y, tras llegar a las mismas, invaden las trincheras precedidos de un lanzallamas que va limpiando el terreno. Obviamente, en la trinchera no se ven alambradas ni parapetos, sino una estrecha zanja zigzagueante que más bien parece preparada para efectuar prácticas.

En cualquier caso, son bastante interesantes así que me bajo el vídeo y edito el cacho ese para guardarlo.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Bueno, es que esto es la descojonación, la verdad... Por curiosidad he empezado a ver el capítulo siguiente del documental que menciona y salen imágenes de Pearl Harbor mientras que la voz en "off" habla del bombardeo del puerto de Barcelona. Anteriormente salen varios PzKpfw II que, como sabemos, no intervinieron en España; descargas masivas de bombas de aviación sobre un terreno literalmente lleno de cráteres, del ejército gabacho durante la 2ª Guerra Mundial, y hasta me atrevería a jurar que salen imágenes de la famosa peli de Howard Hughes "Hell's Angels", de 1930. Y todo ello en los cinco primeros minutos del documental. De verdad, es que es alucinante como se engaña al personal. Luego vienen los cuñados jurando que han visto lo que sea en un "documental" y no hay quien los convenza de que tienen más fallos que la declaración de bienes de un político.

David dijo...

Me alegro de que le haya resultado interesante. Cuando vi el vídeo del asalto a la trinchera flipé, pensando que ni de coña a un periodista se acercaria tanto a la acción.
En cuanto al episodio siguiente, La caída de Cataluña, ¿ Los aviones que salen en el minuto 2:14 no son Stukas, sino cazas japoneses sobre Pearl Harbor ?

Amo del castillo dijo...

No, son Stukas. Aparte de que se ven perfectamente las escarapelas con la cruz de San Andrés, el Aichi D3A, un bombardeo en picado japonés que imagino es al que se refiere, no tenía las típicas alas en gaviota invertida del aparato alemán, y el timón de cola y los alerones eran redondeados. En lo único que se asemejaban era en el carenado de las ruedas.

Unknown dijo...

Amo del castillo: muy interesante monografía, quiero agradeceros por dedicar vuestro tiempo a este blog. Por otro lado, y abusando de vuestra gentileza, le ruego algún informe sobre los submarinos clase Foca y Tiburón, los cuales en algún momento han servido a la Armada Española. Os saludo cordialmente noble señor.

Amo del castillo dijo...

Nada que agrdecer, Sr. desconocido. Respecto a temas navales, me temo que estoy pez, y nunca mejor dicho. Con todo, imagino que en la red debe haber información abundante sobre esos chismes.

Un saludo

Jairo dijo...

Interesante artículo!! Aquí os dejo la traducción de un extracto procedente de un documento alemán datado en 1939 donde se analiza el uso del Arma Acorazada en la GC y donde tambien se menciona la posibilidad de equipar el Pz.I con lanzallamas, así como que los vehículos ligeros armados con ellos, frente a los armados con ametralladoras, fueron los más efectivos:

http://www.panzer-elmito.org/panzertruppe/temas_diversos/informes/Guerra%20Civil%20Espa%C3%B1ola_30-03-1939_E.html

Amo del castillo dijo...

Una espléndida aportación, Sr. Jairo. Se le agradece su interés y seguro que será de especial utilidad al personal, empezando por mí mismo.

Un saludo y gracias por su comentario

Daniel dijo...

"el inefable Benito proveyó al ejército nacional con una generosa partida de 531 lanciafiamme modelo 1935" a lo mejor sería alguno menos ;)
Excelente artículo por lo demás

Amo del castillo dijo...

El dato procede de "Las armas de la guerra civil española", de Molina Franco y Manrique García, Sr. Daniel.

Un saludo y gracias por su comentario

Hubert Cross dijo...

Fascinante

Amo del castillo dijo...

Celebro que le haya resultado de interés, Sr. Hubert

Un saludo y gracias por su comentario